Saeta a la Cruz de Guía

La Ra­dio co­fra­die­ra de los años 70

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS -

El li­bro ‘La Se­ma­na San­ta de la Tran­si­ción’, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por Ma­nuel Je­sús Rol­dán, sol­ven­te di­vul­ga­dor de las Se­vi­llas olvidadas, res­ca­ta la me­mo­ria de una épo­ca tras­cen­den­tal para las co­fra­días his­pa­len­ses. Al igual que el país, en la dé­ca­da de los se­ten­ta y pri­me­ros ochen­ta del si­glo pa­sa­do, tam­bién és­tas afron­ta­ron –con éxi­to– su par­ti­cu­lar ca­tar­sis, ex­pe­ri­men­tan­do una re­no­va­ción his­tó­ri­ca que ha­bría de lle­var­las has­ta un mo­men­to de apo­geo que al­gu­nos con­si­de­ran co­mo la ‘ver­da­de­ra edad de oro de la Se­ma­na San­ta se­vi­lla­na’. El de Rol­dán es, por eso, un li­bro no só­lo ne­ce­sa­rio sino tam­bién im­pres­cin­di­ble.

Abun­dan­do en la épo­ca de la que se ocu­pa la ci­ta­da pu­bli­ca­ción, en las si­guien­tes lí­neas ha­re­mos hin­ca­pié en un fac­tor que re­sul­tó asi­mis­mo fun­da­men­tal en el tran­ce his­tó­ri­co afron­ta­do en­ton­ces por las co­fra­días: la Ra­dio. Un me­dio de co­mu­ni­ca­ción que ten­dría una in­fluen­cia de­ci­si­va en aquel mo­men­to, aun­que hoy tal vez no se re­co­noz­ca en su jus­ta me­di­da. Tal vez por­que la ra­dio no tie­ne he­me­ro­te­ca y su me­mo­ria es­tá con­de­na­da a di­sol­ver­se en el ai­re por el que se pier­den sus on­das. Se tra­ta, por eso, de ha­cer­le jus­ti­cia.

So­lía ser más o me­nos por es­tas fe­chas cuan­do, a tra­vés del frio es­car­cha­do de la no­che de un do­min­go de enero se vol­vían a oír de nue­vo los añe­jos com­pa­ses de unos ron­cos tam­bo­res, so­bre los que Ma­nuel Cen­teno ini­cia­ba un año más su eter­na saeta: ‘Si­len­cio, pue­blo cris­tiano’. El ri­to vol­vía así a co­brar vi­da; y vol­vía a co­brar­la gra­cias a la Ra­dio. Ha­cía frío; los ár­bo­les es­ta­ban pe­la­dos; llo­vía… Pe­ro en Sevilla olía ya a Se­ma­na San­ta, gra­cias a la ma­gia que emer­gía de la re­ji­lla de un tran­sis­tor.

‘Ra­dio Po­pu­lar, pre­sen­ta: Saeta, re­vis­ta ha­bla­da de­di­ca­da a la Se­ma­na San­ta de Sevilla. Ya es­tá en el ai­re nues­tra saeta ra­dio­fó­ni­ca y, co­mo de ella nos di­je­ra Muñoz y Pa­vón, nues­tra emi­sión se­rá fiel re­fle­jo de la in­ter­pre­ta­ción que el pue­blo de Sevilla ha­ce de la Pa­sión y Muer­te de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to. Bre­ve, sen­ti­da, po­pu­lar y so­no­ra, co­mo la saeta mis­ma, es es­ta re­vis­ta que lle­ga a tus oí­dos co­mo una ofren­da al Re­den­tor y a Su Ma­dre San­tí­si­ma y un tri­bu­to a Sevilla, la ciu­dad que, aman­do y llo­ran­do, su­po crear eso tan in­de­fi­ni­ble que es la co­fra­día. Pe­ro es­cu­che­mos, que pron­to la pri­me­ra es­ta­rá en la Cam­pa­na’. Así, de esa ba­rro­ca gui­sa, re­za­ba la ‘ca­re­ta in­tro­duc­to­ria’ del pro­gra­ma de la hoy Ca­de­na Co­pe, an­tes Ra­dio Po­pu­lar y an­tes aun Ra­dio Vi­da. Una ca­re­ta que se re­ma­ta­ba ci­tan­do -siem­pre en nú­me­ros or­di­na­les- el año de emi­sión que cum­plía el pro­gra­ma y la di­rec­ción pos­tal de los es­tu­dios, que en aque­llos años es­ta­ban en la ca­lle Vír­ge­nes, 24.

Jo­sé Ma­nuel del Cas­ti­llo y Chano

Ama­dor eran los en­car­ga­dos de dar lec­tu­ra –siem­pre en di­rec­to, siem­pre con la mis­ma so­lem­ni­dad e idén­ti­co tono– al tex­to de la ca­re­ta, que ha­bía es­cri­to el cons­pi­cuo co­fra­de de la épo­ca Juan Del­ga­do Al­ba, el cual vol­ve­rá a pro­ta­go­ni­zar más ade­lan­te otro ins­tan­te cla­ve de es­ta his­to­ria de la ra­dio co­fra­die­ra se­vi­lla­na. El ce­re­bro de Saeta era, no obs­tan­te, al­guien cu­ya voz no se oía: Car­los Schlat­ter; un hom­bre me­nu­do, de mi­ra­da vi­va, pa­la­bra in­te­li­gen­te y agudo sen­ti­do del hu­mor. De su plu­ma sur­gían los ju­go­sos tex­tos leí­dos en las sec­cio­nes ‘No­ti­cias y Co­men­ta­rios’ y ‘Se di­ce’ (es­ta úl­ti­ma so­bre to­do) que es­pe­ra­ban con an­sia los oyen­tes del pro­gra­ma, por su ca­riz iró­ni­co y con­te­ni­do, no po­cas ve­ces, crí­ti­co. El elen­co de Saeta se com­ple­ta­ba con la pre­sen­cia de Ma­no­lo To­ro, cu­ya mi­sión era en­tre­vis­tar al pro­ta­go­nis­ta de turno. Sal­vo Jo­sé Ma­nuel del Cas­ti­llo, nin­guno de los in­te­gran­tes del equi­po del pro­gra­ma era pro­fe­sio­nal de la Ra­dio. Chano Ama­dor ejer­cía de anes­te­sis­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial; To­ro, abo­ga­do y Schlat­ter (el ce­re­bro) je­fe de per­so­nal en la fá­bri­ca de le­jía Los Tres 7. To­dos ellos, por cier­to, muy re­co­no­ci­dos en sus res­pec­ti­vas pro­fe­sio­nes. Que fue­ran aje­nos a la pro­fe­sión pe­rio­dís­ti­ca no im­pe­di­ría sin em­bar­go que el pro­gra­ma tu­vie­ra una in­fluen­cia de­ci­si­va en la for­ma de en­fo­car la in­for­ma­ción co­fra­die­ra que se ha­ría años más tar­de. Saeta ha­bía na­ci­do en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta co­mo una sec­ción más del pro­gra­ma ‘Vi­da de la Ciu­dad’, lle­van­do en­ton­ces por tí­tu­lo el de ‘Arru­llos de Se­ma­na San- ta’, aun­que no tar­dó en co­brar vi­da pro­pia, al­can­zan­do su mo­men­to ce­ni­tal en los años se­ten­ta. Y va a ser jus­to en­ton­ces cuan­do, en otro pun­to del dial, acon­tez­ca la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción que coin­ci­di­rá con la que ya es­ta­ba em­pe­zan­do a vi­vir el país y tam­bién las co­fra­días.

En 1972, lle­ga a la di­rec­ción de Ra­dio Sevilla Iña­ki Ga­bi­lon­do, quien pro­po­ne al en­ton­ces crí­ti­co tau­rino de la emi­so­ra, Filiberto Mi­ra, po­ner­se al fren­te de un pro­gra­ma de la emi­so­ra que an­tes ha­bía rea­li­za­do otro pro­fe­sio­nal de la ca­sa, Ma­no­lo Ba­rá, quien años des­pués se re­in­cor­po­ra­rá al mis­mo. Ese pro­gra­ma se lla­ma­ba Cruz de Guía. La re­vo­lu­ción efec­ti­va, sin em­bar­go, lle­ga­rá un año más tar­de de que Mi­ra se ha­ga car­go de él y tam­bién con la in­ter­ven­ción del an­tes ci­ta­do Juan Del­ga­do Al­ba. Enterado és­te de que la her­man­dad de la Hi­nies­ta ha­bía or­ga­ni­za­do un con­cur­so de cul­tu­ra co­fra­die­ra para jó­ve­nes, su­gie­re a Mi­ra que ha­ga al­go si­mi­lar en la ra­dio. El re­sul­ta­do fue to­do un acon­te­ci­mien­to que al­can­za­ría un se­gui­mien­to ma­si­vo en­tre los jó­ve­nes de la épo­ca. Aquel con­cur­so vino a coin­ci­dir con la pro­li­fe­ra­ción de gru­pos jó­ve­nes en las her­man­da­des y de las cua­dri­llas de her­ma­nos cos­ta­le­ros, la pri­me­ra de las cua­les se fun­dó en la co­fra­día de los Es­tu­dian­tes el mis­mo año que se es­tre­nó el con­cur­so, 1973. Es com­pli­ca­do ase­gu­rar­lo, pe­ro no re­sul­ta­ría en ab­so­lu­to des­ca­be­lla­do afir­mar que aque­lla ini­cia­ti­va tu­vo al­go de ca­ta­li­za­dor o re­vul­si­vo para ace­le­rar el pro­ce­so de re­no­va­ción de las co­fra­días, gra­cias al in­te­rés que por ellas em­pe­za­ron en­ton­ces a de­mos­trar mu­chos jó­ve­nes a tra­vés de la ima­gen que de aque­llas pro­yec­ta­ba el pro­gra­ma, más cer­ca­nas, más abier­tas, me­nos her­mé­ti­cas.

Filiberto Mi­ra tu­vo ade­más la afor­tu­na­da ini­cia­ti­va de re­unir en torno al pro­gra­ma a un gru­po de cha­va­les, ni­ños más bien, con los que com­pu­so una sin­gu­lar redacción –sus ‘jó­ve­nes co­fra­des’–, que ha­ría aún más atrac­ti­vo el pro­gra­ma en­tre la ju­ven­tud. Uno de aque­llos ni­ños, Víctor Ma­nuel de la Por­ti­lla, se­ría con ape­nas on­ce años el en­car­ga­do de dar, en me­mo­ra­ble co­ne­xión telefónica, la pri­mi­cia de la sa­li­da de la her­man­dad de la Bo­fe­tá el Mar­tes San­to de 1974, cuan­do fue la úni­ca que sa­lió a la ca­lle por cau­sa de la llu­via. Quien es­to fir­ma la oyó y pue­de dar fe de ello.

Jus­to es re­co­no­cer tam­bién que an­tes de Saeta y Cruz de Guía hu­bo en Ra­dio Na­cio­nal un pro­gra­ma lla­ma­do Je­ru­sa­lén, crea­do por el his­tó­ri­co co­fra­de Jo­sé Luis de la Ro­sa, uno de los pro­mo­to­res de la crea­ción del Con­se­jo de Co­fra­días, y que en la ex­tin­ta emi­so­ra Ra­dio Pe­nin­su­lar se emi­tía en los años se­ten­ta los do­min­gos a me­dio­día ‘Sen­tir Co­fra­die­ro’, don­de el gran lo­cu­tor Agus­tín Navarro ex­hi­bía sus enor­mes do­tes de rap­so­da. Y aun­que am­bos pro­gra­mas hi­cie­ron su par­ti­cu­lar y va­lio­sa con­tri­bu­ción, jus­to es re­co­no­cer que fue­ron Saeta y, so­bre to­do, Cruz de Guía, los pro­gra­mas

que lo­gra­rían afi­cio­nar a la ju­ven

tud del mo­men­to, atra­yén­do­la ha­cia el fe­nó­meno de las co­fra­días, que en­ton­ces pa­re­cía lan­gui­de­cer, pe­ro que re­pun­ta­ría gra­cias a esa san­gre fres­ca que la ra­dio ayu­da­ría a trans­fun­dir­le. Hoy, nin­guno de sus fun­da­do­res es­tá ya con no­so­tros. El úl­ti­mo en mar- char­se fue Ma­no­lo To­ro, que lo hi­zo al ini­cio de la pa­sa­da Cua­res­ma. Sin em­bar­go, am­bos pro­gra­mas per­ma­ne­cen hoy día en an­te­na lle­va­dos por ex­tra­or­di­na­rios pro­fe­sio­na­les, jun­to a otros mu­chos pro­gra­mas que a su es­te­la sur­gie­ron en otros pun­tos del dial de Sevilla, de­mos­tran­do el in­te­rés que, fru­to de su vi­ta­li­dad, si­guen sus­ci­tan­do las co­fra­días y evi­den­cian­do que no hay me­dio de co­mu­ni­ca­ción más idó­neo para ha­blar de ellas –por su po­der de evo­ca­ción y ca­pa­ci­dad para crear una at­mós­fe­ra de en­so­ña­ción– que aquel que cuen­ta con el gran alia­do de la ima­gi­na­ción del re­cep­tor: la ra­dio.

En­sa­yo de cos­ta­le­ros.

San­ta Ma­ría de Con­so­la­ción, Ma­dre de la Igle­sia.

Jo­sé Ma­nuel del Cas­ti­llo, Car­los Schlat­ter y Chano Ama­dor.

Ma­no­lo To­ro. Archivo ABC.

Ma­no­lo Ba­rá y Filiberto Mi­ra, de Cruz de Guía.

San­tí­si­mo Cris­to de la Ex­pi­ra­ción, El Ca­cho­rro.

De­ta­lle de una can­de­le­ría en­cen­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.