Paz y Mi­se­ri­cor­dia, la co­fra­día de Ro­che­lam­bert

ABC - Pasión de Sevilla - - News - Por Es­te­ban Ro­me­ra.

Se­vi­lla ya cuen­ta con una nue­va Agru­pa­ción Pa­rro­quial de ca­rác­ter pe­ni­ten­cial, con­cre­ta­men­te en el ba­rrio de Ro­che­lam­bert, co­no­ci­da co­mo “Paz y Mi­se­ri­cor­dia” ha­cien­do re­fe­ren­cia a sus Ti­tu­la­res. Es el fru­to del mu­cho tra­ba­jo y la ilu­sión de un gru­po de co­fra­des que sue­ñan con ver na­za­re­nos por su ba­rrio ba­jo la de­vo­ción de un cru­ci­fi­ca­do de Juan Ma­nuel Mi­ña­rro y una do­lo­ro­sa de Luis Ál­va­rez Duar­te.

“De mo­men­to de­be­mos afian­zar­nos co­mo Agru­pa­ción Pa­rro­quial y se­guir cre­cien­do”.

Su his­to­ria Los ini­cios de la Agru­pa­ción Pa­rro­quial se re­mon­tan a 1995, que es cuan­do el gru­po jo­ven de su pa­rro­quia pro­mue­ve la de­vo­ción al San­tí­si­mo Cris­to de la Paz, rea­li­zan­do pa­ra ello un Vía Cru­cis por los al­re­de­do­res del tem­plo. A par­tir de ahí, se creó el gru­po pa­rro­quial de re­li­gio­si­dad po­pu­lar y li­tur­gia, que se en­car­gó de ha­cer los dis­tin­tos cul­tos in­ter­nos y ex­ter­nos al Cris­to de la Paz, Ntra. Sra. de la Mi­se­ri­cor­dia, In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Ma­ría, San Luis y San Fer­nan­do, así co­mo al San­tí­si­mo. Vien­do la evo­lu­ción del gru­po y tras la sa­li­da pro­ce­sio­nal ex­tra­or­di­na­ria en 2005 de la do­lo­ro­sa, se creó en 2006 una jun­ta rec­to­ra con un cen­so pa­ra po­der afrontar las de­ci­sio­nes fu­tu­ras. Tan­to la jun­ta co­mo el pá­rro­co vie­ron opor­tuno en no­viem­bre de 2011 ini­ciar los trá­mi­tes con el ar­zo­bis­pa­do del ex­pe­dien­te de “Agru­pa­ción Pa­rro­quial”, el mis­mo que­dó re­suel­to en ma­yo de 2018.

Es­tu­vi­mos con el pri­mer car­go lai­co de es­ta nue­va Agru­pa­ción del se­vi­llano ba­rrio de Ro­che­lam­bert, su vi­ce­pre­si­den­te, José Ma­ría Mar­tí­nez, quien nos ex­pli­có va­rios as­pec­tos de su cor­po­ra­ción en­con­trán­do­se muy or­gu­llo­so, con­ten­to y res­pon­sa­bi­li­za­do por es­te nom­bra­mien­to, el pa­so pre­vio pa­ra ser her­man­dad “Pa­ra no­so­tros ha si­do mo­ti­vo de ale­gría re­ci­bir es­te es­ta­tus den­tro de la Igle­sia, ya que lle­va­mos mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do pa­ra ello. Nos ha su­pues- to el re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo rea­li­za­do du­ran­te es­tos años y he­mos sen­ti­do el res­pal­do de la Pa­rro­quia y la fe­li­gre­sía. Pe­ro eso tam­bién nos obli­ga a tra­ba­jar, más si ca­be, con ma­yor du­re­za y res­pon­sa­bi­li­dad, so­bre to­do pa­ra nues­tra fe­li­gre­sía, que en de­fi­ni­ti­va, es el mo­ti­vo de nues­tra exis­ten­cia”. So­bre los pro­yec­tos fu­tu­ros nos es­pe­ci­fi­ca lo si­guien­te: “Pro­yec­tos e ilu­sio­nes mu­chos, pe­ro te­ne­mos que ser cons­cien­tes de nues­tras li­mi­ta­cio­nes, con lo que es­tos se to­ma­rán a me­dio y lar­go pla­zo. Qui­zás el más in­me­dia­to, es rea­li­zar un nue­vo pa­so, del que es­ta­mos en ne­go­cia­ción, es­pe­ran­do que to­do va­ya bien. Tam­bién es­ta­mos ha­blan­do pa­ra la rea­li­za­ción de un mis­te­rio, del que creo que pron­to po­dre­mos avan­zar al­go más. Ade­más, se­gui­mos con la ela­bo­ra­ción de un es­ta­tu­to in­terno a mo­do de Re­glas, el di­se­ño del es­cu­do, etc. Qui­zás el pro­yec­to es­tre­lla es ver a Ntra. Sra. de la Mi­se­ri­cor­dia ba­jo pa­lio, pe­ro pa­ra eso to­da­vía que­da bas­tan­te…” Na­za­re­nos en Ro­che­lam­bert… La pre­gun­ta es­tá en el ai­re de mu­chos se­vi­lla­nos ¿Pa­ra cuán­do na­za­re­nos por el ba­rrio de Ro­che­lam­bert? “De mo­men­to de­be­mos afian­zar­nos co­mo Agru­pa­ción Pa­rro­quial y se­guir cre­cien­do. No te­ne­mos nin­gu­na pri­sa y nos de­be­mos a lo que nos mar­quen tan­to nues­tro Pá­rro­co, Don Pa­blo Díez, co­mo el De­le­ga­do de Her­man­da­des y Co­fra­días. So­mos cons­cien­tes de que las pri­sas nun­ca han si­do bue­nas con­se-

“Qui­zás el pro­yec­to es­tre­lla es ver a Ntra. Sra. de la Mi­se­ri­cor­dia ba­jo pa­lio, pe­ro pa­ra eso to­da­vía que­da bas­tan­te”.

je­ras”. En la ac­tua­li­dad de­nos da­tos de su co­fra­día: “Des­de el año pa­sa­do nues­tro día de sa­li­da es el Vier­nes de Do­lo­res re­co­rrien­do la fe­li­gre­sía. Nues­tro ca­pa­taz es Sal­va­dor Pe­ra­les Lei­va, sien­do su se­gun­do Emi­lio Se­vi­llano Gar­cía–Ba­que­ro. El ac­tual pa­so cal­za 34 cos­ta­le­ros. El acom­pa­ña­mien­to mu­si­cal le co­rres­pon­de a la ban­da de cor­ne­tas y tam­bo­res “Ntra. Sra. de los Án­ge­les” de Se­vi­lla. El año pa­sa­do, aun­que no pu­di­mos sa­lir, for­ma­mos un cuer­po de her­ma­nos pa­ra acom­pa­ñar a nues­tras imá­ge­nes de en­torno a unas 80 per­so­nas. Po­see­mos una Cruz de guía rea­li­za­da en ma­de­ra por Juan José Te­ja­do Fran­co y un ban­de­rín bor­da­do en oro por Án­ge­les Ca­ma­cho Ji­mé­nez. Nues­tro cen­so ac­tual es­tá com­pues­to por 220 her­ma­nos”. ¿Qué pue­de apor­tar es­ta Agru­pa­ción a las co­fra­días de Se­vi­lla? José Ma­ría Mar­tí­nez nos con­tes­ta: “En­tien­do que no­ve­dad, nin­gu­na, ya que to­das las agru­pa­cio­nes tra­ba­ja­mos con el mis­mo in­te­rés y ahín­co tan­to en for­ma­ción co­mo en ca­ri­dad, pe­ro sí es ver­dad que no­so­tros nos sen­ti­mos muy de Pa­rro­quia y es- ta­mos siem­pre a dis­po­si­ción de és­ta pa­ra lo que nos pue­dan de­man­dar. La vi­da pa­rro­quial es el sen­ti­do de nues­tra Agru­pa­ción. No­so­tros na­ci­mos den­tro del tem­plo, sien­do un gru­po pa­rro­quial más”. Sus Sa­gra­dos Ti­tu­la­res El San­tí­si­mo Cris­to de la Paz es una ta­lla de Juan Ma­nuel Mi­ña­rro Ló­pez, es un en­car­go del Pá­rro­co Emé­ri­to, D. Moi­sés Ló­pez, que se rea­li­za pa­ra ocu­par el Al­tar Ma­yor, sien­do de 1984, pe­ro no ben­di­cién­do­se has­ta el si­guien­te año. Se tra­ta de una ta­lla de gran en­ver­ga­du­ra, vi­vo y con tres cla­vos. Tie­ne la co­ro­na ta­lla­da, con­te­nien­do en ella una ca­be­za de ser­pien­te así co­mo un caracol ta­lla­do. Se tra­ta del pri­mer cru­ci­fi­ca­do del pro­fe­sor Mi­ña­rro. En es­te año de 2018 es­tu­vo en su ta­ller pa­ra una res­tau­ra­ción. Es­te in­sig­ne ima­gi­ne­ro nos co­men­ta que le su­pu­so su eje­cu­ción “El en­car­go de un Cru­ci­fi­ca­do es la opor­tu­ni­dad do­ra­da que to­do prac­ti­can­te es­ta­tua­rio es­pe­ra co­mo re­to ilu­sio­nan­te co­mo po­cos. Cuan­do se acep­ta por pri­me­ra vez, co­mo fue es­te ca­so, hay que in­ten­tar­la resolver con la má­xi­ma dig­ni­dad que se me­re­ce el asun­to, pe­ro el re­sul­ta­do de esa pri­me­ra obra cris­tí­fe­ra pue­de sig­ni­fi­car un lan­za­mien­to, o su­po­ner un fre­na­zo en se­co pa­ra as­pi­ra­cio­nes fu­tu­ras. La ima­gen de un cru­ci­fi­ca­do no ad­mi­te pa­sar por ella de “pun­ti­llas” sino con má­xi­mo ni­vel de ex­ce­len­cia re­qui­rien­do una ima­gi­ne­ría con ma­yús­cu­las”. ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas des­ta­ca de es­te cru­ci­fi­ca­do? “Re­pre­sen­ta a Cris­to en la cruz pe­ro aun con vi­da. Y es­to aña­de un pun­to mas de di­fi­cul­tad al te­ma. Pues vi­da, es igual a di­na­mis­mo tan­to a ni­vel cor­po­ral co­mo de fac­cio­nes. Hay que tra­ba­jar pa­ra

“No­so­tros nos sen­ti­mos muy de Pa­rro­quia y es­ta­mos siem­pre a dis­po­si­ción de és­ta pa­ra lo que nos pue­dan de­man­dar”.

con­se­guir una ex­pre­sión vi­tal tan elo­cuen­te, que de­be ser sen­si­ble a sim­ple vis­ta, sin la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a nin­gún ti­po de exa­ge­ra­ción for­mal. Se tra­ta de en­fren­tar­se al re­to aña­di­do, de plas­mar plás­ti­ca­men­te las sen­sa­cio­nes de an­gus­tia y su­fri­mien­to de un cuer­po, que aun de­ba­tién­do­se por res­pi­rar en una len­ta ago­nía, sus ges­tos, bo­ca y su mi­ra­da no de­jan de ma­ni­fes­tar afán de dia­lo­gar, tras­mi­tien­do paz, con­sue­lo y per­dón a quien lo con­tem­ple en re­co­gi­da ora­ción”.

A es­te cru­ci­fi­ca­do le tie­ne el pro­fe­sor un ca­ri­ño es­pe­cial. “To­das las obras se aman y se lle­van den­tro aun cuan­do ha­ya pa­sa­do el tiem­po por ellas. Ló­gi­ca­men­te a las pri­me­ra obras les te­ne­mos siem­pre un ca­ri­ño es­pe­cial, por sen­sa­cio­nes que nos hi­cie­ron vi­vir que se re­cor­da­rán siem­pre, pues­to que no en vano pa­ra mí fue­ron co­mo el “pró­lo­go” de mi obra”.

So­bre el fu­tu­ro le pre­gun­ta­mos a es­te in­sig­ne ima­gi­ne­ro: ¿Po­dría te­ner o se pen­só en un mis­te­rio de es­ta ima­gen cris­tí­fe­ra? “Ja­más pen­sé en un mis­te­rio por­que des­de lue­go ni si­quie­ra la ima­gen fue con­ce­bi­da con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir­se en una obra pro­ce­sio­nal. La Pa­rro­quia de San Luis y San Fer­nan­do lo en­car­gó co­mo una ima­gen des­ti­na­da a ora­to­rio, pa­ra pre­si­dir el al­tar de la igle­sia.Y la ver­dad es que no lo veo ro­dea­do de un mis­te­rio. Creo que le res­ta­ría en­ti­dad, pues es un cru­ci­fi­ca­do po­ten­te, de una di­men­sión im­por­tan­te y que se bas­ta a sí mis­mo. Creo que tal y co­mo lle­na el Al­tar de la Pa­rro­quia, la ha­ce y lo ha­rá so­bre su pa­so de­fi­ni­ti­vo”. ¿Al­go es­pe­cial a des­ta­car del Cris­to de la Paz? “Si, al­go ver­da­de­ra­men­te es­pe­cial y que fue muy im­por­tan­te pa­ra mí, ya que la ima­gen iba a ser des­de lue­go mi pri­mer cru­ci­fi­ca­do, pe­ro tam­bién es ver­dad que se­ría ca­si mi con­clu­sión com­ple­men­ta­ria a 5 años de in­ves­ti­ga­ción, que fue­ron los ne­ce­sa­rios pa­ra cul­mi­nar mi doc­to­ra­do. Y por ello fue pre­sen­ta­do co­mo con­clu­sión prac­ti­ca al tra­ba­jo de mi Te­sis, cu­yo tí­tu­lo y ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co fue: “Es­tu­dio de Anato­mía pa­ra la Ico­no­gra­fía del Cru­ci­fi­ca­do en la Es­cul­tu­ra”. Tra­ba­jo que tu­vo una pri­me­ra par­te prác­ti­ca que fue la rea­li­za­ción de un Écor­ché (es­cul­tu­ra de un cuer­po hu­mano en po­si­ción de cruz, pe­ro de­solla­do): “Ar­te al ser­vi­cio de la Anato­mía”. Y co­mo se­gun­da par­te prác­ti­ca, la apli­ca­ción de mi in­ves­ti­ga­ción a la he­chu­ra de una ima­gen de un Cru­ci­fi­ca­do co­mo obra de ima­gi­ne­ría, que fue el Cru­ci­fi­ca­do de la Paz; en es­te ca­so: “Anato­mía al ser­vi­cio del Ar­te”. Pa­ra la de­fen­sa de la Te­sis en la se­de de la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes fue­ron ex­pues­tas an­te el tri­bu­nal de eva­lua­ción, tan­to

la es­cul­tu­ra del De­solla­do co­mo del Cru­ci­fi­ca­do de la Paz, en un ac­to tan mul­ti­tu­di­na­rio que tu­vi­mos que usar el sa­lón de ac­tos del cen­tro”. Do­lo­ro­sa de Duar­te La San­tí­si­ma Vir­gen de Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia es una ta­lla de Luis Ál­va­rez Duar­te, que nos ofre­ce una ima­gen de gran be­lle­za con un do­lor se­reno in­cli­nan­do li­ge­ra­men­te su ca­be­za ha­cia la iz­quier­da. En el año 1999 se de­tec­tan fa­llos es­truc- tu­ra­les en la ta­lla de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, con la que se rea­li­za­ban los Ro­sa­rios pú­bli­cos, pa­ra ello se creó una co­mi­sión pa­ra en­car­gar una do­lo­ro­sa. Des­pués de va­rias vi­si­tas de los res­pon­sa­bles de es­ta cor­po­ra­ción, fue­ron al ta­ller del in­sig­ne ima­gi­ne­ro Luis Ál­va­rez Duar­te y ven una Vir­gen que era un en­car­go pa­ra Al­me­ría. Enamo­ra­dos de ella, lo­gran con­ven­cer al ar­tis­ta y por fin se ben­di­ce la ima­gen el 18 de di­ciem­bre del 2000. El ilus­tre ima­gi­ne­ro se sien­te or­gu­llo- so de su do­lo­ro­sa: “En pri­mer lu­gar quie­ro de­cir­le que es­toy muy con­ten­to por el nue­vo es­ta­tus de es­ta cor­po­ra­ción. So­bre la Vir­gen de la Mi­se­ri­cor­dia le di­go que me sien­to fe­liz de que Se­vi­lla la es­té des­cu­brien­do. Es una ima­gen dis­tin­ta, co­mo to­das las mías, pe­ro a la que le ten­go un ca­ri­ño es­pe­cial. Es una de mis me­jo­res do­lo­ro­sas y a la que le guar­do muy bue­nos re­cuer­dos. To­do un ho­nor pa­ra mí. Es una ca­ra que no se ol­vi­da y que lla­ma a la de­vo­ción”.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

El Cris­to de la Paz de Ro­che­lam­bert.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

El Cris­to de la Paz, obra de Juan Ma­nuel Mi­ña­rro.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia, obra de Luis Ál­va­rez Duar­te.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

De­ta­lle de los pies del Cris­to de la Paz.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

El vi­ce­pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de Ro­che­lam­bert, José Ma­ría Mar­tí­nez.

Fo­to: Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

De­ta­lle de las ma­nos de Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.