Los mu­seos de la Se­ma­na San­ta

Ade­más del recién inau­gu­ra­do de la Es­pe­ran­za de Tria­na, las her­man­da­des de la Ma­ca­re­na y el Ca­cho­rro mues­tran su pa­tri­mo­nio al pú­bli­co. Una gran ma­yo­ría lo tie­ne ex­pues­to pe­ro hay que con­cer­tar vi­si­tas.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ja­vier Ma­cías.

Mu­cho se ha ha­bla­do en los úl­ti­mos años de la ne­ce­si­dad de crear un mu­seo de la Se­ma­na San­ta en el que ins­ti­tu­cio­nes tan im­por­tan­tes para la ciu­dad co­mo las co­fra­días mues­tren su pa­tri­mo­nio a quie­nes nos vi­si­tan. Aun­que el Con­se­jo y el Ayun­ta­mien­to si­guen tra­ba­jan­do en la bús­que­da de una ubi­ca­ción fac­ti­ble, la ma­yo­ría de las her­man­da­des ex­po­nen ya sus en­se­res de una u otra for­ma. El pa­sa­do mes de no­viem­bre, la Es­pe­ran­za de Tria­na inau­gu­ró su te­so­ro de­vo­cio­nal, del que da cuen­ta Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez en es­te nú­me­ro de Pa­sión en Sevilla. La cor­po­ra­ción de la ca­lle Pu­re­za es la úni­ca, jun­to con la Ma­ca­re­na y el Ca­cho­rro, que tie­ne abier­to al pú­bli­co su mu­seo y sa­ca ren­ta­bi­li­dad de ello.

El res­to, en su gran ma­yo­ría, tam­bién tie­ne sa­las de ex­po­si­ción, al­gu­nas de ellas muy im­por­tan­tes, don­de in­clu­so se pue­den ver los pa­sos y man­tos, pe­ro no son de li­bre ac­ce­so. En su lu­gar, re­quie­ren de la con­cer­ta­ción de vi­si­tas ya sea para gru­pos o in­di­vi­dual­men­te.

El Ca­cho­rro

Fue el pri­mer mu­seo abier­to al pú­bli­co de las her­man­da­des de Sevilla. Anexo a la ba­sí­li­ca, cuen­ta con tres plan­tas en las que, ade­más del pa­so de Cris­to, apa­re­cen en vi­tri­nas to­dos los en­se­res que ca­da Vier­nes San­to se po­nen en la ca­lle así co­mo otros que no for­man par­te de la co­fra­día, co­mo pue­den ser el ta­piz del cru­ci­fi­ca­do por el puen­te, pro­pie­dad del Du­que de Se­gor­be; el man­to de cor­te de Amelia de Por­tu­gal; una In­ma­cu­la­da ce­rá­mi­ca po­li­cro­ma­da; la ‘Ore­ja de Oro’ que ga­nó Juan Bel­mon­te en la Fe­ria de Li­ma; un im­pre­sio­nan­te re­ta­blo ce­rá­mi­co de la fa­mi­lia Rol­dán; o una co­pia del con­tra­to de Ruiz Gijón para ta­llar al Cris­to. Por su par­te, ade­más del pa­so del Se­ñor de la Ex­pi­ra­ción, de la co­fra­día se ex­po­ne to­das las pie­zas de bor­da­do y or­fe­bre­ría que com­po­nen el pa­so de pa­lio, así co­mo las in­sig­nias y la co­ro­na de oro de 1974 y las po­ten­cias del Cris­to, en­tre otras.

Su her­mano ma­yor, Mar­co An­to­nio Ta­la­ve­ra, ex­pli­ca que la cor­po­ra­ción ha lle­ga­do a acuer­dos con em­pre­sas tu­rís­ti­cas para fo­men­tar las vi­si­tas al mis­mo.

La Ma­ca­re­na

Es, sin lu­gar a du­das, el más im­por­tan­te en cuan­to a ta­ma­ño y nú­me­ro de vi­si­tan­tes. Fue inau­gu­ra­do en 2009 tras una am­bi­cio­sa in­ter­ven­ción lle­va­da a ca­bo por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra de Ela­dio de León, que

su­pu­so una in­ver­sión de 1,2 mi­llo­nes de eu­ros. El mu­seo de la Ma­ca­re­na se ha con­ver­ti­do en es­tos años en el segundo más vi­si­ta­do de la ciu­dad.

El es­pa­cio cuen­ta con 800 me­tros cua­dra­dos di­vi­di­dos en tres plan­tas y no es una me­ra ex­po­si­ción de en­se- res, sino que es pio­ne­ro en se­guir un cri­te­rio ex­po­si­ti­vo en el que par­ti­ci­pó un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar, coor­di­na­dos por el mu­seó­lo­go Ja­vier Ro­drí­guez Bar­be­rán.

Su ar­qui­tec­to, Ela­dio de León –que tam­bién ha rea­li­za­do el Mu- seo del Ro­cío–, re­cuer­da que «an­tes lo que ha­bía era una sa­la de ex­po­si­ción, pe­que­ña y que no te­nía nin­gu­na me­di­da de ac­ce­si­bi­li­dad». Por ello, plan­teó dos me­di­das im­pres­cin­di­bles: «Fa­ci­li­tar su ac­ce­so y mo­der­ni­zar y pre­sen­tar me­jor la

con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio de la her­man­dad, que an­tes no era ade­cua­do». Tras ello, se plan­teó un dis­cur­so mu­seís­ti­co: «¿Qué que­re­mos con­tar y có­mo? Fi­nal­men­te, de­ci­di­mos qui­tar la tien­da don­de es­ta­ba y po­ner ahí la en­tra­da del mu­seo. En la an­ti­gua ca­pi­lle­ría, ins­ta­la­mos un as­cen­sor y dis­tri­bui­mos las tres sa­las de la si­guien­te ma­ne­ra: en la plan­ta baja, la his­to­ria de la her­man­dad has­ta el si­glo XX. En la plan­ta segunda (va por ese or­den), la his­to­ria a par­tir del si­glo XX con la co­ro­na­ción, los sucesos de 1936 ex­po­nien­do el ca­jón don­de se es­con­dió a la Vir­gen, y tam­bién la pro­ce­sión en la ca­lle, con un gran plano del re­co­rri­do y una pe­lí­cu­la de la es­ta­ción de pe­ni­ten­cia». Por úl­ti­mo, la pri­me­ra plan­ta. «Te­nía­mos cla­ro que te­nía­mos que mon­tar los tres pa­sos. Por ello, co­mo ele­men­to fi­na­li­za­dor de la vi­si­ta, qui­si­mos que el pa­so de mis­te­rio y el pa­lio es­tu­vie­ran uno de­trás de otro». En esa mis­ma sa­la, ade­más, se pue­de con­tem­plar la co­ro­na de oro o los man­tos de sa­li­da.

Para me­jo­rar la con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio, Ela­dio de León cuen­ta que se en­car­gó un es­tu­dio al IAPH cu­yo in­for­me re­co­men­da­ba que «to­dos los ele­men­tos de te­la de­bían es­tar in­cli­na­dos para que no se des­ga­rra­ran». Asi­mis­mo, se pu­so vi­drio de se­gu­ri­dad, cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, sen­so­res de mo­vi­mien­to y ma­de­ra de ma­te­ria­les no­bles, ade­más de una ilu­mi­na­ción no muy in­ten­sa.

Otras her­man­da­des

Otras co­fra­días tie­nen gran­des sa­las de ex­po­si­ción aun­que ce­rra­das al pú­bli­co si no es pre­via con­cer­ta­ción de vi­si­tas. Son los ca­sos de la Hi­nies­ta, la Es­tre­lla, la Amar­gu­ra, Re­den­ción, San Gon­za­lo, San Be­ni­to, la Sed, San Bernardo, Ci­ga­rre­ras, Pa­sión, el Si­len­cio, el Gran Po­der, la Ca­rre­te­ría, la O o la Mor­ta­ja. A és­tas se le su­man otras 25, al me­nos, que tam­bién tie­nen su pa­tri­mo­nio en vi­tri­nas para su con­tem­pla­ción para quien vi­si­te su ca­sa her­man­dad.

En el ca­so del Gran Po­der, la her­man­dad ha ad­qui­ri­do re­cien­te­men­te unos in­mue­bles con­ti­guos a las de­pen­den­cias de la ba­sí­li­ca que per­mi­ti­rán en un fu­tu­ro am­pliar la ca­sa her­man­dad. El her­mano ma­yor, Félix Ríos, ex­pli­ca que «se va a re­plan­tear la zo­na ex­po­si­ti­va pe­ro aún no hay na­da de­fi­ni­do». De mo­men­to, en la ca­sa de la ca­lle Hernán Cor­tés, los gru­pos que con­cier­ten sus vi­si­tas pue­den con­tem­plar los dos pa­sos mon­ta­dos y unas vi­tri­nas con los en­se­res de la co­fra­día.

Por úl­ti­mo, los Gi­ta­nos es­tá re­ma­tan­do las obras de su ca­sa her­man­dad, ane­xa al san­tua­rio, don­de tam­bién se po­drá con­tem­plar una gran sa­la de ex­po­si­ción.

Tra­se­ra del pa­lio de Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za Ma­ca­re­na.

Sa­yas de Nues­tra Se­ño­ra del Pa­tro­ci­nio.

Sa­la de ex­po­si­ción de la Her­man­dad del Ca­cho­rro.

Pa­so de Nues­tro Pa­dre Je­sús del Gran Po­der.

Pa­lio de la Vir­gen del Ma­yor Do­lor y Tras­pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.