Los orí­ge­nes mo­der­nos de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla

Una do­cu­men­ta­da in­ves­ti­ga­ción de las re­la­cio­nes del po­der y las co­fra­días en­tre 1777 y 1808 plan­tea es­te pe­rio­do co­mo la ver­da­de­ra gé­ne­sis de la ac­tual Se­ma­na San­ta.

ABC - Pasión de Sevilla - - CONTENTS - Por Ma­nuel Je­sús Roldán.

La nor­ma­ti­va ilus­tra­da de Car­los III en 1777 es el pun­to de par­ti­da del pro­fun­do es­tu­dio de la in­ves­ti­ga­do­ra Ro­cío Pla­za Ore­lla­na: Orí­ge­nes mo­der­nos de la Se­ma­na San­ta de

Se­vi­lla (edi­to­rial El Pa­seo). En aquel año se prohi­bía la sa­li­da de dis­ci­pli­nan­tes, la sa­li­da noc­tur­na de las co­fra­días y se in­ten­ta­ba con­tro­lar a las co­fra­días des­de la mo­nar­quía. “Pa­ra mí ha si­do una sor­pre­sa ver la reac­ción de las co­fra­días an­te la nue­va le­gis­la­ción res­tric­ti­va, ya que las her­man­da­des fue­ron aca­tan­do so­lo lo que les con­ve­nía y mu­chas de ellas ori­lla­ron las dis­po­si­cio­nes ilus­tra­das”, nos ex­pli­ca la his­to­ria

dora se­vi­lla­na. “Las her­man­da­des que pu­die­ron in­ten­ta­ron in­cum­plir las nor­mas, de he­cho hay una con­quis­ta de la no­che por par­te de la her­man­dad del Gran Po­der y por la her­man­dad de Je­sús Na­za­reno, des­pués la Ca­rre­te­ría y la Ma­ca­re­na”. Otro he­cho re­pre­sen­ta­ti­vo de es­te pe­rio­do fue el lar­go plei­to que en­fren­tó a las co­fra­días del Gran

Po­der y de la Ca­rre­te­ría. “El plei­to de la Ca­rre­te­ría y el Gran Po­der fue cla­ve, no fue so­lo un en­fren­ta­mien­to en­tre dos her­man­da­des, allí se ju­gó mu­cho la ciu­dad en su con­cep­ción de la Se­ma­na San­ta, es un plei­to en­tre los que ma­ne­ja­ban la Se­ma­na San­ta de la ciu­dad y su re­sul­ta­do fi­nal se­rá una aper­tu­ra del ho­ra­rio de la madrugada del que aca­ba­ría be­ne­fi­cián­do­se la Ma­ca­re­na. Al ho­ra­rio noc­turno

Lo ex­tra­or­di­na­rio era pro­ce­sio­nar; de he­cho, en 1801 ape­nas sa­lie­ron seis her­man­da­des (Pa­na­de­ros, Mon­te­sión, Si­len­cio, Ca­rre­te­ría, Gran Po­der y San Isi­do­ro).

nun­ca qui­so re­nun­ciar la her­man­dad de Je­sús Na­za­reno, era su se­ña de iden­ti­dad de­vo­cio­nal. Fue pre­ci­sa­men­te es­ta her­man­dad la que se opu­so de for­ma más ta­jan­te a la su­pre­sión de los na­za­re­nos, ne­gán­do­se a sa­lir en esas con­di­cio­nes. Las de­más sa­lie­ron, con el tra­je de se­rio”. Siem­pre se han ana­li­za­do los úl­ti­mos años del si­glo XVIII co­mo una eta­pa de cri­sis, de de­ca­den­cia de nu­me­ro­sas her­man­da­des, aun­que en el li­bro se ana­li­za más co­mo una eta­pa

de trans­for­ma­ción. “Del en­cuen­tro en­tre las ideas ilus­tra­das y la tra­di­ción pre­via sur­ge la Se­ma­na San­ta con­tem­po­rá­nea: los pro­yec­tos re­for­ma­do­res que se pro­du­cen en otros cam­pos le dan a las cla­ses me­dias he­rra­mien­tas que per­mi­ten for­ta­le­cer a las co­fra­días”. El otro gran pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria de las co­fra­días a fi­na­les del si­glo XVIII fue la ne­ce­sa­ria apro­ba­ción de las re­glas de las cor­po­ra­cio­nes por el Con­se­jo de Cas­ti­lla, co­mo así in­di­ca­ron las dis­po­si­cio­nes que se rea­li­za­ron en­tre 1777 y 1783. “Ha­bía que cos­tear un pro­cu­ra­dor en Ma­drid y to­das las her­man­da­des no dis­po­nían del dinero ne­ce­sa­rio ni po­dían es­pe­rar el tiem­po que mar­ca­ba un pro­ce­so que se di­la­ta­ba. Las her­man­da­des só­li­das, con bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca y con in­fluen­cias po­lí­ti­cas eran las que con­si­guie­ron que fue­ran apro­ba

das su re­glas”, nos ex­pli­ca Pla­za, un di­la­ta­do pro­ce­so en el que se apro­ba­ron nue­vas re­glas “des­de Ma­drid” a cor­po­ra­cio­nes co­mo los Ser­vi­tas (1779), Si­len­cio (1783), Gran Po­der y la O (1786), San Isi­do­ro (1788), la Ce­na, Co­lum­na y Azo­tes y Ca­rre­te­ría (1790), Ora­ción en el huer­to (1792), Sen­ten­cia, San Ber­nar­do y Mor­ta­ja (1793), Vera Cruz (1804), San­to En­tie­rro (1805) o Pa­sión (1808).

La tran­si­ción en­tre los dos si­glos en Se­vi­lla es­tu­vo mar­ca­da por la epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla de 1800, que mo­ti­vó la sa­li­da ex­tra­or­di­na­ria de nu­me­ro­sas co­fra­días en pro­ce­sión de ro­ga­ti­vas. Fue­ron nu­me­ro­sas las pro­ce­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias en un tiem­po en el que, cu­rio­sa­men­te, lo ex­tra­or­di­na­rio era pro­ce­sio­nar; de he­cho, en 1801 ape­nas sa­lie­ron seis her­man­da­des (Pa­na­de­ros, Mon­te­sión, Si­len­cio, Ca­rre­te­ría, Gran Po­der y San Isi­do­ro). “Las her­man­da­des sa­lie­ron por de­ses­pe­ra­ción an­te una epi­de­mia de­mo­le­do­ra, las her­man­da­des sa­lie­ron pa­ra pe­dir con­sue­lo y el ce­se de la epi­de­mia ya que se con­si­de­ra­ba la epi­de­mia co­mo un cas­ti­go di­vino. Al año si­guien­te hu­bo un va­cío en las ar­cas de las her­man­da­des que con­su­mie­ron su dinero en

el en­tie­rro de los her­ma­nos”. Años ini­cia­les de un si­glo con un má­xi­mo de quin­ce co­fra­días, ci­fra al­can­za­da en 1807, pe­ro que po­dían ser mu­chas me­nos en otros años, es­pe­cial­men­te por cau­sas eco­nó­mi­cas.

El li­bro con­clu­ye con el año 1808, año de cri­sis en el que lle­gó a ce­le­brar­se la Se­ma­na San­ta pe­ro que vi­vió el ini­cio de las re­vuel­tas fren­te al in­va­sor fran­cés. Un pe­rio­do com­ple­jo en el que “las co­fra­días so­cial­men­te eran muy di­fe­ren­tes, no te­nían na­da que ver la Ca­rre­te­ría con la Ma­ca­re­na o San Isi­do­ro

“Al ho­ra­rio noc­turno nun­ca qui­so re­nun­ciar la her­man­dad de Je­sús Na­za­reno, era su se­ña de iden­ti­dad de­vo­cio­nal”.

con la Tri­ni­dad. Las her­man­da­des son un mi­cro­mun­do que de­be ser es­tu­dia­do de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da, eran cor­po­ra­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en el he­cho de prac­ti­car el voto pe­ro lue­go exis­tían mu­chos con­di­cio­nan­tes y me­ca­nis­mos in­ter­nos que da­ban ma­yor pe­so a la jun­ta de go­bierno o in­clu­so a de­ter­mi­na­dos car­gos. Sor­pren­de com­pro­bar el es­fuer­zo eco­nó­mi­co que su­po­nía la sa­li­da pa­ra her­man­da­des co­mo la Ma­ca­re­na o la Tri­ni­dad fren­te a otras en las que la apor­ta­ción de al­gu­nos no­ta­bles per­mi­tía la sa­li­da de la co­fra­día. Ha­bía hu­chas pe­ti­to­rias du­ran­te to­do el año en al­gu­nos mer­ca­dos pa­ra po­der cos­tear la sa­li­da”. Si hu­bie­ra que se­ña­lar las her­man­da­des de ma­yor pe­so en la Se­vi­lla de 1800, la his­to­ria­do­ra no tie­ne du­das en afir­mar que “la im­por­tan­cia de la her­man­dad de la So­le­dad, aun- que atra­ve­sa­ba por mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des que im­pe­dían su sa­li­da pro­ce­sio­nal, y las her­man­da­des del Gran Po­der, Je­sús Na­za­reno, la Ca­rre­te­ría o la her­man­dad de San Isi­do­ro, que des­pun­ta­ba en es­ta épo­ca. Co­mo her­man­dad re­pre­sen­ta­ti­va de la rein­ven­ción de es­ta épo­ca es­ta­ría el Amor, que en 1803 re­cu­pe­ra sus na­za­re­nos y se con­vier­te en una au­tén­ti­ca her­man­dad mo­der­na”.

“Sin du­da una épo­ca que dio lu­gar a la Se­ma­na San­ta ac­tual, con el pa­so del An­ti­guo Ré­gi­men a una nue­va so­cie­dad. Sa­len her­man­da­des re­for­za­das y pa­ra siem­pre. Un pro­ce­so muy an­te­rior a la épo­ca de los Mont­pen­sier que se con­si­de­ró el pe­rio­do de crea­ción de la Se­ma­na San­ta con­tem­po­rá­nea”.

Una in­ves­ti­ga­ción que, sin du­da, se pre­sen­ta co­mo una de las gran­des apor­ta­cio­nes his­to­rio­grá­fi­cas de la Cua­res­ma. Po­der y co­fra­días, la com­ple­ja re­la­ción de una his­to­ria que se si­gue es­cri­bien­do y que si­gue ne­ce­si­tan­do de ne­ce­sa­rias re­vi­sio­nes his­to­rio­grá­fi­cas.

Pa­lio de la Vir­gen del Va­lle en el si­glo XVIII.

Nues­tro Pa­dre Je­sús de la Pa­sión en el gra­ba­do de Pe­dro Tor­to­le­ro.

Nues­tro Pa­dre Je­sús de la Sen­ten­cia y la Vir­gen de la Es­pe­ran­za en el li­bro de re­glas de la her­man­dad de la Ma­ca­re­na, año 1720.

Por­ta­da del li­bro Los orí­ge­nes mo­der­nos de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla.

Nues­tro Pa­dre Je­sús del Gran Po­der en el gra­ba­do de Utre­ra.

Pri­mer lis­ta­do de na­za­re­nos que rea­li­za­ron es­ta­ción de pe­ni­ten­cia en el año 1808. Ar­chi­vo de la her­man­dad de la Amar­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.