Mu­ri­llo vio na­cer la Se­ma­na San­ta

Có­mo evo­lu­cio­na­ron las co­fra­días a lo lar­go de la vi­da del ge­nio de la pin­tu­ra

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por An­to­nio Cat­to­ni.

Du­ran­te que­dan con­fi­gu­ra­dos los 65 años de los exis­ten­cia gran­des hi­tos de Bar­to­lo­mé ar­tís­ti­cos Es­te­ban y de­vo­cio­na­les Mu­ri­llo de (1617-1682) nues­tra Se­ma­na San­ta. So­lo dos años des­pués de su na­ci­mien­to Juan de Me­sa co­men­za­ba su pe­rio­do de ma­yor crea­ti­vi­dad con el Cris­to de la Con­ver­sión, eta­pa que ter­mi­na­ría con la he­chu­ra del Gran Po­der. Los Ocam­po y Mar­tí­nez Montañés es­ta­ban en ple­na ac­ti­vi­dad. Y tan so­lo un mes des­pués de su muer­te Ruiz Gijón en­tre­ga­ba a los her­ma­nos del Pa­tro­ci­nio su Cris­to de la Ex­pi­ra­ción, cul­men del ba­rro­co es­cul­tó­ri­co uni­ver­sal. He­mos ima­gi­na­do có­mo pu­die­ron ser sus Se­ma­nas San­tas gra­cias a los anales de Juan Ca­rre­ro.

La Sevilla a la que lle­gó Mu­ri­llo vi­vía para me­drar y para re­zar. La gran ur­be del oc­ci­den­te cris­tiano con­ta­ba con trein­ta y tres con­ven­tos de frai­les y vein­ti­sie­te de mon­jas. Es­ta­ba en ple­na ebu­lli­ción de fie­bre in­ma­cu­lis­ta. Di­cen las cró­ni­cas que cuan­do el ar­ce­diano Ma­teo Váz­quez de Le­ca lle­gó de Ro­ma con el bre­ve proin­ma­cu­lis­ta de Pa­blo V, una mul­ti­tud de diez mil per­so­nas se echó a la ca­lle de for­ma es­pon­tá­nea para ce­le­brar­lo. Los ojos de la ciu­dad se vol­vían al San­to Cris­to de San Agus­tín, par­ti­cu­lar­men­te en épo­cas de se­quías y epi­de­mias. La re­li­gión for­ma­ba par­te de la vi­da co­ti­dia­na y por ello la Se­ma­na San­ta es­ta­ba mar­ca­da con el ro­jo de los días gran­des en el ca­len­da­rio.

Po­de­mos ha­cer­nos una idea de có­mo eran las Se­ma­nas San­tas del ni­ño Mu­ri­llo gra­cias a la pri­me­ra nó­mi­na de co­fra­días co­no­ci­da. Cuan­do el pin­tor con­ta­ba con tan so­lo cua­tro años, la ce­le­bra­ción cons­ta­ba de tres jor­na­das. El Miér­co­les San­to sa­lían seis her­man­da­des, en­tre ellas al­gu­nas hoy ex­tin­gui­das co­mo las Vir­tu­des de San Agus­tín. El Jue­ves San­to pro­ce­sio­na­ron tre­ce co­fra­días, en­tre ellas el La­va­to­rio de Cris­to y Nues­tra Se­ño­ra del Pó­pu­lo de San­ta Ma­ría la Blan­ca. So­lo tres her­man­da­des te­nían per­mi­so para salir de no­che, a par­tir de las nue­ve: La An­ti­gua de San Pa­blo, Pa­sión de la Mer­ced y la Vera Cruz de San Fran­cis­co. Y el Vier­nes San­to rea­li­za­ban es­ta­ción de pe­ni­ten­cia do­ce co­fra­días en­tre las que sa­lían al ama­ne­cer del día y las que lo ha­cían a par­tir de la una de la tar­de. A ellas se su­ma­ban otras cin­co co­fra­días en el ba­rrio de Tria­na que ha­cían es­ta­ción en la pa­rro­quia de San­ta Ana.

Las co­fra­días en tiem­pos de Mu­ri­llo

Te­ne­mos que ima­gi­nar unos cor­te­jos di­fe­ren­tes. Las imá­ge­nes pro­ce­sio­na­ban so­bre ‘ta­ri­mi­llas’ cu­ya for­ma ar­qui­tec­tó­ni­ca era co­no­ci­da co­mo de ‘me­dia ca­ña’. Es­ta­ban exor­na­das con un ca­la­do pro­pio del gus­to de la épo­ca. Hablamos de una al­tu­ra de 75 cen­tí­me­tros, ca­si un me­tro y me­dio de an­cho y 2,40 me­tros de cos­te­ro. Así por ejem­plo era el pa­so que la her­man­dad del Dul­ce Nom­bre de Je­sús en­car­ga­ba a Pedro Ca­ma­cho y Pedro Rol­dán en 1665. Sa­be­mos que en aque­lla épo­ca una cua­dri­lla de cos­ta­le­ros co­bra­ba 77 reales por sa­car los dos pa­sos de cual­quier co­fra­día. Es lo que de he­cho co­bró la de Cris­tó­bal Pé­rez en 1641.

Mu­ri­llo se­ría par­ti­cu­lar­men­te cer­cano por pro­xi­mi­dad de su do­mi­ci­lio na­tal a la her­man­dad de Pa­sión. Una co­fra­día que se or­ga­ni­za­ba a las 4.00 de la ma­ña­na en la ca­sa Gran­de de la Mer­ced. La Ima­gen del Se­ñor de Pa­sión es coe­tá­nea del pro­pio Mu­ri­llo pues­to que se es­ti­ma que Montañés la ta­lló no más allá de 1616. Y lo ve­ría pro­ce­sio­nar so­bre unas ri­cas an­das rea­li­za­das en ca­rey y pla­ta a hom­bros de sus her­ma­nos y co­fra­des. Tam­bién sien­do un ni­ño pu­do ver a la her­man­dad del Tras­pa­so con aquel na­za­reno nue­vo ta­lla­do en 1620 ha­cer es­ta­ción de pe­ni­ten­cia des­de la Igle­sia del Va­lle al tem­plo de la Tri­ni­dad o al Con­ven­to de San Agus­tín. Aque­llos her­ma­nos de luz con tú­ni­ca ne­gra y es­ca­pu­la­rio de anas­co­te acom-

pa­ña­ban por pri­me­ra vez al Gran Po­der de Juan de Me­sa.

La de Mu­ri­llo fue una épo­ca de enor­me mo­vi­li­dad y cam­bios en las her­man­da­des. La Lan­za­da sa­lía de San Ni­co­lás has­ta 1670 en que se fue a San Ba­si­lio. La Co­lum­na y Azo­tes de San An­drés a San Pedro y de allí a los Ter­ce­ros, es­tre­chan­do sus la­zos con la pri­me­ra fá­bri­ca de ta­ba­cos de la ciu­dad. La her­man­dad de Mon­te­sión ha­cía su es­ta­ción con un cru­ci­fi­ca­do de pas­ta co­no­ci­do co­mo el cris­to de la Sa­lud y la Vir­gen del Ro­sa­rio lle­va­ba un man­to úni­co en Sevilla, con una bor­da­du­ra de oro en to­da su cir­cun­fe­ren­cia.

Ni­ños en el cor­te­jo

Mu­ri­llo ve­ría la es­ta­ción de dis­ci­pli­na de la her­man­dad del Dul­ce Nom­bre de Je­sús la tar­de del Jue­ves San­to, y en su cor­te­jo a las amas de cría jun­to a los ni­ños de la ca­sa de ex­pó­si­tos que ellas ama­man­ta­ban. Ni­ños que pro­ba­ble­men­te ins­pi­ra­rían sus cua­dros de pí­ca­ros ca­lle­je­ros. Y ve­ría ba­jo pa­lio al Di­vi- no Ni­ño de es­ta cor­po­ra­ción, co­no­ci­do co­mo ‘El ni­ño per­di­do’ y a la ima­gen de la Vir­gen de la En­car­na­ción que Mar­tí­nez Montañés ta­lló por­que “un ni­ño de tan aven­ta­ja­da es­cul­tu­ra ne­ce­si­ta­ba una ma­dre co­rres­pon­dien­te”, se­gún Félix Gon­zá­lez de León.

Po­dría ha­ber vis­to salir la pro­ce­sión del Dul­cí­si­mo Je­sús Na­za­reno de San An­to­nio Abad a las seis de la ma­ña­na del Vier­nes San­to por la puer­ta de la ca­lle de las Ar­mas. Y ve­ría aque­lla cruz de ca­rey que ha­bía que sus­pen­der con unas argollas para co­lo­car­la de nue­vo so­bre los hom­bros de la ima­gen del Na­za­reno en la mis­ma ca­lle. En­ton­ces la Vir­gen sa­lía ba­jo un pa­lio mo­ra­do bor­da­do en oro. Es­ta co­fra­día te­nía en épo­ca de Mu­ri­llo un cor­te­jo de más de se­te­cien­tas per­so­nas, la mi­tad de ellas, mujeres. Pe­ni­ten­tes que se sol­ta­ban la co­la de la tú­ni­ca en la ca­lle Gé­no­va y no se la vol­vían a re­co­ger has­ta en­tra­dos en la pla­za del Sal­va­dor. Y Mu­ri­llo pu­do en­con­trar­se en­tre sus fi­las con la mi­ra­da de Juan de Me­sa.

Aque­llas co­fra­días que Mu­ri­llo pu­do con­tem­plar eran dis­tin­tas. La Soledad sa­lía des­de el con­ven­to del Car­men con dos pa­sos: uno con la San­ta Cruz y otro con la Vir­gen ba­jo pa­lio. En 1621 ima­gi­na­mos a Mu­ri­llo vien­do salir por pri­me­ra vez en es­ta­ción de pe­ni­ten­cia al Cris­to del Amor, en la tar­de del Miér­co­les San­to. Tam­bién pu­do ver a la Ca­rre­te­ría de ma­dru­ga­da con un cor­te­jo de ro­ma­nos. Y asis­ti­ría al es­treno de su mis­te­rio, que hu­bo de ter­mi­nar Pedro Rol­dán des­pués de que su yerno Luis An­to­nio de los Arcos in­cum­plie­ra el con­tra­to. En­ton­ces la tar­de del Jue­ves San­to ha­cia su es­ta­ción la Tri­ni­dad, en un pa­so en el que Je­sús cru­ci­fi­ca­do de­rra­ma­ba cin­co hi­los de san­gre de ca­da una de sus lla­gas, hi­los que re­co­gía la Mag­da­le­na arro­di­lla­da en un cá­liz.

La Ma­ca­re­na con sus ar­maos

Mu­ri­llo se­ría tes­ti­go de la me­ta­mor­fo­sis ma­ca­re­na. En 1623 los co­fra­des de la Es­pe­ran­za ha­cían es­ta­ción jun­to a los de la Hu­mil­dad y Pa­cien­cia des­de los

Ba­si­lios. Cuan­do Bar­to­lo­mé te­nía 11 años se au­to­ri­zó a la Es­pe­ran­za a salir so­la por pri­me­ra vez, lo que des­en­ca­de­nó un ro­sa­rio de plei­tos con los co­fra­des de la Hu­mil­dad. En aque­llos tiem­pos los co­fra­des de la pro­ce­sión eran de cua­tro ti­pos: los de luz, los de san­gre, los de pe­ni­ten­cia y los ‘de lo­ba’, que eran los por­ta­do­res de in­sig­nias y al­gu­nos que que­rían di­fe­ren­ciar­se de los de­más y que ves­tían un tra­je de lu­to mo­ra­do. La her­man­dad fue cre­cien­do y trans­for­mán­do­se a lo lar­go de la vi­da del pin­tor. En vi­da de nues­tro pin­tor se in­cor­po­ra la Sen­ten­cia que die­ron a Cris­to, con su gru­po de ro­ma­nos. En 1658 te­ne­mos los pri­me­ros da­tos de la pre­sen­cia de es­tos ‘pre­to­ria­nos de Pi­la­to’.

Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar a las gran­des co­fra­días de su tiem­po: El San­to Cru­ci­fi­jo de San Agus­tín se­guía ha­cien­do es­ta­ción a la Cruz del Cam­po, aun­que des­pués se le im­pu­so que fue­ra a la Ca­te­dral co­mo las de­más. Mu­ri­llo se­ría tes­ti­go de las ro­ga­ti­vas al Cris­to y de la pro­ce­sión so­lem­ne para pe­dir­le que aca­be la pes­te de 1649 en la que mue­ren unas dos­cien­tas mil per­so­nas, en­tre ellos el fi­dias an­da­luz Juan Mar­tí­nez Montañés.

La otra gran co­fra­día de la épo­ca de Mu­ri­llo se­ría la de la Vera Cruz de San Fran­cis­co, una her­man­dad que te­nía enor­mes ren­tas de 14 mil du­ca­dos anua­les y que em­plea­ba en do­tes para don­ce­llas po­bres, li­mo­nas y cul­tos. Para ella pin­tó en 1652 el lien­zo de la In­ma­cu­la­da con Fray Juan de Qui­rós, que es­ta­ba ubi­ca­do so­bre el ar­co de en­tra­da de su ca­pi­lla y hoy se ex­po­ne en el pa­la­cio ar­zo­bis­pal. Pe­ro el ge­nio

tam­bién tra­ba­jó para otra co­fra­día se­vi­lla­na: la del Mu­seo. Para los co­fra­des de la Ex­pi­ra­ción pin­tó en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta el cua­dro de la Re­su­rrec­ción que fue ex­po­lia­do por Soult en 1810 y que hoy se en­cuen­tra en la Real Aca­de­mia de San Fer­nan­do de Ma­drid.

A lo lar­go de su vi­da Mu­ri­llo vio na­cer imá­ge­nes co­mo Cris­to des­cen­di- do de la Cruz para la Mor­ta­ja de San­ta Ma­ri­na (1667) o el cru­ci­fi­ca­do para la Es­cue­la de Cris­to de la Natividad que hoy es el de San Bernardo (1669). Ve­ría fu­sio­nar­se nu­me­ro­sas her­man­da­des co­mo la Es­tre­lla y las Pe­nas de Tria­na (1674). Co­mo sa­be­mos, el pin­tor de la In­ma­cu­la­da fa­lle­ce­ría co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te la­bo­ral en 1682, so­lo un mes an­tes de que Fran­cis­co An­to­nio Ruiz Gijón en­tre­ga­ra a los her­ma­nos del Pa­tro­ci­nio la im­pre­sio­nan­te ima­gen del Cris­to de la Ex­pi­ra­ción. De es­ta ma­ne­ra po­de­mos afir­mar que a lo lar­go de la vi­da del ge­nial ar­tis­ta que­da prác­ti­ca­men­te con­fi­gu­ra­da la esen­cia de la Se­ma­na San­ta tal y co­mo hoy al co­no­ce­mos.

El Cris­to de San Agus­tín era la prin­ci­pal de­vo­ción de aque­lla Sevilla que Mu­ri­llo co­no­ció. En 1655 se atri­bu­yó a su in­ter­ven­ción que la flo­ta de In­dias sa­lie­ra ile­sa de un ata­que in­glés.

El Cris­to del Man­da­to de la ex­tin­gui­da Her­man­dad del La­va­to­rio y Pó­pu­lo en la ca­pi­lla de San­ta Ma­ría la Blan­ca, des­de don­de sa­lían en es­ta­ción de pe­ni­ten­cia en tiem­pos de Mu­ri­llo.

En tiem­pos de Mu­ri­llo los Ocam­po ha­bían al­can­za­do la ple­ni­tud de su ca­rre­ra. En 1642 el Cris­to de los ne­gros es­tre­na­ba pa­so y la Vir­gen un ves­ti­do de da­mas­co azul de la Chi­na. Es­te co­lor era el sím­bo­lo con­cep­cio­nis­ta por ex­ce­len­cia.

Mu­ri­llo ve­ría en la ca­lle pa­sos co­mo és­te. El de Je­sús Na­za­reno de San An­to­nio Abad no ca­bía por la puer­ta de la ca­lle de las Ar­mas y ha­bía que re­ti­rar­le la cruz de ca­rey para que pu­die­ra pa­sar ba­jo el ar­co. La pin­tu­ra es una obra anó­ni­ma del si­glo XVII.

La her­man­dad de la An­ti­gua de San Pa­blo era una de las más po­de­ro­sas en tiem­pos de Mu­ri­llo. Tu­vo du­ran­te un tiem­po el pri­vi­le­gio de ser una de las po­cas que rea­li­za­ban su es­ta­ción tras la caí­da del sol.

Mu­ri­llo acu­día a la an­ti­gua pa­rro­quia de San­ta Cruz a con­tem­plar el des­cen­di­mien­to de Pedro de Cam­pa­ña. Allí es­ta­ba el cru­ci­fi­ca­do que si­glos des­pués se con­ver­ti­ría en el ti­tu­lar de la her­man­dad de San­ta Cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.