Cuan­do no ca­be­mos

Có­mo or­ga­ni­zan sus sa­li­das las co­fra­días que no dis­po­nen de es­pa­cio

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Por An­to­nio Cat­to­ni.

Se­vi­lla sa­be có­mo ha­cer las co­sas por­que co­no­ce des­de ha­ce si­glos que las for­mas de­ter­mi­nan a las co­sas en cues­tión. Por eso en su ma­ne­ra de re­pre­sen­tar la Pa­sión del Se­ñor la tra­mo­ya es­tá per­fec­ta­men­te en­gra­sa­da. Hay ca­pi­llas y tem­plos ‘má­gi­cos’ que pa­re­cen no te­ner fon­do. Les con­ta­mos có­mo con­si­guen ha­cer po­si­ble lo im­po­si­ble uti­li­zan­do in­só­li­tos es­pa­cios anejos a sus se­des.

El Ba­ra­ti­llo: “A al­gu­nos les gus­ta pi­sar el al­be­ro an­tes de la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia”.

La Se­ma­na San­ta es un ex­tra­or­di­na­rio es­pec­tácu­lo, aun­que aún ha­ya per­so­nas que se asus­ten por es­te tér­mino. El ca­so es que las co­fra­días es­tán pa­ra ver­las. Por eso rea­li­zan una im­ple­ca­ble pues­ta en es­ce­na de la Pa­sión. Con la pro­gre­si­va ma­si­fi­ca­ción de los cor­te­jos, se han bus­ca­do fór­mu­las gat­to­par­des­cas pa­ra que to­do pue­da se­guir igual. Me­di­das po­co apre­cia­bles des­de el ex­te­rior. ¿Có­mo es po­si­ble que una co­fra­día de cen­te­na­res de na­za­re­nos pue­da sa­lir de una an­gos­ta ca­pi­lla? To­do se pue­de ha­cer si se sa­be ha­cer. Hay mu­chos ejem­plos de ello: San Gon­za­lo en las de­pen­den­cias del mer­ca­do; los na­za­re­nos del Mu­seo for­man­do en la ca­lle Ce­pe­da; los de la O en el pa­seo que lle­va el nom­bre de su Vir­gen, jun­to al río; el be­so de Ju­das en la ca­lle Lan­za o San Be­ni­to en el asi­lo de las her­ma­nas de los po­bres. No­so­tros he­mos que­ri­do des­ta­car cua­tro de los ca­sos más lla­ma­ti­vos por la mo­nu­men­ta­li­dad o sin­gu­la­ri­dad de los es­pa­cios que uti­li­zan pa­ra mon­tar sus tra­mos.

A lo lar­go de los ca­lle­jo­nes de la Maes­tran­za se dis­po­nen has­ta 14 sa­cer­do­tes pa­ra que los na­za­re­nos se pue­dan acer­car al sa­cra­men­to de la pe­ni­ten­cia.

Na­za­re­nos man­cha­dos de al­be­ro

El 80% de los na­za­re­nos del Ba­ra­ti­llo for­man en las de­pen­den­cias de la Real Maes­tran­za de Ca­ba­lle­ría. Es así des­de tiem­pos de Jo­sé Luis Can­ta­la­pie­dra. Los tra­mos se dis­po­nen por la ca­lle Cir­co (que es el ca­lle­jón que cir­cun­da la pla­za) y por las ca­lles Iris y Gra­cia Fer­nán­dez Pa­la­cios: el pa­tio de cua­dri­llas y los al­re­de­do­res de la ca­pi­lla del Ro­sa­rio de la Pla­za de to­ros. Es en es­te ín­ti­mo lu­gar don­de se ce­le­bra la mi­sa pre­via a la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. A lo lar­go de los ca­lle­jo­nes se dis­po­nen tam­bién has­ta 14 sa­cer­do­tes pa­ra que los her­ma­nos se pue­dan acer­car al sa­cra­men­to de la re­con­ci­lia­ción. “Los años de llu­via los tra­mos se for­man en los ba­jos de las gra­das. Hay me­ga­fo­nía pre­pa­ra­da pa­ra que se pue­dan es­cu­char las pa­la­bras del her­mano has­ta la Puer­ta del Prín­ci­pe”, nos acla­ra el her­mano ma­yor sa­lien­te Jo­sé Ig­na­cio de Ar­ce. No es ha­bi­tual, pe­ro los na­za­re­nos pue­den ac­ce­der al al­be­ro de la pla­za pi­dien­do per­mi­so al per­so­nal. “A al­gu­nos les gus­ta pi­sar el rue­do an­tes de la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia”.

Una vez se abren las puer­tas de la ca­pi­lla los na­za­re­nos aban­do­nan el re­cin­to de la Maes­tran­za por el ca­lle­jón tra­se­ro y en­tran en la se­de de la hermandad a tra­vés de una puer­ta del an­ti­guo al­ma­cén. De esa ma­ne­ra pue­den pa­sar de­lan­te de los pa­sos pa­ra rea­li­zar una bre­ve ora­ción an­tes de pi­sar la ca­lle Adriano. Gra­cias a ello la co­fra­día ofre­ce el as­pec­to de uni­dad for­mal y or­den desea­ble. “An­tes de exis­tir la puer­ta los tra­mos se in­cor­po­ra­ban al cor­te­jo por la ca­lle Gra­cia Fer­nán­dez Pa­la­cios, pe­ro ac­tual­men­te lo po­de­mos ha­cer sa­lien­do de la mis­ma ca­pi­lla, co­sa que en­ten­de­mos que es lo me­jor”.

El Ba­ra­ti­llo re­nue­va anual­men­te la pe­ti­ción a la Real Maes­tran­za pa­ra uti­li­zar sus es­pa­cios y la en­ti­dad res­pon­de de for­ma pun­tual. “Es­tán en­can­ta­dos de co­la­bo­rar. Por eso se han es­ta­ble­ci­do la­zos de hermandad en­tre am­bas en­ti­da­des”, co­men­ta de Ar­ce.

Un al­ma­cén con la dig­ni­dad que me­re­ce la Ma­dre y Maes­tra

La hermandad del Si­len­cio ha po­di­do reor­ga­ni­zar su cor­te­jo gra­cias a la ce­sión tem­po­ral del al­ma­cén de El Cor­te In­glés que lin­da con la Real Igle­sia de San An­to­nio Abad. “Eso de ‘al­ma­cén’ sue­na un po­co feo y ten­dre­mos que pen­sar en lla­mar­lo de otra for­ma”, di­ce con gua­sa el her­mano ma­yor Eduar­do del Rey. An­tes de po­der con­tar con es­te nue­vo es­pa­cio en el atrio del tem­plo se con­cen­tra­ban ca­si mil per­so­nas

y eso su­po­nía un ver­da­de­ro pe­li­gro. Se pen­só en una so­lu­ción in­ter­me­dia que so­lo se pu­so en mar­cha du­ran­te un año: par­te de los tra­mos fue­ron for­ma­dos en la sa­la ca­pi­tu­lar, lo que im­pli­ca­ba tras­la­dar a los her­ma­nos que vis­ten la tú­ni­ca en la ca­sa de hermandad a las de­pen­den­cias del San­to En­tie­rro. Pe­ro ha­bía que bus­car un arre­glo más o me­nos de­fi­ni­ti­vo y... se en­con­tró. Fue el ac­tual mayordomo de la cor­po­ra­ción, Ama­dor Mo­reno, quien pu­so en mar­cha la ini­cia­ti­va con El Cor­te In­glés. “Se acor­dó abrir una puer­ta de pa­so en­tre es­te es­pa­cio ad­ya­cen­te y el al­ma­cén de la ca­pi­lla. El con­ve­nio es­ta­ble­ce que la puer­ta se pue­de abrir só­lo una vez al año. En reali­dad es una do­ble puer­ta, hay una en ca­da uno de los la­dos”.

Pa­ra la ma­dru­ga­da el re­cin­to se exor­na con na­za­re­nos de car­tón, plan­tas, col­ga­du­ras y el es­cu­do de la cor­po­ra­ción. Tam­bién se dis­po­nen ban­cos, bú­ca­ros y has­ta un pe­que­ño pal­co pa­ra que el her­mano ma­yor pue­da pro­nun­ciar el tra­di­cio­nal fer­vo­rín, que los her­ma­nos si­guen a tra­vés de la me­ga­fo­nía. Des­pués se nom­bra la lis­ta en el al­ma­cén, mien­tras el her­mano ma­yor pro­nun­cia un se­gun­do fer­vo­rín en el atrio pa­ra los her­ma­nos que acom­pa­ñan a María San­tí­si­ma de la Con­cep­ción. Así se ha con­se­gui­do re­du­cir en unos 40 mi­nu­tos el tiem­po de es­pe­ra del na­za­reno for­ma­do. Una vez que los tra­mos es­tán or­ga­ni­za­dos pa­san al in­te­rior del tem­plo. “Te­ne­mos que de­cir que por par­te de El Cor­te In­glés hay dis­po­ni­bi­li­dad ab­so­lu­ta y nos ofre­cen to­do ti­po de fa­ci­li­da­des pa­ra po­der rea­li­zar la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia, así que es­ta­mos pro­fun­da­men­te agra­de­ci­dos”, des­ta­ca el her­mano ma­yor.

La Es­tre­lla vuel­ve al an­ti­guo con­ven­to de San Ja­cin­to

No nos re­fe­ri­mos exac­ta­men­te a la pa­rro­quia en la que la hermandad re­si­dió has­ta 1976 y des­de don­de

Las Aguas: La me­sa de al­tar se tras­la­da des­de la ca­pi­lla has­ta las Ata­ra­za­nas y en la na­ve cen­tral se rea­li­za la mi­sa pre­via a la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia.

rea­li­za­ba su es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. Des­de ha­ce tres años los her­ma­nos de la Es­tre­lla uti­li­zan el claus­tro de aquel con­ven­to die­ci­oches­co, hoy con­ver­ti­do en pa­tio cen­tral del co­le­gio Pú­bli­co San Ja­cin­to. Allí se mon­tan los pri­me­ros ocho tra­mos de la Vir­gen: cer­ca de 800 her­ma­nos, po­co me­nos de un ter­cio de to­do el cor­te­jo. El dipu­tado ma­yor de go­bierno Jo­sé Luis Es­ca­mi­lla, ad­mi­te que sin es­te es­pa­cio se­ría ac­tual­men­te im­po­si­ble for­mar la co­fra­día. “An­te­rior­men­te or­ga­ni­zá­ba­mos es­tos tra­mos en el ca­lle­jón del Cris­to de las Pe­nas, pe­ro el úl­ti­mo año que llo­vió nos di­mos cuen­ta del pe­li­gro que eso su­po­nía pa­ra nues­tros her­ma­nos, pe­se a que los ve­ci­nos co­la­bo­ra­ron en to­do mo­men­to y abrie­ron sus por­ta­les pa­ra aco­ger a los na­za­re­nos”. Aquel año la hermandad pro­cu­ró arre­glar las co­sas y se pu­so en con­tac­to con la di­rec­to­ra del cen­tro edu­ca­ti­vo. “Des­de en­ton­ces no­so­tros se lo so­li­ci­ta­mos anual­men­te, ella lo con­sul­ta con el con­se­jo es­co­lar y nos reuni­mos. Se fir­ma un do­cu­men­to que re­dac­ta­mos am­bas par­tes. El Do­min­go de Ra­mos a las 14:00 h. voy con la di­rec­to­ra a dar­le un re­pa­so a to­das las de­pen­den­cias. Po­ne­mos unas al­fom­bras pa­ra que no man­chen el sue­lo de ce­ra y co­lo­ca­mos unos ser­vi­cios quí­mi­cos en el pa­tio. Ade­más aco­ta­mos la zo­na. El Lu­nes San­to vuel­vo al co­le­gio pa­ra com­pro­bar jun­to a la di­rec­to­ra que to­do ha ido bien y que las de­pen­den­cias se en­cuen­tran igual o me­jor que an­tes de en­trar.”

La hermandad uti­li­za­ba en prin­ci­pio so­lo el pa­tio de­lan­te­ro aun­que des­de ha­ce dos años se so­li­ci­tó tam­bién el an­ti­guo claus­tro por cau­sa del ca­lor. “Los her­ma­nos se pue­den gua­re­cer del sol en los so­por­ta­les y lle­ga­do el ca­so, tam­bién de la llu­via.” Ade­más la hermandad ha­bi­li­ta un sis­te­ma de me­ga­fo­nía que per­mi­te a es­tos na­za­re­nos es­cu­char al her­mano ma­yor cuan­do ha­bla des­de el am­bón de la ca­pi­lla po­co an­tes de co­men­zar la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. Co­mo si es­tu­vie­ran allí mis­mo.

La ca­te­dral ci­vil de Se­vi­lla

La hermandad del Cris­to de las Aguas no pue­de for­mar den­tro de la ca­pi­lla del Ro­sa­rio de la ca­lla Dos de Ma­yo. Im­po­si­ble. So­lo hay es­pa­cio pa­ra los pa­sos. La co­fra­día en­te­ra for­ma en la na­ve cen­tral de las Ata­ra­za­nas, don­de una vez se hi­cie­ron los bar­cos que sur­ca­ban el Gua­dal­qui­vir y se guar­da­ron los te­so­ros lle­ga­dos de las In­dias. “Úni­ca­men­te for­man en la ca­pi­lla la cruz de guía con los fa­ro­les y ci­rios de es­col­ta, la an­te­pre­si­den­cia, la pre­si­den­cia y las bo­ci­nas”, nos di­ce el her­mano Ma­yor An­to­nio Arron­do.

“An­tes de la re­for­ma del tea­tro de la Maes­tran­za se nos ce­día un sa­lón del tea­tro que es­ta­ba co­mu­ni­ca­do con la azo­tea de la ca­pi­lla y por ahí ac­ce­dían los na­za­re­nos. Te­nían que ba­jar las es­ca­le­ras pa­ra po­der sa­lir por la puer­ta de la ca­pi­lla. Eso era un ja­leo y tam­bién una in­co­mo­di­dad enor­me por­que el es­pa­cio es muy an­gos­to.” Des­pués de las obras del co­li­seo ope­rís­ti­co los tra­mos pa­sa­ron a for­mar en el Hos­pi­tal de la Ca­ri­dad, has­ta que se con­si­guió la ce­sión de las Ata­ra­za­nas, a tra­vés de la Di­rec­ción ge­ne­ral de Bie­nes Cul­tu­ra­les de la Jun­ta y de la Dipu­tación. Eso fue a me­dia­dos de los años no­ven­ta. “Una vez que el edi­fi­cio ha pa­sa­do a ma­nos de Cai­xabank le pe­di­mos per­mi­so anual-

El Si­len­cio: pa­ra la ma­dru­ga­da el al­ma­cén se exor­na con na­za­re­nos de car­tón, plan­tas, col­ga­du­ras y el es­cu­do de la cor­po­ra­ción.

Des­de ha­ce tres años los her­ma­nos de la Es­tre­lla uti­li­zan el claus­tro de aquel con­ven­to die­ci­oches­co, hoy con­ver­ti­do en pa­tio cen­tral del co­le­gio Pú­bli­co San Ja­cin­to.

men­te a es­ta en­ti­dad. Se fir­ma to­dos los años un pro­to­co­lo con la di­rec­ción en Se­vi­lla y se so­li­ci­ta res­pues­ta a la cen­tral en Bar­ce­lo­na, aun­que contestan rá­pi­da­men­te. Ne­ce­si­ta­mos en­trar tres ve­ces pa­ra me­ter to­da la ce­ra e in­sig­nias y or­ga­ni­zar los tra­mos. El Lu­nes San­to los her­ma­nos ac­ce­den al vie­jo edi­fi­cio des­pués de re­zar an­te los ti­tu­la­res. Allí es­tá to­do pre­pa­ra­do. In­clu­so se co­lo­can ser­vi­cios quí­mi­cos.”

Cai­xabank se en­car­ga de la se­gu­ri­dad y de la lim­pie­za , y los her­ma­nos de las Aguas cui­dan mu­cho el es­pa­cio. Allí se vi­ven los mo­men­tos más ín­ti­mos de la co­fra­día. La me­sa de al­tar se tras­la­da des­de la ca­pi­lla y en la na­ve cen­tral se rea­li­za la mi­sa pre­via a la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia y los her­ma­nos que lo desean pue­den con­fe­sar. Una vez or­ga­ni­za­do el cor­te­jo los na­za­re­nos sa­len del edi­fi­cio e in­gre­san en el atrio de la ca­pi­lla pa­ra pa­sar an­te los ti­tu­la­res an­tes de co­men­zar la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia.

Pa­re­ce que la reali­dad de las Ata­ra­za­nas va a co­men­zar a cam­biar en bre­ve y an­te la po­si­bi­li­dad de que la hermandad no pue­da vol­ver a uti­li­zar el edi­fi­cio, la Jun­ta de go­bierno ba­ra­ja va­rias al­ter­na­ti­vas que pa­san por vol­ver a ubi­car los tra­mos en la ca­lle Tem­pra­do o en las na­ves y pa­tios de la Ca­ri­dad. To­do es­tá por ver.

Fo­to: Rocío Ruz.

Or­ga­ni­za­ción de los tra­mos de la hermandad de San Gon­za­lo.

Fo­to: Jo­sé Ga­lia­na.

Her­ma­nos de San Gon­za­lo que ac­ce­den a las ins­ta­la­cio­nes del mer­ca­do el Lu­nes San­to.

Los na­za­re­nos de la Paz for­man sus tra­mos en el an­ti­guo ce­men­te­rio de la er­mi­ta de San Se­bas­tián.

Fo­to: Miguel Man­zano.

Los na­za­re­nos de los pri­me­ros tra­mos de Vir­gen de la Es­tre­lla se res­guar­dan del sol ba­jo los so­por­ta­les del que fue an­ti­guo claus­tro del con­ven­to do­mi­ni­co de San Ja­cin­to.

La for­ma­ción del cor­te­jo del Ba­ra­ti­llo en los ale­da­ños del co­so de la Maes­tran­za ofre­ce una de las imá­ge­nes más cu­rio­sas de nues­tra Se­ma­na San­ta.

Fo­to: Va­nes­sa Gó­mez.

Na­za­re­nos de la Pie­dad del Ba­ra­ti­llo an­te la Puer­ta del Prín­ci­pe del co­so ba­ra­ti­lle­ro.

El con­ti­guo al­ma­cén de El Cor­te In­glés que la hermandad del Si­len­cio uti­li­za y exor­na con sus em­ble­mas, que re­cuer­dan el vo­to con­cep­cio­nis­ta, pa­ra aco­ger a los her­ma­nos que acom­pa­ñan a Je­sús Na­za­reno.

Fo­to: Va­nes­sa Gó­mez.

La co­fra­día de las Aguas for­ma ba­jo los ar­cos mu­dé­ja­res de las Ata­ra­za­nas.

Los na­za­re­nos de la O for­man­do los tra­mos en la car­pa ubi­ca­da en el Pa­seo de Nues­tra Se­ño­ra de la O.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.