El cie­lo de to­do un ba­rrio

ABC - Pasión de Sevilla - - Contents - Por Es­te­ban Ro­me­ra.

En la pa­sa­da Se­ma­na San­ta se es­tre­na­ron los bor­da­dos del pa­lio de la Vir­gen del Ro­sa­rio de la her­man­dad del Po­lí­gono de San Pa­blo. Fue, qui­zás, el gran es­treno de la Se­ma­na Ma­yor his­pa­len­se. Re­cien­te­men­te el ayun­ta­mien­to de la ciu­dad aco­gió una ex­po­si­ción de es­tas pie­zas don­de se pu­do ad­mi­rar el gran tra­ba­jo rea­li­za­do por Ja­vier Sánchez de los Reyes y el ta­ller de Cha­ro Ber­nar­dino. To­da una de­li­cia…

La eje­cu­ción de es­tos bor­da­dos fue un gran an­he­lo de es­ta cor­po­ra­ción se­vi­lla­na. Se pre­sen­ta­ron ra­dian­tes en el pa­sa­do Lu­nes San­to, to­do un lo­gro de es­ta jo­ven cor­po­ra­ción pe­ni­ten­cial. Su her­mano ma­yor, Jo­sé Luis Pérez, ase­me­ja su rea­li­za­ción a un sue­ño: “Co­mo ya he di­cho en cier­ta oca­sión “la vi­da es sue­ño…”, pues bien, no so­lo pa­ra la her­man­dad, sino pa­ra to­do el ba­rrio de San Pa­blo, el es­treno de es­te nue­vo pa­lio ha si­do un sue­ño he­cho reali­dad. Sue­ño de her­man­dad que ha du­ra­do ocho años des­de que en el 2010 nues­tro por en­ton­ces her­mano ma­yor, Ma­nuel Már­quez, co­men­zó a ges­tio­nar­lo, con­ti­nua­do por mi an­te­ce­sor, Mi­guel Án­gel Cam­pos (q.e.p.d.) y sien­do es­tre­na­do ba­jo la jun­ta de go­bierno que pre­si­do. Sue­ño de una her­man­dad jo­ven con mu­chí­si­ma fuer­za y lle­na de vi­da”. El di­se­ña­dor de es­te pa­lio, el ar­tis­ta se­vi­llano Ja­vier Sánchez de los Reyes, así de­fi­ne su di­bu­jo: “Se pue­de de­fi­nir­se co­mo clá­si­co, en su cla­ve de pa­lio de co­fra­día po­pu­lar de ba­rrio, y ori­gi­nal a la vez. Clá­si­co por­que man­tie­ne una for­ma clá­si­ca con bam­ba­li­nas en pun­ta y fle­co de be­llo­ta, con una es­truc­tu­ra di­ga­mos tra­di­cio­nal. Y ori­gi­nal por va­rias cues­tio­nes. Pri­me­ro, en las bam­ba­li­nas, el di­bu­jo del bor­da­do no es­tá “flo­tan­do” so­bre el te­ji­do ba­se, sino que el di­bu­jo del bor­da­do es el to­do, con­for­ma las pie­zas en sí, y a ese di­bu­jo bor­da­do se adap­ta el ter­cio­pe­lo y la ma­lla se­gún va pi­dien­do el di­bu­jo o el di­se­ño. Es de­cir, no hay so­por­te co­mo tal, las bam­ba­li­nas no es­tán bor­da­das so­bre ter­cio­pe­lo o so­bre ma­lla, es­tán bor­da­das al va­cío, al ai­re, ca­la­das del to­do por­que el di­bu­jo lo per­mi­te, es­tá “ce­rra­do” o “abro­cha­do” por to­dos la­dos. Y aho­ra, el ter­cio­pe­lo o la ma­lla va en de­ter­mi­na­das zo­nas no co­mo so­por­te, sino co­mo par­te del di­bu­jo. Se­gun­do, lo que Cha­ro Ber­nar­dino ha de­fi­ni­do co­mo “pun­tas in­ver­ti­das”; mien­tras que ca­si to­dos los pa­ños en­tre­va­ra­les de las bam­ba­li­nas suben en el cen­tro —me re­fie­ro a la par­te su­pe­rior, es de­cir la cres­te­ría— y ba­jan ha­cia las pe­ri­llas, és­te es al re­vés; sube ha­cia las pe­ri­llas de ca­da la­do y ba­ja en el cen­tro de ca­da pa­ño en­tre­va­ral”. En es­te sen­ti­do la bor­da­do­ra Reyes Ro­me­ro Ber­nar­dino, di­rec­to­ra del ta­ller que fun­dó su ma­dre con­si­de­ra las sin­gu­la­ri­da­des de es­te nue­vo pa­lio ahon­dan­do en lo ex­pre­sa­do por su di­se­ña­dor: “Des­ta­ca­ría la can­ti­dad de sim­bo­lo­gía que con­tie­ne re­fle­ja­da en to­das las le­ta­nías que apa­re­cen en ca­da pun­ta de las bam­ba­li­nas. Tam­bién des­ta­ca­ría, la cres­te­ría con for­ma in­ver­ti­da ya que es jus­to lo con­tra­rio del res­to de pa­lios que co­no­ce­mos al te­ner las pun­tas de arri­ba ha­cia abajo en vez de ten­der ha­cia arri­ba”. La sim­bo-

lo­gía del pa­lio tam­bién es apun­ta­da por el má­xi­mo man­da­ta­rio de es­ta her­man­dad: “El nue­vo pa­lio, co­mo se pue­de com­pro­bar, con to­da la car­ga de sim­bo­lo­gía y con­no­ta­cio­nes que en él se re­pre­sen­tan, se tra­ta de un ver­da­de­ro Ro­sa­rio per­ma­nen­te, que co­bi­ja a la Nues­tra Aman­tí­si­ma Ti­tu­lar en su Ad­vo­ca­ción de Ro­sa­rio”.

So­bre las téc­ni­cas y so­por­tes co­men­ta Ro­me­ro Ber­nar­dino va­rios as­pec­tos: “Las téc­ni­cas uti­li­za­das son di­fe­ren­tes ti­pos de te­ji­dos, ho­ji­llas y una gran can­ti­dad de car­tu­li­nas ya que es la téc­ni­ca más uti­li­za­da en es­te pa­lio. Otra pe­cu­lia­ri­dad del mis­mo es que al­ter­na tres ba­ses di­fe­ren­tes: ter­cio­pe­lo, ma­lla y bor­da­dos al ai­re”. Sánchez de los Reyes des­ta­ca va­rias sin­gu­la­ri­da­des: “Des­ta­ca­ría el es­fuer­zo por ofre­cer un pro­gra­ma ico­no­grá­fi­co com­ple­to con la re­pre­sen­ta­ción de las le­ta­nías del San­to Ro­sa­rio, cu­yo re­zo por par­te de un gru­po de fe­li­gre­ses fue el ori­gen de la Her­man­dad y la ad­vo­ca­ción de la Vir­gen. Las que más pro­ta­go­nis­mo tie­nen, en la ca­ra ex­te­rior del pa­lio, son las que ex­pre­san la reale­za de la Vir­gen, por­que el pa­lio es ex­pre­sión de reale­za, pri­me­ro lo usa­ron los reyes, y de ahí pa­só al uso re­li­gio­so. Creo que es la pri­me­ra vez que se re­pre­sen­ta a la Vir­gen de la Se­de en un pa­so de pa­lio se­vi­llano. Tam­bién es muy des­ta­ca­ble el te­cho, con la pre­cio­sa pin­tu­ra de Díaz Ar­ni­do, res­plan­de­cien­te en­tre ra­yos, con el jue­go de ca­la­dos tan si­nuo­sos; es de lo que más es­tá gus­tan­do”.

El her­mano ma­yor se sien­te muy sa­tis­fe­cho por el tra­ba­jo de los ar­tis­tas que han in­ter­ve­ni­do en él: “So­lo ten­go un ca­li­fi­ca­ti­vo pa­ra po­der expresar mi sen­ti­mien­to y que me sa­le del alma: “ma­ra­vi­llo­so” el tra­ba­jo de Sánchez de los Reyes y el ta­ller de Cha­ro Ber­nar­dino, sin más pa­la­bras. Una ver­da­de­ra obra de ar­te pues­ta en la ca­lle pa­ra la his­to­ria de la Se­ma­na San­ta de nues­tra ciu­dad, que pue­de ser con­tem­pla­da y dis­fru­ta­da por to­dos aque­llos que lo vean dis­cu­rrir el Lu­nes San­to y co­mo no a diario en nues­tra Pa­rro­quia de San Ignacio de Lo­yo­la. Un tra­ba­jo rea­li­za­do por pro­fe­sio­na­les ar­te­sa­nos des­de el co­ra­zón y con to­do el ca­ri­ño del mun­do, co­mo nos lo han de­mos­tra­do a lo lar­go de es­tos años y que por su­pues­to con­ti­núa”. ¿Y pa­ra cuán­do un man­to bor­da­do de sa­li­da? “En­tien­do que se­ría un pro­yec­to muy am­bi­cio­so ha­blar en es­tos mo­men­tos de un man­to bor­da­do, pe­ro creo que la her­man­dad tie­ne aho­ra mis­mo una se­rie de prio­ri­da­des más ne­ce­sa­rias que un man­to. La pri­me­ra de ellas es ter­mi­nar de pa­gar es­te im­pre­sio­nan­te pa­lio, me­jo­ras en la co­fra­día, nues­tra pa­rro­quia, la bol­sa de ca­ri­dad…”

¿Qué su­pu­so es­te en­car­go en la ca­rre­ra ar­tís­ti­ca pa­ra Sánchez de los Reyes y el ta­ller de Ber­nar­dino? Pa­ra el di­se­ña­dor de la obra es­tá cla­ra la res­pues­ta: “Pa­ra mí su­pu­so un es­ca­lón muy im­por­tan­te en mi tra­yec­to­ria, aun­que tam­bién una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Ser “pa­dre” de un pa­lio en Se­vi­lla es un ar­ma de do­ble

fi­lo. Pe­ro lo he he­cho con mu­cha ho­nes­ti­dad y tra­ba­jo, sin es­ca­ti­mar es­fuer­zo y, es­to es lo más im­por­tan­te, cap­tan­do la idea de lo que la her­man­dad que­ría y de lo que no que­ría, in­ten­tan­do plas­mar su per­so­na­li­dad en un pa­lio”. Reyes Ro­me­ro Ber­nar­dino co­men­ta so­bre es­te as­pec­to: “Pa­ra nues­tro ta­ller to­dos los en­car­gos son im­por­tan­tes pe­ro es­te pa­lio nos ha he­cho es­pe­cial ilu­sión al tra­tar­se de una her­man­dad de Se­vi­lla. Al igual que el pa­lio de la Her­man­dad de la Sed, los fal­do­nes de la So­le­dad de San Lo­ren­zo, la res­tau­ra­ción del te­cho de la Her­man­dad de la Ma­ca­re­na son pie­zas que mar­can la tra­yec­to­ria del ta­ller. Han si­do cua­tro años de du­ro tra­ba­jo pe­ro con­si­de­ro que ha me­re­ci­do la pe­na”. So­bre la eje­cu­ción del di­se­ño, Sánchez de los Reyes se sien­te muy con­ten­to con el re­sul­ta­do fi­nal: “El ta­ller de Cha­ro Ber­nar­dino ha rea­li­za­do un enor­me es­fuer­zo por plas­mar es­te di­bu­jo tan com­pli­ca­do. Pue­de pa­re­cer un pa­lio “nor­mal” muy re­car­ga­do, pe­ro no, es un di­bu­jo ins­pi­ra­do en la ta­lla que exi­ge mu­cho es­fuer­zo y aten­ción a ca­da pun­ta­da. El re­sul­ta­do del es­fuer­zo tan tre­men­do que ha rea­li­za­do el ta­ller y su des­tre­za téc­ni­ca es­tá a la vis­ta de to­dos. Lo he vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na”.

Fue un Lu­nes San­to muy es­pe­cial…

“El pa­sa­do Lu­nes San­to fui in­vi­ta­do —co­men­ta el di­se­ña­dor del pro­yec­to— jun­to con Cha­ro y la hi­ja de és­ta, Reyes, a ver sa­lir la co­fra­día. Los ar­tis­tas so­mos —o yo por lo me­nos lo soy— muy per­fec­cio­nis­tas. Yo es­ta­ba al­go ten­so y preo­cu­pa­do vien­do, na­da más sa­lir, que si es­to que­da­ba un po­co pa­ra allá,

es­to un po­co pa­ra acá, que si era un po­co gran­de, que si te­nía que ha­ber he­cho aque­lla vo­lu­ta de otra ma­ne­ra, etc…, mien­tras la acom­pa­ña­ba un ra­to por el ba­rrio, mez­cla­do en­tre la gen­te, no de­lan­te del pa­so, sino en­tre el pú­bli­co de las ace­ras. Y ahí fue, al ini­cio de la Ave­ni­da de la So­leá, cuan­do me sen­tí or­gu­llo­so de mi tra­ba­jo; per­ci­bí hom­bro con hom­bro el sen­ti­mien­to de ad­mi­ra­ción de la gen­te del ba­rrio, gen­te hu­mil­de y tra­ba­ja­do­ra, no es­pe­cial­men­te eru­di­ta en co­fra­días ni en Se­ma­na San­ta, que es­ta­ban co­mo alu­ci­na­dos y ha­cien­do ex­cla­ma­cio­nes cóm­pli­ces de ad­mi­ra­ción, muy, muy co­lo­quia­les, so­bre el pa­lio que me hi­cie­ron cam­biar de pun­to de vis­ta. Con eso, con esa ad­mi­ra­ción po­pu­lar, y con la ho­nes­ti­dad de mi tra­ba­jo, me que­do”. Pa­ra Reyes fue “una ale­gría tre­men­da y una sa­tis­fac­ción inigua­la­ble por ver ter­mi­na­do un tra­ba­jo de tan­ta en­ver­ga­du­ra por las ca­lles de Se­vi­lla”.

La Vir­gen del Ro­sa­rio ya es­tre­nó su pa­lio. Su cie­lo por las ca­lles de Se­vi­lla y el cie­lo de to­do un ba­rrio que sien­te a su Ma­dre. Fue el es­fuer­zo de ar­tis­tas pe­ro so­bre to­do de mu­chos de­vo­tos. El an­he­lo de una her­man­dad…

Fo­to: César Ló­pez Hal­dón.

Bor­lo­nes y cor­do­ne­ría de la obra.

Fo­to: César Ló­pez Hal­dón.

La bor­da­do­ra Cha­ro Ber­nar­dino con sus hi­jas.

Fo­to: César Ló­pez Hal­dón.

De­ta­lle de las caí­das.

Fo­to: César Ló­pez Hal­dón.

Bam­ba­li­na la­te­ral del pa­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.