Que ca­si na­da cam­bie para que to­do si­ga igual

Ma­nuel Je­sús Rol­dán ana­li­za en su úl­ti­mo li­bro có­mo afec­tó la Tran­si­ción a las her­man­da­des y co­fra­días

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Jo­sé Ma­nuel de la Lin­de.

Para los ya ma­du­ri­tos ma­yo­res de 40 años, abrir y leer ‘La Se­ma­na San­ta de la Tran­si­ción’ es co­mo re­pa­sar el vie­jo ál­bum de fotos de la abue­la; para los que aho­ra ini­cian su an­da­du­ra en es­to del ca­pi­lleo, es una au­tén­ti­ca lec­ción de his­to­ria. Ma­nuel Je­sús Rol­dán re­tra­ta a la per­fec­ción en su úl­ti­ma obra im­pre­sa los cam­bios y no­ve­da­des que la Tran­si­ción tra­jo a nues­tras her­man­da­des y co­fra­días. Una Se­ma­na San­ta que dis­cu­rrió en pa­ra­le­lo al cam­bio po­lí­ti­co de la épo­ca y que por en­de de­mos­tró que no pertenecía a nin­gu­na ideo­lo­gía. Pri­me­ro va­mos a de­li­mi­tar­la cro­no­ló­gi­ca­men­te. El au­tor si­túa la Tran­si­ción en­tre 1973 y 1982. “Em­pie­zo en ese año por­que veo un cam­bio con el aten­ta­do de Ca­rre­ro Blan­co, quien era por cier­to her­mano de Pa­sión. Lle­gan los pri­me­ros her­ma­nos cos­ta­le­ros, se pro­du­ce el in­cen­dio del Ca­cho­rro. To­das es­tas co­sas an­ti­ci­pan de al­gu­na ma­ne­ra que va a ha­ber no­ve­da­des” ar­gu­men­ta Rol­dán. En­tre sus ma­nos, la Se­ma­na San­ta de una dé­ca­da, pe­ro con­ta­da en pa­ra­le­lo a la his­to­ria de Sevilla, Es­pa­ña y el Mun­do. Co­mo ban­da so­no­ra, la can­ción que aquel año ga­nó Eu­ro­vi­sión. Los fut­bo­le­ros vi­vían pen­dien­tes del lu­gar que ocu­pa­ban en la ta­bla Sevilla o Be­tis. En es­tos años se es­tre­na­ban las pe­lis de ti­po S o de ‘destape’. No se per­mi­tían espectáculos. To­do es­to in­flu­ye en la for­ma en que es­ta fies­ta ma­yor de la Ciu­dad va to­man­do cuer­po.

Para com­pren­der la Se­ma­na San­ta que va a lle­gar hay que es­tu­diar an­tes lo que ocu­rría en los pri­me­ros años de la dé­ca­da de los 70. Hay una cri­sis: de un la­do, la in­ter­na por­que la Igle­sia no se sien­te en sin­to­nía con la re­li­gio­si­dad po­pu­lar. Unas de­cla­ra­cio­nes del car­de­nal Ta­ran­cón lle­gan a afir­mar que las co­fra­días son pro­pias de una so­cie­dad sub­de­sa­rro­lla­da. Es­to crea­ba ten­sión en­tre las her­man­da­des que ven que el cle­ro no las res­pal­da. Al­gu­nos cu­ras se orien­tan más ha­cia el apo­yo sin­di- cal. To­do de­ri­va del Con­ci­lio Va­ti­cano II. Es la épo­ca en la que na­cen los tem­plos “ti­po ga­ra­je” sin or­na­men­ta­ción o exorno. “Es­to afec­ta a las her­man­da­des trans­for­mán­do­se en lo que no son: en co­fra­días de tú­ni­cas li­sas, sin es­tre­nos y con una aus­te­ri­dad im­pos­ta­da” con­si­de­ra Rol­dán.

Cuan­do fa­lle­ce Ca­rre­ro Blan­co, el cam­bio fue mu­cho más ra­di­cal. “Con la men­ta­li­dad apo­ca­líp­ti­ca que en oca­sio­nes inun­da­ba es­ta so­cie­dad, en es­ta eta­pa hay ver­da­de­ra in­cer­ti­dum­bre. Se dan años en los que se ce­le­bran fun­cio­nes de her­man­da­des con ma­ni­fes­ta­cio­nes de Fuer­za Nue­va al­re­de­dor; otros en los que se ven los gra­fi­tis en el mu­ro de la igle­sia del Sal­va­dor pi­dien­do am­nis­tía para

los pre­sos po­lí­ti­cos (es­tos eran de ver­dad). Esas co­sas no ocu­rri­rían aho­ra por mu­cho van­da­lis­mo que po­da­mos en­con­trar” ad­vier­te el Historiador del Ar­te. La Se­ma­na San­ta era más na­tu­ral. “No se em­pe­za­ba a ha­blar de ella has­ta la Cua­res­ma. To­do era artesanal, des­de la pa­pe­le­ta de si­tio has­ta los re­ci­bos de co­bro. El es­treno de 25 tú­ni­cas era no­ti­cia. Ha­bía co­fra­días en pre­ca­rio; se es­tre­nó po­co” ana­li­za Rol­dán en su li­bro.

Caí­da en pi­ca­do

Las co­fra­días ex­pe­ri­men­tan “una cri­sis de nú­me­ro”. La gran ma­yo­ría no su­pe­ran los 200 o 300 na­za­re­nos en su es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. “El tar­do­fran­quis­mo con­si­guió lo que no ha­bía lo­gra­do la Re­pú­bli­ca: que la gen­te se dis­tan­cia­ra de las co­fra­días. Es­to vie­ne por­que la Igle­sia fue, des­de den­tro, enemi­ga de las her­man­da­des. Iba por un ca­mino dis­tin­to al de la Se­ma­na San­ta” ob­ser­va el au­tor.

To­do em­pie­za a va­riar con el cam­bio po­lí­ti­co. En el 77-78 “ha­bía pá­ni­co a lo que es­ta­ba por ve­nir. La lle­ga­da del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, un nue­vo ré­gi­men”. Ac­ce­de un pri­mer go­bierno de­mo­crá­ti­co al Ayun­ta­mien­to con­for­ma­do por el par­ti­do so­cia­lis­ta, co­mu­nis­ta y an­ti­guo par­ti­do so­cia­lis­ta an­da­luz: “hay quien se lleva las ma­nos a la ca­be­za y sur­ge la fa­mo­sa fra­se “es­tos van a aca­bar con la Se­ma­na San­ta”. Y en­ton­ces lo que pa­sa es jus­to lo con­tra­rio –con­si­de­ra el historiador–. La pren­sa se em­pe­ña en de­mos­trar que hay con­ce­ja­les co­mu­nis­tas que sa­len de cos­ta­le­ros o que for­man par­te de una u otra co­fra­día. Ha­bía preo­cu­pa­ción por sa­ber si el alcalde iba a sa­ber usar el cha­qué o frac para salir en la Hi­nies­ta. Ló­gi­ca­men­te, Uru­ñue­la sa­bía có­mo ves­tir en ca­da oca­sión”.

Épo­ca de es­plen­dor y ex­ce­sos

En­tre los años 80-81 se su­pera el miedo. Se lle­ga a la Se­ma­na San­ta del 1.000. “Bas­tan­tes co­fra­días, co­mo la Ma­ca­re­na, la Es­tre­lla o la Es­pe­ran­za de Tria­na su­pe­ran los 1.000 na­za­re­nos en su es­ta­ción de pe­ni­ten­cia. Es­to era un hi­to”.

Se ex­pe­ri­men­ta con mú­si­ca y pro­fu­sión de flo­res. “Las mis­mas crí­ti­cas de hoy día, ya se ha­cían en los 80: ex­ce­sos de ba­res, fal­ta de apar­ca­mien­tos, pú­bli­co que no era res­pe­tuo­so, la ba­su­ra… Es po­si­ti­vo ver las co­sas con pers­pec­ti­va para ana­li­zar lo que es­tá ocu­rrien­do hoy”. A pe­sar de que los cor­te­jos eran mu­cho más pequeños, los re­tra­sos y lar­gos pa­ro­nes son dos ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les de la épo­ca. Era una Se­ma­na San­ta me­nos or­ga­ni­za­da. La Ma­dru­ga­da de los 70 es­ta­ba com­ple­ta­men­te se­pa­ra­da del Jue­ves San­to por dos o tres ho­ras. Aun­que lle­ga un mo­men­to en que se de­ja en­tre­ver lo que es­tá por ve­nir. Ocu­rre cuan­do la cruz de guía del Si­len­cio no pue­de cru­zar la pla­za de la Cam­pa­na por­que es­tá co­pa­da de gen­te. “La policía se ve en­ton­ces for­za­da a in­ter­ve­nir para abrir pa­so. Es­to nos ha­bla de des­or­ga­ni­za­ción y nos di­ce que ya se an­ti­ci­pa un pro­ble­ma”. Has­ta en­ton­ces, tal co­mo re­fle­jan al­gu­nas ins­tan­tá­neas de es­te li­bro, hay años en los que Los Gi­ta­nos pa­san an­te un pai­sa­je de­sola­dor, con la ca­rre­ra ofi­cial des­mon­ta­da, las si­llas de la Ave­ni­da api­la­das y so­bre una al­fom­bra de re­si­duos. “La Se­ma­na San­ta era en­ton­ces más pre­ca­ria” –des­ta­ca Rol­dán–.

Fue­ron años en los que se ex­pe­ri­men­tó. Pri­me­ro con los her­ma­nos cos­ta­le­ros. “Se crean las pri­me­ras cua­dri­llas, pe­ro se man­tie­nen las pro­fe­sio­na­les por si los pri­me­ros fa­llan. Los nuevos ca­pa­ta­ces re­ci­ben au­tén­ti­cas ame­na­zas por­que los car­ga­do­res en­tien­den que les es­tán qui­tan­do el pan de sus hi­jos”.

Las mú­si­cas fue­ron muy cri­ti­ca­das. Apa­re­cen las pri­me­ras prohi­bi­cio­nes co­mo ocu­rre en 1973 con

Cam­pa­ni­lle­ros. Na­ce el Con­se­jo de Her­man­da­des, pe­ro con muy po­co apo­yo. “Sán­chez Du­bé de­be li­diar con pre­sio­nes de to­do ti­po. Con­si­gue la ca­pi­lla de San Gre­go­rio y ha­ce hin­ca­pié, so­bre to­do en el te­ma ho- ra­rios para ir eli­mi­nan­do pa­ro­nes”, se­gún pue­de leer­se en el li­bro. Pe­se a es­to, se ob­ser­va có­mo “las co­fra­días se han au­to­go­ber­na­do des­de siem­pre. Tu­vie­ron que so­por­tar gran­des tem­po­ra­les e intentos de ma­ni­pu­la- ción de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos, ci­vi­les y re­li­gio­sos. No ol­vi­de­mos que la mis­ma va­ra que em­pu­ña­ba Quei­po de Llano es la que aho­ra to­man los po­lí­ti­cos de nues­tra era” re­fle­xio­na Rol­dán.

Fo­to: Juan An­to­nio Ro­drí­guez Vicente. Fo­to: Mar­tín Car­ta­ya.

Jó­ve­nes en­ca­ra­ma­dos a la re­ja de la Ca­te­dral.

Fo­to: Mar­tín Car­ta­ya.

An­to­ñi­to Pro­ce­sio­nes jun­to a la ban­da y el car­tel de Fuer­za Nue­va.

El Pa­li vien­do pa­sar Los Es­tu­dian­tes.

1976. El Cris­to de la Ca­ri­dad dis­cu­rrien­do por la ca­lle Sier­pes en an­das ba­jo la llu­via. Fo­to: Mar­tín Car­ta­ya.

Fo­to: Mar­tín Car­ta­ya.

1976 Pa­so obli­ga­do del Na­za­reno de la O an­te la Es­ta­ción de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.