Ya na­da se­rá igual

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo -

Cernuda tu­vo que ex­pli­car­se des­pués de es­cri­bir aque­llo de ‘llega un mo­men­to en la vi­da cuan­do el tiem­po nos al­can­za’. Pe­ro a quie­nes les ha lle­ga­do ya ese mo­men­to no les ha­cen fal­ta ex­pli­ca­cio­nes para com­pren­der lo que el poe­ta qui­so de­cir. Sa­ben, por­que de ello en ese ins­tan­te ad­quie­ren con­cien­cia, que la vi­da es una len­ta y con­ti­nua su­ce­sión de despedidas. Qui­zá to­do em­pie­za el día en que des­cu­bri­mos que los Re­yes Ma­gos no exis­ten y com­pren­de­mos que tras la ma­gia lo que hay en reali­dad es un en­ga­ño. Se eva­po­ra así la que en­vol­vía la ilu­sión de nues­tros sue­ños in­fan­ti­les y, par­tir de ahí, sin sa­ber­lo to­da­vía, co­men­za­mos len­ta­men­te a des­pe­dir­nos de ca­si to­do lo de­más has­ta que un día so­mos no­so­tros quie­nes de­ci­mos adiós a es­te mun­do cruel.

Ma­no­lo Ga­rri­do se ha muer­to y de for­ma in­me­dia­ta se ha su­ma­do a la lar­ga e ilus­tre nó­mi­na de los que no die­ron –ni da­rán nun­ca– el pre­gón de la Se­ma­na San­ta. In­ter­mi- na­ble ris­tra de poe­tas po­pu­la­res, de li­te­ra­tos de fus­te, de mal­di­tos, de hu­mil­des, de pa­la­da­res ex­qui­si­tos para cu­ya miel no es­ta­ba he­cha nues­tra bo­ca de asno pro­vin­ciano, tras­no­cha­do, pre­jui­cio­so, acom­ple­ja­do y mio­pe. No­so­tros nos lo per­de­mos. Co­no­cí a Ma­no­lo Ga­rri­do ha­ce al­gún tiem­po. Con ob­je­to de ha­cer­le una en­tre­vis­ta, fui a su mo­des­to pi­so de la Bar­zo­la don­de, ya oc­to­ge­na­rio, vi­vía so­lo, desen­vol­vién­do­se con la sol­tu­ra de un ‘sin­gle’ trein­ta­ñe­ro. Me ha­bló de la gra­cia, del ar­te… del em­bru­jo. ¿Qué es el em­bru­jo?, le pre­gun­té. ‘¿Por qué a ve­ces en la lla­ga de una lo­sa del sue­lo bro­ta una planta? Si esas co­sas tu­vie­ran una ex­pli­ca­ción, de­ja­rían de te­ner em­bru­jo’. Tam­bién le pre­gun­té por qué no ha­bía da­do el pre­gón de la Se­ma­na San­ta y co­mo no su­po de­cír­me­lo, me di­jo los ver­sos con los que ha­bría arran­ca­do ese pre­gón: ‘Que no me di­gan a mí que na­cen en cual­quier par­te ma­nos co­mo las de aquí. Ma­nos que la­bran un Cris­to con la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.