Fé­lix Ma­chu­ca

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer Tramo -

To­dos te­ne­mos un ami­go que, in­clu­so en es­tas fe­chas don­de la flor de la ciu­dad es des­tro­na­da por la de la ti­pua­na, si­gue prac­ti­can­do su en­tre­ga ab­so­lu­ta al re­cuer­do de mar­zo y abril, los me­ses de la di­cha, ese tiem­po cua­res­mal don­de le va cam­bian­do el am­bien­te. Si los atle­tas se so­me­ten a te­ra­pias de re­cu­pe­ra­ción en las má­qui­nas del frío, es­tos ami­gos que com­par­ti­mos se so­me­ten en esos me­ses se­ña­la­di­tos a una au­tén­ti­ca re­no­va­ción de su san­gre es­pi­ri­tual, que re­co­rre los cuer­pos siem­pre en la mis­ma di­rec­ción: des­de el co­ra­zón a los cen­tros ner­vio­sos de la ciu­dad. Des­de el co­ra­zón a los tem­plos don­de se mon­tan los pa­sos. Per­fi­les de es­te ti­po, el de gen­te que so­lo vi­ve dos me­ses al año de for­ma ac­ti­va, es­pe­ran­do el res­to co­mo si fue­ra una con­de­na, lo pa­ga la Se­ma­na de Pa­sión con re­duc­cio­nis­mos in­jus­tos, lle­gán­do­se a ex­ten­der la es­pe­cie de que la Se­ma­na San­ta es el pe­lle­jo de una trai­ción a la más au­tén­ti­ca tra­di­ción lo­cal. Es ver­dad que hay ac­to­res que mal in­ter­pre­tan el tex­to; pe­ro el tex­to es­tá es­cri­to y bien cla­ro. La Se­ma­na San­ta se ges­ta a lo lar­go del año. Más allá, mu­cho más allá, de una so­lem­ne y triunfal en­tra­da en Cam­pa­na.

Las her­man­da­des, las mis­mas que aho­ra es­tán sin di­ri­gen­cia colectiva por mo­ti­vos per­so­na­les del pre­si­den­te del Con­se­jo, de­ba­tién­do­se, en­tre ir a las ur­nas co­mo el que va a ur­gen­cias o es­pe­rar los dos años re­gla­men­ta­dos por el es­ta­tu­to de la cor­po­ra­ción, tie­nen to­do el año pa­ra ha­cer su tra­ba­jo. Y lo ha­cen. Con ten­den­cia a la au­to­su­pera­ción. In­de­pen­dien­te­men­te que en sus fi­las ha­ya al­gu­nos o mu­chos que so­lo en­tien­dan su sen­ti­do en esos me­ses de mar­zo y abril. Esa men­ta­li­dad de azahar, vo­lup­tuo­sa co­mo una flor de tan bre­ve pe­ro in­ten­sa vi­da, no es la que do­mi­na en las her­man­da­des. Cri­ti­ca­das, se­ña­la­das, mar­ca­das y has­ta he­ri­das por un es­ta­do de opi­nión mu­chas ve­ces tan exal­ta­do co­mo in­jus­to, nues­tras her­man­da­des son el Ome­ga 3 del co­ra­zón de la dió­ce­sis. Si aún la­te con el vi­gor de un atle­ta el co­ra­zón de nues­tra cir­cuns­crip­ción es­pi­ri­tual, lo es, en su me­di­da pro­por­cio­nal, por el tra­ba­jo de las her­man­da­des. No. No so­lo es su tra­ba­jo ves­tir a una vir­gen, sa­car­la a la ca­lle aca­ri­cia­da por flo­res y pa­sear­la por Se­vi­lla ba­jo un tem­plo de pla­ta por don­de en­tra y sa­len los sus­pi­ros del ai­re de la ciu­dad. Re­du­cir el tra­ba­jo de una her­man­dad so­lo eso es de una ba­na­li­dad in­so­por­ta­ble.

Sos­tie­ne el sa­ber po­pu­lar que nun­ca hay que pe­dir­le a quien no tie­ne, sino a quien sa­be que te quie­re. Los prín­ci­pes de nues­tra Iglesia, cuan­do lle­gan a Pa­la­cio, en su ma­yo­ría, se sien­tan so­bre el da­mas­co man­te­nien­do cier­to dis­tan­cia­mien­to con la so­cio­lo­gía de las her­man­da­des. Co­mo si lo abru­ma­sen las cor­ne­tas de sus de­cla­ra­cio­nes y los tam­bo­res de su po­der tem­po­ral. Lue­go, co­no­cién­do­las, sa­bien­do lo que ha­cen du­ran­te to­do el año, que no es otra co­sa que asis­tir al co­ra­zón de la dió­ce­sis, no so­lo las res­pe­tan. Sino que la va­lo­ran pú­bli­ca­men­te. El mes pa­sa­do, Juan Jo­sé Asen­jo, ar­zo­bis­po de Se­vi­lla, lo re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te en una rue­da de pren­sa que tu­vo su eco en el mun­di­llo co­fra­die­ro. Si el Se­mi­na­rio no le cues­ta di­ne­ro a las ar­cas de Pa­la­cio es por­que la apor­ta­ción de las her­man­da­des al Fon­do Co­mún Dio­ce­sano go­za de bue­na sa­lud. Tan bue­na, tan bue­na que res­pec­to al pa­sa­do año, ese fon­do, ha cre­ci­do un sie­te por cien­to, pe­se a que la cri­sis, di­ga lo que di­ga la in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra, si­gue cam­pan­do a sus an­chas. Más de 123.000 eu­ros fue­ron in­gre­sa­dos en ese fon­do, sin con­tar lo que tam­bién les lle­gó al Se­mi­na­rio, a Cá­ri­tas y a los Cen­tros de Orien­ta­ción Fa­mi­liar. La la­bor de nues­tras her­man­da­des en la ci­men­ta­ción de la dió­ce­sis y la mul­ti­pli­ca­ción de ayu­das hu­ma­ni­ta­rias es real­men­te es­ti­mu­lan­te. Pe­se a lo que se di­gan de ellas y pe­se a los irre­cu­pe­ra­bles ca­pi­ro­tis­tas que allí en­cuen­tran su ni­cho eco­ló­gi­co sen­ti­men­tal por dos me­ses al año, su tra­ba­jo es tan efec­ti­vo y ne­ce­sa­rio co­mo si­len­te. Ca­li­fi­car su ac­tua­ción co­mo el Ome­ga 3 que for­ta­le­ce y nu­tre el co­ra­zón de la dió­ce­sis, no creo en ab­so­lu­to que sea exa­ge­ra­ción his­pa­len­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.