Francisco Ro­bles

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Francisco Ro­bles

El ai­re era fue­go. O vi­ce­ver­sa. El fue­go ha­bía to­ma­do la tex­tu­ra pe­sa­da del ai­re que in­cen­dia­ba las ca­lles y se co­la­ba por los res­qui­cios que de­ja­ba la ran­cia per­sia­na ver­de de cuer­da des­en­ro­lla­da que cu­bría el bal­cón de la vie­ja ca­sa. Ni si­quie­ra ha­cía fres­co en el za­guán dé­bil­men­te ilu­mi­na­do por una bom­bi­lla an­ti­gua que sa­ca­ba de la ti­nie­bla los azu­le­jos don­de se adi­vi­na­ba la efi­gie de un Na­za­reno. El so­ni­do de las lo­se­ti­llas suel­tas lo acom­pa­ñó en el tra­yec­to ha­cia la ‘en­tri­ca­tri­ca­ma’ ni­que­la­da don­de re­po­sa­ba des­de ha­cía más de me­dio si­glo. La no­che ar­día en la ho­gue­ra de las sá­ba­nas que lle­va­ban las ini­cia­les de sus pa­dres bor­da­das. No po­día po­ner el ai­re acon­di­cio­na­do por­que le sen­ta­ba mal… a su cuen­ta co­rrien­te. Se tum­bó bo­ca arri­ba y em­pe­zó a ca­vi­lar so­bre su te­ma pre­fe­ri­do: la re­for­ma de la ca­rre­ra ofi­cial.

Co­mo si aún fue­ra el ni­ño que ju­ga­ba a fan­ta­sear en las in­ter­mi­na­bles sies­tas del es­tío, su men­te em­pe­zó a di­bu­jar iti­ne­ra­rios y a di­se­ñar ho­ra­rios. Mas he­te aquí que de pron­to se le ocu­rrió una idea ma­ra­vi­llo­sa. Fue un chis­pa­zo que in­cen­dió su ce­re­bro has­ta pro­vo­car un fo­go­na­zo de lu­ci­dez que lo de­jó he­la­do: ya no te­nía ca­lor. Un es­ca­lo­frío re­co­rrió su médula. Ve­llos de pun­ta. Ha­bía da­do con la so­lu­ción. ¡Eu­re­ka! A pun­to es­tu­vo de le­van­tar­se pa­ra ce­le­brar­lo con un cu­ba­li­bre –el yin­to­ni con ar­ve­jo­nes es de­ma­sia­do mo­derno pa­ra él– de gi­ne­bra de mar­ca blan­ca con re­fres­co de co­la sin gas: es lo que tie­ne be­ber­lo en bo­te­llas de dos li­tros, que sa­le más eco­nó­mi­co pe­ro que se pier­de to­da la fuer­za…

Son­rió al dar con el ha­llaz­go. La so­lu­ción de to­dos los pro­ble­mas de la Se­ma­na San­ta con­sis­tía en ins­ta-

lar si­llas en los re­co­rri­dos de to­das las co­fra­días. Des­de la sa­li­da has­ta la en­tra­da, te­nien­do en cuen­ta que en ese tra­mo ini­cial y fi­nal se­rían las mis­mas. Fi­las y más fi­las de si­llas que ocu­pa­rían la pla­za de San Lo­ren­zo, la ca­lle Ima­gen, la En­car­na­ción, el Pos­ti­go y la ca­lle Bron­cas, an­tes Ar­fe. Si­llas en el puen­te de Tria­na y en el de San Tel­mo, en el de San Ber­nar­do y en Fe­li­pe II. Si­llas en el par­que de María Lui­sa y en los jar­di­nes de Mu­ri­llo. Si­llas en Luis Mon­to­to, en Eduar­do Da­to y en Ra­món y Ca­jal. Si­llas en el Po­lí­gono de San Pa­blo y en el Tar­dón. Si­llas a un eu­ro. En ca­da si­lla, un ce­pi­lli­to. Se sien­ta el ca­pi­lli­ta, co­fra­de o sim­ple­men­te afi­cio­na­do, y de­ja su eu­ro. Ve pa­sar una co­fra­día o las que se ter­cien. De ahí se va a otra. Y así su­ce­si­va­men­te. Sin ca­rre­ri­tas ni ava­lan­chas, que pa- sa­rían a la his­to­ria. Ca­da uno en su si­lla y Dios en la de to­dos.

Co­mo es un li­be­ral con­ven­ci­do de las bon­da­des del mer­ca­do, an­tes pla­za de abas­tos, sa­be que la ofer­ta y la de­man­da re­gu­la­rán el sec­tor. Ha­bría si­llas co­gi­das des­de la ma­ña­na del Do­min­go de Ra­mos pa­ra ver la sa­li­da de la Bo­rri­qui­ta, y si­llas en la Re­so­la­na o en Pu­re­za don­de al­gu­nos dor­mi­rán la no­che del Miér­co­les al Jue­ves San­to. Nin­gún pro­ble­ma. To­do a un eu­ro. Co­mo en las tien­das de los chi­nos. Y ha­blan­do de esas tien­das: así se ter­mi­na con el pro­ble­ma de las si­lli­tas ple­ga­bles que no de­jan pa­sar al per­so­nal. To­do re­gu­la­do y con­tro­la­do. El que ven­ga a Se­vi­lla ten­drá su si­lla. Gui­ris e in­dí­ge­nas. Ca­nis y pi­jos. Bla­zier y tra­je blan­co. Dis­cri­mi­na­ción ce­ro. ¿Quién no tie­ne un eu­ro pa­ra echar­lo en el ce­pi­llo? Los ni­ños no pa­gan. Y los ni­ña­tos, tam­po­co. Con el di­ne­ro re­cau­da­do se con­tra­tan más ban­das de mú­si­ca y se in­ter­ca­lan en las co­fra­días con más na­za­re­nos. Así la gen­te no se abu­rre. En­tre el quin­to y el sex­to tra­mo, cor­ne­te­ría fi­na. Y si ha­ce fal­ta, se bus­ca un pa­so o lo que sea pa­ra acom­pa­ñar a la ban­da. ¡Eu­re­ka otra vez!

Cuan­do se des­per­tó, el ca­lor to­da­vía es­ta­ba allí. Se dio una du­cha con agua fría pa­ra no te­ner que en­cen­der el ter­mo eléc­tri­co, y se hi­zo un ca­fe­li­to con le­che pa­ra mo­jar las ga­lle­tas de ma­riano nom­bre. Se sen­tó de­lan­te de la má­qui­na de es­cri­bir y em­pe­zó a trans­cri­bir su sue­ño. Se le vino a la me­mo­ria un tí­tu­lo la mar de ori­gi­nal que na­die ha­bía uti­li­za­do nun­ca. Su des­cu­bri­mien­to bien lo me­re­cía: El sue­ño de una no­che de ve­rano.

Si­llas en La Cam­pa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.