Re­fle­jos

ABC - Pasión de Sevilla - - FOTO Y GRAFÍAS - Fo­to de An­to­nio del Jun­co Tex­to de Javier Ru­bio

Una de esas dos ni­ñi­tas se lla­ma Ali­cia. Y vi­ve en la ciu­dad de las ma­ra­vi­llas. Aca­ba de atra­ve­sar un es­pe­jo don­de los som­bre­re­ros que fa­bri­can ca­pi­ro­tes de car­tón siem­pre tie­nen pri­sa, las son­ri­sas de sa­tis­fac­ción que­dan con­ge­la­das en el ai­re mu­cho des­pués de que nos ha­ya­mos mar­cha­do y la rei­na de nues­tros co­ra­zo­nes va con­mu­tan­do con­de­nas y sal­van­do vi­das. Eso sí, a cam­bio de que per­da­mos de­fi­ni­ti­va­men­te la ca­be­za. Ali­cia co­rre­tea por la ca­lle mien­tras des­de el es­ca­pa­ra­te la con­tem­pla una ta­lla po­li­cro­ma­da ves­ti­da a la ma­ne­ra de las do­lo­ro­sas en­mar­ca­da por dos ja­rro­nes de ro­sas. De un la­do, la vida y del otro, su re­fle­jo. Aquí, el mo­vi­mien­to y allí, la quie­tud. En un la­do, las per­so­nas y en­fren­te, su re­pre­sen­ta­ción. Las chi­qui­llas pa­san des­preo­cu­pa­das como se ca­lle­jea a esas eda­des a las que po­co im­por­ta el no­men­clá­tor, la ho­ra del día o qué gé­ne­ro se ex­po­ne tras los cris­ta­les de los co­mer­cios. ¿De qué la­do es­tá la Se­ma­na San­ta? Hay quie­nes qui­sie­ran me­ter­la en un fa­nal y con­ser­var­la ina­mo­vi­ble pa­ra siem­pre, con el mis­mo em­pe­ño con que los en­to­mó­lo­gos guar­dan sus co­lec­cio­nes en vi­tri­nas pa­ra que na­da las da­ñe. Y hay quie­nes, como Ali­cia, sa­len a la ca­lle, mor­dis­quean de las torrijas que di­cen “có­me­me” y se ha­cen ma­yo­res. Tan­to que la ciu­dad se les que­da pe­que­ña y les so­bre­sa­len las pier­nas por las puer­tas de la an­ti­gua mu­ra­lla y los bra­zos se les cue­lan por los hue­cos de las es­pa­da­ñas. Lo que ve­mos no es la reali­dad, sino su pá­li­do re­fle­jo en el cris­tal. Quién pu­die­ra vol­ver a ser como Ali­cia pa­ra no des­per­tar de ese ben­di­to sue­ño ja­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.