Bre­ve eter­ni­dad

ABC - Pasión de Sevilla - - News - Por Juan Mi­guel Ve­ga. Fotos Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

No­viem­bre. Sin lu­gar pa­ra las tram­pas ni los tram­pan­to­jos; bo­rra­da la pá­ti­na, des­pin­ta­do el ma­qui­lla­je; au­sen­te la men­ti­ra. Lo lla­man el mes de los muer­tos y se equi­vo­can, por­que es aho­ra cuan­do to­do es­tá más vi­vo. To­do lo que es, en no­viem­bre lo es de ver­dad. No­viem­bre es la puer­ta que lle­va del ayer al ma­ña­na, el um­bral de un por­ve­nir al que po­co a po­co se le irán ca­yen­do las in­cer­ti­dum­bres. No­viem­bre de cie­lo gris y sol ama­ble, de no­ches que avan­zan a pa­so lar­go, ex­ten­dien­do las som­bras de un tú­nel del tiem­po. Des­de su im­per­fec­ta (to­do en es­te mun­do tie­ne una cal­cu­la­da ta­ra) equi­dis­tan­cia con res­pec­to al Do­min­go de Re­su­rrec­ción que se fue y al de Ra­mos que ven­drá, no­viem­bre mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el an­tes y el des­pués de ca­si to­do. Es aquí, en es­te lu­gar del tiem­po, don­de vie­nen a con­fluir los me­ri­dia­nos de la Se­ma­na San­ta. Co­mo en los po­los, aho­ra son a la vez to­das las ho­ras. No exis­te ya el ayer ni el ma­ña­na; no­viem­bre mar­ca la fron­te­ra en­tre am­bos y su ra­ya equi­noc­cial no per­te­ne­ce a nin­guno de los dos. Na­da hay, por eso, que se pue­da pa­re­cer más a la eter­ni­dad que la va­po­ro­sa lí­nea que no­viem­bre tra­za en­tre el re­cuer­do y la en­te­le­quia. Si aca­so, la pro­pia exis­ten­cia de ca­da uno de no­so­tros. Sí, tam­bién nues­tro fu­gaz trán­si­to por el mun­do, tal vez por ser él mis­mo un pun­to de la eter­ni­dad, nos abre la po­si­bi­li­dad de aso­mar­nos a és­ta y des­cu­brir qué es. Por­que la bre­ve ex­pe­rien­cia mun­da­na del vi­vir per­mi­te ver a quien ten­ga ojos pa­ra ello sin que los pre­jui­cios lo cie­guen que la na­tu­ra­le­za –y el hom­bre co­mo par­te que es de ella– co­me­te y co­rri­ge erro­res; que to­do evo­lu­cio­na, pe­ro al mis­mo tiem­po se reite­ra; que la vi­da va cambiando sin de­jar de ser la mis­ma; que no tie­ne sen­ti­do el sen­ti­do trá­gi­co de la vi­da, por­que la vi­da, aun­que pue­da dar­nos mu­chos dis­gus­tos, en el fon­do es un re­ga­lo; un sor­bo de eter­ni­dad

que ca­da cual se be­be co­mo quie­re: po­co a po­co o de gol­pe. No hay mo­men­to me­jor que és­te pa­ra com­pren­der­lo; me­ti­dos de lleno en la pe­num­bra ini­ciá­ti­ca de es­te za­guán del por­ve­nir que se lla­ma no­viem­bre. Cuan­do el tiem­po se de­tie­ne a res­pi­rar y las co­sas, en apa­rien­cia, vuel­ven a su ser esen­cial. Cuan­do, ca­mi­nan­do en­tre las som­bras de la no­che so­bre los hú­me­dos ado­qui­nes que lle­van a San Juan de la Pal­ma, en­con­tra­mos en nues­tro in­te­rior las res­pues­tas a to­das las pre­gun­tas. Y al ca­bo aca­ba­mos com­pren­dien­do de dón­de ve­ni­mos y a dón­de va­mos. Y re­pa­ra­mos en to­das esas lu­ces re­ful­gen­tes, es­tre­llas fu­ga­ces, que al­gu­na vez vi­mos bri­llar en los cie­los pa­ra per­der­se po­co des­pués de ma­ne­ra inexo­ra­ble en las som­bras del ol­vi­do. Y nos acor­da­mos tam­bién de to­das las ame­na­zas que al­gu­na vez se cer­nie­ron so­bre no­so­tros sin con­cre­tar­se ja­más; y de có­mo to­do lo­gró re­com­po­ner­se cuan­do pa­re­cía de­ge­ne­rar sin re­me­dio. El hom­bre ha crea­do de­ma­sia­das pa­ra­do­jas que le im­pi­den apre­ciar las ver­da­des ab­so­lu­tas. Afor­tu­na­da­men­te, no­viem­bre re­gre­sa ca­da año pa­ra vol­ver a ha­cer­las pa­ten­tes en el bre­ve en­cuen­tro de trein­ta días que nos pro­po­ne con lo eterno, con lo im­por­tan­te. Re­cor­dé­mos­lo cuan­do es­te año va­ya­mos ca­mino del be­sa­ma­nos de la Vir­gen de la Amar­gu­ra, es­ta­ble­ci­do a raíz de su co­ro­na­ción ca­nó­ni­ca. Esas co­ro­na­cio­nes que aho­ra tan­to se des­pre­cian. Go­ce­mos pues de no­viem­bre. Apren­da­mos lo que nos en­se­ña. Dis­fru­te­mos lo que nos ofre­ce. Un sor­bo de eter­ni­dad. Sa­lud.

Ma­ría San­tí­si­ma de la Amar­gu­ra Co­ro­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.