Ri­car­do Pue­yo

ABC - Pasión de Sevilla - - Sevilla Y Amén - Por Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez.

En la nue­va hor­na­da de jó­ve­nes ar­tis­tas que sa­len de la Fa­cul­tad de Bellas Ar­tes, es­tá es­te can­ti­lla­ne­ro de 24 años que tie­ne un per­so­na­lí­si­mo modo de ver la pin­tu­ra. Bas­ta ver su cuen­ta de Ins­ta­gram (ri­car­do­pue­yo) pa­ra des­cu­brir una re­in­ter­pre­ta­ción plás­ti­ca del fol­clo­re más “ca­ñí” con ex­pre­sio­nes y co­lo­res pro­pios del ci­ne de Al­mo­dó­var. Ha­cer su­bli­me lo co­mún o lo re­si­dual es tam­bién un ras­go pro­pio de es­te ar­tis­ta que do­mi­na el re­tra­to y que en no po­cas oca­sio­nes se atre­ve a pro­ta­go­ni­zar­los. Su obra de­di­ca­da a la So­le­dad de San Lo­ren­zo es una va­rian­te de su pro­pio es­ti­lo que, pe­se a es­tar do­ta­do de vanguardia, en­ca­ja en los pa­tro­nes clá­si­cos y fi­gu­ra­ti­vos de la pin­tu­ra que el uni­ver­so de la Se­ma­na San­ta se­vi­lla­na se per­mi­te to­le­rar.

Se tra­ta de una pin­tu­ra di­gi­tal en la que la So­le­dad se mues­tra so­bre un fon­do de pa­pel an­ti­guo que­dan­do li­mi­ta­dos a la lí­nea al­gu­nos atri­bu­tos co­mo la dia­de­ma que co­ro­na a la Vir­gen, la co­ro­na de es­pi­nas, la flor de la Pa­sión que sos­tie­ne en su mano y el pa­ñue­lo.

“So­bre su pe­cho, re­sal­ta con pro­ta­go­nis­mo su Co­ra­zón In­ma­cu­la­do co­mo si­nó­ni­mo per­fec­to de su fi­gu­ra, en el que Ma­ría guar­da­ba, co­mo di­ce el Evangelio de san Lu­cas, to­dos los di­vi­nos pro­di­gios de Je­sús y los me­di­ta­ba. Es­te co­ra­zón, or­la­do de flo­res, alu­de a sus vir­tu­des y a su su­fri­mien­to pues ade­más tie­ne cla­va­dos los sie­te pu­ña­les re­pre­sen­ta­ti­vos de los Sie­te Do­lo­res de la Vir­gen”, ex­pli­ca Ri­car­do Pue­yo.

Ade­más, aña­de que “apa­re­cen una se­rie de li­rios mo­ra­dos, flor iden­ti­fi­ca­ti­va de la Pa­sión de Cris­to y dos go­lon­dri­nas: una de ellas po­sa­da so­bre el pa­ñue­lo en que la Vir­gen en­ju­ga sus lá­gri­mas, y otra vo­lan­do. Am­bas le traen en su pi­co una es­pi­na que que­da­rá cla­va­da so­bre la fren­te de Cris­to y ven­drá a com­ple­tar la co­ro­na de es­pi­nas que la Vir­gen lle­va en su mano izquierda jun­to a la ro­sa de Pa­sión, alu­sión cla­ra al pa­pel co­rre­den­tor de Ma­ría”.

En re­su­men, la obra es­tá im­preg­na­da de ese ar­caís­mo del que go­za la pro­pia So­le­dad. Una pin­tu­ra de enor­me gus­to, que go­za de fres­cu­ra y di­ce mu­cho de quien pue­de y de­be te­ner re­co­rri­do en la car­te­le­ría de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.