El ¨pa­so¨... del tiem­po

Las an­das de San Ber­nar­do, pro­to­ti­po de pa­so ro­mán­ti­co neo­ba­rro­co de lí­neas rec­tas, ha su­pe­ra­do las mo­das y es un clá­si­co de la Se­ma­na San­ta.

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Por Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez.

La pers­pec­ti­va del tiem­po nos di­ce hoy que la ges­tión his­tó­ri­ca del pa­tri­mo­nio de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla es­tá pla­ga­da de erro­res y ma­las de­ci­sio­nes. Her­man­da­des que sus­ti­tu­ye­ron sus pa­sos o bor­da­dos por otros más acor­des a las mo­das y por­que, en cier­ta me­di­da, era sím­bo­lo de pros­pe­ri­dad. La pers­pec­ti­va nos di­ce hoy to­do lo con­tra­rio. Que el ver­da­de­ro va­lor re­si­de en aque­llas que con­ser­va­ron sus más an­ti­guas jo­yas, bien por­que así lo con­si­de­ra­ron o por­que las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas no ofre­cie­ron po­si­bi­li­dad al­gu­na de sus­ti­tuir­las.

Es­to que le su­ce­dió a la Se­ma­na San­ta es equi­pa­ra­ble a la trans­for­ma­ción de las ciu­da­des. Don­de hu­bo di­ne­ro se des­tru­yó lo an­ti­guo y don­de no lle­gó la li­qui­dez no hu­bo más re­me­dio que re­sig­nar­se a con­ser­var. De ahí la di­fe­ren­cia a que, por ejem­plo, Se­vi­lla ape­nas ten­ga mu­ra­lla y Ávi­la la con­ser­ve al com­ple­to.

Vol­vien­do al te­rreno de la Se­ma­na San­ta hay co­fra­días que se han he­cho só­li­das en el tiem­po por el res­pal­do de sus de­vo­tos y man­tie­nen el aro­ma por­que su es­té­ti­ca ape­nas ha va­ria­do. Co­fra­días que han en­con­tra­do una co­ne­xión es­pe­cial de sus en­se­res con las imá­ge­nes pa­ra las que es­tán he­chas.

Na­die ima­gi­na la Amar­gu­ra sin la co­ro­na de Ca­ye­tano Gon­zá­lez o a Pa­sión sin su pa­so de pla­ta. Las Ci­ga­rre­ras sin el pa­lio o San Be­ni­to sin mis­te­rio. Esa iden­ti­fi­ca­ción de ele­men­tos “in­to­ca­bles” se re­pi­te en San Ber­nar­do. El pa­so del cru­ci­fi­ca­do for­ma par­te de la iden­ti­dad vi­sual con el que to­do el mun­do re­co­no­ce al Cris­to de la Sa­lud. Un pa­so con­ce­bi­do en 1925 por lo que so­bre­vi­vió a la des­truc­ción que la iz­quier­da ra­di­ca­li­za­da de 1936 per­pe­tró en la Pa­rro­quia del ba­rrio.

El tiem­po

En la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX las co­fra­días se re­cu­pe­ran del va­ra­pa­lo de la in­va­sión fran­ce­sa que de­jó, a mu­chas de ellas, con el pa­tri­mo­nio mer­ma­do y a la Se­ma­na San­ta en fran­ca de­ca­den­cia. Con el nue­vo im­pul­so al que con­tri­bu­yen eco­nó­mi­ca­men­te los Du­ques de Mont­pen­sier, las her­man­da­des ac­tua­li­zan sus en­se­res y sus pa­sos se vuel­ven mu­cho más ri­cos, au­men­tan su ta­ma­ño al igual que eclo­sio­na el mun­do del bor­da­do en la pro­duc­ción de nue­vos pa­lios y man­tos pa­ra las do­lo­ro­sas. En esa épo­ca que la his­to­ria ha ve­ni­do a de­no­mi­nar co­mo “ro­man­ti­cis­mo”, sur­gen tres ti­pos de pa­sos de Cris­to: el neo­clá­si­co de ca­se­to­nes (el Buen Fin o la Ce­na), el neo­gó­ti­co (la Ca­ni­na) o el neo­boa­rro­co (los an­ti­guos pa­sos de la Sen­ten­cia, San Isi­do­ro y Mon­tse­rrat).

El de San Ber­nar­do per­te­ne­ce­ría a es­te úl­ti­mo gru­po de pa­so ro­mán­ti­co con in­fluen­cia ba­rro­ca que se si­gue ha­cien­do has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Del mis­mo es­ti­lo se­ría el pa­so del Ca­cho­rro –hoy en San Es­te­ban– , el de las Sie­te Pa­la­bras o el del Cris­to de las Cin­co Lla­gas de la Tri­ni­dad aun­que, és­te úl­ti­mo, aca­bó en una Agru­pa­ción Pa­rro­quial de Mo­rón tras ven­der­lo en 2010 la hermandad por su su­pues­to “de­te­rio­ro sin so­lu­ción”.

To­dos ellos tie­nen en co­mún es­tar ta­lla­dos en ma­de­ra do­ra­da, em­plean­do los re­sor­tes es­té­ti­cos del ba­rro­co pe­ro tra­za­dos en ba­se a unas lí­neas rec­tas y un bo­cel que le da una li­ge­ra cur­va­tu­ra al ca­nas­to.

Mu­chos de es­tos pa­sos em­pe­za­ron a ser sus­ti­tui­dos por las nue­vas mo­das sur­gi­das a par­tir de la con­tien­da ci­vil y la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de las her­man­da­des. Fue cuan­do los pa­sos vol­vie­ron a aumentar sus pro­por­cio­nes, re­car­gan­do la ta­lla y na­cien­do un nue­vo mo­vi­mien­to de pa­so neo­ba­rro­co

“El pa­so se sal­vó en el 36 por­que la hermandad lo guar­da­ba en la pi­ro­tec­nia mi­li­tar, y ahí no pu­die­ron en­trar”.

cu­yo prin­ci­pal mo­tor en An­da­lu­cía fue el ta­ller de Ma­nuel Guz­mán Be­ja­rano.

San Ber­nar­do, co­mo al­gu­nas co­fra­días, no se de­ja­ron lle­var por las mo­das, lo que ha he­cho que pa­sos co­mo el su­yo per­ma­nez­can en la me­mo­ria “in­to­ca­ble” de la Se­ma­na San­ta.

El pa­so

“El pa­so de San Ber­nar­do lle­va más tiem­po sa­lien­do que el Cris­to”. Es una má­xi­ma que tie­nen en el ba­rrio. Cuan­do en 1936 des­tru­ye­ron al Cris­to de San Ber­nar­do, la hermandad con­si­guió la ce­sión del ac­tual que se con­ser­va­ba en la Es­cue­la de Cris­to. Pa­ra en­ton­ces, el pa­so lle­va­ba pro­ce­sio­nan­do más de una dé­ca­da, pues da­ta de 1925. “El pa­so se pu­do sal­var por­que la hermandad lo guar­da­ba en la pi­ro­tec­nia mi­li­tar, y ahí no pu­die­ron en­trar a des­truir na­da”, ex­pli­ca Jo­sé María Lo­bo, ex her­mano ma­yor de San Ber­nar­do e in­ves­ti­ga­dor.

La obra la gu­bió el ta­llis­ta Jo­sé Gil en ma­de­ra de pino de Flan­des. El pa­so fue do­ra­do por el fa­mo­so “Cu­rri­to el do­ra­dor” en oro fino y con ador­nos frutales po­li­cro­ma­dos al hue­vo. El ca­nas­to

con­te­nía seis car­te­las (dos en los la­te­ra­les y cua­tro en las es­qui­nas) po­li­cro­ma­das por Ra­fael Blas Ro­drí­guez. Las de las es­qui­nas con­te­nían es­ce­nas de la Pa­sión mien­tras que las dos car­te­las la­te­ra­les re­pre­sen­ta­ban a San Ber­nar­do y al apo­ca­líp­ti­co Cordero con el li­bro de los sie­te se­llos. En 2006 es­tas dos car­te­las la­te­ra­les fue­ron sus­ti­tui­das por unas Del mis­mo es­ti­lo se­ría el pa­so de San Es­te­ban, Sie­te Pa­la­bras o el del Cris­to de las Cin­co Lla­gas de la Tri­ni­dad aun­que, és­te úl­ti­mo, aca­bó en una Agru­pa­ción Pa­rro­quial de Mo­rón. nue­vas, de ta­lla, de Fer­nan­do Agua­do en las que el ar­tis­ta tu­vo que in­ter­pre­tar las pin­tu­ras de Blas Ro­drí­guez pa­ra es­cul­pir­las en ma­de­ra. “Se hi­zo una con­ti­nua­ción es­ti­lís­ti­ca de las pin­tu­ras que tie­ne en las es­qui­nas. Lo que hi­ci­mos fue lle­var a re­lie­ve con la ima­gen del Se­ñor por­tan­do, in­clu­so, la mis­ma tú­ni­ca que en las car­te­las pic­tó­ri­cas, dos es­ce­nas que no es­ta­ban en el pa­so: Cris­to en la ca­lle de la Amar­gu­ra con la Ve­ró­ni­ca y Cris­to en el mo­men­to en el que lo des­po­jan pa­ra cru­ci­fi­car­lo”, ex­pli­ca el es­cul­tor Fer­nan­do Agua­do.

Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des que siem­pre han lla­ma­do la aten­ción de es­te pa­so es la al­tu­ra de los can­de­la­bros do­ra­dos de guar­da­bri­sas, que se mues­tran en el pa­so de for­ma ai­ro­sa, acer­cán­do­se a la fi­gu­ra del cru­ci­fi­ca­do.

La ta­lla, de un neo­ba­rro­co mo­de­ra­do, in­clu­ye ele­men­tos frutales en el ca­nas­to.

Car­te­la con el ins­tan­te del des­po­jo a Cris­to, de Fer­nan­do Agua­do.

Car­te­la del en­cuen­tro de Cris­to con la San­ta Mu­jer Ve­ró­ni­ca ta­lla­do por Fer­nan­do Agua­do.

El an­ti­guo Cris­to de la Sa­lud, an­tes de ser des­trui­do en 1936, so­bre el pa­so ac­tual.

De­ta­lle del jue­go rec­ti­lí­neo de la ta­lla del ca­nas­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.