Mu­ri­llo co­fra­de de Vera+Cruz

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ju­lio Ma­yo.

Es­te año que co­mien­za con­me­mo­ra­mos el 400 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to del pin­tor se­vi­llano, Bar­to­lo­mé Es­te­ban Mu­ri­llo. Por es­ta ra­zón, re­sul­ta su­ges­ti­vo po­der abor­dar la fa­ce­ta del maes­tro co­mo her­mano de la an­ti­gua co­fra­día de la Vera Cruz, es­ta­ble­ci­da en su ca­pi­lla del con­ven­to «ca­sa-gran­de» de San Fran­cis­co. Aqué­lla co­men­zó a cons­truir­se an­tes de 1400, por miem­bros de la Or­den Ter­ce­ra de se­gla­res fran­cis­ca­nos. A me­dia­dos del si­glo XV, su her­man­dad es­ta­ba ya cons­ti­tui­da for­mal­men­te. A ella per­te­ne­cie­ron mu­chos ca­ba­lle­ros Vein­ti­cua­tro (con­ce­ja­les del ayun­ta­mien­to), du­ran­te va­rios si­glos. In­clu­so lle­gó a ser her­mano has­ta el pro­pio rey Fe­li­pe II.

Uno de los te­so­ros do­cu­men­ta­les más va­lio­sos que to­da­vía con­ser­va, son las re­glas de 1631, que ilu­mi­nó el maes­tro Juan de He­rre­ra, her­mano de He­rre­ra el Vie­jo, que hoy se con­ser­van en la Bi­blio­te­ca Uni­ver­si­ta­ria de la His­pa­len­se. Sus ca­pí­tu­los or­de­nan que la es­ta­ción pe­ni­ten­cial se efec­tua­se el Jue­ves San­to. A las diez de la no­che, un buen nú­me­ro de pe­ni­ten­tes iban dis­ci­pli­nán­do­se con fla­ge­los, jun­to a los lla­ma­dos de luz, que por­ta­ban ci­rios. La pro­ce­sión vi­si­ta­ba, en pri­mer lu­gar, el Sa­gra­rio del con­ven­to de San Fran­cis­co, el de la Ca­te­dral y los del Sal­va­dor, la Mag- da­le­na y San Pa­blo. La re­co­gi­da no se pro­du­cía has­ta la 1 de la ma­dru­ga­da.

En la ca­rre­ra ar­tís­ti­ca de Mu­ri­llo, el pri­mer pa­go que es­tá do­cu­men­ta­do de un tra­ba­jo su­yo es el que re­ci­bió de Vera Cruz, el 12 de agos­to del año 1652, por ha­ber pin­ta­do una In­ma­cu­la­da Con­cep­ción y el pa­dre fran­cis­cano fray Juan de Qui­rós, jun­to a ella. En es­ta mis­ma ca­pi­lla exis­tía ya una In­ma­cu­la­da, pin­ta­da por He­rre­ra el Vie­jo, en 1614, que hoy se con­ser­va en el Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal. En es­ta apa­re­cen unas don­ce­llas huér­fa­nas en la par­te in­fe­rior, de tra­zas ar­cai­zan­tes. La her­man­dad de la Vera Cruz ha­bía re­cla­ma­do a Mu­ri­llo que in­clu­ye­ra el cua­dro de la In­ma­cu­la­da, ex­pre­sa­men­te, en a Qui­rós, au­tor de Los Mis­te­rios y Glo­rias de la Rei­na de los Án­ge­les, pu­bli­ca­da en 1651.

Vera Cruz le pa­gó 2.500 reales des­pués de ha­ber­le en­car­ga­do Blas de He­rre­ra, di­cho cua­dro. El lien­zo se pu­so en­ci­ma de una puer­ta de hie­rro que te­nía la ca­pi­lla co­mo en­tra­da. Es­te do­cu­men­to, que obra en po­der de la pro­pia her­man­dad, lo dio a co­no­cer Mon­to­to en 1923. Es un tes­ti­mo­nio pro­ba­to­rio de la ad­mi­ra­ción de Mu­ri­llo por los fran­cis­ca­nos, des­pués de que en una pri­me­ra eta­pa de su ju­ven­tud hu­bie­se es­ta­do ape­ga­do a los do­mi­ni­cos.

Apun­ta­do co­mo her­mano

Unos años an­tes de for­mu­lar su en­tra­da co­mo co­fra­de cru­ce­ro, ha­bía pin­ta­do tam­bién la In­ma­cu­la­da que co­no­ce­mos co­mo la Co­lo­sal, cu­yo mo­nu­men­tal lien­zo pue­de con­tem­plar­se en el Mu­seo de Bellas Ar­tes. Las apor­ta­cio­nes mu­ri­lles­cas a la de­fi­ni­ción ico­no­grá­fi­ca de la In­ma­cu­la­da re­sul­ta­ron fun­da­men­ta­les. Exis­tía una es­tre­cha cer­ca­nía en­tre Mu­ri­llo y los pa­dres se­rá­fi­cos. En 1651 en­tró co­mo her­mano de Vera Cruz fray Juan de Qui­rós, cu­yo per­so­na­je de­jó in­mor­ta­li­za­do Mu­ri­llo en el cua­dro an­tes re­se­ña­do. Qui­rós es­ta­ba en­car­ga­do de di­rec­cio­nar las cam­pa­ñas mi­sio­na­les con las que los frai­les mi­sio­ne­ros mar­cha­ban a evan­ge­li­zar Amé­ri­ca. La pro­pia her­man­dad su­fra­gó los gas­tos del lien­zo que reali­zó Mu­ri­llo de la In­ma­cu­la­da y Qui­rós, co­mo au­tor de im­por­tan­tes obras teo­ló­gi­cas y uno de sus her­ma­nos más sig­ni­fi­ca­ti­vos. La ad­mi­ra­ción que Mu­ri­llo sen­tía por es­te ma­rió­lo­go le lle­vó, muy pro­ba­ble­men­te, a de­can­tar­se por ins­cri­bir­se co­mo her­mano de Vera Cruz, el 3 de ma­yo de 1653. Nues­tro ami­go e inol­vi­da­ble pre­go­ne­ro, Ra­fael de Ga­briel, her­mano de Vera Cruz, nos ha ayu­da­do a com­pro­bar en el Li­bro de her­ma­nos

de la Co­fra­día, la fi­lia­ción del ar­tis­ta. Así cons­ta asen­ta­do: «Bar­to­lo­mé

Mu­ri­llo, maes­tro pin­tor, se asen­tó por her­mano de luz de es­ta san­ta co­fra­día en 3 de ma­yo de 1653 años. Pa­gó la en­tra­da los años 1654, 1655, 1656 y 1657». El año en el que se apun­tó, se pro­cla­ma­ron nuevos vo­tos de ju­ra­men­to a fa­vor del mis­te­rio de la con­cep­ción de Ma­ría sin pe­ca­do ori­gi­nal. El fra­gor in­ma­cu­lis­ta con­tri­bu­yó a ele­var el cul­to ma­riano en la ciu­dad y a au­men­tar las prác­ti­cas de­vo­tas de re­li­gio­si­dad po­pu­lar.

Otro co­fra­de de Vera Cruz que pu­do ha­ber­le pe­di­do a Mu­ri­llo ha­cer­se her­mano fue, don Jo­sé Vei­tia Li­na­ge, con­ta­dor de la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción y ma­ri­do de su so­bri­na To­ma­sa Mu­ri­llo. El in­flu­yen­te Vei­tia lo era ya des­de 1646. Pre­ci­sa­men­te, fue él quien me­dió en los pa­gos que Vera Cruz le sa­tis­fi­zo al pin­tor, por el en­car­go del re­fe­ri­do cua­dro de la In­ma­cu­la­da de­di­ca­da a fray Juan de Qui­rós. Sin em­bar­go, el es­treno co­fra­de de Mu­ri­llo no se pro­du­jo en el seno de Vera Cruz. Lo hi­zo diez años an­tes, en 1644, al ha­cer­se her­mano de la de Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio del con­ven­to do­mi­ni­co de San Pa­blo. Y unos años des­pués de es­tar en Vera Cruz, con­cre­ta­men­te en 1657, in­ter­vino en el al­qui­ler de una se­rie de tú­ni­cas para los co­fra­des de Mon­te­sión. Fa­ci­li­tó há­bi­tos para la pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta, se­gún un ex­pe­dien­te del Archivo del Ar­zo­bis­pa­do. El do­cu­men­to de­ta­lla que se le abo­na­ron 562 reales de vellón «por el al­qui­ler de las tú­ni­cas de san­gre y de luz que dio para la es­ta­ción de el Jue­ves San­to».

El «bue­nis­mo» del ideal fran­cis­cano, tan im­preg­na­do en la obra de Bar­to­lo­mé Es­te­ban Mu­ri­llo, en­ca­rri­ló al ar­tis­ta des­de sus pri­me­ras In­ma­cu­la­das ha­cia unos de­rro­te­ros, en los que tu­vo una in­ci­den­cia ca­pi­tal el apos­to­la­do de fer­vor po­pu­lar de­pa­ra­do por co­fra­días, co­mo la de Vera Cruz. Ello nos ayu­da a va­lo­rar el pa­pel tan im­por­tan­te que nues­tras her­man­da­des pe­ni­ten­cia­les desem­pe­ña­ron en la re­no­va­ción de mul­ti­tud de ma­ti­ces aco­me­ti­dos por la pro­pia Igle­sia en el si­glo XVII.

Na­za­reno de la Her­man­dad de Vera+Cruz.

Mis­te­rio de la Ora­ción en el Huer­to.

Lig­num Cru­cis de la Her­man­dad de la Vera+Cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.