Vic­to­ria co­ro­na­da

Cró­ni­ca para una ni­ña re­cién na­ci­da

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo - Por José Ma­nuel de la Lin­de.

A Vic­to­ria Eu­ge­nia Mon­clo­va Es­ta his­to­ria tie­ne una dedicatoria con­cre­ta. Es para ti, pe­que­ña. Has ve­ni­do al mun­do muy po­cos días an­tes del acon­te­ci­mien­to más es­pe­ra­do en la que ya es tu her­man­dad. Te lla­mas co­mo Ella y tie­nes el pe­lo tan mo­reno co­mo el que aso­ma por su sien. Hoy te de­di­co es­tas lí­neas para que tus pa­dres te las lean el día de ma­ña­na y te sir­van de tes­ti­mo­nio. Quie­ro con­tar­te có­mo y cuán­do se co­ro­nó ca­nó­ni­ca­men­te la Vir­gen de la Vic­to­ria.

Es­ta his­to­ria arran­ca mu­chos, mu­chos años an­tes. Allá por los años 90 del si­glo pa­sa­do. Era tan só­lo un sue­ño para un gru­po de cha­va­les que con to­da la ilu­sión del mun­do em­plea­ban ho­ras y ho­ras en la her­man­dad. Cuan­do ape­nas ve­nían her­ma­nos; cuan­do para sa­car ade­lan­te la co­fra­día só­lo ha­cía fal­ta que lle­ga­ra don Fer­nan­do con el lla­ve­ro y su an­dar in­con­fun­di­ble; Án­gel a con­tar el di­ne­ro y re­co­ger­lo en cui­da­do­sos pa­que­ti­tos (siem­pre los dos ro­dea­dos de hu­mo de Du­ca­dos) y Joaquín... ara­ñan­do de don­de fue­ra para sa­car ade­lan­te una ma­yor­do­mía bien exi­gua. La casa de Ma­ría era una ex­ten­sión más de la ca­pi­lla: al­bas y ro­que­tes por me­dio, pa­ños de al­tar, el

Aque­llos jó­ve­nes ima­gi­na­ron que la Vir­gen sal­dría en Ro­sa­rio de la Au­ro­ra ha­cia la Ca­te­dral vis­tien­do un to­ca­do de tul.

man­to de la Vir­gen cui­da­do­sa­men­te ex­ten­di­do so­bre la col­cha de la ca­ma. Ma­ri­sa con su es­me­ro, Ro­sa­rio siem­pre dis­pues­ta, Isa­bel, Gloria... y pa­re us­ted de con­tar. Aque­llos mu­cha­chos aún im­ber­bes so­ña­ron con es­te día. Só­lo Ella co­mo fa­ro de sus vi­das. Pa­sa­ban los me­jo­res mo­men­tos de su ju­ven­tud y co­mo aque­llo era su casa, nues­tra Vir­gen de la Vic­to­ria era tes­ti­go has­ta de unos jue­gos que hoy hu­bie­ran si­do más que re­pro­ba­dos… sin du­da, no era el si­tio de usar el ex­tin­tor ni de co­ger el mi­cro para otra co­sa que no fue­ra leer las lec­tu­ras. Tam­po­co el al­ma­cén era el lu­gar para su­bir­se al pa­so y dar un sus­to de muer­te al pri­me­ro que pa­sa­ra ha­cién­do­se pa­sar por un sa­yón que co­bra­ba vi­da ba­jo la fun­da. Tan­tas y tan­tas vi­ven­cias. So­gas que igual ser­vían para ba­lan­cear una an­ti­gua ca­be­za de fi­gu­ra se­cun­da­ria o para atar de ma­la ma­ne­ra el re­cli­na­to­rio que a pun­to es­tu­vo de cos­tar un dis­gus­to.

Lo so­ña­do he­cho reali­dad

Aque­llos jó­ve­nes ima­gi­na­ron que la Vir­gen sal­dría en Ro­sa­rio de la Au­ro­ra ha­cia la Ca­te­dral vis­tien­do un to­ca­do de tul. Así se hi­zo reali­dad.

Un 7 de oc­tu­bre de 2018. De­jan­do atrás el sem­pi­terno cla­vel, ese día ama­ne­cían ro­sas blan­cas en su pa­so. Un pa­la­cio re­na­cen­tis­ta de ca­jón com­ple­ta­men­te re­for­ma­do gra­cias al es­fuer­zo de otros mu­chos que lle­ga­ron po­co a po­co con­for­man­do la co­fra­día. Bor­ja el prios­te (¿te sue­na?), que aho­ra lo di­se­ña y pre­pa­ra to­do co­mo si fue­ra a le­van­tar la Gi­ral­da. Atrás que­da­ron las pun­ti­llas so­bre la cres­te­ría; las bam­ba­li­nas des­cua­dra­das y aquel co­lor de ter­cio­pe­lo ro­jo tan desa­cer­ta­do. El in­te­rior de las caí­das ya está bor­da­do a mano y no es de re­cor­te. La can­de­le­ría de pla­ta en­ca­ja a la per­fec­ción; nues­tra Vir­gen está un po­co más re­tra­sa­da en el pa­so para que su man­to cuel­gue y que­de más ele­gan­te. In­clu­so es­tre­na­ba ese día un lla­ma­dor para la mano ner­vio­sa de Ma­nuel Vi­lla­nue­va.

So­ña­ron es­tos ni­ños que la Vir­gen sal­dría an­tes de que rom­pie­ra el al­ba. Y así fue. A las seis de la ma­ña­na. Si­len­cio en la pla­za. Re­vo­lo­teo ale­gre de la cam­pa­na que ya no hay que to­car a mano. Se­vi­lla en la ca­lle para re­des­cu­brir a la Vir­gen de la Vic­to­ria.

Que­ri­da Vic­to­ria Eu­ge­nia, el cor­te­jo de her­ma­nos con luz que acom­pa­ñó a nues­tra Ma­dre fue lar­go. An­dar ro­tun­do del pa­lio de ca­jón. Muy po­co des­pués de las seis de la ma­ña- na cru­zó la re­ja (es­pe­ro que cuan­do leas es­tas lí­neas ha­ya des­apa­re­ci­do esa ba­rre­ra). Al igual que ocu­rre con los ci­rios, hu­bo que des­pa­bi­lar al ba­rrio. Fi­nal­men­te res­pon­dió. Col­ga­du­ras he­chas por las her­ma­nas y con la­zos co­si­dos a pri­sa y co­rrien­do. La Vir­gen cru­zó el puen­te con el re­len­te aún de la no­che y se aden­tró en la hu­me­dad pla­cen­te­ra de los jar­di­nes que lle­van el nom­bre de Cernuda. Aquí nun­ca más ha­bi­ta­rá el ol­vi­do de su nom­bre: Vir­gen de la Vic­to­ria.

En la Ca­te­dral y el Sa­gra­rio

San Gre­go­rio en el sen­ti­do in­ver­so a ca­da Jue­ves San­to y Ca­te­dral. A co­rrer se di­jo. Para esa mis­ma tar­de hu­bo que mon­tar el be­sa­mano ex­tra­or­di­na­rio en el Sa­gra­rio. Una vez más es­tu­vo to­do dis­pues­to y di­se­ña­do por el ex­ce­len­te equi­po de prios­tía. De las flo­res se en­car­gó Añil con gran acier­to. Li­lliums blan­cos y un to­ca­do para ca­da mo­men­to... An­to­nio y Joaquín de­di­cán­do­les to­do su es­me­ro para ves­tir aho­ra a la Vir­gen con la­mé de oro. La aco­gió Roldán en el Sa­gra­rio y con qué gran­de­za fue ca­paz de lle­nar ese gran tem­plo. Fi­las y fi­las de se­vi­lla­nos, que vol­vían a re­des­cu­brir­la, y de gui­ris que en­tra­ban por­que pa­sa­ban por la Ave­ni­da. Emu­lan­do al que iba de­lan­te be­sa­ron tus ma­nos y se pre­gun­ta­ban por tal ma­ra­vi­lla. ¿De qué mu­seo de Lon­dres o New York ha­bías sa­li­do? se pre­gun­ta­ban... Y a to­dos y ca­da uno ha­bía que ex­pli­car­les que la Vir­gen ve­nía de Los Re­me­dios, de la fá­bri­ca de ta­ba­cos, don­de re­za­ban las ci­ga­rre­ras re­tra­ta­das por Bil­bao o So­ro­lla.

Aquí nun­ca más ha­bi­ta­rá el ol­vi­do de su nom­bre: Vir­gen de la Vic­to­ria.

Dos días des­pués, Tri­duo ex­tra­or­di­na­rio. Era el mo­men­to de mon­tar aque­lla gran­dio­sa es­truc­tu­ra que an­tes del ve­rano se ha­bía en­sa­ya­do en la pla­za de la Fá­bri­ca. De la pla­ta, al oro para re­sal­tar su her­mo­so ros­tro. Tam­bién la­mé y or­quí­deas blan­cas. Francisco Or­tiz, Isa­cio Si­gue­ro o el mis­mo obis­po au­xi­liar, San­tia­go Gó­mez Sie­rra, qui­sie­ron te­ner el ho­nor de pre­di­car es­tos cul­tos ex­tra­or­di­na­rios.

¿Sa­bes, Vic­to­ria Eu­ge­nia, que en el úl­ti­mo día de tri­duo se obró un mi­la­gro? Fue un re­ga­lo des­de el cie­lo de Ra­fael Montesinos para su hi­ja. Ella ha­bía re­ser­va­do en el Sa­gra­rio tiem­po an­tes de co­no­cer­se na­da en ab­so­lu­to de la co­ro­na­ción de la Vir­gen: un 12 de oc­tu­bre de 2018. Y

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Emu­lan­do es­ta pin­tu­ra lu­ci­rá la Vir­gen el día de su co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

La Vir­gen de la Vic­to­ria en un re­cien­te be­sa­ma­nos.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Pon­ti­fi­cal en la Ca­te­dral con mo­ti­vo del 450 aniver­sa­rio de la her­man­dad. Aho­ra, la Vir­gen se co­ro­na fue­ra del pa­so.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

La Vir­gen de la Vic­to­ria vis­ta a tra­vés de su co­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.