Fran­cis­co Mar­mo­le­jo Ca­mar­go, un si­glo de pla­ta 1915-2006

De la dia­de­ma de la So­le­dad al ca­ma­rín de la Ma­ca­re­na, de las bo­ci­nas de la Sen­ten­cia a la pea­na del Pa­tro­ci­nio, de las azu­ce­nas de la Gi­ral­da al Te­so­ro del Ca­ram­bo­lo, del Be­lén al tro­feo de fút­bol. Una ciu­dad y una vi­da es­cri­ta en pla­ta.

ABC - Pasión de Sevilla - - Contents - Por Ma­nuel Je­sús Rol­dán.

Di­go que el ar­te de la es­cul­tu­ra es ocho ve­ces ma­yor que cual­quier otra de las ar­tes en que in­ter­vie­ne el di­bu­jo, por­que una es­ta­tua de­be te­ner ocho vistas y con­vie­ne que to­das sean de igual bon­dad... La ci­ta del or­fe­bre y es­cul­tor del Re­na­ci­mien­to Ben­ve­nu­to Ce­lli­ni po­dría apli­car­se a la gran­de­za crea­do­ra de Fer­nan­do Mar­mo­le­jo Ca­mar­go. De la au­to­bio­gra­fía es­cri­ta a la vi­da es­cri­ta en pla­ta. Más de ocho dé­ca­das de crea­ción en un ar­tis­ta que man­tu­vo la bon­dad, en la obra y en la per­so­na. Eu­ro­pa es­ta­ba em­bar­ca­da en la Gran Gue­rra en di­ciem­bre de 1915 cuan­do na­cía Fer­nan­do, en un ba­rrio de to­ne­le­ros y de to­re­ros, en la ca­lle Var­flo­ra 29. Fue el año del Amor Bru­jo y de la No­che en los jar­di­nes de Es­pa­ña de Fa­lla, y el hi­jo

de Jo­sé Mar­mo­le­jo Díaz ve­nía al mun­do de una Se­vi­lla de re­na­ci­mien­to de las ar­te­sa­nías, don­de el pa­dre for­ja­dor y ce­rra­je­ro ar­tís­ti­co era el per­fec­to con­di­cio­nan­te pa­ra orien­tar a Fer­nan­do por el mun­do de la crea­ción. Se re­tra­sa­ba eter­na­men­te la ex­po­si­ción que se­ría de 1929 y Fer­nan­do veía tra­ba­jar al or­fe­bre An­drés Con­tre­ras. La ciu­dad es­pe­ra­ba con­ver­tir­se en el cen­tro del mun­do y aquel jo­ven, con un her­mano ya cen­tra­do en el ofi­cio de la or­fe­bre­ría, aca­ba­ría con­vir­tien­do a la pla­ta en el cen­tro de su vi­da.

Es­pa­ña in­gre­sa­ba en el club de los paí­ses re­pu­bli­ca­nos y Fer­nan­do, que ha­bía es­tu­dia­do en un co­le­gio tria­ne­ro con nom­bre de rei­na, in­gre­sa­ba en 1931 en la Es­cue­la de Bellas Ar­tes. Allí con­ti­nua­ría su for­ma­ción tras el apren­di­za­je en el ta­ller pa­terno, for­ja, ce­rra­je­ría, cin­ce­la­do de me­ta­les… Y un nom­bre, el de Cayetano González, con quien em­pe­zó a tra­ba­jar en 1933. En su ta­ller de la ca­lle Te­tuán asu­mi­ría la im­por­tan­cia del di­bu­jo pre­vio de las pie­zas y el in­te­rés por los es­que­mas ar­qui­tec­tó­ni­cos. Era la Se­vi­lla de la re­sa­ca pos­te­rior a la Ex­po­si­ción, cu­ya in­fluen­cia es­té­ti­ca se man­ten­dría du­ran­te años, aun­que la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca ame­na­za­ra con la pa­rá­li­sis ar­tís­ti­ca. Sím­bo­lo de ese pa­rón fue la rea­li­za­ción de una de sus pri­me­ras gran­des obras, la dia­de­ma pa­ra la So­le­dad de San Lo­ren­zo, pro­yec­to de 1935 que no se ve­ría cul­mi­na­do has­ta 1941. Por me­dio, una te­rri­ble gue­rra en la que Fer­nan­do sir­vió co­mo ofi­cial ajus­ta­dor, pa­san­do por el re­gi­mien­to So­ria 9. De­bió im­pri­mir ca­rác­ter. Años en los que reali­zó obras co­mo la Puer­ta de Hie­rro de las Ata­ra­za­nas, el púl­pi­to de la Ba­sí­li­ca de la Ma­ca­re­na y la re­pro­duc­ción de la Es­pa­da de San Fer­nan­do.

Es­ta­ble­ci­do en ta­ller pro­pio en el año 1940 en la ca­lle Or­tiz de Zú­ñi­ga, otro nom­bre de his­to­ria­dor se­vi­llano que im­pri­me ca­rác­ter, a fi­na­les de los años 40 ya es re­co­no­ci­do co­mo uno de los gran­des or­fe­bres del país,

A fi­na­les de los años 40 ya es re­co­no­ci­do co­mo uno de los gran­des or­fe­bres del país.

re­ci­bien­do en­car­gos des­de to­da Es­pa­ña. Su ta­ller pa­sa­ría en 1949 a la ca­lle Ba­ños y des­de 1953 im­par­ti­ría la do­cen­cia en la Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios. Cuan­do en 1953 ob­tu­vo el pre­mio del Ayun­ta­mien­to en la Ex­po­si­ción de Ar­te­sa­nía de Ma­drid, Fer­nan­do era ya un ar­tis­ta con­sa­gra­do. Su Li­mos­ne­ro de la Na­ti­vi­dad, con sus vo­lú­me­nes re­pu­ja­dos, di­la­ta­dos y ro­tun­dos, mar­ca­rían un es­ti­lo que triun­fa­ría du­ran­te dé­ca­das. Dos años más tar­de lle­ga­ría la me­da­lla de oro del Con­cur­so Na­cio­nal de Ar­te­sa­nía y los en­car­gos se acu­mu­la­ban en su ta­ller des­de nu­me­ro­sos rin­co­nes de Es­pa­ña. Lar­gos años de tra­ba­jo que se cul­mi­na­rían con in­nu­me­ra­bles re­co­no­ci­mien­tos, su in­gre­so en la Aca­de­mia de Bellas Ar­tes, la me­da­lla de An­da­lu­cía en 1985 o la Me­da­lla de Pla­ta el Mé­ri­to del Tra­ba­jo en 1998. Pla­ta te­nía que ser.

Su in­abar­ca­ble ca­tá­lo­go es una bio­gra­fía en pla­ta. Creó una au­tén­ti­ca sín­te­sis de la tra­di­ción de­co­ra­ti­va mu­sul­ma­na (otra vez el re­cuer­do de los pa­ños de seb­ka de la Gi­ral­da) en el ca­ma­rín de la Esperanza Ma­ca­re­na, una obra pa­ra la pos­te­ri­dad del ar­te li­túr­gi­co se­vi­llano a la que se su­man sa­gra­rios co­mo el de la pa­rro­quia ca­te­dra­li­cia, co­ro­nas co­mo las de la Vir­gen de la En­car­na­ción de San Be­ni­to, Hi­nies­ta, Val­me, Sa­lud de San Gon­za­lo o Con­so­la­ción de Utre­ra; ci­ria­les co­mo los de la her­man­dad del Gran Po­der o la Lan­za­da, fas­tuo­sas bo­ci­nas co­mo las de la her­man­dad de la Ma­ca­re­na, ja­rras pa­ra el pa­lio del Valle o la Can­de­la­ria, ri­cos res­pi­ra­de­ros y pea­nas co­mo la de la Vir­gen del Pa­tro­ci­nio de la her­man­dad del Ca­cho­rro y un sin­fín de pie­zas en las que el di­se­ño pre­cio­sis­ta y abi­ga­rra­do de su au­tor co­nec­ta­ba con la más asen­ta­da tra­di­ción local. Bas­te re­cor­dar el di­se­ño del man­to pa­ra la co­ro­na­ción de la Esperanza Ma­ca­re­na, la pla­ta se con­ver­tía en hi­lo de oro, obra de 1963 que aca­bó es­tre­nán­do­se en 1964. Una crea­ción li­túr­gi­ca que no se que­dó re­du­ci­da a Se­vi­lla, sien­do el Trono de la San­tí­si­ma Vir­gen de los Do­lo­res, el co­no­ci­do Pa­so Azul de Lor­ca, Mur­cia, del año 1981, un ejem­plo de ex­ten­sión de su obra.

Pro­fe­ta en su tie­rra, re­pro­du­jo al­gu­nos de sus sím­bo­los his­tó­ri­cos: la es­pa­da de San Fer­nan­do, las azu­ce­nas de la Gi­ral­da o el Te­so­ro del

Ca­ma­rín de la Ma­ca­re­na.

Dia­de­ma de la So­le­dad de San Lo­ren­zo.

De­ta­lle del di­se­ño del man­to de la Co­ro­na­ción de la Ma­ca­re­na.

De­ta­lle de la am­bien­ta­ción de su ta­ller en el Mu­seo de Ar­tes y Cos­tum­bres.

Be­lén de la Pa­sión.

Fer­nan­do Mar­mo­le­jo sa­lu­da a la Rei­na So­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.