Un te­so­ro para la Es­pe­ran­za

El nue­vo es­pa­cio mu­seís­ti­co de la Es­pe­ran­za de Tria­na ayu­da a en­ten­der la his­to­ria de la cor­po­ra­ción, arrai­ga­da en el mar, y su de­fi­ni­ción es­té­ti­ca a prin­ci­pios del si­glo XX, ba­sa­da en la ce­rá­mi­ca del pro­pio ba­rrio.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez.

El Te­so­ro de la Es­pe­ran­za de Tria­na, abier­to al pú­bli­co a pri­me­ros del mes de di­ciem­bre pa­sa­do, su­po­ne un nue­vo atrac­ti­vo cul­tu­ral para el ba­rrio que lo co­nec­ta con otros es­pa­cios ex­po­si­ti­vos crea­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das en el en­torno: Vi­si­ta y te­so­ro de la Pa­rro­quia de San­ta Ana, Mu­seo de la In­qui­si­ción y Cen­tro de la Ce­rá­mi­ca.

Era, ade­más, el an­he­lo de la cor­po­ra­ción tras las obras de am­plia­ción de la Ca­pi­lla de los Ma­ri­ne­ros, a cu­ya con­clu­sión no que­da­ron ex­pues­tas al pú­bli­co las obras y los en­se­res del pa­tri­mo­nio de la co­fra­día. En es­te ca­so, se han reuni­fi­ca­do dis­tin­tas de­pen­den­cias de la plan­ta baja de la ca­sa de her­man­dad para crear un es­pa­cio mu­seís­ti­co con un dis­cur­so. Y es­te, po­si­ble­men­te, sea su prin­ci­pal atrac­ti­vo. El plan­tea­mien­to mu­seís­ti­co del historiador Ignacio Sán­chez Ri­co ha lo­gra­do que el nue­vo te­so­ro no sea un me­ro al­ma­cén de en­se­res ex­pues­tos, sino la ex­pli­ca­ción, a tra­vés del pa­tri­mo­nio, de la iden­ti­dad de una her­man­dad con seis si­glos de his­to­ria que en el mar en­con­tró su raíz y en la ce­rá­mi­ca del ba­rrio su de­fi­ni­ción es­té­ti­ca.

1. El cor­te­jo

El mu­seo se ex­pli­ca usan­do el cor­te­jo de la co­fra­día. Por eso nos da la bien­ve­ni­da la cruz de guía, bo­ci­nas, el se­na­tus… Pie­zas, to­das ellas, re­gio­na­lis­tas di­se­ña­das a par­tir de 1909 por Jo­sé Recio del Ri­ve­ro, di­rec­tor ar­tís­ti­co de la her­man­dad en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX y promotor del es­ti­lo ce­rá­mi­co re­gio­na­lis­ta de la co­fra­día.

2. Los pa­sos

El pa­so del Cris­to de las Tres Caí­das se ex­po­ne con to­das las fi­gu­ras se­cun­da­rias. Ade­más, se in­clu­ye la fi­gu­ra del es­cla­vo etío­pe, ta­lla­do por Cas­ti­llo Las­truc­ci en 1941 y del que se pres­cin­dió cuan­do Guz­mán Bejarano hi­zo el nue­vo pa­so en 1971.

An­te la fal­ta de es­pa­cio, el pa­so de pa­lio se mues­tra só­lo en su tra­se­ra, con el man­to de Juan Bo­rre­ro que bor­dó So­bri­nos de Es­pe­ran­za Ele­na Ca­ro en 1994, aun­que el res­to de en­se­res co­mo res­pi­ra­de­ros, te­cho de pa­lio, fal­do­nes etc. se ex­po­nen en otras vi­tri­nas.

3. El man­to de los dra­go­nes

Pie­za cla­ve de la Es­pe­ran­za es el man­to de los dra­go­nes di­se­ña­do por Recio y bor­da­do por So­bri­nos de Jo­sé Ca­ro en 1948. Para su co­rrec­ta ins­ta­la­ción ha si­do ne­ce­sa­rio ca­var un pe­que­ño fo­so gra­cias al cual se pue­de con­tem­plar, de cer­ca, una de las obras más em­ble­má­ti­cas de la co­fra­día.

4. La Es­pe­ran­za de Tria­na, el icono

“La ico­no­gra­fía es tan im­por­tan­te co­mo la pro­pia ima­gen”, se­ña­la Ignacio Sán­chez Ri­co. La Es­pe­ran­za de Tria­na tie­ne una ma­ne­ra de pre­sen­tar­se tan per­so­nal que la ha­ce icó­ni­ca. Esos atri­bu­tos los cons­ti­tu­yen el ancla, el pu­ñal y el sal­va­vi­das, rea­li­za­dos por su his­tó­ri­co ves­ti­dor y jo­ye­ro Fer­nan­do Mo­ri­llo, al que hay que atri­buir­le la cul­mi­na­ción de la de­fi­ni­ción es­té­ti­ca de la do­lo­ro­sa.

5. Los to­re­ros

Ar­tis­tas co­mo Gra­cia Mon­tes, per­so­na­li­da­des co­mo Bobby De­gla­né o to­re­ros co­mo An­to­nio Ordóñez pro­ta­go­ni­zan tres pequeños es­pa­cios de­di­ca­dos a los re­ga­los que los de­vo­tos han ido ha­cien­do a la cor­po­ra­ción. En la de los to­re­ros so­bre­sa­le la sa­ya he­cha con el tra­je de lu­ces del ma­ta­dor de to­ros y ex her­mano ma­yor, An­to­nio Ordóñez; otra rea­li­za­da con el ves­ti­do de no­via de su hi­ja Car­mi­na y el man­to ne­gro con­fec­cio­na­do a par­tir de los bor­da­dos de un ves­ti­do de lu­ces de Pa­qui­rri.

6. La co­ro­na­ción

La co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca de la Vir­gen ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do con la ex­hi­bi­ción de la Bu­la emi­ti­da por San Juan Pa­blo II o el lá­ba­ro. So­bre­sa­le por en­ci­ma de to­do la co­ro­na de Or­fe­bre­ría Tria­na (1984) ins­pi­ra­da en la for­ja de un bal­cón de la ca­lle Rio­ja, si­guien­do el di­se­ño ce­rá­mi­co­re­gio­na­lis­ta de la co­fra­día.

7. La Ca­sa Real

La re­la­ción de la Ca­sa Real con la her­man­dad ocu­pa un es­pa­cio con­cre­to en el nue­vo te­so­ro y se de­mues­tra con la ex­po­si­ción de al­gu­nas pie­zas sig­ni­fi­ca­ti­vas co­mo el fa­jín de Ca­pi­tán Ge­ne­ral de la Ar­ma­da de Don Juan de Bor­bón o tres agua­ma­ri­nas de la In­fan­ta Ma­ría Lui­sa, ca­ma­re­ra de la Vir­gen, muy vin­cu­la­da a la her­man­dad e im­pul­so­ra del be­sa­ma­nos de la Vir­gen de la Es­pe­ran­za.

8. La ce­rá­mi­ca

La ce­rá­mi­ca del ba­rrio jue­ga un pa­pel pri­mor­dial en el desa­rro­llo es­té­ti­co de la co­fra­día gra­cias a la lle­ga­da a prin­ci­pios de si­glos del di­se­ña­dor ce­rá­mi­co Jo­sé Recio del Ri­ve­ro, pro­ce­den­te de la fá­bri­ca de Men­sa­que. Su la­bor co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co que­da ex­pli­ca­da a par­tir de la re­pro­duc­ción de un gran zó­ca­lo pro­yec­ta­do por el pro­pio Recio en el que pue­de leer­se la in­fluen­cia re­na­cen­tis­ta ce­rá­mi­co re­gio­na­lis­ta que a par­tir de en­ton­ces va a tor­nar en los en­se­res de la co­fra­día: bo­ci­nas, man­tos, pa­lios etc.

9. Los ma­rean­tes

A tra­vés de una gran cris­ta­le­ra se co­nec­ta el mu­seo con el río Gua­dal­qui­vir y su otra ori­lla. Des­de “el co­ra­zón de Sevilla”, pa­ra­fra­sean­do a Jo­sé Ma­ría Rubio en su pre­gón, se ex­pli­ca la re­la­ción an­ces­tral de la cor­po­ra­ción des­de el si­glo XVI con la Ma­ri­na. Y en ese con­tex­to se mues­tran las po­ten­cias y tú­ni­cas del Se­ñor, pa­trón de la Cá­ma­ra de Ma­rean­tes y el bo­ce­to del re­lie­ve de la Vir­gen de los Ma­rean­tes que reali­zó Lour­des Hernández para el re­ta­blo del Cris­to de las Tres Caí­das.

10. Man­tos, co­ro­nas, to­cas, sa­yas y jo­yas

La Mag­da­le­na –que en el XIX for­ma­ra par­te de la Sa­cra Con­ver­sa­ción– sir­ve para di­vi­dir, en una gran vi­tri­na, las sa­yas pro­ce­sio­na­les de aque­llas otras que for­man par­te del dia­rio. En ella se ex­hi­ben co­ro­nas, to­cas y man­tos, sien­do és­ta una vi­tri­na en cons­tan­te mo­vi­mien­to de pie­zas por el uso que se ha­ce de las mis­mas en los dis­tin­tos pe­rio­dos del año. Fren­te a ella me­re­ce la pe­na de­te­ner­se en una vi­tri­na de ca­rác­ter mo­der­nis­ta en la que se ex­hi­ben dis­tin­tas jo­yas de la do­lo­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.