Ja­vier Ru­bio

ABC - Pasión de Sevilla - - News - Por Ja­vier Ru­bio.

Lo pro­pio del cris­tiano es ape­nar­se con la Pa­sión y Muer­te de Cris­to y ale­grar­se con su Re­su­rrec­ción. En esos dos sen­ti­mien­tos y esas tres ac­cio­nes es­tá re­su­mi­da la Bue­na No­ti­cia. Pe­nar es su­frir gran tris­te­za, pe­sa­dum­bre en el co­ra­zón que ca­si im­pi­de res­pi­rar, una aflic­ción tan gran­de que ob­nu­bi­la la men­te y ti­ra ha­cia aba­jo del áni­mo. Y, sin em­bar­go, es una de las ad­vo­ca­cio­nes –tan­to cris­tí­fe­ras co­mo ma­ria­nas– más ex­ten­di­das por el or­be cris­tiano. El pue­blo llano no se equivoca. Pe­na­ron tan­to Cris­to du­ran­te los su­fri­mien­tos pro­pios de su pa­sión que le con­du­jo al Cal­va­rio co­mo su Ma­dre vien­do la ago­nía pa­sio­nal des­de el Pren­di­mien­to. Pa­ra los fie­les, na­da más sen­ci­llo que iden­ti­fi­car­se con las pe­nas que su­frie­ron, en pro­pia car­ne, el Na­za­reno, y en sus sen­ti­mien­tos la Vir­gen Ma­ría. Las pe­nas de Cris­to son aquí mo­ti­vo de an­gus­tia y de zo­zo­bra, pe­ro los ima­gi­ne­ros siem­pre han elu­di­do la re­pre­sen­ta­ción de la de­ses­pe­ra­ción de Cris­to en el mo­men­to de su cru­ci­fi­xión, una vez tor­tu­ra­do y ve­ja­do por sus cap­to­res. An­tes al con­tra­rio, es el pro­pio Je­sús es el que acep­ta vo­lun­ta­ria­men­te una muer­te tan ig­no­mi­nio­sa co­mo la de cruz. A lo más que lle­ga la ico­no­gra­fía es a re­pre­sen­tar un pro­fun­do pe­sar, pe­ro nun­ca aba­ti­mien­to ni de­s­es­pe­ran­za. La pe­na de Cris­to, con la que se in­vi­ta al de­vo­to a iden­ti­fi­car­se, es­tá con­di­cio­na­da por la ale­gría que la si­gue en cuan­to re­su­ci­te al ter­cer día. Es de­cir, la pe­na co­bra un sen­ti­do ins­tru­men­tal por­que no es un sen­ti­mien­to en el que se que­de ins­ta­la­do el cre­yen­te sino que sir­ve co­mo pa­sa­re­la ha­cia la glo­ria eter­na de la Re­su­rrec­ción. En es­te sen­ti­do, la pe­na y la ale­gría son co­mo dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da in­di­so­cia­bles, im­po­si­ble de se­pa­rar. La tris­te­za enor­me que pro­du­ce la con­tem­pla­ción de los mis­te­rios do­lo­ro­sos se eva­po­ra en cuan­to se em­pie­za a con­tem­plar la sa­tis­fac­ción in­con­te­ni­ble que pro­du­ce el triun­fo de­fi­ni­ti­vo so­bre la muer­te. Esa es la ver­da­de­ra fun­ción de la pe­na pa­ra el cris­tiano, co­mo un ca­mino de pu­ri­fi­ca­ción, de ano­na­da­mien­to pa­ra lle­gar lo más des­ape­ga­do po­si­ble al mo­men­to exul­tan­te de la Re­su­rrec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.