Las nue­vas res­tau­ra­cio­nes

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Por Esteban Romera

Pa­só la Se­ma­na San­ta y en pleno tiem­po de Glo­rias los pro­ce­sos de res­tau­ra­ción so­bre dis­tin­tas imá­ge­nes co­mien­zan a to­mar cuer­po en los ta­lle­res que se de­di­can a es­ta ta­rea. En al­gu­nos de ellos real­men­te se acu­mu­la el tra­ba­jo. Los res­tau­ra­do­res, los au­tén­ti­cos doc­to­res de nues­tras de­vo­cio­nes, rea­li­zan vi­si­tas a dis­tin­tas her­man­da­des pa­ra com­pro­bar “in si­tu” el es­ta­do ac­tual de las mis­mas y la in­fluen­cia que han po­di­do te­ner la cua­res­ma y sus res­pec­ti­vas sa­li­das pro­ce­sio­na­les. Es una la­bor ca­lla­da y que está en un se­gun­do plano pe­ro que es ne­ce­sa­ria y en la ac­tua­li­dad muy to­ma­da en cuen­ta por la in­men­sa ma­yo­ría de las co­fra­días, que ven en el man­te­ni­mien­to de sus Ti­tu­la­res el ca­mino a se­guir pa­ra no te­ner res­tau­ra­cio­nes trau­má­ti­cas a me­dio o lar­go pla­zo. Ins­ti­tu­cio­nes co­mo el I.A.P.H. o ta­lle­res re­gen­ta­dos por Pe­dro Man­zano, Juan Manuel Mi­ña­rro o Enrique Gu­tié­rrez Ca­rras­qui­lla son to­da una re­fe­ren­cia de es­te ofi­cio.

El pa­sa­do mes de ma­yo lle­gó a las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to An­da­luz del Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co (I.A.P.H.) el Cris­to de la Ago­nía, obra del maes­tro Juan de Me­sa y Ve­las­co rea­li­za­da en 1622 por en­car­go del con­ta­dor real Juan Pérez de Iri­zá- bal. Es­te por­ten­to­so cru­ci­fi­ca­do, al que se le rin­de cul­to en la lo­ca­li­dad de Vergara, par­ti­ci­pó en la mues­tra con­me­mo­ra­ti­va por el IV aniver­sa­rio del Cris­to de los De­sam­pa­ra­dos de Martínez Montañés que se ce­le­bró en el tem­plo con­ven­tual del San­to Án­gel de Se­vi­lla. Siete me­ses, en prin­ci­pio, es el tiem­po de eje­cu­ción de es­tos tra­ba­jos, aun­que ya pre­via a la mues­tra hu­bo una in­ter­ven­ción pa­ra su ex­po­si­ción.

Tras la pa­sa­da Se­ma­na San­ta lle­gó al ta­ller de Pe­dro Man­zano el Cris­to de las Tres Caí­das, el ve­cino más vie­jo del ba­rrio de Tria­na y una de­vo­ción que tras­pa­sa las lin­des del vie­jo arra­bal. Pa­ra Man­zano es­te tra­ba­jo su­po­ne un enor­me re­to: “Rea­li­zar una in­ter­ven­ción de con­ser­va­ción y res­tau­ra­ción de una obra de ar­te es un ac­to de una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad, de­bien­do res­pe­tar sus valores ar­tís­ti­cos, his­tó­ri­cos, do­cu­men­ta­les, etc. Nues­tro tra­ba­jo ha de pa­sar inad­ver­ti­do, sin su­mar ni res­tar, aun­que he­mos de am­pliar los valores an­tes ci­ta­dos con otro que las ca­rac­te­ri­za y las hace tan sin­gu­la­res: nos re­fe­ri­mos al com­po­nen­te de­vo­cio­nal, del cual ema­nan sen­ti­mien­tos hu­ma­nos que tan so­lo en­cuen­tran ex­pli­ca­ción en la fe. La in­ter­ven­ción de res­tau­ra­ción que

he ini­cia­do en la ima­gen del Se­ñor de las Tres Caí­das per­si­gue con­ser­var sus valores, sin in­ter­fe­rir en su as­pec­to ac­tual, ac­tuan­do so­bre el prin­ci­pal pro­ble­ma que ha mo­ti­va­do es­ta ac­tua­ción de con­ser­va­ción: el ex­ce­si­vo en­ne­gre­ci­mien­to de la po­li­cro­mía mo­ti­va­do por la de­gra­da­ción de dos com­pues­tos apli­ca­dos so­bre la ca­pa de co­lor y que han si­do iden­ti­fi­ca­dos me­dian­te un análisis quí­mi­co de la po­li­cro­mía. Re­ti­rar es­tos com­pues­tos sin in­ter­fe­rir en el as­pec­to fi­nal de la po­li­cro­mía es mi prin­ci­pal ob­je­ti­vo. Ello su­po­ne un enor­me re­to, tan­to en el plano per­so­nal por in­ter­ve­nir en una ima­gen tan cer­ca­na y ad­mi­ra­da que por­ta una car­ga de­vo­cio­nal tan im­por­tan­te, co­mo en el plano pro­fe­sio­nal, por la dificultad que en­tra­ña apli­car el tra­ta­mien­to de res­tau­ra­ción co­rrec­to”. So­bre el cam­bio que po­dría no­tar­se en el

La la­bor de los res­tau­ra­do­res es una la­bor ca­lla­da que está en un se­gun­do plano, pe­ro que es real­men­te ne­ce­sa­ria.

ti­tu­lar de la Es­pe­ran­za de Tria­na tras pa­sar por su ta­ller, Man­zano ex­pre­sa: “En mi áni­mo está no in­ter­fe­rir so­bre su as­pec­to pa­ra que el pue­blo no lo no­te cam­bia­do, de to­dos es sa­bi­do que la ima­gen ac­tual del Cris­to de las Tres Caí­das es el re­sul­ta­do de la per­so­na­li­za­ción de las in­ter­ven­cio­nes que ha te­ni­do a lo lar­go de su his­to­ria. Re­cu­pe­rar al­gu­na de las in­ter­ven­cio­nes que la ima­gen pre­sen­ta de­ba­jo de la ac­tual y que to­dos co­no­ce­mos, se­ría pro­du­cir un cam­bio tan ra­di­cal en el as­pec­to de la ima­gen que no se­ría acep­ta­do por el pue­blo. Por ello la ima­gen del Cris­to de las Tres Caí­das vol­ve­rá ab­so­lu­ta­men­te re­co­no­ci­ble”.

So­bre otros tra­ba­jos en su ta­ller co­men­ta: “Ade­más del Se­ñor de las Tres Caí­das y con una es­té­ti­ca rol­da­nes­ca está en el ta­ller las imá­ge­nes de los Na­za­re­nos de Osu­na y de la Pal­ma del Con­da­do. Dos imá­ge­nes del ima­gi­ne­ro al­ca­la­re­ño Manuel Pineda Cal­de­rón: El Án­gel Con­for­ta­dor de la Ora­ción en el Huer­to de Al­ca­lá de Gua­daí­ra y Ntra. Sra. del Ro­sa­rio con el Ni­ño Je­sús de la Her­man­dad del Ro­sa­rio de Villanueva del Río. Muy pró­xi­mo a su fi­na­li­za­ción se en­cuen­tra la ima­gen de N.P. J. del So­co­rro de Az­nal­cá­zar”.

En el ta­ller del pro­fe­sor Juan Manuel Mi­ña­rro está a pun­to de lle­gar, lo ha­rá el pró­xi­mo día 9 de ju­nio, el Cris­to de la Sa­gra­da Lan­za­da y el Se­ñor Cau­ti­vo, una de las gran­des de­vo­cio­nes de la ciu­dad ma­la­ci­ta­na: “An­te cual­quier tra­ba­jo de con­ser­va­ción y res­tau­ra­ción siem­pre el pri­mer sen­ti­mien­to es de una pro­fun­da res­pon­sa­bi­li­dad y de agra­de­ci­mien­to por la con­fian­za de­po­si­ta­da. Lo se­gun­do es el he­cho de en­fren­tar­se a un nue­vo re­to. Pe­ro si a es­to le aña­di­mos que la ima­gen en cues­tión es una obra de mi ciu­dad y en­ci­ma de una her­man­dad ve­ci­na la ilu­sión ha­bi­tual au­men­ta. So­bre la res­tau­ra­ción del Se­ñor Cau­ti­vo de Má­la­ga, es un re­to muy im­por­tan­te pa­ra nues­tra em­pre­sa. Por un la­do, por­que la ima­gen pre­sen­ta un con­jun­to va­ria­do de pro­ble­mas que nun­ca fue­ron ca­pa­ces de re­sol­ver al com­ple­to las di­ver­sas res­tau­ra­cio­nes por las que ha pa­sa­do. Y aten­ción, to­das ellas apli­ca­das por pro­fe­sio­na­les de la res­tau­ra­ción; in­clu­so una de ellas lle­va­da a ca­bo en el De­par­ta­men­to de Res­tau­ra­ción de la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de Ma­drid, tra­ba­jo que fue ade­más su­per­vi­sa­do por los repu­tados Cruz So­lís y por otro la­do es­ta­mos an­te la sig­ni­fi­can­te ver­tien­te del va­lor de­vo­cio­nal. Na­die pue­de dis­cu­tir que la Ima­gen del Cau­ti­vo es “El Se­ñor de Má­la­ga” y que mar­ca­rá la vi­da de nues­tro ta­ller du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. Pe­ro que a na­die le que­pa du­das que tra­ba­ja­re­mos siem­pre des­de la se­gu­ri­dad que ofre­ce te­ner las res­pues­tas pa­ra to­do aque­llo que has­ta aho­ra na­die ha sa­bi­do res­pon­der con la su­fi­cien­te ex­ce­len­cia. Pa­ra Má­la­ga creo que lle­va­mos ya res­tau­ra­dos, al me­nos, die­ci­séis imá­ge­nes Ti­tu­la­res de su Se­ma­na San­ta”.

Ade­más del Cau­ti­vo de Má­la­ga y el Cris­to de la Lan­za­da de Se­vi­lla que pron­to lle­ga a su ta­ller ¿En qué otros tra­ba­jos se en­cuen­tra in­mer­so? “En la ac­tua­li­dad te­ne­mos en pro­ce­so de res­tau­ra­ción a la an­ti­gua ima­gen de la Vir­gen del Ro­sa­rio de Ara­ce­na (1616), tam­bién a una de las imá­ge­nes de un

Ni­ño Je­sús de los que usa la Vir­gen del Ro­sa­rio de Se­te­nil de las Bo­de­gas. Te­ne­mos, ade­más, la ima­gen de mi pri­mer cru­ci­fi­ca­do de ad­vo­ca­ción de la Paz, pro­ce­den­te de la pa­rro­quia se­vi­lla­na de San Luis y San Fer­nan­do de Ro­che­lam­bert. Se en­cuen­tran en nues­tra ta­ller dos imá­ge­nes mías más: el Se­ñor de Amor y la Vir­gen de la Can­de­la­ria de la Bo­rri­qui­ta de Ara­ce­na. Ya en las nue­vas obras, es­ta­mos ter­mi­nan­do un Cris­to Cru­ci­fi­ca­do de cua­tro cla­vos, un Cau­ti­vo de cuer­po anató­mi­co pe­ro pa­ra ves­tir y una Do­lo­ro­sa de ad­vo­ca­ción An­gus­tias que se­rá de ta­lla com­ple­ta. Co­mo pro­yec­to in­me­dia­to las imá­ge­nes de un Je­sús Na­za­reno y un Ci­re­neo”.

En el ta­ller de Enrique Gu­tié­rrez Ca­rras­qui­lla con­ti­núa con la res­tau­ra­ción de las imá­ge­nes se­cun­da­rias del mis­te­rio de la Amar­gu­ra. Es­te res­tau­ra­dor se sien­te muy agra­cia­do por eje­cu­tar es­tas la­bo­res: “Tra­ba­jar pa­ra la her­man­dad de la Amar­gu­ra es un pri­vi­le­gio por ser una de las her­man­da­des pun­te­ras de la Se­ma­na San­ta en cuan­to a pa­tri­mo­nio. Si ade­más es tu her­man­dad, la que tus pa­dres te hi­cie­ron amar y a la que has de­di­ca­do par­te de tu vi­da, pues su­po­ne el ma­yor or­gu­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal”. So­bre si es­ta­rá res­tau­ra­do to­tal­men­te es­te mis­te­rio pa­ra la pró­xi­ma Se­ma­na San­ta, co­men­ta Gu­tié­rrez Ca­rras­qui­lla: “Sí, to­tal­men­te. Pa­ra el pró­xi­mo año so­lo se va a res­tau­rar uno de los acu­sa­do­res pues el res­to se en­cuen­tra en buen es­ta­do de con­ser­va­ción des­pués de la in­ter­ven­ción que ya se le prac­ti­ca­ra en el año 2001. Es­ta in­ter­ven­ción con­sis­ti­rá so­lo en re­sa­nar al­gu­nas grie­tas de­tec­ta­das a nivel de so­por­te, en de­fi­ni­ti­va na­da im­por­tan­te” .

So­bre si tras la Se­ma­na San­ta se in­cre­men­ta el tra­ba­jo de los res­tau­ra­do­res por la par­ti­ci­pa­ción de las imá­ge­nes en las pro­ce­sio­nes, co­men­ta Man­zano: “In­du­da­ble­men­te las sa­li­das pro­ce­sio­na­les su­po­nen el pun­to de in­fle­xión en la con­ser­va­ción de las mis­mas. Son mu­chos los fac­to­res de de­te­rio­ro que van a in­ci­dir so­bre las mis­mas, en fun­ción de su es­ta­do de con­ser­va­ción acu­sa­rán en ma­yor o me­nor me­di­da el es­trés al que son so­me­ti­das”. So­bre es­te asun­to Gu­tié­rrez Ca­rras­qui­lla ex­pre­sa: “El pro­ce­so de res­tau­ra­ción de una ima­gen no em­pie­za con la in­ter­ven­ción en si, sino que es un lar­go pro­ce­so de análisis, es­tu­dios pre­vios, in­for­mes, ca­bil­dos de ofi­cia­les, ca­bil­do ge­ne­ra­les, per­mi­sos ecle­siás­ti­cos, un lar­go et­cé­te­ra que su­po­ne un lar­go pe­rio­do de tiem­po que hace que el fi­nal de la Se­ma­na San­ta sea el pun­to de par­ti­da de to­do es­te pro­ce­so pa­ra que una vez lle­guen los cul­tos cua­res­ma­les las imá­ge­nes es­tén dis­po­ni­bles pa­ra ello. No es que el de­te­rio­ro pro­du­ci­do por la par­ti­ci­pa­ción en las pro­ce­sio­nes con­di­cio­ne el ini­cio de una res­tau­ra­ción. Ade­más los da­ños en las imá­ge­nes no so­lo lo pro­du­cen las sa­li­das pro­ce­sio­na­les, sino que es un com­pen­dio de ac­cio­nes más o me­nos agre­si­vas que van de­te­rio­ran­do las obras ade­más de su en­ve­je­ci­mien­to na­tu­ral”. Mi­ña­rro co­men­ta so­bre es­te te­ma: “Nor­mal­men­te los tra­ba­jos que lle­gan al ta­ller in­me­dia­ta­men­te des­pués de la Se­ma­na San­ta ca­si nun­ca tie­nen que ver con las sa­li­das pro­ce­sio­na­les, sino con pro­yec­tos que es­ta­ban en lis­tas de es­pe­ra des­de años an­te­rio­res a no ser que se ha­ya pro­du­ci­do al­gún ac­ci­den­te en par­ti­cu­lar”.

¿Es Se­vi­lla la re­fe­ren­cia en la res­tau­ra­ción co­fra­de?, Man­zano co­men­ta: “Que Se­vi­lla es re­fe­ren­te a nivel co­fra­de, es in­dis­cu­ti­ble e in­cues­tio­na­ble y por en­de en la res­tau­ra­ción de ima­gi­ne­ría, pues­to que es tal el nú­me­ro de obras que ate­so­ra, no so­lo la ciu­dad en

sí, ade­más de la pro­vin­cia”. Juan Manuel Mi­ña­rro tie­ne una vi­sión pa­re­ci­da: “Creo que Se­vi­lla, al me­nos al día de hoy, es un re­fe­ren­te a nivel in­clu­so na­cio­nal, en al cam­po de la res­tau­ra­ción y de la ima­gi­ne­ría. Creo que es­to, de mo­men­to, no se pue­de ne­gar, pe­ro no por es­ta ra­zón o creen­cia, po­de­mos de­cir que so­mos o que te­ne­mos a los me­jo­res. Lo peor de to­do es creér­se­lo. Yo soy muy crí­ti­co y veo mu­chas asig­na­tu­ras pen­dien­tes. Si mi­ra­mos un po­co ha­cia atrás, mu­chos de no­so­tros he­mos si­do tes­ti­gos, de cómo gran­des res­tau­ra­cio­nes… el ejem­plo que quie­ro po­ner por ex­ce­len­cia y por lo que sig­ni­fi­ca la ima­gen pa­ra Se­vi­lla, fue el ca­so de la res­tau­ra­ción del Se­ñor del Gran Po­der lle­va­da a ca­bo por el di­fun­to Pro­fe­sor Pe­láez del Es­pino, pe­ro que mu­chos de no­so­tros pu­di­mos con­tem­plar ató­ni­tos, cómo se de­rrum­ba­ba de­lan­te de nues­tros ojos”. Gu­tié­rrez Ca­rras­qui­lla ex­pre­sa so­bre es­ta te­má- ti­ca lo si­guien­te: “No lo veo así, creo que en Se­vi­lla se está res­tau­ran­do mu­cho por­que hay mu­cho pa­tri­mo­nio y por­que las her­man­da­des han to­ma­do con­cien­cia de que tie­nen que con­ser­var­lo en buen es­ta­do, pe­ro no por­que se ha­gan co­sas ex­tra­or­di­na­rias. Se si­guen los cri­te­rios re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te pe­ro apli­ca­dos a la ima­gi­ne­ría pro­ce­sio­nal y es­to ac­tual­men­te se hace en cual­quier ciu­dad que ten­ga un im­por­tan­te pa­tri­mo­nio co­fra­de”.

El ima­gi­ne­ro Juan Manuel Mi­ña­rro.

Las ma­nos de Pe­dro Man­zano tra­ba­jan­do.

El res­tu­ra­dor Pe­dro Man­zano.

San­tí­si­mo Cris­to de la Sa­gra­da Lan­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.