Diez nom­bres que cam­bia­ron la Se­ma­na San­ta

Del bácu­lo a la gu­bia. Los nom­bres de aque­llos que po­si­bi­li­ta­ron un nue­vo rum­bo de la fies­ta de la ciu­dad.

ABC - Pasión de Sevilla - - NEWS - Por Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez.

La Se­ma­na San­ta es una fies­ta vi­va, sus­cep­ti­ble de trans­for­mar­se en vir­tud de su tiem­po. La his­to­ria de la ciu­dad pue­de leer­se en los ava­ta­res de sus her­man­da­des, lo que de­mues­tra que la gran fies­ta de Se­vi­lla no es una re­li­quia de su pa­sa­do sino una ce­le­bra­ción ani­ma­da, con vi­da. Y co­mo tal, la mano del hom­bre ha si­do im­pres­cin­di­ble pa­ra orien­tar­la en una di­rec­ción u otra. Ar­zo­bis­pos que, con sus de­ci­sio­nes, apli­ca­ron nue­vas re­glas que mo­di­fi­ca­ron tra­di­cio­nes; ar­tis­tas que tra­za­ron un nue­vo ca­mino plás­ti­co por el que lle­gar a Dios; per­so­na­jes y per­so­na­li­da­des que desa­rro­lla­ron un pa­pel cla­ve pa­ra cam­biar las co­sas… Po­si­ble­men­te ha­ya mu­chos más y to­do no sea siem­pre obra de uno so­lo sino de un con­tex­to, pe­ro aquí va un re­su­men de las diez per­so­nas que tu­vie­ron en su mano cam­biar la Se­ma­na San­ta. Y lo con­si­guie­ron…

1.- Fer­nan­do Ni­ño de Gue­va­ra. El im­pul­sor de la Ca­rre­ra Ofi­cial. Cuan­do lo nom­bran ar­zo­bis­po de Se­vi­lla en 1601, las es­ta­cio­nes de pe­ni­ten­cia ne­ce­si­ta­ban una re­ge­ne­ra­ción y, so­bre to­do, un or­den que aca­ba­ra con los en­fren­ta­mien­tos que se pro­du­cían en­tre las pro­pias co­fra­días cuan­do am­bas coincidían en un mis­mo pun­to, ha­bien­do de di­ri­mir cuál de­bía de pa­sar pri­me­ro. Las co­fra­días cul­mi­na­ban sus es­ta­cio­nes en hu­mi­lla­de­ros, hos­pi­ta­les, tem­plos ve­ci­nos y al­gu­nas lo ha­cían a la Ca­te­dral. Pa­ra or­de­nar­las y so­me­ter­las a su dis­ci­pli­na con­vo­ca en 1604 un sí­no­do dio­ce­sano cu­ya con­clu­sión más re­le­van­te es la obli­ga­to­rie­dad de que to­das las her­man­da­des cul­mi­nen sus es­ta­cio­nes de pe­ni­ten­cia en la Ca­te­dral de Se­vi­lla, mien­tras las de Tria­na lo ha­rían en la Pa­rro­quia de San­ta Ana. Es, por tan­to, el im­pul­sor de la Ca­rre­ra Ofi­cial que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días. 2.- Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés. El dios de la Ma­de­ra. Ser el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la es­cue­la se­vi­lla­na de ima­gi­ne­ría con­vier­te a Mar­tí­nez Mon­ta­ñés y su ta­ller en fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra esas nue­vas ta­llas que emer­gen en la Se­ma­na San­ta se­vi­lla­na a raíz del Con­ci­lio de Tren­to. En Tren­to se de­ter­mi­na po­ten­ciar el uso de las imá­ge­nes y en la ple­na eclo­sión del ba­rro­co –con evo­ca­cio­nes, to­da­vía, re­na­cen­tis­tas– Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés crea el pro­to­ti­po de Na­za­reno de la Se­ma­na San­ta an­da­lu­za con la ima­gen del Se­ñor de Pa­sión. Si bien tra­ba­jó más pa­ra con­ven­tos y mo­nas­te­rios que pa­ra las co­fra­días, su es­te­la vino a de­ter­mi­nar una lí­nea en la ma­ne­ra de ta­llar imá­ge­nes que se si­gue re­pi­tien­do en nues­tros días sien­do, a su vez, el maes­tro del gran es­cul­tor de la Se­ma­na San­ta se­vi­lla­na: Juan de Me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.