Miguel Mu­ru­ve Pé­rez

De­par­tir unos ins­tan­tes con Miguel Mu­ru­ve, es un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio en es­tos tiem­pos en los que las con­ver­sa­cio­nes, ge­ne­ral­men­te, se ba­na­li­zan y se lle­nan de tri­via­li­dad. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta le da los tiem­pos que ne­ce­si­ta y el po­so de la sa­pien­cia a la

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

– ¿Cuál es su ba­rrio de na­ci­mien­to? – Mi ba­rrio de na­ci­mien­to es la Puer­ta de Car­mo­na. Na­cí en la ca­lle Irún, en un pe­que­ño pi­so que ha­bían al­qui­la­do mis pa­dres cuan­do con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio. Re­cuer­do que mis pa­dres me lle­va­ban a la igle­sia de San Es­te­ban y a ju­gar con los ni­ños a los Jar­di­nes de Mu­ri­llo. En la es­qui­na de mi ca­lle con Me­nén­dez y Pe­la­yo, ha­bía una ta­ber­na en la que se can­ta­ba fla­men­co y des­de mi ca­sa es­cu­cha­ba per­fec­ta­men­te los can­tes. ¡Re­cuer­do tam­bién a las ta­tas pa­sean­do a los ni­ños, a los sol­da­dos del cuar­tel de In­ten­den­cia dan­do sus vuel­tas por los jar­di­nes y a los fo­tó­gra­fos que ha­cían las fotos con el ca­ba­lli­to de car­tón! (son­ri­sas) An­tes de cum­plir los cin­co años nos tras­la­da­mos a la ca­lle San Miguel.

– ¿En qué cen­tro es­co­lar cur­só sus es­tu­dios? – En los Ma­ris­tas de la ca­lle Je­sús del Gran Po­der, hi­ce to­da la pri­ma­ria. El co­le­gio es­ta­ba en una an­ti­gua ca­sa pa­la­cio que te­nía dos pa­tios pre­cio­sos uno de ellos de már­mol ro­dea­do de co­lum­nas, era un edi­fi­cio pre­cio­so. De ese co­le­gio pa­sé a los Ma­ris­tas de la Mag­da­le­na, el co­le­gio San Pa­blo, que es­ta­ba si­tua­do en la ca­lle que ac­tual­men­te se lla­ma Bobby De­gla­né, allí hi­ce ba­chi­lle­ra­to y al ter­mi­nar pa­sé a la Uni­ver­si­dad. Que­ría ser ve­te­ri­na­rio co­mo mi pa­dre, pe­ro él fue quien me hi­zo desis­tir de la idea por no ser mo­men­tos pro­pi­cios pa­ra el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión. Yo ha­bía he­cho el ba­chi­lle­ra­to de cien­cias, ¡aun no sien­do nun­ca muy ami­go de las ma­te­má­ti­cas! Pen­sé es­tu­diar Me­di­ci­na, pe­ro me hi­zo plan­teár­me­lo el he­cho de que du­ran­te dos años se es­tu­dia­ban mu­chas ma­te­rias de cien­cia que na­da te­nían que ver con la me­di­ci­na, así que aten­dien­do la su­ge­ren­cia que me hi­zo mi pa­dre, en­tré en la fa­cul­tad de De­re­cho ma­tri­cu­lán­do­me por li­bre. ¡Apro­bé pri­me­ro me­nos De­re­cho Ro­mano, que por li­bre no ha­bía quien apro­ba­ra aque­llo y con D. Francisco de Pels­mae­ker! Era un pro­fe­sor muy es­tric­to, pe­ro sa­lías de cla­se con la lec­ción apren­di­da. ¡Sin lu­gar a du­das era un gran pro­fe­sor! – Há­ble­nos de sus pa­dres. – Mi pa­dre era una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria. Fue ve­te­ri­na­rio y go­zó de gran re­co­no­ci­mien­to a ni­vel na­cio­nal. Co­no­ció la in­dus­tria­li­za­ción del cam­po, mo­men­tos en los que la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria del cam­po se vino aba­jo, con la sus­ti­tu­ción de los ani­ma­les por má­qui­nas pa­ra rea­li­zar las ta­reas agrí­co­las. Él tra­ta­ba a to­ros y ca­ba­llos, ma­yor­men­te, lle­gan­do a ser con pos­te­rio­ri­dad di­rec­tor del ma­ta­de­ro. Mi ma­dre fue una mu­jer muy ale­gre, en­tre­ga­da a su fa­mi­lia, de­di­ca­da a sus hi­jos por com­ple­to, que nos edu­có con fé­rreos va­lo­res, nos en­se­ñó a apre­ciar lo que te­nía­mos era la dul­zu­ra per­so­ni­fi­ca­da. Siem­pre le doy gra­cias a Dios por los pa­dres que me con­ce­dió.

– ¿Có­mo re­cuer­da la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez? – Pues la re­cuer­do con nos­tal­gia por­que la Se­ma­na San­ta ac­tual ya no es la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla que co­no­cí. Aque­lla era una Se­ma­na San­ta de me­nos co­fra­días, con me­nos na­za­re­nos y me­nos bu­llas. Las ca­lles con po­ca

gen­te y los re­co­rri­dos más rá­pi­dos, por ejem­plo la Hermandad de San Es­te­ban sa­lía a las seis de la tar­de y a las on­ce de la no­che ya es­ta­ba en la Igle­sia. Veía las co­fra­días en la Cam­pa­na, des­de pe­que­ño, jun­to a mi fa­mi­lia. Por en­ton­ces ha­bía muy po­cas fi­las de abo­na­dos y las si­llas se so­lían al­qui­lar por días suel­tos. Va­lo­ro mu­chí­si­mo el tra­ba­jo y el enor­me es­fuer­zo de los cos­ta­le­ros an­ti­guos, que des­de el Do­min­go de Ra­mos ha­cían la lla­ma­da “co­rri­da” has­ta el Do­min­go de Re­su­rrec­ción y no le vol­vían la ca­ra a na­die, por­que el que vol­vía la ca­ra, no po­día sa­car más un pa­so.

– ¿A cuán­tas her­man­da­des per­te­ne­ce?

– Des­de que na­cí soy her­mano de San Es­te­ban, del Gran Po­der y de la Macarena. Tam­bién soy her­mano de los Es­tu­dian­tes. Me hi­cie­ron her­mano del Gran Po­der, por­que a mi ma­dre, cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za, la atro­pe­lló un co­che en la Puer­ta de Car­mo­na. Por aque­llos tiem­pos, no exis­tían las eco­gra­fías, con lo que la in­cer­ti­dum­bre que te­nían mis pa­dres en torno a có­mo po­día afec­tar a mi sa­lud el atro­pe­llo de mi ma­dre, fue enor­me. Así que mis pa­dres (que se co­no­cie­ron cu­rio­sa­men­te un vier­nes en el Gran Po­der), ofre­cie­ron al Se­ñor, que si na­cía bien de sa­lud, me ha­rían her­mano de la Hermandad. Y así fue, in­gre­sé en la Hermandad el 23 de mar­zo de 1953, te­nía al­re­de­dor de dos años. Sin lu­gar a du­das, pue­do de­cir que el Gran Po­der ha mar­ca­do mi vi­da. En San Es­te­ban sa­lía des­de pe­que­ño y des­de los ocho años sa­lía jun­to a mi her­mano Ma­no­lo en la Macarena. Más tar­de, des­de los quin­ce años has­ta los vein­tiuno sa­lí en la Cen­tu­ria. To­dos los Vier­nes San­to tar­de, acu­día­mos a San Lo­ren­zo pa­ra ver al Gran Po­der… me da­ba mu­cha tris­te­za, ver los pa­sos (que yo no ha­bía po­di­do ver en la ca­lle) ya con la ce­ra gas­ta­da y las flo­res ca­si mar­chi­tas… ¡Re­cuer­do tam­bién, aun­que muy va­ga­men­te, el be­sa­ma­nos del Gran Po­der, que en­ton­ces se ha­cía con el Se­ñor so­bre el pa­so! En ca­sa los Jue­ves San­to se vi­vían de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria, la Cen­tu­ria ve­nía a ca­sa, mi ma­dre pre­pa­ra­ba to­rri­jas…era un her­vi­de­ro de ilu­sión… El Jue­ves San­to de 1969 es­tu­vo llo­vien­do, los pro­nós­ti­cos pa­ra el res­to del día eran ma­los, en aquel tiem­po mi pa­dre era mayordomo de la Macarena y cuan­do con­clu­yó con sus queha­ce­res y da­do que la Es­ta­ción de Pe­ni­ten­cia se sus­pen­dió por la

llu­via, nos mar­cha­mos los tres ca­mino de ca­sa (mi pa­dre, mi her­mano y yo) con un dis­gus­to enor­me. Con­ven­ci­mos a mi pa­dre, ya que no ha­bía­mos sa­li­do en la Hermandad, pa­ra ir a ver el res­to de las co­fra­días de la Ma­dru­gá, que es­ta­ban en la ca­lle y que ha­bi­tual­men­te no po­día­mos ver. Fui­mos a ver el Cal­va­rio por la ca­lle Za­ra­go­za ama­ne­cien­do, el Si­len­cio sa­lien­do de Fran­cos y al Gran Po­der, por el Mu­seo… ha­bía muy po­ca gen­te y nos co­lo­ca­mos al ini­cio de la ca­lle San Vi­cen­te pa­ra ver­le ve­nir, ha­bía un si­len­cio es­pec­ta­cu­lar… vi ve­nir al Se­ñor y me que­dé ab­so­lu­ta­men­te em­be­le­sa­do: ¡qué co­sa más gran­de! ¡Ja­más ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do una sen­sa­ción co­mo esa! Aque­lla vi­sión del Se­ñor fue pa­ra mí co­mo una lla­ma­da. Al ca­bo de los días ha­blé con mi pa­dre pa­ra co­men­tar­le que ha­bía de­ci­di­do no sa­lir más en la Macarena, pa­ra po­der sa­lir en el Gran Po­der, por­que me ha­bía de­ja­do muy im­pac­ta­do ver al Se­ñor en la ca­lle en la Ma­dru­gá. Mi pa­dre no se opu­so a mi de­seo, to­do lo con­tra­rio, me di­jo que si yo lo sen­tía así, que ade­lan­te. Y des­de 1971 sal­go de na­za­reno con el Se­ñor.

– ¿Có­mo de­fi­ni­ría us­ted al Se­ñor del Gran Po­der?

– El Se­ñor del Gran Po­der, es una pá­gi­na que ha es­cri­to Dios, pa­ra que Dios sea cer­cano y com­pre­si­ble a la gen­te.

– ¿En el ros­tro de que ima­gen de Do­lo­ro­sa ve­ría re­fle­ja­da la ca­ra de su ma­dre?

– En el de la Vir­gen de los De­sam­pa­ra­dos, sin du­da. Mi ma­dre le te­nía una de­vo­ción enor­me a la Vir­gen. Me en­se­ñó a re­zar el Ave María de­lan­te de un cua­dro de la Vir­gen de los De­sam­pa­ra­dos.

Miguel Mu­ru­ve pro­nun­cia el pre­gón de Se­ma­na San­ta en el año 1980.

En la fo­to, apa­re­ce nues­tro pro­ta­go­nis­ta ves­ti­do de na­za­reno, con la tú­ni­ca an­ti­gua de su Hermandad de San Es­te­ban.

Un jo­ven­cí­si­mo Miguel Mu­ru­ve, co­mo “ar­mao” de la Cen­tu­ria Macarena.

Ve­nia. Miguel Mu­ru­ve en el cen­tro, de­lan­te de él, Joaquín Saenz de la Ma­za.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta du­ran­te la vi­si­ta al pre­go­ne­ro, jun­to a su ma­dre y su es­po­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.