Te­ra­pia de be­sa­ma­nos

ABC - Pasión de Sevilla - - DÉCIMA -

A la con­sul­ta de En­ri­que Vázquez han acu­di­do mu­chas per­so­nas víc­ti­mas de las ava­lan­chas afec­ta­das de es­trés pos­trau­má­ti­co. Son per­so­nas a las que les gus­ta la Se­ma­na San­ta y quie­ren se­guir acu­dien­do, pe­ro su cuer­po reac­cio­na ne­ga­ti­va­men­te an­te cual­quier es­tí­mu­lo re­la­cio­na­do con las co­fra­días y su uni­ver­so. Un li­ge­ro aro­ma a in­cien­so pue­de des­en­ca­de­nar un ata­que de an­sie­dad.

El tra­ta­mien­to va en tres lí­neas. Pri­me­ro el re­co­no­ci­mien­to de la emo­ción que ge­ne­ran es­tos es­tí- mu­los, por­que mu­chas ve­ces las per­so­nas no siem­pre re­co­no­cen el trau­ma. Des­pués tie­ne que ha­ber acep­ta­ción. No con­for­mar­se con ello. Y por úl­ti­mo de­ce­nas de ho­ras de te­ra­pia pa­ra afron­tar el pro­ble­ma. “En fun­cion del pa­cien­te se ha­ce un en­fren­ta­mien­to más ex­po­si­ti­vo o más light. Si es­tá dis­pues­to a to­do le pon­go una lis­ta de items, de prue­bas o re­tos y lo ex­pon­go por ejem­plo a be­sa­ma­nos o a acu­dir a cier­tas ca­lles. In­ten­to que sea una ex­po­si­ción cons­tan­te pa­ra tra­ba­jar los mie­dos. Des­pués tie­ne que ha­ber una adap­ta­ción nor­mal pe­ro eso no im­pli­ca que nun­ca se vuel­va a te­ner an­sie­dad”.

Vázquez con­si­de­ra que el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co es re­co­men­da­ble so­lo en al­gu­nos ca­sos. “Veo mu­chí­si­ma gen­te que va de­trás de un pa­so con dos pas­ti­llas en­ci­ma. Eso les im­pi­de vi­vir la Se­ma­na San­ta con in­ten­si­dad, pe­ro tam­bién es pe­li­gro­so por­que cuan­do des­pier­tan de esa es­ta­do la an­sie­dad so­bre­ve­ni­da pue­de ser bas­tan­te fuer­te”.

Foto: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Be­sa­ma­nos del Cau­ti­vo de San­ta Ge­no­ve­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.