Un vo­to por la Se­ma­na San­ta de siem­pre

La victoria de Fran­cis­co Vé­lez en las elec­cio­nes del Con­se­jo pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo una apues­ta por la tra­di­ción, por en­ci­ma de los pla­nes pa­ra cam­biar el es­ce­na­rio re­co­no­ci­ble de las co­fra­días.

ABC - Pasión de Sevilla - - Contents - Por Ja­vier Ma­cías.

Hu­bo un pre­si­den­te que in­ten­tó pa­sar a la his­to­ria por ser el que cam­bió la Ca­rre­ra Ofi­cial, sin que na­die —ni her­ma­nos ma­yo­res, ni las fuer­zas de se­gu­ri­dad— lo re­cla­ma­ran. An­tes in­clu­so de ave­ri­guar las ra­zo­nes por las que po­dría ser ne­ce­sa­rio un cam­bio de ubi­ca­ción de la zona abo­na­da de la Se­ma­na San­ta, en el seno del Con­se­jo abrió la puer­ta a pre­sen­tar pro­pues­tas de cam­bio, al­gu­nas de ellas ra­di­ca­les. Lo hi­zo pe­se a una dura opo­si­ción den­tro de la jun­ta su­pe­rior, que ar­gu­men­ta­ba que no era ne­ce­sa­rio tal de­ba­te. La po­si­ción del pre­si­den­te den­tro del go­bierno de la ins­ti­tu­ción se fue de­bi­li­tan­do, a la par de sus pro­ble­mas per­so­na­les. Esa de­bi­li­dad oca­sio­nó que los her­ma­nos ma­yo­res del Mar­tes San­to, que han tum­ba­do a lo lar­go de los años cual­quier pro­pues­ta de re­for­ma de la jor­na­da, sin con­tar con su de­le­ga­do pre­sen­ta­ran la rees­truc­tu­ra­ción más re­vo­lu­cio­na­ria de cuan­tas se han lle­va­do a ca­bo en la Se­ma­na San­ta con­tem­po­rá­nea. El Con­se­jo, ape­nas sin fuer­za, apro­bó a re­ga­ña­dien­tes ese plan co­mo «me­di­da ex­cep­cio­nal» pa­ra 2018, ni si­quie­ra a modo de ex­pe­ri­men­to.

Sin em­bar­go, pe­se a que la apro­ba­ción por par­te de la sec­ción de pe­ni­ten­cia no lle­va­ra apa­re­ja­da esa eti­que­ta, to­do el mun­do lo in­ter­pre­tó de ese modo. ¿Y qué ocu­rrió? Que el Mar­tes San­to cua­dró en ho­ra, que de­jó es­tam­pas iné­di­tas, be­llí­si­mas en al­gu­nas oca­sio­nes, pe­ro que fue una jor­na­da irre­co­no­ci­ble pa­ra los co­fra­des. Y, pre­ci­sa­men­te, apro­ve­chan­do el cli­ma de de­bi­li­dad que te­nía el Con­se­jo de Co­fra­días, los her­ma­nos ma­yo­res vol­vie­ron a po­ner so­bre la me­sa la re­pe­ti­ción del po­lé­mi­co «San­to Mar­tes» en 2019.

Los co­mi­cios ce­le­bra­dos el pa­sa­do 15 de no­viem­bre fue­ron mu­cho más que la elec­ción de unas personas u otras pa­ra go­ber­nar la ins­ti­tu­ción. Fue­ron un ple­bis­ci­to so­bre el fu­tu­ro de la Se­ma­na San­ta y la de­ri­va que de­bía to­mar. No ca­be du­da que la fies­ta ma­yor de Se­vi­lla ha cam­bia­do no­ta­ble­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das en to­dos los as­pec­tos. La ma­si­fi­ca­ción y la se­gu­ri­dad han cam­bia­do la for­ma de ver las co­fra­días en Se­vi­lla. Sin em­bar­go, los res­pon­sa­bles de las her­man­da­des de Se­vi­lla en mu­chos ca­sos han asis­ti­do ató­ni­tos a de­ba­tes su­per­fluos co­mo el de la mo­di­fi­ca­ción de la Ca­rre­ra Ofi­cial sin que nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción lo ha­ya re­cla­ma­do. Han vis­to có­mo ocho her­ma­nos ma­yo­res han

Los co­mi­cios ce­le­bra­dos el pa­sa­do 15 de no­viem­bre fue­ron mu­cho más que la elec­ción de unas personas u otras pa­ra go­ber­nar la ins­ti­tu­ción. Fue­ron un ple­bis­ci­to so­bre el fu­tu­ro de la Se­ma­na San­ta y la de­ri­va que de­bía to­mar.

in­ver­ti­do el sen­ti­do de las es­ta­cio­nes de pe­ni­ten­cia. Y, qui­zá por eso, la pos­tu­ra del can­di­da­to ven­ce­dor, Fran­cis­co Vé­lez, que ha si­do ro­tun­do con­tra la de­ri­va que ha ido to­man­do el asun­to, ha lo­gra­do un ma­yor nú­me­ro de apo­yos.

El 15 de no­viem­bre de 2018 los her­ma­nos ma­yo­res vo­ta­ron por la Se­ma­na San­ta de siem­pre. Por sa­car a la fies­ta gran­de de la ciu­dad de esa co­rrien­te re­vo­lu­cio­na­ria que ame­na­za­ba con se­guir cam­bian­do las for­mas y la fi­so­no­mía que si­guen vi­gen­tes des­de ha­ce un si­glo.

La Ca­rre­ra Ofi­cial

A lo lar­go de es­tos cua­tro años de man­da­to de es­ta jun­ta su­pe­rior, no vol­ve­rá a plan­tear­se el asun­to de la re­for­ma. No vol­ve­rán a de­ba­tir­se más pla­nes al­ter­na­ti­vos. «La Ca­rre­ra Ofi­cial es la me­jor po­si­ble», o «la me­nos ma­la». Es­tas pa­la­bras las han uti­li­za­do tan­to el ac­tual pre­si­den­te, Fran­cis­co Vé­lez, co­mo los res­pon­sa­bles de se­gu­ri­dad del Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla.

El úni­co pun­to que ha­brá que se­guir es­tu­dian­do es el de la ca­lle Sier­pes, cu­ya co­lo­ca­ción de las si­llas es me­jo­ra­ble. Hay un afo­ro ex­ce­si­vo, que obli­ga­rá al Con­se­jo a ir eli­mi­nan­do pro­gre­si­va­men­te asien­tos pa­ra re­ubi­car­los en las zo­nas que que­den dis­po­ni­bles, co­mo se hi­zo con las 227 si­llas que se eli­mi­na­ron en 2018. El com­pro­mi­so de Fran­cis­co Vé­lez es no eli­mi­nar si­llas si no hay po­si­bi­li­dad de re­ubi­ca­ción.

Es­to, por otro la­do, trae­rá otras con­se­cuen­cias, co­mo el he­cho de que la in­men­sa lis­ta de es­pe­ra pa­ra ob­te­ner un abono en la Ca­rre­ra Ofi­cial que­de con po­cas po­si­bi­li­da­des de avan­ce.

El Mar­tes San­to de 2019

Sin du­da, es el ca­ba­llo de ba­ta­lla más im­por­tan­te que tie­ne por de­lan­te el Con­se­jo de ca­ra a los pró­xi­mos me­ses. En tan só­lo tres me­ses —de aquí a la Cua­res­ma—, de­be en­friar­se la si­tua­ción que vi­ve la nue­va jun­ta su­pe­rior con la ma­yo­ría de los her­ma­nos ma­yo­res. Den­tro de la jor­na­da, no to­das las her­man­da­des tie­nen el mis­mo gra­do de in­te­rés por que sal­ga ade­lan­te de nue­vo la rees­truc­tu­ra­ción de 2018. Hay her­man­da­des, in­clu­so, don­de ni den­tro de sus pro­pias jun­tas de go­bierno hay una­ni­mi­dad. Sin em­bar­go, es­to se ta­pa con el fren­te co­mún que han em­pren­di­do to­das, ge­ne­ran­do una es­pe­cie de pen­sa­mien­to úni­co.

Y ese es el mie­do que tie­nen a día de hoy es­tas co­fra­días, que se nie­gan a re­unir­se por se­pa­ra­do con el ac­tual Con­se­jo. És­te, por su par­te, tra­ta de cal­mar las aguas, ya que se han vi­vi­do in­clu­so en­fren­ta­mien­tos subidos de tono en al­gu­na oca­sión. La jun­ta de Vé­lez no apro­ba­rá el Mar­tes San­to a la in­ver­sa, por­que se com­pro­me­tie­ron a ello en las elec­cio­nes, pe­ro tra­ta­rá de con­ven­cer a las ocho her­man­da­des de que hay otros ca­mi­nos. Pa­ra ello, el de­le­ga­do de la jor­na­da, Da­niel Pe­re­ra, pon­drá so­bre la me­sa en es­tos pró­xi­mos me­ses dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, más aún cuan­do se ha de­mos­tra­do que es­tas co­fra­días es­tán abier­tas a cam­biar de po­si­ción.

A lo lar­go de es­tos cua­tro años de man­da­to de es­ta jun­ta su­pe­rior, no vol­ve­rá a plan­tear­se el asun­to de la re­for­ma. No vol­ve­rán a de­ba­tir­se más pla­nes al­ter­na­ti­vos. «La Ca­rre­ra Ofi­cial es la me­jor po­si­ble» o, «la me­nos ma­la».

El res­to de las jor­na­das

Al igual que el Mar­tes San­to, otros días com­pli­ca­dos se­gui­rán sien­do ob­je­tos de es­tu­dio. En el Do­min­go de Ra­mos to­do es­tá en es­ta­do em­brio­na­rio. La so­lu­ción pa­ra es­ta jor­na­da po­dría pa­sar por al­gu­na per­mu­ta, pe­ro la cla­ve es­tá en ade­lan­tar la en­tra­da de la Bo­rri­qui­ta en la Cam­pa­na o de re­tra­sar la del Amor, pa­ra así ga­nar más tiem­po. El Lu­nes San­to, el Mu­seo ha pro­pues­to una per­mu­ta con las Aguas pa­ra evi­tar en­trar tan tar­de. En el Miér­co­les San­to, los Pa­na­de­ros si­gue te­nien­do el mis­mo pro­ble­ma que el Mu­seo y hay que desatas­car

la ca­lle Or­fi­la. En la Ma­dru­ga­da, los cam­bios de re­co­rri­do de 2018 apor­ta­ron ma­yor flui­dez, pe­ro no to­das las co­fra­días es­tán sa­tis­fe­chas. To­do es­to de­be­rá re­sol­ver­se en es­tos tres me­ses, pe­ro ba­jo una pre­mi­sa cla­ra: cual­quier cam­bio no po­drá des­fi­gu­rar la Se­ma­na San­ta.

Fo­to: Ló­pez Ol­me­do.

Que la Bo­rri­qui­ta sal­ga unos mi­nu­tos an­tes po­dría ser una so­lu­ción pa­ra el Do­min­go de Ra­mos.

Fo­to: Juan Flo­res.

El Cal­va­rio, que cam­bió su re­co­rri­do de ida en 2018, aca­bó des­con­ten­ta.

Fo­to: Ló­pez Ol­me­do.

La Ma­ca­re­na, sa­tis­fe­cha con el cam­bio de re­co­rri­do por la Al­fal­fa en 2018.

Fo­to: Juan Flo­res.

El Mu­seo ha pe­di­do ade­lan­tar al­gún pues­to en la jor­na­da pa­ra no en­trar tan tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.