La Ca­rre­te­ría pro­te­gi­da por los Mont­pen­sier

Pro­te­gi­da por los Mont­pen­sier

ABC - Pasión de Sevilla - - Reportajes - Por Ju­lio Ma­yo.

En el si­glo XIX, las dis­tin­tas des­amor­ti­za­cio­nes promovidas por las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les y el ex­ten­di­do an­ti­cle­ri­ca­lis­mo del mo­men­to, su­mie­ron a la Igle­sia en un mo­men­to real­men­te de­ca­den­te. Cuan­do más de­bi­li­ta­da se en­con­tra­ba, pa­ra­dó­ji­ca­men­te la pie­dad po­pu­lar for­ta­le­ció a de­ter­mi­na­das ad­vo­ca­cio­nes de­vo­cio­na­les. En cam­bio, las her­man­da­des se las veían y desea­ban pa­ra ob­te­ner la apro­ba­ción de sus re­gla­men­tos. La nor­ma­ti­va le­gis­la­da des­de Ma­drid, prác­ti­ca­men­te, im­pe­día le­ga­li­zar es­te ti­po de cor- po­ra­cio­nes re­li­gio­sas. Sin em­bar­go, tras la lle­ga­da a Se­vi­lla, en 1848, de los du­ques de Mont­pen­sier, al­gu­nas her­man­da­des los re­ci­bi­rán co­mo co­fra­des su­yos, e in­clu­so nom­bra­rán a sus al­te­zas has­ta her­ma­nos ma­yo­res su­yos. Una fór­mu­la sin­gu­lar de se­ña­lar co­mo pro­tec­to­res po­lí­ti­cos a quie­nes se con­vir­tie­ron en los más des­ta­ca­dos bien­he­cho­res de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes re­li­gio­sas tan arrai­ga­das en el pue­blo, y que su­bli­mi­nal­men­te ri­va­li­za­ron tan­to con la rei­na Isa­bel II, a cu­yo trono an­sia­ba lle­gar don An­to­nio de Or­leáns.

La Igle­sia his­pa­len­se res­pe­tó a los du­ques, pues se con­vir­tie­ron en gran­des fa­vo­re­ce­do­res de ella, por lo que las her­man­da­des con las que se vin­cu­la­ron que­da­ron mis­ma­men­te am­pa­ra­das. Así se en­tien­de que la Ca­rre­te­ría efec­tua­se, ba­jo el man­to pro­tec­tor de los Mont­pen­sier, un buen nú­me­ro de cam­bios bas­tan­te im­por­tan­tes. Des­de la ho­ra de su pro­ce­sión –pues pa­só de la ma­dru­ga­da a la tar­de del Vier­nes Santo–, has­ta el há­bi­to de sus pe­ni­ten­tes y la redacción de unas re­glas nue­vas. La par­ti­ci­pa­ción de es­tos repu­tados per­so­na­jes de la al­ta aris­to­cra­cia es­pa­ño­la, atra­jo el con­cur­so de otros tan­tos de la al­ta bur­gue­sía y no­ble­za de la ciu­dad. De he­cho, don An­toi­ne de La­tour, que re­si­dió bas­tan­tes años en­tre Se­vi­lla y Sanlúcar de Barrameda acom­pa­ñan­do a los du­ques, re­sal­ta en uno de sus tra­ba­jos que de mano de los du­ques sur­gie­ron co­fra­días que no se veían des­de ha­cía cer­ca de un si­glo, al tiem­po que se­ña­la el im­pul­so que «los más ri­cos co­mer­cian­tes» ha­bían da­do a de­ter­mi­na­das co­fra­días. Pro­mo­vie­ron los se­ño­res du­ques, con la ayu­da del Ayun­ta­mien­to, la or­ga­ni­za­ción del pri­mer Santo En­tie­rro Gran­de, en 1850, que se vol­vió a re­pe­tir lue­go en 1854. De es­te modo, po­dían con­tem­plar­se jun­tos un buen nú­me­ro de pa­sos de la Se­ma­na San­ta.

Un do­cu­men­to del Ar­chi­vo del Arzobispado de Se­vi­lla, fe­cha­do en los me­ses re­pu­bli­ca­nos de abril y ma­yo de 1874, pun­tua­li­za que «la Ar­chi­co­fra­día de las Tres Ne­ce­si­da­des de Ma­ría San­tí­si­ma en el Mon­te Cal­va­rio», es­ta­ble­ci­da en su ca­pi­lla del ba­rrio de la Ca­rre­te­ría, era una Her­man­dad de ca­rác­ter pon­ti­fi­cio, con es­pe­cial pro­tec­ción de la San­ta Se­de. De he­cho, em­plea­ba la tia­ra co­ro­nan­do su pro­pio es­cu­do cor­po­ra­ti­vo. La au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca so­li­ci­tó a un fis­cal que ela­bo­ra­se un dic­ta­men pa­ra co­no­cer a qué se de­bía el uso de es­te sím­bo­lo y quié­nes ha­bían si­do sus pro­tec­to­res. Es­te do­cu­men­to con­tie­ne una ex­ten­sa re­la­ción de los que ha­bían apo­ya­do a es­ta cor­po­ra­ción re­li­gio­sa.

El me­mo­rial se ini­cia con el nom­bra­mien­to, co­mo Her­ma­nos ma­yo­res per­pe­tuos, de los Se­re­ní­si­mos In­fan­tes, los du­ques de Mont­pen­sier, quie­nes ha­bían acep­ta­do ser­lo el 12 de abril de 1849. Des­de en­ton­ces, los du­ques ha­bían con­du­ci­do a la Her­man­dad el uso de sus res­pec­ti­vos es­cu­dos de ar­mas co­mo bla­són ofi­cial de ella. Vie­ne una re­la­ción de las per­so­na­li­da­des re­li­gio­sas, pre­la­dos y pas­to­res de la Igle­sia, que ha­bían ofre­ci­do un tes­ti­mo­nio im­por­tan­te de fo­men­to de de­vo­ción y pie­dad so­bre to­do el pue­blo cris­tiano y el au­men­to del cul­to di­vino, me­dian­te el con­duc­to de es­ta Her­man­dad. En es­te sen­ti­do, la Ca­rre­te­ría ha­bía te­ni­do la di­cha de nom­brar, el 10 de fe­bre­ro de 1851, tam­bién co­mo pro­tec­tor su­yo, al emi­nen­tí­si­mo y re­ve­ren­dí­si­mo se­ñor car­de­nal de Se­vi­lla, don Ju­das Jo­sé Ro­mo, a la sa­zón ar­zo­bis­po de la dió­ce­sis his­pa­len­se. El go­bierno ecle­siás­ti­co del car­de­nal Ro­mo fue muy fruc­tí­fe­ro pa­ra las her­man­da­des. Tam­bién ba­jo su re­gen­cia so­bre­vino la con­se­cu­ción del dog­ma de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, pro­cla­ma­do por el Vaticano en 1854, lo que sig­ni­fi­có un gran triun­fo pa­ra las her­man­da­des de la ciu­dad, por la gran de­fen­sa que des­de el si­glo XVII ha­bían ar­ti­cu­la­do a fa­vor del ori­gen in­ma­cu­la­do de Ma­ría. Des­pués de que fa­lle­cie­ra y ocu­pa­se la dió­ce­sis otro nue­vo ar­zo­bis­po, la Her­man­dad de la Ca­rre­te­ría nom­bró al car­de­nal don Ma­nuel Joa­quín y Ta­ran­cón, el 20 de sep­tiem­bre de 1859.

Por es­ta ra­zón, al com­pro­bar la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca, en la so­li­ci- tud ins­ta­da por la Ca­rre­te­ría, que es­ta cor­po­ra­ción po­seía una dis­tin­gui­da nó­mi­na de pro­tec­to­res, no ofre­ció nin­gún re­pa­ro en ac­ce­der a au­to­ri­zar el re­que­ri­mien­to de po­der con­ti­nuar usan­do la tia­ra pon­ti­fi­cia

La Ca­rre­te­ría efec­tuó, ba­jo el man­to pro­tec­tor de los Mont­pen­sier, un buen nú­me­ro de cam­bios bas­tan­te im­por­tan­tes.

en sus ar­mas, y mos­trar­se co­mo una cor­po­ra­ción pro­te­gi­da por la San­ta Se­de, se­gún la apro­ba­ción y rú­bri­ca que dis­pen­só don Fernando Mar­tí­nez Con­de.

En el fon­do do­cu­men­tal del Ar­chi­vo Bor­bón-Or­leáns, que se cus­to­dia en Sanlúcar de Barrameda, y en el que he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de in­ves­ti­gar va­rias oca­sio­nes, en al­gún mo­men­to has­ta en com­pa­ñía del di­rec­tor de es­ta re­vis­ta, don Fran­cis­co Ro­bles, se guar­da una do­cu­men­ta­ción que acre­di­ta la cons­truc­ción

del nue­vo re­ta­blo que hi­zo la Her­man­dad de la Ca­rre­te­ría, den­tro de la sec­ción de Ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral, per­te­ne­cien­te a la se­rie de­di­ca­da a Be­ne­fi­cen­cia. Por fal­ta de re­cur­sos, la co­fra­día no po­día do­rar­lo ni pin­tar­lo, se­gún tes­ti­mo­nió su en­ton­ces

Pro­mo­vie­ron los se­ño­res du­ques, con la ayu­da del Ayun­ta­mien­to, la or­ga­ni­za­ción del pri­mer Santo En­tie­rro Gran­de, en 1850, que se vol­vió a re­pe­tir lue­go en 1854.

se­cre­ta­rio pri­me­ro, el poe­ta don Jo­sé La­mar­que de No­voa, me­dian­te ofi­cio da­ta­do el 9 de sep­tiem­bre de 1850. Re­cor­de­mos que La­mar­que com­par­tió la poe­sía con una aje­trea­da vi­da em­pre­sa­rial y di­plo­má­ti­ca (fue pro­pie­ta­rio de un ne­go­cio de hie­rros y ma­de­ras, así co­mo cónsul del reino de Ná­po­les, de El Sal­va­dor y has­ta del Im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro).

Co­rres­pon­de a mar­zo de 1851 la pri­me­ra no­ti­cia que cons­ta en los ar­chi­vos del pro­pio duque, de una de las vi­si­tas dis­pen­sa­das por Mont­pen­sier a la Her­man­dad. Se anun­cia­ba que iría a la Ca­rre­te­ría a las 4.30. La ma­ña­na del Sá­ba­do de Pas­cua del año 1856, es­tá do­cu­men­ta­da tam­bién la asis­ten­cia del duque, se­gún ase­ve­ra el pro­pio Ber­me­jo en sus Glo­rias re­li­gio­sas. Muy po­cos años más tar­de, en 1859, es cuan­do se pro­du­ce la so­li­ci­tud por par­te de la Her­man­dad pa­ra el cam­bio de há­bi­to de na­za­re­nos. Un do­cu­men­to que he­mos po­di­do con­sul­tar tam­bién en el Ar­chi­vo del Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal, mues­tra el di­se­ño de có­mo que­da­ría el nue­vo há­bi­to, cuan­do la co­fra­día rea­li­za­ba aún su estación pe­ni­ten­cial en la Ma­dru­ga­da del Vier­nes Santo. Pre­ten­día la Her­man­dad va­riar la co­la de la ca­pa, «sien­do to­do el de la­na ne­gra». Ma­nuel Díaz in­ter­pu­so una se­rie de ob­ser­va­cio­nes que va­ria­rían al­go el atuen­do, ba­san­do sus pun­tua­li­za­cio­nes es­té­ti­cas en cier­tas cues­tio­nes his­tó­ri­cas del de­ve­nir de la Her­man­dad. La so­li­ci­tud es­tá fir­ma­da por el Te­nien­te de Her­mano Ma­yor, que ac­tua­ba en nom­bre de sus Al­te­zas Reales, don Fran­cis­co Alonso de Ca­so, jun­to al se­cre­ta­rio, An­to­nio Ji­mé­nez, el 26 de sep­tiem­bre de 1859. El pro­vi­sor ge­ne­ral del Arzobispado sen­ten­ció: «…con­ce­de­mos nues­tro per­mi­so pa­ra que pue­da ha­cer­se la va­ria­ción en las tú­ni­cas de los na­za­re­nos de la Ar­chi­co­fra­día del Santo Cris­to de la Sa­lud y Nues­tra Sra. de la Luz, con­for­me al di­se­ño que se nos ha pre­sen­ta­do. Lo de­cre­tó el car­de­nal Ar­zo­bis­po». La tú­ni­ca de los na­za­re­nos fue de la­na de me­rino ne­gra, de ca­pa, has­ta 1886, año en el que es­ta ar­chi­co­fra­día es­tre­nó las tú­ni­cas de ter­cio­pe­lo azul y cín­gu­lo do­ra­do, co­mo to­da­vía lu­ce ac­tual­men­te.

Ela­bo­ró re­glas nue­vas la Ca­rre­te­ría pa­ra la que ob­tu­vo apro­ba­ción del or­di­na­rio ecle­siás­ti­co en 1861, año en el que es­ta Her­man­dad de­jó ya de sa­lir de Ma­dru­ga­da y pa­só a rea­li­zar su pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta en la tar­de del Vier­nes Santo. Des­pués de la re­vo­lu­ción sep­tem­bri­na de 1868, que tra­jo co­mo con­se­cuen­cia tam­bién el des­tie­rro de los Mont­pen­sier, la jun­ta de go­bierno se vio obli­ga­da a en­tre­gar la pro­pie­dad de la ca­pi­lla,

y sus co­rres­pon­dien­tes lla­ves, a la Jun­ta re­vo­lu­cio­na­ria, el 14 de enero de 1869. En­ton­ces, las imá­ge­nes ti­tu­la­res se tras­la­da­ron al co­le­gio de San Mi­guel, don­de per­ma­ne­cie­ron aco­mo­da­das has­ta que el 7 de mar­zo de aquel año de 1869, fue­ron de­vuel­tas a la Her­man­dad las lla­ves de su ca­pi­lla pa­ra que pu­die­se re­co­brar así su pro­pie­dad, tras unas ges­tio­nes rea­li­za­das por el Ca­bil­do de la Ca­te­dral. Du­ran­te dos años ce­le­bró el Qui­na­rio del Cris­to en la pa­rro­quia del Sa­gra­rio. Fue en­ton­ces cuan­do el ca­bil­do ca­te­dra­li­cio le con­ce­dió po­der usar su es­cu­do de ar­mas en agra­de­ci­mien­to por la con­se­cu­ción.

La Igle­sia his­pa­len­se res­pe­tó a los du­ques, pues se con­vir­tie­ron en gran­des fa­vo­re­ce­do­res de ella, por lo que las her­man­da­des con las que se vin­cu­la­ron que­da­ron mis­ma­men­te am­pa­ra­das.

De­ta­lle de los pies del San­tí­si­mo Cris­to de la Sa­lud. Al fon­do, Ma­ría San­tí­si­ma de la Luz en el Sa­gra­do Mis­te­rio de sus Tres Ne­ce­si­da­des al pie de la San­ta Cruz.

Los du­ques de Mont­pen­sier.

Los du­ques de Mont­pen­sier fue­ron her­ma­nos de las Tres Caí­das de San Isi­do­ro.

De­di­ca­to­ria que les de­di­có Fé­lix Gon­zá­lez de León, en su li­bro “His­to­ria crí­ti­ca y des­crip­ti­va de las co­fra­día de pe­ni­ten­cia...”, pu­bli­ca­do en 1852, a los du­ques de Mont­pen­sier.

Nues­tra Se­ño­ra del Ma­yor Do­lor en su So­le­dad.

En 1850 se or­ga­ni­za la pro­ce­sión mag­na del Santo En­tie­rro a pe­ti­ción de los pro­pios du­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.