Ja­vier Ru­bio

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo - Por Ja­vier Ru­bio. Fo­to César López Hal­dón.

¿Aca­so al buen la­drón se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za con­ver­tir­se? En­ton­ces, ¿qué fue lo que lo mo­vió a ro­gar a la de­ses­pe­ra­da, en el úl­ti­mo mo­men­to de su vi­da, un ges­to de com­pa­sión? ¿Qué fue eso que lo trans­for­mó de raíz, lo vol­vió del re­vés, que lo im­pul­só a ese bre­ve pe­ro in­ten­so diá­lo­go con “Jesús Na­za­reno, rey de los ju­díos” a cu­ya de­re­cha lo ha­bían cru­ci­fi­ca­do? La con­ver­sión es un mis­te­rio, qui­zá el pri­me­ro de los mis­te­rios que acompañan la vi­da de fe. Hay quie­nes pa­san su vi­da en­te­ra sin sen­tir esa ne­ce­si­dad de rom­per con el pa­sa­do y re­co­men­zar de nue­vo co­mo esos apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que dis­po­nen de un bo­tón de reini­cio. Y hay quie­nes se ven im­pe­li­dos a dar ese pa­so de cam­biar de ac­ti­tud por un acon­te­ci­mien­to fun­dan­te en sus vi­das: una enfermedad pro­pia o en al­guien cer­cano, la con­cien­cia del pe­ca­do mor­tal, una vi­sión de la pro­pia muer­te, la ne­ce­si­dad de rom­per con su pa­sa­do…

La lec­ción que nos de­ja el mis­te­rio de la her­man­dad de Mon­tse­rrat es que nun­ca es tar­de pa­ra esa con­ver­sión de vi­da co­mo le su­ce­dió a San Di­mas. ¿Aca­so se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za con­ver­tir­se? No lo pa­re­ce. Pe­ro fue la con­cien­cia de com­par­tir des­tino en el Cal­va­rio con un inocen­te –jus­to en­tre los jus­tos– lo que le hi­zo dar el pri­mer pa­so. Por­que la con­ver­sión es gra­cia di­vi­na que Dios otor­ga sin me­re­ci­mien­to al­guno por par­te del cre­yen­te, pe­ro re­quie­re de una ac­ti­tud ini­cial que pro­pi­cie el en­cuen­tro con Cris­to su- frien­te en la cruz. La ico­no­gra­fía ca­tó­li­ca lo ha re­su­mi­do en el cru­ce de mi­ra­das en­tre el Na­za­reno y el Buen La­drón mien­tras el otro mal­he­chor cru­ci­fi­ca­do apar­ta su vis­ta del ma­de­ro en el que cuel­ga el Re­den­tor. Con esa in­ten­ción ex­pre­sa ta­lló Juan de Me­sa la ac­ti­tud cor­po­ral del Cris­to de la Con­ver­sión, ca­si pug­nan­do por des­en­cla­var­se, con los ojos vi­drio­sos vuel­tos ha­cia Di­mas pa­ra pro­me­ter­le el pa­raí­so. Sin cris­pa­ción en la mi­ra­da, con la dul­zu­ra del ros­tro de Dios del que ha­blan los sal­mos, Cris­to aco­ge y alien­ta a quien ha de­ci­di­do con­ver­tir­se. No im­por­ta có­mo ha­ya si­do su vi­da an­te­rior, tam­po­co cuán­to le que­de de pe­nar en es­te va­lle de lá­gri­mas, só­lo cuen­ta la dis­po­si­ción de sa­lir del pe­ca­do pa­ra gi­rar­se a la gra­cia, el con­ven­ci­mien­to de de­jar atrás la co­rrup­ción pa­ra aden­trar­se en la in­mor­ta­li­dad, la de­ter­mi­na­ción de aban­do­nar la muer­te cor­po­ral pa­ra abra­zar la vi­da eter­na. No hay más re­qui­si­tos que de­jar­se al­can­zar por el abra­zo mi­se­ri­cor­dio­so del Pa­dre, ex­pre­sa­do en la mi­ra­da com­pa­si­va con que su Hi­jo con­tem­pla al Buen La­drón. Esa mi­ra­da irre­sis­ti­ble es la que con­vier­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.