La ca­tar­sis que no se­rá

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Por Juan Miguel Ve­ga.

El ve­rano en Se­vi­lla em­pie­za a pa­re­cer­se a la Se­ma­na San­ta. Igual que las co­fra­días no quie­ren es­pe­rar al Do­min­go de Ra­mos pa­ra sa­lir a la ca­lle, tam­po­co la ca­ní­cu­la se mues­tra ya dis­pues­ta a aguar­dar ni si­quie­ra la lle­ga­da del sols­ti­cio pa­ra ha­cer pa­ten­te su so­fo­can­te pre­sen­cia; es­te año ade­más ha si­do par­ti­cu­lar­men­te im­pa­cien­te y se ha he­cho cru­da reali­dad con ca­si un mes de an­te­la­ción. No se tra­ta de ser pá­ja­ro de mal agüe­ro, pe­ro, por cul­pa del cam­bio cli­má­ti­co, es­to de que la ca­lor de ver­dad aprie­te an­tes de que se aca­ben los ca­ra­co­les o ma­du­ren los hi­gos chum­bos tie­ne pin­ta de con­ver­tir­se más pron­to que tar­de en una in­ve­te­ra­da y fla­mí­ge­ra tra­di­ción his­pa­len­se. Eso sí, ya na­die po­drá de­cir que no so­mos van­guar­dia en al­go. ¿Ven? To­do en la vi­da tie­ne su la­do bueno.

Se­rá pues cues­tión de ir acos­tum­brán­do­se, y a ello nos ayu­da­rá el tiem­po; que si no lo cu­ra to­do, sí que al me­nos da sen­ti­do a cier­tas co­sas. Que ha­ga ca­lor, por ejem­plo, lo tie­ne aho­ra que ha lle­ga­do ju­lio, el mes to­ca­yo de Se­vi­lla, la co­lo­nia Ju­lia Ró­mu­la Hís­pa­lis, que se lla­mó así en ho­nor del mis­mo cu­yo nom­bre lle­va el más sép­ti­mo del año, un tal César, gran ma­ca­reno él, pues no en vano fue quien man­dó ha­cer las mu­ra­llas. Otras mu­ra­llas, pe­ro unas mu­ra­llas al fin y al ca­bo. Es ver­dad, por otra par­te, que en los tiem­pos de aquel pró­cer, ju­lio no era el mes sép- ti­mo del año, sino el quin­to. Y co­mo no hay quin­to ma­lo, se­rá cues­tión de sa­lu­dar su cá­li­do ad­ve­ni­mien­to, pues siem­pre su­ce­de pa­ra nues­tro bien. Por­que en la pa­ra­dó­ji­ca Se­vi­lla, la lle­ga­da de es­te mes ca­ni­cu­lar –el de la Vir­gen del Car­men, la Ve­lá de San­ta­na y la pa­ga ex­tra– se ope­ra un fe­nó­meno cu­rio­so: en ju­lio es cuan­do la mis­ma ca­lor que per­mi­te freír hue­vos en las ace­ras, con­tri­bu­ye a en­friar cier­tas ideas pen­sa­das ‘en ca­lien­te’. Por ejem­plo, ca­si to­das las que ge­ne­ra de un tiem­po a es­ta par­te la Se­ma­na San­ta. No se asom­bren. Re­pa­ren en ello. Se­gu­ro que les cues­ta re­cor­dar un año en el que, pa­sa­do el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, no se ge­ne­ra­se un in­ten­so –ar­dien­te– de­ba­te

so­bre ‘las muy ne­ce­sa­rias y drás­ti­cas re­for­mas que de­ben aco­me­ter­se de ma­ne­ra in­me­dia­ta pa­ra re­sol­ver los mu­chos pro­ble­mas que di­fi­cul­tan el nor­mal desa­rro­llo de las pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta en Se­vi­lla’. A es­te res­pec­to, el pre­sen­te año no ha si­do una ex­cep­ción, sino to­do lo con­tra­rio: se ha ate­ni­do a la re­gla co­mo nin­gún otro; a ra­ja­ta­bla. Por­que es­ta vez no se ha ha­bla­do, co­mo de cos­tum­bre, de que sea ne­ce­sa­rio re­for­mar los ho­ra­rios e iti­ne­ra­rios, in­clu­so el or­den de pa­so de se­gún qué día, sino que se ha ve­ni­do a pro­po­ner la idea de so­me­ter la Se­ma­na San­ta a una re­vi­sión ge­ne­ral, lle­van­do tal pre­ten­sión al ex­tre­mo de plan­tear, lle­ga­do el ca­so, la po­si­bi­li­dad de cam­biar co­fra­días de día, re­for­mar de ca­bo a ra­bo la ca­rre­ra ofi­cial y has­ta su­pri­mir la Ma­dru­gá, ha­cien­do que las co­fra­días de esa jor­na­da sa­lie­ran a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, co­mo es­te año ha he­cho el Re­su­ci­ta­do. Una me­ta­mor­fo­sis, en fin, to­tal y ab­so­lu­ta del acon­te­ci­mien­to, cu­ya con­se­cuen­cia se­ría, co­mo en la na­rra­ción de Kaf­ka, la apa­ri­ción de otro com­ple­ta­men­te nue­vo, dis­tin­to del que era an­tes; irre­co­no­ci­ble tal vez in­clu­so pa­ra sus más alle­ga­dos. Se tra­ta­ría, en de­fi­ni­ti­va de re­sol­ver los pro­ble­mas de la ac­tual Se­ma­na San­ta crean­do una nue­va Se­ma­na San­ta. La idea sue­na un po­co a lo de Lam­pe­du­sa, pe­ro al re­vés. Aquí no se tra­ta de cam­biar­lo to­do pa­ra que to­do si­ga igual, sino de trans­for­mar­lo to­do, en es­te ca­so de ver­dad, y que lue­go nos ha­ga­mos la ilu­sión de que las co­sas si­guen sien­do co­mo eran. O sea, se re­suel­ven los pro­ble­mas, eli­mi­nan­do aque­llo que los pa­de­ce. Es ra­zo­na­ble mos­trar­se es­cép­ti­co al res­pec­to.

Vi­vi­mos tiem­pos pro­ce­lo­sos, do­mi­na­dos por la neu­ro­sis, el re­la­ti­vis­mo y la gri­su­ra men­tal. Apa­ren­te­men­te, no son los me­jo­res, aun­que en el fon­do sí. Es cier­to que te­ne­mos los Pa­ja­ri­tos, las Tres Mil Vi­vien­das y has­ta sie­te ba­rrios de la ciu­dad au­pa­dos al ‘top ten’ de los más po­bres de Es­pa­ña, pe­ro a pe­sar de to­do ca­bría pre­gun­tar­se si nues­tra so­cie­dad, en ge­ne­ral, ha co­no­ci­do al­gu­na épo­ca an­te­rior don­de la gen­te vi­vie­se

me­jor que aho­ra. Es evi­den­te que no. A efec­tos de la Se­ma­na San­ta se pue­de de­cir lo mis­mo: cual­quier tiem­po pa­sa­do siem­pre fue peor. Sin ex­cep­ción. La cri­sis que aho­ra vi­ve la Se­ma­na San­ta es con­se­cuen­cia de su éxi­to, de un apo­geo con el que muy po­cos con­ta­ban a fi­na­les de los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do y que se vie­ne pro­lon­gan­do ya por es­pa­cio de va­rias dé­ca­das. Es cier­to que exis­ten pro­ble­mas que de­ben re­sol­ver­se, pe­ro tra­tar de ha­cer­lo pre­ci­pi­tan­do una suer­te de ca­tar­sis to­tal es se­gu­ra­men­te un gra­ve error. De to­dos mo­dos, na­die se alar­me, por­que se­gu­ra­men­te na­die lo co­me­te­rá. Na­die in­cu­rri­rá en esa lo­cu­ra. De ello, de im­po­ner el sen­ti­do co­mún y en­friar la más ca­len­tu­rien­ta se­se­ra, vol­ve­rá a en­car­gar­se un año más el tó­rri­do ve­rano his­pa­len­se, cu­yas te­ra­péu­ti­cas ca­lo­res ac­tua­rán co­mo tran­qui­li­zan­tes, ha­cien­do atem­pe­rar­se las avie­sas in­ten­cio­nes, di­sol­ver­se los de­li­rios des­ca­be­lla­dos y de­rre­tir­se las fan­tas­ma­das ga­seo­sas. Las men­tes, su­mi­das por fin en un dul­ce y es­tu­pe­fa­cien­te nir­va­na, se en­tre­ga­rán a la evo­ca­ción y la Se­ma­na San­ta vol­ve­rá de ese mo­do a con­ver­tir­se en un en­sue­ño idea­li­za­do; en un eco le­jano, inasi­ble pa­ra los bu­ró­cra­tas. Al des­per­tar de esa sies­ta, to­dos se da­rán cuen­ta de que hay que dar­se pri­sa por­que ha­brá lle­ga­do la ho­ra de nom­brar el pre­go­ne­ro y ele­gir el car­te­lis­ta y to­do ha­brá vuel­to a em­pe­zar. Y pa­sa­rá lo que siem­pre pa­sa en Se­vi­lla: que fue­se y no hu­bo na­da. En es­te ca­so, afor­tu­na­da­men­te.

La som­bra de un pe­ni­ten­te de Las Ci­ga­rre­ras se pro­yec­ta so­bre el as­fal­to.

Un her­mano de San Ro­que con­sul­ta el ho­ra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.