El po­der de la de­rro­ta

ABC - Pasión de Sevilla - - Asuntos internos - Nues­tro Pa­dre Je­sús del Gran Po­der.

Sue­le pa­sar. Lo has es­pe­ra­do du­ran­te el tiem­po des­tem­pla­do de la ma­dru­ga­da, pen­san­do en tus co­sas, mi­ran­do al cie­lo al que im­plo­ras el be­so del al­ba, con las ma­nos en los bol­si­llos, con el can­san­cio ur­gen­te de los años que pe­san, des­cu­brien­do de­ta­lles co­mo ple­ga­rias en los aban­do­nos de la ciu­dad que se cae, es­cu­chan­do lo que di­cen a tu la­do co­mo si fue­ran vo­ces de clo­ro­for­mo, tan cer­ca pe­ro tan le­ja­nas de la ur­gen­cia de esa no­che. Y re­sul­ta que de pron­to, tras ese en­ca­de­na­mien­to de ruan se­rio y aci­pre­sa­do, se­ve­ro y cer­te­ro co­mo un vie­jo re­frán cas­te­llano, la no­che os­cu­ra del al­ma se ilu­mi­na con la pe­num­bra de la in­tui­ción. Al­guien ha man­da­do ca­llar. Y, co­mo una or­den en un cuar­tel, el im­pe­ra­ti­vo se mul­ti­pli­ca, has­ta con­ver­tir­se la pla­za, la ca­lle o el re­co­do en un ma­si­vo si­len­cio que po­ne el re­pe­lu­co en lo más al­to del cue­llo, allá don­de la la­na de la bu­fan­da ta­pa pe­ro no pro­te­ge. Vie­ne lo que es­pe­ras. Se acer­ca lo que im­plo­ras. Se apro­xi­ma lo que ne­ce­si­tas. La vic­to­ria de la de­rro­ta. La mo­nar­quía con es­pi­nas. El do­lor del bál­sa­mo. La os­cu­ri­dad lu­mi­no­sa. El se­cre­to a vo­ces. La se­ñal in­vi­si­ble. La se­re­ní­si­ma ma­jes­tad del con­de­na­do. La me­tá­fo­ra de la me­jor pri­ma­ve­ra. La so­leá del peor in­vierno. Pa­sa la vi­da. Y vie­ne con la mú­si­ca de un ca­mi­nai­to ra­cheao.

Su pre­sen­cia te cor­ta la len­gua. Te po­da la va­ni­dad. Y te in­fla el co­ra­zón. Tan­tas co­sas que de­cir­le. Y te das cuen­ta que es al re­vés. Tan­tas co­sas que es­cu­char­le des­de su ab­so­lu­to si­len­cio. A diez me­tros de su ca­ra, con la no­che re­zu­man­do car­bón del horno de los misterios, te en­cuen­tras una vi­ñe­ta de res­plan­dor que ilu­mi­na la os­cu­ri­dad. Ese res­plan­dor se apro­xi­ma, te mira y se ale­ja. Pa­ra de­jar­te en el al­ma un te­rre­mo­to in­con­tro­la­ble de sen­ti­mien­tos ca­pa­ces de aho­gar tu pe­na en una re­ve­la­ción que ca­be en un sus­pi­ro cor­to pe­ro in­ten­so. Ca­da cual le ha es­cu­cha­do al­go. Tal vez lo que ne­ce­si­ta­ba oír. Qui­zás lo que nun­ca es­cu­chó. A lo me­jor la ver­dad más ab­so­lu­ta en­via­da des­de más allá de la ago­nía. Ahí. En ese mo­men­to que pa­sa por de­lan­te tu­ya, las cua­der­nas cru­jen, las al­par­ga­tas aca­ri­cian el ado­quín, los mur­mu­llos se mul­ti­pli­can co­mo re­ve­ren­cias con sor­di­na, pa­ra que to­das las teo­lo­gías se re­su­man en una es­tro­fa sae­te­ra: qui­sie­ra pa­rar el tiem­po/pe­ro Él con su cruz se ale­ja/ ca­mino de San Lo­ren­zo.

Y lle­va su ta­lón al ai­re. Co­mo el do­lor que de­rra­ma su san­gre con ca­da pi­sa­da. Co­mo la ma­jes­tad de su pa­so ca­mino del fin. Co­mo un rey ven­ci­do que lle­va la vic­to­ria ab­so­lu­ta en­ci­ma de su hom­bro. La as­ti­lla triun­fa so­bre el oro. La es­pi­na so­bre la plata. Y la fe­li­ci­dad so­bre la an­gus­tia. Se va. Con su pa­so de siem­pre. Con su ca­mi­nar ab­so­lu­to. Con un iti­ne­ra­rio que desem­bo­ca en la glo­ria se­vi­lla­na del pan­teón de Agri­pa. ¿Qué me­jor te­cho pa­ra el pa­trono de Se­vi­lla que esa cú­pu­la que Ro­ma cons­tru­yó? Lle­vas el ma­dru­gón en un cuer­po que in­tu­ye la de­rro­ta de los años que pa­san. Pe­ro lo lle­vas re­bo­san­te de al­fi­le­res de plata que te van a ser­vir pa­ra abro­char a los des­con­cha­dos de la vi­da, las cer­te­zas que esa no­che te han re­ve­la­do. En al­gu­na ca­lle, pla­za o re­co­do de la ciu­dad por don­de pa­sa­ba el po­der de la de­rro­ta. La cer­te­za de la du­da. La ver­da­de­ra con­di­ción de un Rey de Re­yes. Lo so­bre­na­tu­ral que en Se­vi­lla se ha­ce, co­mo nos reveló Nú­ñez de He­rre­ra, di­vi­na y bue­na per­so­na…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.