Eu­se­bio Car­los Ál­va­rez-Os­so­rio Rojas-Mar­cos

ABC - Pasión de Sevilla - - Primer tramo - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta tie­ne al­ma de ar­tis­ta y lo po­ne de ma­ni­fies­to en sus do­tes para la mú­si­ca y en el gus­to por el ar­te. El di­se­ño y la es­té­ti­ca or­na­men­tal, han si­do una cons­tan­te en su vi­da. Una tra­yec­to­ria pla­ga­da de im­por­tan­tes in­ter­ven­cio­nes per­so­na­les en las que ha de­ja­do su im­pron­ta, mar­can­do un es­ti­lo ge­nui­na­men­te ele­gan­te.

– ¿Có­mo re­cuer­da su ba­rrio de na­ci­mien­to? – Na­cí en el ba­rrio de los Re­me­dios. Por aquel tiem­po ha­bía po­cas vi­vien­das cons­trui­das y la fi­so­no­mía del ba­rrio no se pa­re­ce­ría para na­da a la ac­tual. Jun­to a mi casa ha­bía un des­cam­pa­do don­de ju­gá­ba­mos los ni­ños del en­torno. Mis ami­gos y yo, in­ten­ta­mos ha­cer una ca­ba­ña en un ár­bol, ¡re­cuer­do que cor­ta­mos una ra­ma enor­me! (ri­sas). Ju­gá­ba­mos tam­bién en los ba­jos del río, don­de ha­bía un bar­co, me­dio hun­di­do, en el que ju­gá­ba­mos y re­creá­ba­mos aven­tu­ras. Fí­ja­te que un día nos subimos y cuan­do yo vi des­de arri­ba lo su­cio que es­ta­ba el río, ¡no que­ría ba­jar­me por no ti­rar­me al agua! (ri­sas). Re­cuer­do que en 1967, mi her­mano Ja­vier y yo sa­ca­mos nues­tra Cruz de Ma­yo, que ya ha­bía sa­li­do an­te­rior­men­te con dos de mis her­ma­nos ma­yo­res.

– ¿Pue­de ha­blar­nos de los co­le­gios a los que acu­dió y có­mo fue su vi­da en ellos? – De muy pe­que­ño acu­dí a una guar­de­ría que ha­bía en la ca­lle Fuen­san­ta, de ahí pa­sé al co­le­gio de los Sagrados Co­ra­zo­nes que es­ta­ba en la ca­lle Vir­gen de Se­te­fi­lla, cu­yos res­pon­sa­bles eran Do­ña Ma­ría y Don Pe­dro, re­cuer­do es­tu­diar to­das las ma­te­rias con la En­ci­clo­pe­dia Ál­va-

rez. Allí es­tu­ve has­ta cuar­to. En el Al­fon­so X, que es­ta­ba en el Por­ve­nir, es­tu­dié un año, me vie­nen a la me­mo­ria pro­fe­so­res de gran ni­vel co­mo An­to­nio Ben­da­la y Juan An­to­nio Hu­guet, era un co­le­gio de gran ni­vel. De ahí pa­sé al Ju­lio Coloma, ¡por cier­to que es­tan­do en ese co­le­gio mon­té la ban­da, te­nía 12 años! Pos­te­rior­men­te al ins­ti­tu­to de Ta­bla­da. Qui­se es­tu­diar Be­llas Ar­tes, in­clu­so mi tío Eu­se­bio qui­so pa­gar­me la ca­rre­ra para que es­tu­dia­se en Ita­lia, pe­ro co­mo yo era un tras­to y no que­ría es­tu­diar, de­ci­dí ha­cer en FP, al­go re­la­cio­na­do con la ta­lla de ma­de­ra, a lo que mis pa­dres se opu­sie­ron ar­gu­men­tan­do que te­nía que es­tu­diar al­go más for­mal, ma­tri­cu­lán­do­me en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co y don­de es­tu­dié téc­ni­co ad­mi­nis­tra­ti­vo, lla­ma­do tam­bién pe­ri­to.

– ¿Qué re­cuer­dos tie­ne de la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez? – Real­men­te to­da mi fa­mi­lia es muy co­fra­de des­de siem­pre. Mi pa­dre, es­tan­do des­ti­na­do en Huel­va, fue miem­bro fun­da­dor de la Her­man­dad de los Es­tu­dian­tes y en Se­vi­lla lo fue tam­bién de la Her­man­dad del Sol, que sa­lió el Lu­nes San­to de 1932, co­mo pro­tes­ta por la si­tua­ción en la que se es­ta­ban vien­do in­mer­sas las co­fra­días. El pri­mer año que pro­ce-

sio­na la Her­man­dad lo ha­ce con un cru­ci­fi­ca­do, el Cris­to de la San­gre y el se­gun­do lo ha­ce con la ima­gen de una Do­lo­ro­sa de Bi­dón, de ta­ma­ño aca­dé­mi­co que está en la ac­tua­li­dad en la pa­rro­quia del Jun­cal. Vuel­ve a sa­lir en 1935, con na­za­re­nos por to­do el centro. Mis re­cuer­dos de la in­fan­cia co­fra­de se cen­tran en el Va­lle, la Co­fra­día de la fa­mi­lia Ál­va­rez Os­so­rio. El Do­min­go de Ra­mos era tra­di­ción ver a la Paz por el par­que con mi fa­mi­lia, lue­go nos íba­mos a co­mer y con­ti­nua­ba la tar­de vien­do co­fra­días con mis ami­gos por la ca­lle, sin pa­rar de un la­do a otro.

– ¿Có­mo re­cuer­da a sus pa­dres? – Cuan­do co­mien­za la gue­rra ci­vil, mi pa­dre es­ta­ba es­tu­dian­do De­re­cho, par­ti­ci­pan­do en la mis­ma co­mo vo­lun­ta­rio re­que­té, con los car­lis­tas. Cuan­do con­clu­ye la gue­rra mi pa­dre tie­ne el gra­do de ca­pi­tán, no re­to­ma los es­tu­dios y con­ti­núa en el ejér­ci­to, in­gre­san­do en la aca­de­mia para for­ma­li­zar su ca­rre­ra co­mo mi­li­tar. Mis pa­dres es­tu­vie­ron vi­vien­do du­ran­te

un tiem­po en Áfri­ca, por­que el ejér­ci­to des­ti­nó allí a mi pa­dre. Yo no co­no­cí a mi pa­dre co­mo mi­li­tar, ya que él se re­ti­ró por en­fer­me­dad en 1954, co­mo con­se­cuen­cia de di­ver­sas he­ri­das de gue­rra que pa­de­ció y que re­per­cu­tie­ron en su sa­lud, pa­san­do a la re­ser­va has­ta su ju­bi­la­ción. Cuan­do se ins­ta­lan en Se­vi­lla, mi pa­dre se de­di­ca a ha­cer ju­gue­tes, ¡era un ma­ni­tas, a to­dos los hi­jos nos hi­zo unos ju­gue­tes pre­cio­sos! Al ca­bo del tiem­po, mis pa­dres abrie­ron una li­bre­ría en los Re­me­dios, se lla­ma­ba “Li­bris”, que por cier­to ha es­ta­do abier­ta has­ta ha­ce bien po­co, aun­que con otros pro­pie­ta­rios. Mis pa­dres se co­no­cían des­de pe­que­ños, eran ve­ci­nos de la ca­lle Con­de de Yba­rra, de he­cho, cuan­do se mon­ta la co­fra­día en 1932, es mi ma­dre quien le pi­de las va­ras para la pro­ce­sión a la Her­man­dad de la Can­de­la­ria. Era un ma­tri­mo­nio su­ma­men­te uni­do, ja­más les es­cu­ché dis­cu­tir. Eran ex­cep­cio­na­les co­mo pa­dres y co­mo pareja. – Há­ble­nos de los uni­for­mes ele­gan­tes de la Ban­da del Sol y de su crea­ción. – La ban­da tu­vo va­rios uni­for­mes, de­pen­dien­do de la épo­ca y de las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas. En 1989, con la re­cu­pe­ra­ción de las Lá­gri­mas de San Pe­dro, co­men­cé a pen­sar en la nue­va uni­for­mi­dad de la ban­da. Te­nía­mos la re­fe­ren­cia de dos cuer­pos que ha­bía lle­va­do a ca­bo los to­ques des­de la Gi­ral­da, de un la­do Ar­ti­lle­ría y de otro Ca­ba­lle­ría. Op­té por el de Ca­ba­lle­ría que es­ti­mé era más bonito. En prin­ci­pio pen­sé ves­tir con ese nue­vo uni­for­me a los seis com­po­nen­tes que to­ca­ban los cla­ri­nes du­ran­te las Lá­gri­mas de San Pe­dro, pe­ro lue­go pen­sé, por qué no ves­tir así a la ban­da com­ple­ta, a los 35 que éra­mos en­ton­ces. La cues­tión era que los uni­for­mes, los cas­cos, el co­rrea­je, las plu­mas y el cal­za­do su­po­nían un mon­tan­te eco­nó­mi­co muy ca­ro y ade­más exi­gía un man­te­ni­mien­to ade­cua­do. Fui a Ma­drid, para ad­qui­rir el pa­ño de los nue­vos uni­for­mes, a la mis­ma em­pre­sa que rea­li­za el te­ji­do de los de la Guar­dia Real, por­que ese pa­ño so­lo se fa­bri­ca­ba allí, hoy en día se pue­de ad­qui­rir en cual­quier fá­bri­ca, pe­ro an­tes no, ten en cuen­ta que el año pró­xi­mo se cum­plen 30 años del es­treno del uni­for­me. En­tre va­rias preo­cu­pa­cio­nes una de las que más me acu­cia­ba era có­mo re­ci­bi­ría

la ciu­dad es­ta vi­sión de la ban­da, ya sa­be­mos có­mo es de pe­cu­liar la Se­vi­lla co­fra­de, y en los cam­bios más aún. Lo pre­sen­ta­mos en la igle­sia del Sa­gra­rio, fue inol­vi­da­ble, la ban­da en­tró to­can­do des­de el Pa­tio de los Na­ran­jos, to­tal­men­te uni­for­ma­da. ¡Fue un éxi­to ro­tun­do! – La es­té­ti­ca de la cen­tu­ria ro­ma­na del San­to En­tie­rro, tie­nen su se­ña de iden­ti­dad, há­ble­nos de ello. – En 1981, la Her­man­dad del San­to En­tie­rro se po­ne en con­tac­to con­mi­go para so­li­ci­tar­me que acu­da a to­car en la pro­ce­sión, ya que ha­bía un gru­po de her­ma­nos que ha­bían so­li­ci­ta­do re­cu­pe­rar la Cen­tu­ria de la Co­fra­día. Fui­mos seis mú­si­cos para to­car, ves­ti­dos con los ro­pa­jes an­ti­guos que ha­bía en la Her­man­dad. Sa­li­mos los seis des­de mi casa en los Re­me­dios, ves­ti­dos de ro­ma­nos con cua­tro tam­bo­res y dos bom­bos, es­tá­ba­mos in­co­mo­dí­si­mos con aque­lla ro­pa que era de los años 50 y que nos que­da­ba pe­que­ña la vie­ras por don­de la vie­ras. ¡Nos me­ti­mos los seis en un ta­xi, hoy en día eso es im­pen­sa­ble! El ta­xis­ta se lo pa­só en gran­de con no­so­tros. ¡Tú ima­gí­na­te el cua­dro, ves­ti­dos de ro­ma­nos los seis en el ta­xi, más los tam­bo­res y el con­duc­tor! Y para re­ma­te, cuan­do lle­ga­mos a la ca­lle Al­fon­so XII y va­mos a pa­gar­le al ta­xis­ta, nos da­mos cuen­ta de que nin­guno lle­va­ba la car­te­ra, al ir con la ro­pa que íba­mos! ¡El ta­xis­ta fue sú­per ama­ble y nos di­jo que por lo bien que se lo ha­bía pa­sa­do, no nos iba a co­brar la ca­rre­ra! El año si­guien­te me lla­mó Pe­dro Or­do­ñez, para or­ga­ni­zar ya de ma­ne­ra for­mal y en se­rio la Cen­tu­ria del San­to En­tie­rro. Juan Lo­zano y yo rea­li­za­mos un es­tu­dio para res­tau­rar las ar­ma­du­ras, para que tu­vie­ran un as­pec­to ade­cua­do, pe­ro la Her­man­dad no tu­vo a bien ha­cer­lo, por lo que yo me apar­té del asun­to. En 1991, vuel­ve a po­ner­se en con­tac­to con­mi­go Pe­dro Or­do­ñez di­cién­do­me que su cu­ña­do, Juan Cu­que­re­lla, apor­ta el di­ne­ro de las ar­ma­du­ras, al me­nos de las pri­me­ras. Es él quien tie­ne dos con­tac­tos en Ita­lia, en Ci­ne­cit­tá y gra­cias a él se pue­den traer los ro­pa­jes para los ro­ma­nos de la Cen­tu­ria del San­to En­tie­rro, cu­ya ad­qui­si­ción no es­tu­vo exen­ta de pro­ble­mas, ya que al con­si­de­rar­los Ita­lia co­mo pa­tri­mo­nio, hu­bo una se­rie de asun­tos bu­ro­crá­ti­cos que sol­ven­tar con la adua­na e in­clu­so con el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, de­ci­dién­do­se que para eli­mi­nar más pro­ble­mas, se trae­ría so­lo una tú­ni­ca de Ci­ne­cit­tá, el res­to se hi­zo en Se­vi­lla, al igual que las san­da­lias. Los de­más ro­pa­jes, cas­cos y com­ple­men­tos son ori­gi­na­les y se han usa­do en mu­chas pe­lí­cu­las. Le di­mos un ai­re se­rio y mar­cial al cor­te­jo que gus­tó mu­cho. – En el ros­tro de qué ima­gen de la Vir­gen, ve­ría us­ted re­fle­ja­da la ca­ra de su ma­dre. – Siem­pre veo la ca­ra de mi ma­dre re­fle­ja­da en el ros­tro ben­di­to de la Vir­gen del Va­lle. La de­vo­ción de mi ma­dre y la de to­da nues­tra fa­mi­lia.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta en­tre­ga la car­ta a los Re­yes Ma­gos. 1966

1968, Cruz de Ma­yo de la fa­mi­lia Ál­va­rez-Os­so­rio. Nues­tro por­ta­gon­si­ta con su tam­bor.

Eu­se­bio Ál­va­rez Os­so­rio, hi­zo la Pri­me­ra Co­mu­nión en el Co­le­gio del Va­lle.

Pri­me­ra Sa­li­da Pro­ce­sio­nal de la Her­man­dad del Sol, 2010.

1984, Cruz de Ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.