El Tras­pa­so y Ma­yor Do­lor

La his­to­ria del va­lio­so pu­ñal de la do­lo­ro­sa del Gran Po­der que evo­ca la pro­fe­cía de Si­meón

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - José Manuel de la Lin­de

De en­tre el ma­ra­vi­llo­so ajuar de la Vir­gen del Ma­yor Do­lor y Tras­pa­so, no pa­só des­aper­ci­bi­da, es­ta ma­dru­ga­da, una al­ha­ja de pri­mer nivel que por­ta­ba la Do­lo­ro­sa en su pe­che­rín: el pu­ñal de Ar­men­ta. No se veía en la ca­lle des­de ha­cía más de 25 años. Reúne par­te de las nu­me­ro­sas jo­yas que la ima­gen po­see des­de el mis­mo año en que fue ta­lla­da: 1798.

Ama­tis­tas, rubíes, per­las y dia­man­tes en­tre otras pie­dras pre­cio­sas con­for­man es­ta pie­za úni­ca de la or­fe­bre­ría se­vi­lla­na. Los prios­tes de la her­man­dad tu­vie­ron un enor­me acier­to co­lo­cán­do­se­lo a la Vir­gen es­te año. Los co­fra­des me­no­res de 25 años nun­ca ha­bían te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ver es­ta pie­za pues­ta en la ca­lle. Tal vez por pru­den­cia, des­de los años 80 no la sa­ca­ba. Tam­po­co es fá­cil ob­ser­var­la ha­bi­tual­men­te de cer­ca por­que, du­ran­te el res­to del año, se guar­da en la caja aco­ra­za­da de una en­ti­dad ban­ca­ria.

La his­to­ria de es­ta obra arran­ca el 27 de ma­yo de 1965. Aquel día la pa­rro­quia de San Lo­ren­zo ve sa­lir por úl­ti­ma vez los pa­sos. Tras el Mi­se­re­re ce­le­bra­do en la Ca­te­dral y ya en­tra­da la ma­dru­ga­da del 28 de ma­yo, vier­nes del Se­ñor, los pa­sos al­can­zan el nue­vo tem­plo que se­ría Ba­sí­li­ca años des­pués.

Fru­to de su tras­la­do

En es­ta jor­na­da na­ce la idea del pu­ñal que hoy con­tem­pla­mos. Po­co cons­ta en las ac­tas de la her­man­dad, aun­que el ar­chi­ve­ro y li­cen­cia­do en His­to­ria del Ar­te José Luis Gó­mez Villa ha lo­gra­do en­tre­sa­car de un ca­bil­do al­gu­nas ob­ser­va­cio­nes. Fue jus­to tras es­te tras­la­do cuan­do el her­mano ma­yor,

Mi­guel Las­so de la Vega y Ma­ra­ñón, com­par­te con el res­to de sus miem­bros de jun­ta una preo­cu­pa­ción. Es “...el 21 ju­lio de 1965 cuan­do se hace ba­lan­ce y se ana­li­za cómo ha si­do el tras­la­do a la nue­va Ba­sí­li­ca el mar­qués de las To­rres de la Pres­sa ob­ser­va que la Do­lo­ro­sa iba con po­cas jo­yas. Al­gu­nos ca­bil­dos des­pués, pro­po­ne la eje­cu­ción de un pu­ñal reunien­do las nu­me­ro­sas pie­zas de jo­yas an­ti­guas que po­see la her­man­dad”.

La es­ca­sez de al­ha­jas no siem­pre fue así, afir­ma el her­mano ma­yor, Fé­lix Ríos. Has­ta los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, y tal co­mo se ob­ser­va en la ima­gen de archivo, existe una arrai­ga­da tra­di­ción de en­jo­yar con gran variedad de pie­zas a la Vir­gen del Ma­yor Do­lor. Al igual que ocu­rre en otras her­man­da­des, son miem­bros de la no­ble­za alle­ga­dos a la cor­po­ra­ción los en­car­ga­dos de ce­der­las, pe­ro en es­te ca­so la Vir­gen tam­bién po­see un ajuar pro­pio ex­ten­so

des­de la eje­cu­ción de la ta­lla en 1798. La lle­ga­da del Con­ci­lio Vaticano II su­pu­so en­tre otras co­sas la des­apa­ri­ción de esa cos­tum­bre, que pa­só a con­si­de­rar­se ex­ce­si­va­men­te os­ten­to­sa, “...y por eso la Her­man­dad de­ci­dió de­jar de ador­nar to­ca­do y co­ro­na con las jo­yas. Se de­ci­de en­ton­ces en­ri­que­cer el pu­ñal de la Vir­gen y cons­truir una pie­za úni­ca con las dis­tin­tas al­ha­jas que la Vir­gen ha­bía ve­ni­do ate­so­ran­do, fru­to de do­na­cio­nes”, re­mar­ca Fé­lix Ríos. Aun­que las ac­tas na­da di­cen, al fi­nal, en lu­gar de en­ri­que­cer­se el an­ti­guo, Emi­lio Gar­cía Ar­men­ta eje­cu­ta uno nue­vo que re­sul­ta ser al­go úni­co en su gé­ne­ro. Con las pie­zas so­bran­tes ela­bo­ra tam­bién un bro­che pa­ra la Vir­gen. Am­bos se es­tre­nan en 1969.

Do­na­cio­nes do­cu­men­ta­das

En am­bas pie­zas son re­co­no­ci­bles al­gu­nas jo­yas que do­ña Am­pa­ro Os­so­rio ha­bía le­ga­do a la her­man­dad tras su fa­lle­ci­mien­to en 1929. La cor­po­ra­ción aún con­ser­va las ac­tas don­de se re­co­ge di­cha he­ren­cia. En­tre otras jo­yas, se des­cri­be el pen­den­tif de dia­man­tes ro­sas que for­ma par­te de la eje­cu­ción. El pu­ñal se cons­tru­ye de gran ta­ma­ño, a mo­do de la es­pa­da que pro­fe­ti­zó Si­meón que atra­ve­sa­ría el co­ra­zón de

María. De ahí, el ori­gen de la ad­vo­ca­ción de la ima­gen. Tam­bién con­tie­ne ama­tis­tas, rubíes y dia­man­tes o per­las... En la par­te más pró­xi­ma al pe­cho de la ta­lla, se ob­ser­va un ná­car con un re­lie­ve del Se­ñor en plata u oro blan­co.

Tal es el ce­lo con el que guar­da la her­man­dad es­ta jo­ya, que años atrás un vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad se en­car­ga­ba ex­pre­sa­men­te de cus­to­diar­la cuan­do la Vir­gen la te­nía pues­ta es­tan­do ya en el pa­so.

Foto: Hdad. del Gran Po­der/R. Pardo.

Fir­ma del au­tor en la par­te tra­se­ra.

Foto: Hdad. del Gran Po­der/R. Pardo.

Pu­ñal eje­cu­ta­do con las prin­ci­pa­les jo­yas de la Vir­gen.

Foto: Hdad. del Gran Po­der/R. Pardo.

Bro­che que el or­fe­bre hace con las jo­yas so­bran­tes.

Foto: Archivo her­man­dad.

Vir­gen del Ma­yor Do­lor y Tras­pa­so tal co­mo se en­jo­ya­ba an­tes del con­ci­lio.

Foto: Archivo her­man­dad.

Li­bro de ac­tas que re­fle­ja la do­na­ción de jo­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.