EL CA­LLE­JÓN DE LOS PRE­SU­PUES­TOS

Pe­dro Sán­chez se pre­ci­pi­ta ha­cia el desas­tre lle­ván­do­se por de­lan­te a to­do su par­ti­do. Un par­ti­do, co­mo di­cen sus miem­bros, con más de cien años

ABC (Norte) - - ECONOMÍA -

Cui­da­do con lo que deseas. Esa pro­ba­ble­men­te de­be­ría ser la má­xi­ma que apli­ca el Go­bierno con los Pre­su­pues­tos que pre­sen­tó la se­ma­na pa­sa­da. Su apro­ba­ción pa­re­ce ser el cha­le­co sal­va­vi­das al que se afe­rra, tras la enési­ma pi­rue­ta Sán­chez, pa­ra tra­tar de alar­gar la le­gis­la­tu­ra y do­tar de con­te­ni­do a su errá­ti­co re­la­to po­lí­ti­co.

El re­cha­zo de los Pre­su­pues­tos de­ja­ría va­cía de con­te­ni­do lo que que­da de le­gis­la­tu­ra, ya que el efec­tis­mo del de­cre­to ley tie­ne las pier­nas muy cor­tas. So­lo que­da­ría fi­jar la fe­cha de las nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

La apro­ba­ción de las cuen­tas del Go­bierno, sin em­bar­go y te­nien­do en cuen­ta quié­nes las apro­ba­rían, su­pon­dría un enor­me me­nos­ca­bo de la de­pau­pe­ra­da cre­di­bi­li­dad del se­ñor Sán­chez pre­ci­sa­men­te en la ges­tión del prin­ci­pal pro­ble­ma de Es­pa­ña que es Ca­ta­lu­ña.

Por lo que no pa­re­ce ha­ber so­lu­ción bue­na. Si no pa­san por­que no pa­san y si pa­san por có­mo pa­san, pa­re­ce que el Go­bierno y el par­ti­do so­cia­lis­ta, que aun­que pue­dan con­fun­dir­se no son la mis­ma co­sa, tie­nen un di­fí­cil di­le­ma: ha­cer las con­ce­sio­nes su­fi­cien­tes –por mu­cho que se dis­fra­cen de otra co­sa– pa­ra que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas te den do­ce me­ses más de vi­da aún a ries­go de aca­bar con el PSOE ca­si de­fi­ni­ti­va­men­te. Y lo peor de to­do es que el Go­bierno es­tá en ma­nos de es­tos par­ti­dos. Ya no con­tro­la los tiem­pos. So­lo un even­tual y muy po­co creí­ble en­du­re­ci­mien­to del dis­cur­so en Ca­ta­lu­ña po­dría for­zar a los in­de­pen­den­tis­tas a re­cha­zar unos Pre­su­pues­tos que, hoy en día, tam­bién pa­ra (ca­si to­dos) ellos, cons­ti­tu­ye la me­jor ba­za.

El ca­lle­jón en el que se ha me­ti­do el se­ñor Sán­chez no tie­ne sa­li­da. Se pre­ci­pi­ta ha­cia el desas­tre lle­ván­do­se por de­lan­te a to­do su par­ti­do. Un par­ti­do que, co­mo les gus­ta de­cir a sus miem­bros, tie­ne más de 100 años de his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.