Juan Mi­guel Or­te­ga Ez­pe­le­ta

Juan Mi­guel Or­te­ga, es his­to­ria vi­va de la Her­man­dad de los Gi­ta­nos. Su ma­ne­ra de na­rrar los acon­te­ci­mien­tos que com­po­nen su vi­da, nos re­tro­trae a ese tiem­po pa­ra el tiem­po, en el que nos de­te­nía­mos en los de­ta­lles y en los he­chos que con­for­man las vi­venc

ABC - Pasión de Sevilla - - Contents - Por Irene Ga­llar­do Flo­res.

– Dí­ga­nos qué ba­rrio fue el su­yo de na­ci­mien­to.

– Na­cí en es­ta ca­lle, San­ta Án­ge­la de la Cruz, en la mis­ma ca­sa en la que vi­vo. El pri­mer do­mi­ci­lio de ca­sa­dos de mis pa­dres es­ta­ba en la ca­lle Puen­te y Pe­llón. Des­pués, en ju­nio de 1934, se tras­la­da­ron a es­te edi­fi­cio. Na­cí en sep­tiem­bre de 1936, en es­ta mis­ma ha­bi­ta­ción don­de aho­ra es­ta­mos tú y yo. Mi ba­rrio era muy ale­gre, te­nía un par­que muy bo­ni­to, el par­que de Ar­güe­lles, es­ta­ba don­de hoy se en­cuen­tra la Pla­za del Cris­to de Bur­gos. ¡Allí ju­gá­ba­mos a las bo­las, co­rre­teá­ba­mos…ha­bía has­ta un es­tan­que! En la Pla­za de Ponce de León, se ubi­ca­ba otro par­que pre­cio­so que te­nía co­lum­pios e in­clu­so una pis­ci­na pa­ra los niños. La ca­lle Ima­gen era muy es­tre­cha, por ella pa­sa­ba el tran­vía de la lí­nea 25 de ida y de vuel­ta, que lle­ga­ba has­ta Ner­vión. ¡Mi ba­rrio era muy ale­gre y bo­ni­to!

– ¿Qué co­le­gio fue tes­ti­go de su eta­pa es­co­lar?

– Mi pri­mer co­le­gio fue el San Fran­cis­co de Paula, jun­to a mi ca­sa. Pa­sé más tar­de al co­le­gio Di­vino Maes­tro, fren­te a la pa­rro­quia de San Isi­do­ro, en ese co­le­gio me pre­pa­ra­ron pa­ra la Pri­me­ra Co­mu­nión, que la hi­ce en la Pa­rro­quia de San Il­de­fon­so. Es­tu­dié pos­te­rior­men­te en la aca­de­mia que es­ta­ba don­de hoy se le­van­ta la Ba­sí­li­ca del Gran Po­der, allí coin­ci­dí con los her­ma­nos Navarro, que tam­bién eran de los Gi­ta­nos. A las cin­co de la tar­de se abría la pa­rro­quia de San Lo­ren­zo. Sa­lía de ca­sa con tiem­po pa­ra po­der en­trar en la igle­sia y su­bir a be­sar­le el pie al Se­ñor del Gran Po­der. Tam­bién es­tu­dié en la Aca­de­mia Ri­po­llés, que es­ta­ba en la ca­lle Gar­cía de Vi­nue­sa. Con die­ci­sie­te años qui­se in­cor­po­rar­me al tra­ba­jo y pa­sé por va­rios em­pleos, en­tre ellos el de vi­si­ta­dor mé­di­co. Tra­ba­jé en Cor­te­fiel y al ca­bo de un tiem­po me tras­la­da­ron a To­rre­mo­li­nos. Co­mo no me sa­lían las cuen­tas, con­ti­nué en To­rre­mo­li­nos, pe­ro cam­bié de tra­ba­jo. Allí es­tu­ve has­ta que me in­ter­vi­nie­ron qui­rúr­gi­ca­men­te, en torno a 1992, fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dí re­gre­sar a mi ca­sa de Se­vi­lla.

– Cuén­te­nos al­gu­nas vi­ven­cias de su in­fan­cia co­fra­de.

– Re­cuer­do de pe­que­ño, en­trar en San Pe­dro pa­ra ver tra­ba­jar en el pa­so del Cris­to de Bur­gos al car­pin­te­ro, con el que hi­ce amis­tad de tan­to ir a ver­le tra­ba­jar. Me gus­ta­ba mu­cho su­bir a la to­rre, don­de se guar­da­ban en­se­res de la Her­man­dad, so­lía ayu­dar a ba­jar­los pa­ra mon­tar los pa­sos. Allí es­ta­ban los res­pi­ra­de­ros del pa­lio, que eran de ní­quel y los can­de­la­bros de co­la del pa­lio de Ma­dre de Dios de la Pal­ma, que a su vez se pres­ta­ban el Do­min­go de Ra­mos pa­ra el pa­lio de Gra­cia y Esperanza, de San Ro­que, se des­mon­ta­ban y se co­lo­ca­ban en el pa­lio de Ma­dre de Dios de la Pal­ma y el Jue­ves San­to, íba­mos por la ma­ña­na tem­prano a San Pe­dro pa­ra des­mon­tar los can­de­la­bros, lim­piar las tu­li­pas y mon­tar­los en el pa­lio de la Vir­gen de las An­gus­tias, de la Her­man­dad de los Gi­ta­nos. ¡Cu­rio­sa­men­te, esos can­de­la­bros de co­la no per­te­ne­cían a nin­gu­na de las her­man­da­des que los lle­va­ban en sus res­pec­ti­vos pa­lios, re­sul­ta que eran pro­pie­dad de un or­fe­bre, que hi­zo los can­de­la­bros pa­ra ven­der­los y mien­tras tan­to los pres­ta­ba!

– ¿Có­mo re­cuer­da la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez?

– Re­cuer­do que cuan­do sa­lía­mos del co­le­gio en Cua­res­ma, mi her­mano Ma­no­lo me lle­va­ba a San­ta Catalina pa­ra ayu­dar a mon­tar los pa­sos de la Her­man­dad de los Gi­ta­nos. Don­de es­tá la pal­me­ra, po­nían el ba­ño con agua y “Ca­ba­llo Blan­co”, unos pol­vos que se usa­ba pa­ra lim­piar la pla­ta, ¡bueno, la pla­ta!... (son­ri­sas) No se me ol­vi­da aque­lla vi­sión de los pa­sos de la Her­man­dad de la Exal­ta­ción, jun­to a los pa­sos de los Gi­ta­nos. Siem­pre me pre­gun­ta­ba por qué los de la Exal­ta­ción eran tan bo­ni­tos y los nues­tros eran tan po­co agra­cia­dos… el pa­so del Se­ñor de la Sa­lud pa­re­cía una “có­mo­da”, te­nía cua­tro fa­ro­les cua­dra­dos, tam­bién de ma­de­ra. A las ocho de la ma­ña­na del Vier­nes San­to, ya es­ta­ba la Vir­gen de las An­gus­tias den­tro de la igle­sia. La Her­man­dad vol­vía por la Cues­ta del Ro­sa­rio, sin ape­nas gen­te. Por aque­llos años, el res­pon­sa­ble del Con­se­jo era el sa­cer­do­te D. Je­ró­ni­mo Gil Ál­va­rez. ¡La Se­ma­na San­ta de mi ni­ñez era muy bo­ni­ta!

Fo­to: J. J. Co­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.