Ja­vier Ru­bio

ABC - Pasión de Sevilla - - Contents -

En el mo­nas­te­rio fran­cés de la Tri­ni­dad, en Ven­dô­me, en el valle del Loi­ra, se ve­ne­ra­ba en la an­ti­güe­dad una San­ta Lá­gri­ma, de las que Cris­to de­jó caer por su ami­go Lá­za­ro en Be­ta­nia, al sa­ber de su muer­te. La leyenda dic­ta­ba que un án­gel la ha­bía re­co­gi­do y se la ha­bía en­tre­ga­do a Ma­ría Mag­da­le­na, quien se la dio al obis­po galo Ma­xi­mino de Aix. Lue­go, el em­pe­ra­dor Cons­tan­tino la lle­vó a Bi­zan­cio y allí per­ma­ne­ció has­ta el si­glo

XI, cuan­do se fun­da la aba­día be­ne­dic­ti­na en la que se le ren­día ve­ne­ra­ción. Des­pués de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, se le per­dió el rastro. Has­ta aquí la leyenda.

La muer­te de Lá­za­ro no es la úni­ca oca­sión en que el Evangelio sub­ra­ya el llan­to de Cris­to. Lo ve­mos llo­rar tam­bién por Je­ru­sa­lén, an­tes de su­bir a la ciu­dad del Tem­plo pa­ra su pa­sión y muer­te. Sin em­bar­go, las Es­cri­tu­ras no apor­tan na­da so­bre las lá­gri­mas de la Vir­gen. Di­ver­sos au­to­res, en­tre ellos San Bernardo, han su­ge­ri­do a lo lar­go de la his­to­ria que las lá­gri­mas acompañaron ca­da uno de los sie­te do­lo­res co­mo es­pa­das que le tras­pa­sa­ron el co­ra­zón co­mo le ha­bía pro­fe­ti­za­do Si­meón. Las do­lo­ro­sas se re­pre­sen- tan así, llo­ro­sas, de­rra­man­do lá­gri­mas por el Hi­jo, tal co­mo re­co­ge el pri­mer ver­so del “Sta­bat Ma­ter”: “Sta­bat Ma­ter do­lo­ro­sa, jux­ta cru­cem la­cri­mo­sa”. A raíz de esa com­po­si­ción fue­ron ex­ten­dién­do­se las ad­vo­ca­cio­nes re­fe­ri­das a las Lá­gri­mas de Nues­tra Se­ño­ra. Has­ta aquí la de­vo­ción.

San­ta Catalina de Sie­na lle­ga a di­fe­ren­ciar has­ta cin­co ti­pos de lá­gri­mas, se­gún el mo­men­to es­pi­ri­tual de quien las de­ja ro­dar: lá­gri­mas ma­las, de odio, en­vi­dia o de­ses­pe­ra­ción; lá­gri­mas de te­mor, pro­pias de los pe­ca­do­res que caen en la cuen­ta de su ma­la con­duc­ta; lá­gri­mas de tri­bu­la­ción, de quie­nes, abo­mi­nan­do del pe­ca­do, ya sien­ten de­ses­pe­ra­ción; lá­gri­mas de per­fec­ción, de los que aman a Dios y al pró­ji­mo do­li­dos por las ofen­sas al Pa­dre; lá­gri­mas de dul­zu­ra, las que de­rra­man los santos en co­mu­nión per­fec­ta con Dios. La his­to­ria de la sal­va­ción, tam­bién la per­so­nal de ca­da uno, es­tá re­ple­ta de llan­to co­mo re­cuer­da el sal­mo nú­me­ro 6: “Es­toy ago­ta­do de ge­mir: de no­che llo­ro so­bre el le­cho, rie­go mi ca­ma con lá­gri­mas”. Es el llan­to por la con­ver­sión que an­ti­ci­pa el de la ala­ban­za por la re­den­ción. El Pa­pa Fran­cis­co tie­ne di­cho que “el llan­to nos pre­pa­ra pa­ra ver a Je­sús”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.