La dul­ce An­gus­tia

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Jo­sé Ma­nuel de la Lin­de.

Cu­rio­si­da­des de la lle­ga­da de la Vir­gen a la Hermandad de los Es­tu­dian­tes ha­ce 75 años Vino des­de la pa­rro­quia de San Isi­do­ro pa­ra sus­ti­tuir a una an­ti­gua ta­lla do­na­da por Bi­dón y de es­ca­so mé­ri­to ar­tís­ti­co. An­tes, la hermandad tam­bién pu­jó por otra ta­lla atri­bui­da a Martínez Montañés pro­pie­dad de la Quin­ta An­gus­tia. Hoy na­die du­da de es­ta do­lo­ro­sa de As­tor­ga, per­fec­ta­men­te asen­ta­da en una hermandad que la quie­re tan­to que ha he­cho una co­pia pa­ra no per­der­la nun­ca.

El her­mano Ber­nar­do Mar­tín en­tre­gó 12 mi­llo­nes de pe­se­tas a la hermandad pa­ra que el pro­yec­to de man­to se pue­da lle­var a ca­bo.

La ad­vo­ca­ción lle­ga con an­te­rio­ri­dad a que exis­tie­ra la ta­lla que hoy co­no­ce­mos co­mo la ‘Vir­gen de la An­gus­tia’. An­tes de la obra de Bi­dón, la jun­ta de go­bierno hi­zo ges­tio­nes con la hermandad de la Quin­ta An­gus­tia pa­ra ha­cer­se con una ta­lla que po­see es­ta hermandad y que es­tá atri­buí­da a Martínez Montañés. El tra­to no fruc­ti­fi­ca, se­gún fi­gu­ra en las ac­tas de la hermandad uni­ver­si­ta­ria, por­que no se po­nen de acuer­do en el pre­cio.

Fi­nal­men­te la obra se en­car­ga a Bi­dón, un her­mano que ya ha­bía he­cho los cua­tro evan­ge­lis­tas pa­ra el pa­so del Se­ñor de la Bue­na Muer­te. Alen­ta­do por el prios­te de la épo­ca, He­lio­do­ro San­cho Cor­ba­cho, y se­gún se lee en el con­tra­to de ju­nio de 1930, de­be­ría lle­var a ca­bo “de for­ma gra­tui­ta un ros­tro y ma­nos de tris­te­za de Nues­tra Se­ño­ra de ma­de­ra de ce­dro y ta­ma­ño na­tu­ral a mi cos­ta. Con la mi­ra­da ele­va­da al cie­lo en to­da per­fec­ción, y he­cho el en­car­na­do de la Ima­gen por mi mano”. El car­de­nal Ilun­dain la ben­di­ce en la cua­res­ma del año si­guien­te y se man­tie­ne co­mo ti­tu­lar has­ta el año 1942, aun­que nun­ca lle­gó a pro­ce­sio­nar. El her­mano ma­yor Je­sús Re­sa re­co­no­ce que “era una ima­gen que no te­nía ti­rón...” Se re­ga­ló a la pa­rro­quia del Sa­gra­do Co­ra­zón de Bezana, en Bur­gos, por me­dia­ción del pa­dre Ber­na­bé, que era el di­rec­tor es­pi­ri­tual de en­ton­ces y na­tu­ral de aquel mu­ni­ci­pio. Es ve­ne­ra­da aho­ra co­mo Vir­gen de los Do­lo­res y pre­sen­ta un as­pec­to muy cam­bia­do al que lle­va­ba cuan­do se fue por los nu­me­ro­sos re­to­ques ex­pe­ri­men­ta­dos a lo lar­go de es­tos años.

Es en­ton­ces cuan­do el his­to­ria­dor y co­fra­de Jo­sé Her­nán­dez Díaz aler­ta a la hermandad de Los Es­tu­dian­tes de la exis­ten­cia de una ta­lla de enor­me va­lor ar­tís­ti­co en la pa­rro­quia de San Isi­do­ro. Per­te­ne­ció a la co­fra­día ex­tin­gui­da del Des­pe­di­mien­to y es­tá atri­bui­da a As­tor­ga. Se­gún el ex her­mano ma­yor de Los Es­tu­dian­tes, An­to­nio Gutiérrez de la Pe­ña “...es Her­nán­dez Díaz quien

nos ha­bla de su exis­ten­cia. Se­gún cons­ta en di­fe­ren­tes con­ver­sa­cio­nes re­fle­ja­das en las ac­tas de Ca­bil­do, ha­bía otra hermandad in­tere­sa­da en ad­qui­rir­la”. Y con ella se pu­ja. No era otra que la tria­ne­ra de San Gon­za­lo. Fi­nal­men­te la cor­po­ra­ción del Mar­tes San­to se ha­ce con la ta­lla por 2.500 pe­se­tas y tras acuer­do con el pá­rro­co de la Cos­ta­ni­lla que era de­po­si­ta­rio de la ima­gen. Son los her­ma­nos los que do­nan el di­ne­ro.

La lle­ga­da de la Vir­gen

“Den­tro de la hermandad hu­bo mu­cha con­tro­ver­sia a la ho­ra de ad­qui­rir la ima­gen. El Cris­to tie­ne la má­xi­ma de­vo­ción y ha­bía gen­te rea­cia a que lle­ga­ra”, re­cuer­da Je­sús Re­sa a tra­vés de di­fe­ren­tes tes­ti­mo­nios. La ta­lla se ben­di­ce el 22 de no­viem­bre de 1942. La hermandad con­me­mo­ra­rá el pró­xi­mo oto­ño es­ta efe­mé­ri­de con un ci­clo de con­fe­ren­cias y una ex­po­si­ción del ajuar de la Do­lo­ro­sa en el Círcu­lo La­bra­do­res. Las per­te­nen­cias de la Vir­gen de la An­gus­tia se han ido en­ri­que­cien­do con el pa­so de los años. En aquel en­ton­ces, la ta­lla lle­gó a la igle­sia de la Anun­cia­ción con la úni­ca ves­ti­men­ta que te­nía en San Isi­do­ro y con una co­ro­na de me­tal pla­tea­do que al ca­bo de tres años, el cu­ra de es­ta úl­ti­ma pa­rro­quia re­cla­mó por­que no es­ta­ba in­clui­da en el tra­to.

Los Es­tu­dian­tes se ha­ce con el pro­yec­to que Joaquín Cas­ti­lla ha­bía idea­do pa­ra la Macarena y que és­ta ha­bía re­cha­za­do.

La ta­lla ha pa­sa­do por di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes. Una pri­me­ra en 1944 por Jo­sé Ri­ve­ra Gar­cía; de nue­vo por es­te mis­mo ar­tis­ta en 1951 cuan­do le re­po­ne las pes­ta­ñas con pe­lo de mal­ta. En 1981 Rir­car­do Co­mas le co­lo­ca de nue­vo un jue­go de pes­ta­ñas y lá­gri­mas. En 1985, Luis Ál­va­rez Duar­te le re­cons­tru­ye el ojo de­re­cho, le co­lo­ca pes­ta­ñas nue­vas, le qui­ta unos re­pin­tes exis­ten­tes en la par­te del na­ci­mien­to del pe­lo y fren­te, rea­li­za un nue­vo can­de­le­ro y re­to­ca el busto. Hay una cir­cuns­tan­cia cu­rio­sa: la Vir­gen de la An­gus­tia no siem­pre tu­vo lá­gri­mas. Las pre­sen­ta­ba o no se­gún mo­das. En ca­da in­ter­ven­ción se re­ti­ra­ban o se po­nían y de ahí que ha­ya di­fe­ren­tes fo­to­gra­fías con o sin lá­gri­mas. Es Luis Ál­va­rez Duar­te quien en 1986 se las aña­de de­fi­ni­ti­va­men­te en una pe­núl­ti­ma in­ter­ven­ción. En 2013, el pro­fe­sor Ar­qui­llo rea­li­za una lim­pie­za in­te­gral de la ima­gen, con­so­li­da su es­truc­tu­ra sus­ti­tu­yén­do­le el can­de­le­ro. Es­ta fue una de las res­tau­ra­cio­nes más im­por­tan­tes que ha ex­pe­ri­men­ta­do la ima­gen: “has­ta en­ton­ces hu­bo un gru­po de her­ma­nos que re­cu­pe­ra el de­ba­te so­bre si ha­bría que eli­mi­nar o no las lá­gri­mas del ros­tro de la Vir­gen de la An­gus­tia”, re­cuer­da el her­mano ma­yor. Se le hi­cie­ron prue­bas de pig­men­ta­ción y no ha­bía de­ta­lle al­guno so­bre la au­to­ría. Pe­ro “se le pue­de con­si­de­rar pri­ma her­ma­na de la Es­pe-

ran­za tri­ni­ta­ria o de las Ma­rías del San­to En­tie­rro, que sí es­tán do­cu­men­ta­das”, man­tie­ne Je­sús Re­sa. La Vir­gen de la An­gus­tia es­tá ca­ta­lo­ga­da den­tro de las obras eje­cu­ta­das por el ar­tis­ta de Archidona por el pro­fe­sor Jo­sé Ro­da Pe­ña.

Co­pia en si­li­co­na

No es la úni­ca re­pro­duc­ción que exis­te de una do­lo­ro­sa se­vi­lla­na, aun­que sí una de las po­cas con las que se ha usa­do es­ta téc­ni­ca. La Vir­gen de la An­gus­tia cuen­ta con una co­pia exac­ta he­cha en si­li­co­na que se guar­da en una ca­ja fuer­te de la hermandad. “Al fin y al ca­bo son obras de ma­de­ra y hay que sal­va­guar­dar­las”, ar­gu­men­ta Re­sa. La re­pro­duc­ción la ha­cen dos pro­fe­so­res de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla. Los miem­bros de jun­ta res­pon­sa­bles no pa­san un buen ra­to du­ran­te el pro­ce­so de re­pro­duc­ción. Re­zan to­do lo que sa­ben pa­ra que to­do sal­ga bien “y pa­ra que no nos tuviéramos que ir a vi­vir a Bul­ga­ria”, re­cuer­dan aho­ra ya con cier­ta son­ri­sa en los la­bios. Quie­nes han te­ni­do la suer­te de ver­la di­cen que es muy her­mo­sa y que es co­mo si la Vir­gen de la An­gus­tia es­tu­vie­ra he­cha en már­mol blan­co.

El pa­lio del mi­la­gro

En sus ini­cios es­ta hermandad con­ta­ba con un ajuar po­bre pe­ro con cla­ras am­bi­cio­nes. Los Es­tu­dian­tes se hi­zo con el pro­yec­to que Joaquín Cas­ti­lla ha­bía idea­do pa­ra la Macarena pe­ro que es­ta hermandad de la Ma­dru­gá ha­bía re­cha­za­do. Con al­gu­na mo­di­fi­ca­ción, los tra­ba­jos se ini­cian en 1943 y con­clu­yen ha­ce un par de años. Era un di­se­ño ade­más de ele­gan­te y úni­co en­tre el bor­da­do se­vi­llano... com­pli­ca­do. “No era di­fí­cil asis­tir a au­tén­ti­cas pe­leas en­tre do­ña Es­pe­ran­za Elena Ca­ro y Cas­ti­lla... El di­se­ña­dor era muy me­ticu­loso y exi­gen­te en la ri­gu­ro­si­dad de los bor­da­dos. La bor­da­do­ra que­ría ali­viar­se un po­co en el tra­ba­jo” re­cuer­da Re­sa. Na­da que no se sal­da­ra con al­gu­na voz más al­ta que otra y un por­ta­zo. En la dé­ca­da de los 40 ha­cía fal­ta de to­do pe­ro “hay fa­mi­lias que se im­pli­can. Ha­cen prés­ta­mos im­por­tan­tes pa­ra po­der ha­cer el pa­so con di­ne­ro que pos­te­rior­men­te la hermandad re­in­te­gra”.

Pa­san los años y ya en es­te si­glo la eje­cu­ción del man­to fue otro can­tar por me­dia­ción y obra de la Vir­gen y de un her­mano de la cor­po­ra­ción. En un ca­bil­do ge­ne­ral, los her­ma­nos de Los Es­tu­dian­tes aprue­ban el pro­yec­to ar­tís­ti­co de eje­cu- ción pe­ro no el eco­nó­mi­co. No que­rían cuo­tas ex­tra­or­di­na­rias y to­do apun­ta­ba a que de nue­vo que­da­ría en di­que se­co. No pa­san más de dos o tres días cuan­do un se­ñor se pre­sen­ta en la ca­sa hermandad con un che­que en el que se leía la can­ti­dad de 12 mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas. Su nom­bre, Ber­nar­do Mar­tín, un em­pre­sa­rio ma­la­gue­ño de la ca­lle San Gre­go­rio que ca­da Mar­tes San­to ve pa­sar por su ca­sa a la Vir­gen y quie­re así agra­de­cér­se­lo: “nos di­jo que lo pa­ga­ba en­te­ro. Aque­llo fue un mi­la­gro. La Vir­gen que­ría un man­to y ella hi­zo pa­ra te­ner­lo por me­dia­ción de es­te hom­bre”, re­cuer­da emo­cio­na­do An­to­nio Gutiérrez de la Pe­ña. La pri­me­ra pun­ta­da se da en 2001 y con un cos­te de 60 mi­llo­nes de pe­se­tas. Los miem­bros de la jun­ta de go­bierno efec­túan co­mo unas cien vi­si­tas al ta­ller de San­ta Bár­ba­ra du­ran­te los cua­tro años de eje­cu­ción. En­tre ellos, Ma­nuel Pa­lo­mino a quien le to­ca li­diar con la di­fí­cil ta­rea de co­lo­car­lo por pri­me­ra vez so­bre la Do­lo­ro­sa de As­tor­ga. Aho­ra, por cier­to, la hermandad ha creí­do que es mo­men­to de bus­car un nue­vo ves­ti­dor pa­ra la Vir­gen de la An­gus­tia siem­pre ba­jo la aten­ta mi­ra­da de es­te hom­bre que la tu­vo en­tre sus ma­nos du­ran­te mu­chos años.

1946. Ta­ller Es­pe­ran­za Elena Ca­ro. Pri­me­ros bor­da­dos del pa­lio de la Vir­gen de la An­gus­tia.

Pri­me­ras pun­ta­das del man­to en el año 2001.

Pri­me­ras fotos Vir­gen de As­tor­ga. Ob­sér­ve­se que no tie­ne lá­gri­mas.

1928. An­ti­gua Vir­gen de la An­gus­tia de Bi­dón el día de su ben­di­ción.

Bo­ce­to de Joaquín Cas­ti­lla del te­cho de pa­lio. La glo­ria cen­tral de la Co­ro­na­ción de la Vir­gen se cam­bia por la Vir­gen co­mo se­de de la Sa­bi­du­ría, más acor­de con el ca­rác­ter uni­ver­si­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.