Ba­rrio, her­man­dad y pa­rro­quia: El Ce­rro del Águi­la

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Por Es­te­ban Ro­me­ra.

El pró­xi­mo 15 de sep­tiem­bre la Vir­gen de los Do­lo­res rea­li­za­rá una sa­li­da pro­ce­sio­nal por las ca­lles de su ba­rrio, el Ce­rro del Águi­la, con mo­ti­vo del LXXV ani­ver­sa­rio de la erec­ción ca­nó­ni­ca de su pa­rro­quia. La unión de to­do un ba­rrio con su her­man­dad y la pa­rro­quia es de­ter­mi­nan­te en es­ta zo­na de la ciu­dad de Se­vi­lla que se mues­tra or­gu­llo­sa de que per­du­re en el tiem­po y que ca­da día po­ne las ba­ses pa­ra que es­ta re­la­ción nun­ca se pue­da di­vi­dir.

Se­ten­ta y cin­co años de Glo­ria En los años cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do se fun­da la pa­rro­quia de Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res en el Ce­rro del Águi­la, un ba­rrio que ha cam­bia­do mu­cho en lo ex­terno, pe­ro que si­gue te­nien­do a es­ta de­vo­ción mariana en el co­ra­zón de to­dos sus ve­ci­nos. El pá­rro­co de es­ta se­de, Al­ber­to Tena, Don Al­ber­to, co­men­ta con or­gu­llo los orí­ge­nes de su pa­rro­quia: “Fue el Car­de­nal Se­gu­ra el que de­cre­tó la rea­li­za­ción de nues­tra pa­rro­quia, que fue des­mem­bra­da de San Ber­nar­do. Fue el 2 de fe­bre­ro del año 1943 cuan­do se eri­gió ca­nó­ni­ca­men­te y ese mis­mo mes de sep­tiem­bre ya la Vir­gen de los Do­lo­res reali­zó su glo­rio­sa sa­li­da pro­ce­sio­nal por las ca­lles del Ce­rro del Águi­la. Es una so­la co­sa la crea­ción de la pa­rro­quia y el amor de la Ma­dre de Dios re­pre­sen­ta­da en es­ta de­vo­ción. Por ese mo­ti­vo al ce­le­brar es­te ani­ver­sa­rio la Vir­gen de los Do­lo­res sal­drá en pro­ce­sión por nues­tras ca­lles, re­cor­dan­do aque­llos años. Es­te es el mo­ti­vo de di­cha pro­ce­sión, que ser­vi­rá de bro­che fi­nal, jun­to con una so­lem­ne fun­ción, de los ac­tos con­me­mo­ra­ti- vos de nues­tros pri­me­ros se­ten­ta y cin­co años de vi­da”.

Don Al­ber­to co­men­ta otros ac­tos or­ga­ni­za­dos por la pa­rro­quia pa­ra ce­le­brar es­ta efe­mé­ri­de: “La aper- tu­ra de es­tos ac­tos se pro­du­jo el pa­sa­do 2 de fe­bre­ro con una so­lem­ne mi­sa pre­si­di­da por el Ar­zo­bis­po de Se­vi­lla, Mon­se­ñor Juan Jo­sé Asen­jo. A par­tir de esa fe­cha he­mos que­ri­do

per­so­na­li­zar to­do lo con­cer­nien­te a los cul­tos y ac­tos pa­rro­quia­les con re­fe­ren­cia a es­te ani­ver­sa­rio. Ade­más, he­mos editado un car­tel con­me­mo­ra­ti­vo rea­li­za­do por Adrián Ri­quel­me, un con­cier­to ex­tra­or­di­na­rio ofre­ci­do por la Ban­da de las Nieves de Oli­va­res, una exposición… en de­fi­ni­ti­va mu­chas ac­ti­vi­da­des al­re­de­dor de es­tos pri­me­ros se­ten­ta y cin­co años de exis­ten­cia”. A la pre­gun­ta, ¿es el co­ra­zón del ba­rrio su pa­rro­quia?, ex­pre­sa Don Al­ber­to lo si­guien­te: “Creo que tan­to la pa­rro­quia, co­mo la Vir­gen, son las se­ñas de iden­ti­dad del ba­rrio y cla­ra­men­te aglu­ti­na el sen­ti­mien­to de los ce­rre­ños. No con­ci­bo a nues­tra pa­rro­quia sin su Vir­gen de los Do­lo­res”. Don Al­ber­to lle­va mu­chos años en el Ce­rro del Águi­la, cir­cuns­tan­cia que al co­men­tar­la emo­cio­na a es­te sa­cer­do­te: “Yo no na­cí aquí, soy de un pue­blo de la pro­vin­cia de Badajoz, Va­len­cia del Ventoso, aun­que pa­sé mi juventud en Éci­ja ya que mi pa­dre era fun­cio­na­rio y allí lo des­ti­na­ron. In­gre­sé en el Se­mi­na­rio en el año 1962. En el año 1971 fui des­ti­na­do co­mo coad­ju­tor a es­ta pa­rro­quia, sien­do Don Fran­cis­co Ba­rra­gán el pá­rro­co. Des­pués fui nom­bra­do pá­rro­co y lle­vo en el Ce­rro del Águi­la ca­si me­dio si­glo… me sien­to un ce­rre­ño más. Pa­ra mí es­ta pa­rro­quia, su ba­rrio, la Vir­gen, su her­man­dad son mi vi­da”.

Jo­sé de An­ca, her­mano ma­yor de la Her­man­dad de los Do­lo­res del Ce­rro del Águi­la, ex­pre­sa lo que su­po­ne es­ta sa­li­da pro­ce­sio­nal de su do­lo­ro­sa por las ca­lles del ba­rrio: “Es­ta pro­ce­sión so­lem­ne, y no ex­tra­or­di­na­ria, es el co­lo­fón a los ac­tos pro­gra­ma­dos con mo­ti­vo del se­ten­ta y cin­co ani­ver­sa­rio de la erec­ción ca­nó­ni­ca de la Pa­rro­quia que lle­va su nom­bre y de la que es Ti­tu­lar. Tie­ne un ca­rác­ter pa­rro­quial, por tan­to el pa­pel que de­be y va a desem­pe­ñar nues­tra her­man­dad es el de po­ner a dis­po­si­ción de la pa­rro­quia to­do cuan­to pue­da ne­ce­si­tar co­mo un gru­po pa­rro­quial más. En es­te sen­ti­do nues­tro pá­rro­co y di­rec­tor es­pi­ri­tual, D. Al­ber­to Tena, ha­ce ya unos me­ses en­co­men­dó a la her­man­dad pa­ra que se en­car­ga­ra de to­da la or­ga­ni­za­ción y de­más ges­tio­nes que sean ne­ce­sa­rias pa­ra el nor­mal desa­rro­llo de la ci­ta­da sa­li­da. Sin em­bar­go y co­mo Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res tam­bién os­ten­ta la ti­tu­la­ri­dad de la Her­man­dad, no ca­ben más que mo­ti­vos de sa­tis­fac­ción y ale­gría. Fue una noticia so­ña­da des­de ha­ce mu­cho tiem­po y que se ha ido ma­du­ran­do y con­so­li­dan­do a tra­vés de ese tra­ba­jo se­rio y fun­da­men­ta­do. Pien­so de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, que pu­do ser cla­ve ha­ber si­do ca­pa­ces de trans­mi­tir al Sr. Ar­zo­bis­po lo que ha sig­ni­fi­ca­do en la his­to­ria del Ce­rro del Águi­la su pa­rro­quia, eje cen­tral y ver­te­bra­dor de sus ha­bi­tan­tes, no so­lo en ma­te­ria es­pi­ri­tual sino en mul­ti­tud

“Fue el 2 de fe­bre­ro del año 1943 cuan­do se eri­gió ca­nó­ni­ca­men­te y ese mis­mo mes de sep­tiem­bre ya la Vir­gen de los Do­lo­res reali­zó su sa­li­da pro­ce­sio­nal por las ca­lles del Ce­rro del Águi­la”.

de ver­tien­tes que han he­cho de es­ta ba­rria­da la reali­dad que vi­vi­mos a día de hoy. Pues con esa mis­ma sen­si­bi­li­dad que se le trans­mi­tió al Sr. Ar­zo­bis­po, D. Juan Jo­sé tu­vo a bien au­to­ri­zar di­cha sa­li­da so­lem­ne por cuan­to sig­ni­fi­ca la de­vo­ción y amor que pro­fe­san los ve­ci­nos del Ce­rro a su Vir­gen, y co­mo en su ho­mi­lía di­jo, “sal­dría pa­ra vi­si-

tar vues­tras ca­lles y vues­tras ca­sas co­mo mues­tra de agra­de­ci­mien­to por tan­tí­si­mos fru­tos es­pi­ri­tua­les re­ci­bi­dos en es­tos años”.

Jo­sé de An­ca co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Her­man­dad tie­ne cla­ro có­mo afron­ta la jun­ta de go­bierno que pre­si­de es­te acon­te­ci­mien­to go­zo­so pa­ra to­do un ba­rrio: “Pues en es­te sen­ti­do te­ne­mos el re­to de afron­tar, con ac­ti­tud de ser­vi­cio, la res­pon­sa­bi­li­dad que nos ha si­do en­co­men­da­da por nues­tro pá­rro­co en to­do lo con­cer­nien­te a la or­ga­ni­za­ción y desa­rro­llo de la pro­ce­sión so­lem­ne. En es­tos tra­ba­jos pre­vios, es­ta­mos tra­tan­do de no de­jar de la­do nin­gu­na sen­si­bi­li­dad, aún asu­mien­do que se­ría im­po­si­ble con­ten­tar a to­do el mun­do, pe­ro tra­ta­re­mos por to­dos los me­dios de tra­ba­jar con te­són y ahín­co pa­ra po­der cu­brir to­das las ex­pec­ta­ti­vas que nues­tro ba­rrio ten­ga pues­tas en es­ta sa­li­da de la San­tí­si­ma Vir­gen”. Es­ta sa­li­da pro­ce­sio­nal po­dría re­cor­dar aque­lla que tu­vo la do­lo­ro­sa por el ba­rrio en dé­ca­das pa­sa­das. En es­te sen­ti­do De An­ca se emo­cio­na al re­cor­dar mo­men­tos vi­vi­dos. “Pues la ver­dad es que las que me­jor re­cuer­do son las de la dé­ca­da de los 80. El mes de sep­tiem­bre pa­ra cual­quier ve­cino del ba­rrio, y más aún por aque­llas fe­chas, eran los días de re­en­cuen­tro con fa­mi­lia­res y ami­gos que por di­fe­ren­tes mo­ti­vos se ha­bían ido a vi­vir a otras zo­nas de la ciu­dad. Era el mo­ti­vo y la ex­cu­sa pa­ra vol­ver a re­vi­vir su in­fan­cia. En esas fe­chas se to­ma­ban las ca­lles co­mo lu­gar de con­vi­ven­cia, a mo­do de pue­blo, don­de las ale­grías y pe­nas eran com­par­ti­das por to­dos. ¿Y en torno a quién se ar­ti­cu­la­ba to­do es­to? Pues es fá­cil la res­pues­ta. Era la ce­le­bra­ción de los cul­tos anua­les de la Her­man­dad y la sa­li­da el úl­ti­mo do­min­go de sep­tiem­bre de la Vir­gen de los Do­lo­res. En esas sa­li­das que mar­ca­ban las re­glas, el con­tex­to eran las ca­lles del Ce­rro, ador­na­das por sus ve­ci­nos, in­clu­so en al­gu­nas de ellas, con por­ta­das efí­me­ras y gran­dio­sas que da­ban es­plen­dor a la pro­ce­sión glo­rio­sa. Era la Vir­gen de los Do­lo­res quien con­vo­ca­ba, quien lla­ma­ba a sus hi­jos… y és­tos los que acu­dían con fer­vor a su en­cuen­tro. Fue­ron años cru­cia­les pa­ra que hoy po­da­mos dis­fru­tar de la Her­man­dad ac­tual y de la cual nos sen­ti­mos muy or­gu­llo­sos”. Es di­fí­cil se­pa­rar la de­vo­ción a la Vir­gen y su her­man­dad, al ba­rrio y su pa­rro­quia. El her­mano ma­yor tie­ne cla­ra la res­pues­ta. “Es una reali­dad in­du­da­ble que pa­rro­quia, her­man­dad y ba­rrio son una mis­ma en­ti­dad y don­de se­ría im­pen­sa­ble uno sin los otros, creo que son los que nos co­no­cen y si­guen los que más cla­ro tie­nen que en Se­vi­lla la di­men­sión de de­vo­ción y fe que se vi­ve en es­te ba­rrio, en torno fun­da­men­tal­men­te a su Vir­gen, no tie­ne otra ex­pli­ca­ción que no sea la unión sin­gu­lar en­tre es­tas tres reali­da­des. Pa­ra ser jus­tos hay que dar un lu­gar de pri­vi­le­gio a to­dos aque­llos que tra­ba­ja­ron y tra­ba­ja­ran pa­ra que El Ce­rro del Águi­la si­ga cui­dan­do y ve­lan­do de su pa­rro­quia y de su her­man­dad. El Ce­rro es gran­de por el co­ra­zón gran­de de sus ve­ci­nos y ve­ci­nas. La me­jor he­ren­cia que re­ci­bi­mos en ca­da ca­sa es la de­vo­ción y el amor al Se­ñor y a su Ben­di­ta Ma­dre”. El pró­xi­mo 15 de sep­tiem­bre se­rá una jornada his­tó­ri­ca en el Ce­rro del Águi­la cuan­do su Ma­dre vi­si­te sus ca­lles. Los ce­rre­ños de­mos­tra­rán nue­va­men­te su amor a la Vir­gen de los Do­lo­res, su pa­rro­quia y su her­man­dad. Se­rá una jornada de re­cuer­dos, y de diás­po­ra de los que ya no vi­ven allí pe­ro que sien­ten de una for­ma muy es­pe­cial. Se­rá un día gran­de pa­ra es­te ba­rrio que se sien­te or­gu­llo­so de lo que fue, es y se­rá…

Car­tel Anun­cia­dor de la efe­mé­ri­des.

De­ta­lle de las ma­nos de la do­lo­ro­sa de Se­bas­tián San­tos.

Pa­so de pa­lio de la Vir­gen de los Do­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.