Abel Mo­reno Gó­mez

ABC - Pasión de Sevilla - - News - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

El Te­nien­te Co­ro­nel Abel Mo­reno Gó­mez es mú­si­co des­de la cu­na, lo lle­va en la san­gre y en el ape­lli­do. Afi­cio­na­do al ba­lom­pié, es un crea­dor in­fa­ti­ga­ble. Pe­se a es­tar re­ti­ra­do de la vi­da mi­li­tar, su pa­sión por la mú­si­ca le ha­ce pa­sar in­nu­me­ra­bles ho­ras crean­do me­lo­días. A lo lar­go de su ca­rre­ra ha com­pues­to más de cien­to no­ven­ta marchas y al­re­de­dor de se­sen­ta pa­so­do­bles. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta es un ser en­tra­ña­ble que ha es­cri­to la his­to­ria de su vi­da en cla­ve de Sol.

– ¿Dón­de vino al mun­do el Te­nien­te Co­ro­nel Abel Mo­reno? Na­cí en En­ci­na­so­la, en la pro­vin­cia de Huel­va. De pe­que­ño ju­ga­ba al fút­bol en el equi­po de mi pue­blo, me gus­ta­ba y me si­gue gus­tan­do mu­chí­si­mo. Allí vi­ví has­ta los die­ci­séis años, que es cuan­do me in­cor­po­ro a la Aca­de­mia de In­fan­te­ría de To­le­do, don­de in­gre­so co­mo mú­si­co, to­ca­ba la trom­pe­ta des­de los sie­te años y por en­ton­ces ya for­ma­ba par­te de la ban­da de mi pue­blo. Re­cuer­do que ha­cía­mos los pa­sa­ca­lles y yo me que­da­ba atrás, pues no po­día se­guir el pa­so de los ma­yo­res, así que cuan­do pa­ra­ban, da­ba una ca­rre­ri­ta y vol­vía a re­cu­pe­rar mi lu­gar en la ban­da (ri­sas). – ¿Qué re­cuer­dos guar­da de la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez? La Se­ma­na San­ta de mi pue­blo, te­nía tres días de pro­ce­sio­nes, el Gran Po­der, la So­le­dad y la Ve­ra Cruz, Miér­co­les, Jue­ves y Vier­nes San­to. ¡Las pro­ce­sio­nes so­lían du­rar dos o tres ho­ras! ¡Re­cuer­do, que de pe­que- ño, co­men­tá­ba­mos en­tre ami­gos, que en Se­vi­lla ha­bía pro­ce­sio­nes de diez y do­ce ho­ras, y muy sor­pren­di­dos de­cía­mos que eso có­mo iba a po­der ser! (ri­sas). To­ca­ba con la ban­da en to­das las pro­ce­sio­nes de mi pue­blo, tan­to en Se­ma­na San­ta co­mo en la pro­ce­sión de la Vir­gen de Ro­ca-Ama­dor y la de la Vir­gen de las Flo­res, nues­tra pa­tro­na. Por aquel tiem­po la ban­da es­ta­ba muy bien con­si­de­ra­da y so­lía­mos re­co­rrer to­da la sierra de Huel­va to­can­do. –¿Có­mo re­cuer­da a sus pa­dres? Mi pa­dre era un hom­bre de ca­rác­ter sobrio y rec­to, pe­ro muy ca­ri­ño­so con su fa­mi­lia. ¡Nos enseñó a leer y es­cri­bir, y las no­tas mu­si­ca­les, an­tes de en­trar en el co­le, con lo que cuan­do en­tré con sie­te años, me pa­sa­ron dos cur­sos, por lo pre­pa­ra­do que iba! Mi pa­dre era guar­ni­cio­ne­ro de pro­fe­sión, pe­ro su vo­ca­ción era la mú­si­ca, te­nía al­ma de ar­tis­ta. Les agra­dez­co mu­cho a mis pa­dres los va­lo­res que me in­cul­ca­ron des­de la cu­na. Hay una fra­se que no ol­vi- da­ré ja­más y que mi pa­dre me di­jo cuan­do apro­bé las opo­si­cio­nes pa­ra di­rec­tor: “hi­jo mío, tra­ta a la gen­te co­mo tú qui­sie­ras que te tra­ta­sen a ti”. Mi ma­dre era una mu­jer muy no­ble, que siem­pre ve­ló por nues­tro bie­nes­tar y que crió a cin­co hi­jos en una épo­ca muy di­fí­cil. – ¿Có­mo re­cuer­da la Se­ma­na San­ta de Za­ra­go­za? Muy so­bria. Por aque­llos años par­ti­ci­pa­ban mu­chas ban­das de mú­si­ca. Aho­ra, ha subido la in­fluen­cia de Te­ruel a Za­ra­go­za y se ha­cen más pa­ten­tes los tam­bo­res en las marchas pro­ce­sio­na­les. No­so­tros to­cá­ba­mos con la ban­da de mú­si­ca en el San­to En­tie­rro, tras el “Cris­to de la Ca­ma”, al que com­pu­se una mar­cha en su ho­nor. Es una Ima­gen de Cris­to Ya­cen­te, que por cier­to aún mues­tra las se­ña­les de ha­ber si­do ti­ro­tea­da por los fran­ce­ses du­ran­te el si­tio de Za­ra­go­za. Es una pro­ce­sión muy im­por­tan­te, el Vier­nes San­to, en la que par­ti­ci­pan to­das la Her­man­da­des. Com­pu­se una

mar­cha pa­ra la Se­ma­na San­ta, tras una con­ver­sa­ción man­te­ni­da con miem­bros del Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra la Se­ma­na San­ta de Za­ra­go­za. Les di­je que ya que Pas­cual Mar­qui­na, na­ci­do en Ca­la­ta­yud, ha­bía com­pues­to “Pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta en Se­vi­lla”, yo que soy an­da­luz, es­cri­bi­ría una com­po­si­ción de­di­ca­da a la Se­ma­na Ma­yor de Za­ra­go­za, y así lo hi­ce. – ¿Có­mo lle­ga al mun­do de la mú­si­ca? A los cua­tro años, mi pa­dre me pu­so a to­car el piano, lue­go op­té por la trom­pe­ta, por­que ese ins­tru­men­to sí po­día to­car­lo en la ban­da de mi pue­blo, de la que mi pa­dre era di­rec­tor. Por cier­to, que en la ac­tua­li­dad, la ban­da lle­va mi nom­bre, to­do un ho­nor pa­ra mí. Mi pa­dre nos enseñó mú­si­ca a to­dos sus hi­jos, éra­mos cin­co her­ma­nos, de he­cho, tres de no­so­tros so­mos mú­si­cos. Con 16 años, in­gre­so en la Aca­de­mia de In­fan­te­ría de To­le­do, al año si­guien­te, in­gre­sé en la Aca­de­mia Ge­ne­ral de Za­ra­go­za, co­mo mú­si­co. Al mis­mo tiem­po, en­tro en el Con­ser­va­to­rio Su­pe­rior de Mú­si­ca pa­ra es­tu­diar piano, allí tam­bién hi­ce mis es­tu­dios de con­tra­pun- to, fu­ga, com­po­si­ción y di­rec­ción. Con vein­tio­cho años me pre­sen­té al Cuer­po de Di­rec­to­res del Ejér­ci­to, sien­do mi pri­mer des­tino el Cam­po de Gi­bral­tar, allí es­tu­ve du­ran­te sie­te años, más tar­de me tras­la­da­ron a Pam­plo­na, don­de es­tu­ve un año. El si­guien­te des­tino fue Se­vi­lla, don­de lle­go pa­ra es­tar al fren­te de la Ban­da de So­ria 9, di­rec­ción que es­ta­ba va­can­te al mar­char­se D. Pe­dro Mo­ra­les. – Dí­ga­nos có­mo re­cuer­da su pa­so por la Ban­da de So­ria 9. Co­mo una eta­pa mag­ní­fi­ca de mi vi­da. Fí­ja­te, sien­do yo pe­que­ño, D. Pe­dro Gá­mez La­ser­na, iba a to­car a mi pue­blo, con la Ban­da de So­ria 9, yo siem­pre de­cía que al­gún día to­ca­ría en esa ban­da, pe­ro co­mo mú­si­co, ¡nun­ca pen­sé que po­dría lle­gar a ser su di­rec­tor! Lle­go a la ban­da en 1984. Me en­cuen­tro una ban­da que sa­lía de pai­sano y con el nom­bre de Ban­da de la In­ma­cu­la­da. De­ci­dí que ha­bía que re­to­mar el uni­for­me y el nom­bre pro­pio de la cor­po­ra­ción, to­do ello no exen­to de di­fi­cul­ta­des, pe­ro aún así, lo con­se­guí. Po­co a po­co, fui­mos dán­do­le ni­vel a la ban­da, tan­to es así, que lo que ha­cía So­ria 9, ser­vía de es­pe­jo don­de se mi­ra­ban el res­to de ban­das. Es­tan­do al fren­te de la ban­da, la pri­me­ra mar­cha que com­pon­go es “Her­ma­nos Cos­ta­le­ros”, que por cier­to gus­tó bas­tan­te y que es­tá de­di­ca­da a la Her­man­dad de los Es­tu­dian­tes, por ser la pri­me­ra co­fra­día que pro­ce­sio­nó con cos­ta­le­ros her­ma­nos. Es­toy muy sa­tis­fe­cho con el tra­ba­jo que hi­ce y con lo que con­se­gui­mos en So­ria 9. Al te­ner el ran­go de Te­nien­te Co­ro­nel, me des­ti­nan a Ma­drid, pa­ra di­ri­gir la ban­da del In­me­mo­rial del Rey, que es don­de me ju­bi­lo. Pe­se a es­tar en Ma­drid tra­ba­jan­do, iba y ve­nía a Se­vi­lla to­dos los fi­nes de se­ma­na. – ¿Le agra­da que su mar­cha La Ma­dru­gá apa­rez­ca en la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la Ala­tris­te? Cuan­do me pi­die­ron per­mi­so pa­ra que “La Ma­dru­gá” es­tu­vie­se en la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la de Elías Ya­nes, “El Ca­pi­tán Ala­tris­te”, no sa­bía muy bien de qué iban las co­sas, ni en la es­ce­na en la po­dría es­tar mi mú­si­ca, era la pri­me­ra vez que me su­ce­día al­go así. Cuan­do se es­tre­nó, me en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes en Ma­ta­las­ca­ñas, así que le di­je a mi es­po­sa

que nos íba­mos a Se­vi­lla a ver la pe­lí­cu­la, y así lo hi­ci­mos. Du­ran­te to­da la pe­lí­cu­la es­tu­ve muy aten­to a la mú­si­ca, has­ta que acer­cán­do­se el fi­nal de la cin­ta le di­je a mi mu­jer: “Ma­men, al fi­nal no han in­clui­do La Ma­dru

gá en la pe­lí­cu­la”. Fue ter­mi­nar de de­cir la fra­se y ha­cer­se un murmullo en to­da la sa­la, al so­nar los pri­me­ros com­pa­ses de la mar­cha, to­dos los es­pec­ta­do­res re­co­no­cie­ron la me­lo­día de “La Ma­dru­gá”. Con­fie­so que me emo­cio­nó mu­cho ese mo­men­to, tan­to la es­ce­na con la mú­si­ca, co­mo la reac­ción del pú­bli­co. Voy a con­tar­te al­go muy in­tere­san­te que la ma­yo­ría de las per­so­nas des­co­no­cen. Ve­rás, el Re­gi­mien­to de So­ria 9, es el más an­ti­guo de Eu­ro­pa y era apo­da­do co­mo “el san­grien­to”, por el nú­me­ro tan im­por­tan­te de ba­jas que tu­vo en la ba­ta­lla Ro­croi, con­tra los fran­ce­ses. Ese Ter­cio, que pro­ce­día de Car­ta­ge­na, es el que es­tá pre­sen­te en la pe­lí­cu­la del “Ca­pi­tán Ala­tris­te”. Fí­ja­te qué co­sa tan bo­ni­ta, que los mú­si­cos que es­tán in­ter­pre­tan­do “Las Ma­dru­gá” en la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la, los del Re­gi­mien­to So­ria 9, son los des­cen­dien­tes (mi­li­tar­men­te ha­blan­do) de los sol­da­dos de los Ter­cios Es­pa­ño­les que pro­ta­go­ni­zan di­cha pe­lí­cu­la. – ¿En el ros­tro de ima­gen de la Vir­gen, ve re­fle­ja­da la ca­ra de su ma­dre? Siem­pre veo a mi ma­dre en el ros­tro ben­di­to de la So­le­dad de San Bue­na­ven­tu­ra. Abel Mo­reno im­pri­mió ca­rác­ter y le dio es­ti­lo pro­pio a la Ban­da de So­ria 9. La hi­zo ser el es­pe­jo don­de se mi­ra­ban el res­to de las ban­das. In­tro­du­jo el es­ti­lo de las marchas de pa­lio con rit­mo y ca­den­cia, in­clu­yen­do los so­los de trom­pe­ta y los coros den­tro de la pro­pia mar­cha. Su es­te­la per­du­ra en sus com­po­si­cio­nes y las in­ter­pre­ta­cio­nes que de es­tas se ha­cen, lle­gan­do a uni­ver­sa­li­zar la mú­si­ca co­fra­de, pues su ca­li­dad ha he­cho que por ejem­plo “La Ma­dru­gá” se oi­ga en Ja­pón, Sui­za, Fran­cia o en Ale­ma­nia. Abel Mo­reno Gó­mez es un mú­si­co sin el que no en­ten­de­ría­mos la mú­si­ca de Se­ma­na San­ta del XX y el XXI.

Fo­to: J. J. Co­mas.

Los her­ma­nos Mo­reno Gó­mez. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta con su trom­pe­ta.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta con su gru­po, aga­cha­do a la de­re­cha.

El maes­tro Mo­reno Gó­mez, di­ri­gien­do a So­ria 9, en la pla­za del Sal­va­dor.

En pri­mer plano, nues­tro pro­ta­go­nis­ta con So­ria 9, en el an­ti­guo Cuar­tel de San Fer­nan­do.

Abel Mo­reno, al fon­do de la ban­da, con ocho años, to­can­do la trom­pe­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.