Je­sús Fran­cis­co Creagh Ál­va­rez de To­le­do

ABC - Pasión de Sevilla - - Sumario - Por Ire­ne Ga­llar­do Flo­res.

Je­sús Creagh es un hom­bre de tra­to ex­qui­si­to, son­ri­sa sin­ce­ra y con­ver­sa­dor de no­ta­ble en­jun­dia. Ma­ne­ja la his­to­ria sa­gra­da y la co­fra­de con enor­me sa­pien­cia, go­zan­do de una am­plia vi­sión en torno al or­ga­ni­gra­ma de la Ca­rre­ra Ofi­cial, no en vano su co­no­ci­do “Plan Creagh” con­ti­núa es­tan­do de ac­tua­li­dad ca­da Cua­res­ma, a pe­sar de ha­ber cum­pli­do 34 años y pe­se a no ha­ber­se pues­to en prác­ti­ca aún.

– ¿Cuál es su ba­rrio de na­ci­mien­to? – Na­cí en la clí­ni­ca de la Sa­lud, en la Ave­ni­da de Ma­ría Au­xi­lia­do­ra. To­da mi vi­da he re­si­di­do en la ca­sa fa­mi­liar de la ca­lle Dor­mi­to­rio. Re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño có­mo era el en­torno de mi ba­rrio y lo bo­ni­ta que era la Pla­za de Ar­güe­lles, hoy del Cris­to de Bur­gos.

– ¿A qué co­le­gios acu­dió?

– Es­tu­dié en el co­le­gio de los Pa­dres Es­co­la­pios has­ta los ca­tor­ce años. Era muy bo­ni­to y ale­gre. To­dos los días te­nía­mos que acu­dir a mi­sa a las nue­ve de la ma­ña­na, es­ta­ba desean­do ir a mi­sa por­que íba­mos a la igle­sia de los Ter­ce­ros, don­de por aque­llos años es­ta­ba la Her­man­dad de la Ce­na. Me en­can­ta­ba con­tem­plar las Imá­ge­nes de la Her­man­dad y en Cua­res­ma, ver a dia­rio có­mo iba el mon­ta­je de los pa­sos. Des­de pe­que­ño qui­se ser her­mano de la Ce­na, que­ría per­te­ne­cer a una co­fra­día en la que hi­cie­se fal­ta ayu­dar y que no fue­se muy pu­dien­te. Mi fa­mi­lia es­ta­ba muy vin­cu­la­da a las her­man­da­des de los Es­tu­dian­tes, Pa­sión y la Amar­gu­ra, pe­ro yo siem­pre pen­sé que en la Ce­na ha­cía más fal­ta mi co­la­bo­ra­ción. Con ca­tor­ce años me ma­tri­cu­la­ron en la Aca­de­mia IFAR, en la ca­lle Ca­ba­lle­ri­zas. Cu­rio­sa­men­te, fue una de las pri­me­ras en las que por aque­llos años se im­par­tían idio­mas. Allí hi­ce ba­chi­lle­ra­to y Preu de letras. Coin­ci­di­mos co­mo alum­nos Má­xi­mo Val­ver­de y yo, am­bos fui­mos tam­bién com­pa­ñe­ros en la Fa­cul­tad de De­re­cho. Al ca­bo de los años fui pro­fe­sor de esa mis­ma aca­de­mia don­de es­tu­dié. Por cir­cuns­tan­cias fa­mi­lia­res, co­men­cé a tra­ba­jar con die­ci­séis años, y tu­ve que com­pa­ti­bi­li­zar mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios con el tra­ba­jo.

– ¿Có­mo lle­ga a la Her­man­dad de la Ce­na?

– Con die­ci­séis años en­tré en la Her­man­dad de la Ce­na, era mi ilu­sión des­de ni­ño. Me re­ci­bie­ron de her­mano, jun­to a dos ami­gos míos, el Domingo de Ra­mos de 1956, te­nía el nú­me­ro 212. Mi ilu­sión por sa­lir en la Her­man­dad era tre­men­da, pe­ro aquel Domingo de Ra­mos llo­vió mu­chí­si­mo y na­tu­ral­men­te no pu­di­mos ha­cer es­ta­ción de pe­ni­ten­cia, con el per­ti­nen­te dis­gus­to mío y las mu­chas lá­gri­mas que de­rra­mé.

– ¿Có­mo re­cuer­da la Se­ma­na San­ta de su ni­ñez y ado­les­cen­cia?

– Muy di­fe­ren­te a la de hoy. De pe­que­ño veía las co­fra­días en el pal­co que mi fa­mi­lia te­nía en la Pla­za de San Fran­cis­co, pe­ro no me gus­ta­ba ver las co­fra­días así, me pa­re­cía muy frío y es­cé­ni­co. Re­cuer­do que los cor­te­jos de las her­man­da­des en su ma­yo­ría eran muy cor­ti­tos y sen­ci­llos, los pa­sos ado­le­cían de mu­chí­si­mas co­sas. ¡No pue­do ol­vi­dar que cuan­do en­tré de prios­te en la Her­man­dad de la Ce­na con die­ci­séis años, la can­de­le­ría de la Vir­gen del Sub­te­rrá­neo, lle­va­ba más pe­so por los alam­bres que por los can­de­le­ros! ¡No te ima­gi­nas lo que ha­bía que ha­cer pa­ra po­ner los can­de­le­ros de­re­chos, su­je­tos con ti­ras de alam­bre, ator­ni­llan­do las tres pa­ti­tas de su­je­ción de aque­lla can­de­le­ría de ca­ri­tas y cal­zar­los con cu­ñas de ma­de­ra, pa­ra que pu­die­sen ir de­re­chos y evi­tar así que los ci­rios fue­sen tor­ci­dos, ¡aque­llo era una obra de ar­te! (son­ri­sas). Ten­go una anéc­do­ta muy gra­cio­sa de mi ju­ven­tud. Ve­rás, so­lía sa­lir con una pri­ma mía y és­ta a su vez, te­nía un gru­po de ami­gas, las mis­mas que de­ci­die­ron, re­cién cum­pli­dos los die­ci­ocho años, sa­lir de man­ti­lla el Jue­ves San­to y me eli­gie­ron a mí co­mo acom­pa­ñan­te. ¡No pue­des ima­gi­nar­te el Jue­ves San­to que pa­sé, yo que lo úni­co que que­ría era ver co­fra­días y tu­ve que acom­pa­ñar a sie­te chi­cas que ade­más co­mo no sa­bían lle­var las man­ti­llas se iban

en­gan­cha­do por to­dos la­dos…haz­te car­go de la tar­de que pa­sé… fue el peor Jue­ves San­to de mi vi­da! (ri­sas) Al día si­guien­te, fui con una amiga a ver la Her­man­dad de la Mor­ta­ja por la ca­lle Cu­na, allí vi­mos có­mo los cos­ta­le­ros no po­dían con el pa­so, fal­ta­ba par­te de la cua­dri­lla y no me lo pen­sé, me qui­té la cor­ba­ta y la cha­que­ta, se las di a mi amiga y le di­je que nos veía­mos en la igle­sia cuan­do en­tra­se la Co­fra­día. Me me­tí ba­jo el pa­so y me co­lo­ca­ron en la pri­me­ra tra­ba­ja­de­ra, sin cos­tal y con za­pa­tos, así es­tu­ve has­ta la en­tra­da, ter­mi­né con el cue­llo des­tro­za­do. Esa fue la pri­me­ra vez que me me­tí ba­jo un pa­so.

– ¿Có­mo sur­ge la idea del nue­vo apos­to­la­do pa­ra el pa­so de la Sa­gra­da Ce­na?

– Ve­rás, to­do co­mien­za cuan­do en el ca­bil­do de ma­yo de 1972, sien­do ma­yor­do­mo, ex­pon­go la ne­ce­si­dad de lle­var a ca­bo dos co­sas; una, rea­li­zar un apos­to­la­do nue­vo ha­bi­da cuen­ta de la dig­ni­dad que re­pre­sen­ta la Ins­ti­tu­ción de la Eu­ca­ris­tía y otra, in­cor­po­rar a la Es­ta­ción de Pe­ni­ten­cia a nues­tro Cris­to de la Hu­mil­dad y Pa­cien­cia, al­go que le de­bía­mos al Se­ñor des­de ha­cía años. ¡Te ha­rás car­go del re­vue­lo que se for­mó en el Ca­bil­do con las dos pro­pues­tas! Afor­tu­na­da­men­te y con los ar­gu­men­tos cla­ra­men­te ex­pre­sa­dos por la vía del diá­lo­go, lle­ga­mos al con­sen­so ne­ce­sa­rio en­tre los miem­bros de la jun­ta. Jus­to el mes si­guien­te, el her­mano ma­yor nos co­mu­ni­có que la Jun­ta Pro­vin­cial de Be­ne­fi­cen­cia, pro­pie­ta­ria de la Mi­se­ri­cor­dia, nos da­ba un pla­zo de trein­ta días pa­ra aban­do­nar la igle­sia, con lo que a to­da pri­sa nos pu­si­mos ma­nos a la obra. Fui­mos a Madrid, pa­ra ha­blar con el pa­dre Ber­na­bé Ruiz, que ha­bía si­do rec­tor de los Es­co­la­pios, en el tiem­po en el que fui alumno del co­le­gio. Nos di­jo que por par­te de la Or­den no ha­bía nin­gún pro­ble­ma pa­ra que la Her­man­dad de la Ce­na re­gre­sa­ra a la Igle­sia de los Ter­ce­ros. Se lo co­mu­ni­ca­mos al Car­de­nal Bueno Mon­real y él nos dio el per­ti­nen­te per­mi­so, con lo que al uní­sono nos en­fren­ta­mos a la crea­ción del nue­vo apos­to­la­do, la in­cor­po­ra­ción al cor­te­jo pro­ce­sio­nal del Se­ñor de la Hu­mil­dad y Pa­cien­cia, y a los más que im­por­tan­tes arre­glos que hu­bo que ha­cer­le a la igle­sia de los Ter­ce­ros, que se en­con­tra­ba en un es­ta­do de con­ser­va­ción muy per­ju­di­ca­do.

– ¿Cuán­do ini­cia el pro­ce­so de crea­ción del apos­to­la­do el gran Or­te­ga Bru?

– Nos pu­si­mos en con­tac­to con el maes­tro Or­te­ga Bru y nos pre­sen­tó el bo­ce­to del apos­to­la­do cuan­do aún es­tá­ba­mos en la Mi­se­ri­cor­dia. Nos gus­tó mu­cho a to­dos. Bus­cá­ba­mos en Or­te­ga esa fuer­za y dra­ma­tis­mo que im­pri­mía a sus imá­ge­nes, pen­sa­mos que ese mis­te­rio lo re­que­ría. Or­te­ga nos lla­mó el 20 de no­viem­bre de 1975, pa­ra co­mu­ni­car­nos que te­nía el pri­mer após­tol ter­mi­na­do, era Ju­das. Unos días des­pués fui­mos dos miem­bros de la jun­ta de go­bierno a Madrid en co­che y car­ga­mos en el ta­ller de Or­te­ga la ima­gen de Ju­das en el ma­le­te­ro. ¡Unos días an­tes de nues­tro via­je a Madrid ha­bía fa­lle­ci­do el Je­fe del Es­ta­do, ex­cu­so de­cir­te la vi­gi­lan­cia que ha­bía en la ca­rre­te­ra! ¡Jus­to a la sa­li­da de la ca­pi­tal, nos pa­ró una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil y nos pre­gun­ta­ron qué era lo que lle­vá­ba­mos atrás, a lo que no­so­tros res­pon­di­mos que lle­vá­ba­mos una ima­gen de Ju­das! Nos di­je­ron que sa­lié­ra­mos del co­che y que abrié­ra­mos el ma­le­te­ro. Así lo hi­ci­mos y des­ta­pa­mos a Ju­das, ac­to se­gui­do y muy sor­pren­di­dos nos pre­gun­ta­ron que qué era aque­llo, a lo que res­pon­dió uno de los guar­dias ci­vi­les, di­cien­do que eran imá­ge­nes que sa­len en los pa­sos en An­da­lu­cía. ¡Nos de­ja­ron mar­char, pe­ro no fue el úni­co con­trol en el que tu­vi­mos que de­te­ner­nos! (ri­sas) Vol­ví a Madrid, cuan­do Or­te­ga Bru ha­bía cul­mi­na­do las ca­be­zas de sie­te após­to­les. El maes­tro te­nía el ta­ller en Vi­cál­va­ro, en la ca­lle Prat, nº 42. Po­dría ser un lu­gar cual­quie­ra de Madrid y una ca­lle cual­quie­ra, pe­ro no era así. Ve­rás, Vi­cál­va­ro es el ba­rrio que es­tá más al sur de Madrid, la ca­lle Prat es la ca­lle se ubi­ca más al sur de Vi­cál­va­ro y el nú­me­ro 42, era el úl­ti­mo nú­me­ro de la ca­lle, lo que con­ti­nua­ba era ya cam­po. Le pre­gun­té al maes­tro, por qué ha­bía ele­gi­do ese lu­gar pa­ra su ta­ller, a lo que él me con­tes­tó, que aquel era el úni­co lu­gar don­de mi­ra­ba al cie­lo y veía más cer­ca Se­vi­lla. ¡El maes­tro no se lo pen­só y sa­có las sie­te ca­be­zas de los após­to­les pa­ra que las vie­se bien, co­lo­cán­do­las en la ca­lle, so­bre la nie­ve que ha­bía caí­do du­ran­te el día! Aque­lla no­che es­tu­vi­mos ha­blan­do du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po. Le di­je que era ne­ce­sa­rio que ter­mi­na­se el mis­te­rio lo an­tes po­si­ble. La con­ver­sa­ción lle­gó has­ta la ma­dru­ga­da y en el de­ve­nir de la mis­ma, Or­te­ga me con­fe­só que no po­día se­guir más en Madrid y que ne­ce­si­ta­ba ve­nir a Se­vi­lla, así que le pro­pu­se al maes­tro que­dar­se en ca­sa pa­ra

ter­mi­nar el apos­to­la­do. Y así lo hi­zo. Le pre­pa­ra­mos tam­bién unas de­pen­den­cias en la pro­pia igle­sia de los Ter­ce­ros que le sir­vie­ron de es­tu­dio y ta­ller. Fue­ron unos mo­men­tos muy bo­ni­tos y úni­cos. Luis fue un hom­bre ator­men­ta­do, ne­ce­si­ta­do de ca­ri­ño y de com­pre­sión, bohe­mio y ar­tis­ta, que siem­pre año­ra­ba su tie­rra. Era una per­so­na ex­cep­cio­nal. Con Luis me ha pa­sa­do lo mis­mo que con Ra­fael Fran­co, otra gran per­so­na, que tu­ve la suer­te de co­no­cer con so­lo die­ci­séis años y ser su fis­cal de pa­so. Me en­se­ñó lec­cio­nes de vi­da y de co­fra­días, era un ser ex­tra­or­di­na­rio.

– Há­ble­nos de su fla­man­te li­bro “La profecía de Se­vi­lla”.

– No sue­lo te­ner in­som­nio, pe­ro una no­che me de­ve­lé a las cua­tro de la ma­ña­na y es­tu­ve pen­sa­do to­do el tiem­po en po­ner­me a es­cri­bir un li­bro, de ma­ne­ra que se me ocu­rrió el ar­gu­men­to de una no­ve­la. Me pu­se con ella a dar­le for­ma y he de de­cir que me sa­lió del ti­rón. La tra­ma se desa­rro­lla en va­rios es­ce­na­rios, en­tre ellos Je­ru­sa­lén y Se­vi­lla, com­po­nién­do­se de di­ver­sos pro­ta­go­nis­tas en­tre los que hay una agen­te de la CIA, tem­pla­rios y un agen­te de los ser­vi­cios se­cre­tos del Va­ti­cano en­tre otros. “La profecía de Se­vi­lla”, es el se­gun­do nom­bre que tie­ne mi no­ve­la, ya que ori­gi­na­ria­men­te iba a lla­mar­se “1,2,4,8 Se­vi­lla”, pe­ro por re­co­men­da­ción de la edi­to­rial y de ca­ra a la di­fu­sión de la obra, de­ci­dí bau­ti­zar la no­ve­la con el tí­tu­lo de “La profecía de Se­vi­lla”. La ha pre­sen­ta­do en Madrid, Al­fre­do To­rres y en Se­vi­lla, Isi­do­ro Mo­reno.

– ¿En el ros­tro de qué Ima­gen de la Vir­gen, ve­ría us­ted re­fle­ja­da la ca­ra de su ma­dre?

– Pa­ra mí, el ros­tro de la San­tí­si­ma Vir­gen es el de la Se­ño­ra del Sub­te­rrá­neo, pe­se a ello, he de de­cir que veo a mi ma­dre re­fle­ja­da en el ros­tro de la Vir­gen de la Amar­gu­ra, pro­ba­ble­men­te por sus cir­cuns­tan­cias y por la de­vo­ción de su fa­mi­lia.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta es uno de esos es­ca­sos ele­gi­dos por el Al­tí­si­mo, que ha es­ta­do tan cer­ca de la Se­ño­ra del Sub­te­rrá­neo, que has­ta ha po­di­do ves­tir­la y es­cu­char los sus­pi­ros de an­gus­tia de la Ma­dre de Dios. Ha te­ni­do la for­tu­na de be­sar las Lla­gas del Cris­to que es­pe­ra Hu­mil­de y Pa­cien­te, sen­ta­do en un tos­co ris­co, y de aca­ri­ciar las ma­nos ben­di­tas del Se­ñor que ins­ti­tu­ye la Eu­ca­ris­tía en la Sa­gra­da Ce­na, por ser su prios­te. Ha co­no­ci­do a gran­des hom­bres co­mo Ra­fael Fran­co, Or­te­ga Bru y el Car­de­nal Bueno Mon­real, que han es­cri­to letras ma­yús­cu­las de his­to­ria co­fra­de en el seno de su Co­fra­día. Je­sús Creagh es, sin du­da, his­to­ria vi­va de la Her­man­dad de la Ce­na, por lo que ha si­do en el seno de la mis­ma, por lo que re­pre­sen­ta en ella y por lo que di­ce su co­ra­zón en ca­da la­ti­do.

Fo­to: J. J. Co­mas.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta po­san­do con am­plia son­ri­sa.

Je­sús Creagh, fo­to de su Pri­me­ra Co­mu­nión.

Je­sús Creagh, pri­me­ro a la iz­quier­da, le si­gue Al­fre­doTo­rres, An­to­nio Du­bé y Juan de Dios Du­bé, ahi­ja­do de nues­tro pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.