Na­da más que la ver­dad

ABC - Pasión de Sevilla - - Contents - Por Juan Mi­guel Vega. Fo­tos César Ló­pez Hal­dón.

La his­to­ria, to­da en­te­ra, de Se­vi­lla pue­de leer­se de abajo arri­ba en la se­cuen­cia es­tra­ti­grá­fi­ca del sub­sue­lo de la igle­sia de San­ta Catalina, una obra maes­tra crea­da por el tiem­po y el ge­nio de los hom­bres don­de los años y las eras se con­fun­den en una des­con­cer­tan­te y vir­tuo­sa amal­ga­ma. La crip­ta ar­queo­ló­gi­ca le­ga­da por la mo­dé­li­ca res­tau­ra­ción de es­te tem­plo es co­mo un li­bro es­cri­to en pie­dras y ba­rro; el de­fi­ni­ti­vo Cro­ni­cón de la ciu­dad, gra­cias al cual sa­be­mos co­sas que nun­ca nos ha­bían con­ta­do. En él se des­cri­ben, con la mi­nu­cio­si­dad del vie­jo ana­lis­ta, la pre­cue­la ro­ma­na, la osa­men­ta go­da, el es­pi­ri­tua­lis­mo co­rá­ni­co o los ci­mien­tos mu­dé­ja­res de Se­vi­lla. Des­de el ló­bre­go vien­tre de San­ta Catalina bro­ta un haz de cla­ri­dad que alum­bra nues­tro pa­sa­do; y lo ha­ce con tan­ta in­ten­si­dad que ca­si es po­si­ble atis­bar el gran enig­ma: el prin­ci­pio de to­do. Mas la ciu­dad es de­ma­sia­do ase­qui­ble a las pa­ra­do­jas y to­do es más in­cier­to, me­nos cla­ro, a la luz de su sol ce­ga­dor. Acer­tar a dis­cer­nir, por eso, dón­de es­tá en los mu­ros de San­ta Catalina esa mis­ma fron­te­ra en­tre el ayer y el hoy que tan cla­ro se dis­tin­gue ba­jo ellos só­lo es po­si­ble a una mi­ra­da ex­per­ta; tal es la flui­dez con la que en esos mu­ros dia­lo­gan el Me­die­vo, el Ba­rro­co o el Re­gio­na­lis­mo del si­glo XX gra­cias a quie­nes en ese be­llí­si­mo diá­lo­go hi- cie­ron de in­tér­pre­tes: Leo­nar­do de Figueroa y Juan Talavera. Se­pa­ra­dos por los si­glos, mas uni­dos por el ge­nio. Sí, aho­ra se com­pren­de to­do.

Es cier­to que a la luz del sol, de sus gran­des hi­tos, la His­to­ria só­lo nos mues­tra fo­go­na­zos; a ve­ces es un me­ro y tí­mi­do res­plan­dor, un de­ta­lle, un ges­to que pa­sa inad­ver­ti­do y que re­quie­re un es­fuer­zo de aten­ción pa­ra po­der ser per­ci­bi­do. La luz del pre­sen­te es de­ma­sia­do ro­tun­da y to­do lo eclip­sa. El ayer mue­re cuan­do sa­le el sol. Sin em-

bar­go, en oca­sio­nes, es po­si­ble aso­mar­se a esa eter­ni­dad que en es­te mun­do efí­me­ro en­car­na lo per­fec­to. To­do pa­sa, na­da per­ma­ne­ce. Mas en la ciu­dad de las pa­ra­do­jas es po­si­ble que to­do per­ma­nez­ca mien­tras con­tem­pla­mos al­go que pa­sa, por ejem­plo, la co­fra­día de San­ta Catalina, que el año pró­xi­mo vol­ve­rá a sa­lir de su igle­sia, es de­cir, vol­ve­rá a su ser. Del mis­mo modo que los es­tra­tos del tem­plo don­de mo­ra es­ta her­man­dad nos cuen­tan la his­to­ria de Se­vi­lla, su cor­te­jo de na­za­re­nos va na­rran­do en la tar­de del Jue­ves San­to la his­to­ria de nues­tra Se­ma­na San­ta; des­de los atri­bu­tos pa­sio­nis­tas de la cruz de guía, a los atlan- tes de su pa­so de pa­lio, don­de la Vir­gen de las Lá­gri­mas de­rra­ma su llan­to de ce­ra en tu­li­pas de cris­tal. Hay en la be­lle­za de ese trán­si­to una per­fec­ción que es la per­fec­ción de lo clá­si­co; de lo eterno. Clá­si­co, des­de lue­go, se­gún la se­vi­lla­na de­fi­ni­ción de Ra­fael el Ga­llo: ‘clá­si­co es lo que no se pué ha­sé me­jón’. Ese in­cien­so que en­vuel­ve a me­dia tar­de la ca­lle Ge­ro­na cuan­do pa­sa la co­fra­día de los Ca­ba­llos hue­le a in­cien­so de una Se­ma­na San­ta an­ti­gua y has­ta el cie­lo co­bra el co­lor de una tar­de de ha­ce ya mu­cho tiem­po, por­que es­te sol que aho­ra ini­cia el de­cli­nar es el mis­mo que sa­lió ha­ce mu­chos años, qui­zá no mu­chos des­pués de que la fa­mi­lia Rol­dán la­bra­ra las imá­ge­nes del pa­so de mis­te­rio don­de Cris­to es exal­ta­do en la cruz, y el

pa­so de mis­te­rio tam­bién. Ese bar­co —bu­que es­cue­la de na­ve­gan­tes del cos­tal— que aho­ra ba­ja po­de­ro­so, ma­yes­tá­ti­co, co­mo ajeno al com­pás que le mar­can los tam­bo­res que de­trás lle­va, ca­mino de la ca­lle de Sor Án­ge­la, mien­tras a sus már­ge­nes la mul­ti­tud se que­da con la bo­ca abier­ta, in­cré­du­la de ha­ber asis­ti­do de nue­vo a su mi­la­gro. El pa­so de los Ca­ba­llos. Sí, he di­cho el pa­so y la co­fra­día de los Ca­ba­llos, y me van a per­do­nar, pe­ro así es co­mo la si­guen co­no­cien­do la gen­te de los co­rra­les del ba­rrio, que aquí han ve­ni­do a ver­la; re­gre­san des­de el ayer al que se fue­ron, in­vo­ca­dos por es­ta eter­ni­dad de cu­ya con­ti­nui­dad son aho­ra ga­ran­tes esos chi­qui­llos que van con el an­ti­faz re­co­gi­do re­par­tien­do los ca­ra­me­los que lle­van en el ca­nas­to. Alberto Fer­nán­dez Ba­ñuls de­cía que si a los se­vi­lla­nos nos que­da­se un há­li­to de dig­ni­dad nos apun­ta­ría­mos en ma­sa a los Ca­ba­llos. Fer­nán­dez Ba­ñuls, que es­cri­bió sus me­jo­res ver­sos en el le­cho de muer­te, sa­bía de lo que ha­bla­ba. Mas no ha­ce ya fal­ta. Exal­ta­da so­bre el tiem­po y las lá­gri­mas, la her­man­dad de los Ca­ba­llos es­tá más vi­va que nun­ca. Por ella brin­da­rán al ano­che­cer quie­nes el pró­xi­mo Jue­ves San­to la es­pe­ren jun­to al Tre­men­do, tam­bién par­te esen­cial del ba­rrio, el Tre­men­do… de San­ta Catalina. Si la ves en­ton­ces, si la ves cual­quier otro Jue­ves San­to de cual­quier otro año, has de sa­ber que, del mis­mo modo que en la crip­ta ar­queo­ló­gi­ca de su igle­sia es­tá es­cri­ta la his­to­ria en­te­ra de Se­vi­lla, an­te ti se es­tá re­ve­lan­do en esa ho­ra, sin ter­gi­ver­sa­cio­nes y con ma­yús­cu­las, la Ver­dad, to­da la Ver­dad y na­da más que la Ver­dad de la Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla. Eso y no otra co­sa es y se­rá siem­pre es­ta co­fra­día que hoy vuel­ve al lugar al que per­te­ne­ce.

Ba­se de la Cruz pa­rro­quial de la her­man­dad de la Exal­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.