Fran­cis­co Ro­bles

ABC - Pasión de Sevilla - - Sumario - Fran­cis­co Ro­bles

Fue en la ca­lle que lle­va el nom­bre del hom­bre bueno que no se arre­dró cuan­do el si­glo XX al­bo­rea­ba y tu­vo que ir, ca­sa se­ño­rial por ca­sa se­ño­rial, pi­dien­do pa­ra los po­bres que no te­nían pan. Fue en esa es­tre­chez de Car­de­nal Spí­no­la que se con­vier­te en an­gus­tio­sa cuan­do pa­sa ese Hom­bre re­cio y tris­te, co­mo lo lla­mó Nu­ñez de He­rre­ra. Allí se en­ca­jó aquel vi­si­tan­te que es­ta­ba ob­te­nien­do, sin sa­ber­lo, la car­ta de ciu­da­da­nía que lo ha con­ver­ti­do pa­ra siem­pre en se­vi­llano de co­ra­zón. Ni de na­ción, ni de adop­ción. De co­ra­zón. Por­que esa es la única vía de en­tra­da a la ciu­dad don­de la Ver­dad tie­ne un ros­tro tiz­na­do por el car­bón que le sir­ve pa­ra ca­len­tar­nos el al­ma.

Dios ta­pi­za­ba el cie­lo del Vier­nes pa­ra dar­le al Hi­jo un sor­bo de cla­ri­dad que le ali­via­ra el fi­nal del ca­mino. Aquel se­vi­llano es­ta­ba in­cor­po­rán­do­se a esa nó­mi­na de pa­re­jas nom­bra­das por el Úni­co que lle­va la cuen­ta de su len­ta co­fra­día. Iba con su pa­dre de la mano y lo sen­tó en una si­lli­ta pa­ra que pu­die­ra aguan­tar la lle­ga­da del Se­ñor. Los tres sa­bían que aque­lla se­ría la pri­me­ra y la úl­ti­ma Ma­dru­ga­da del an­ciano que vino pa­ra co­no­cer al Cis­que­ro y pa­ra des­pe­dir­se de él. La muer­te le ron­da­ba las en­tra­ñas y el tiem­po se le ago­ta­ba en los re­lo­jes in­ver­ti­dos del cris­tal que se le cla­va­ba co­mo un do­lor he­cho de añi­cos y de aris­tas.

Pa­só el pro­ta­go­nis­ta de esa sae­ta que lo de­fi­ne co­mo Di­vi­na y Bue- na Per­so­na. El an­ciano se le­van­tó, lo mi­ró a los ojos y se que­dó a vi­vir allí pa­ra siem­pre. Por­que ca­da vez que pa­sa su hi­jo por aque­lla ta­pi­ce­ría re­gre­sa el co­lor del cie­lo que lue­go se be­be­ría el Ca­cho­rro, y vuel­ve la bor­ge­sia­na voz del pa­dre, que no ha muer­to. Pa­dre e hi­jo vi­nie­ron y lo apren­die­ron to­do so­bre la Se­ma­na San­ta en un ins­tan­te. Se de­ja­ron de mo­das y mo­dis­mos, de va­cuos rituales y de pres­cin­di­bles y en­re­ve­sa­dos ma­nie­ris­mos. Lle­ga­ron a la al­men­dra amar­ga del es­pan­to, a la mé­du­la de la com­pa­sión, a la Ver­dad que se en­ros­ca co­mo una ser­pien­te en el al­fa y el ome­ga del crá­neo pri­vi­le­gia­do de Dios.

Sir­va es­ta his­to­ria pa­ra que re­cor­de­mos –el ar­ti­cu­lis­ta el pri­me­ro– los fun­da­men­tos so­bre los que se asien­ta la fies­ta que nos ver­te­bra por den­tro y nos re­su­ci­ta por fue­ra. En tiem­pos de tur­ba­ción, no ha­cer mu­dan­za. La máxima je­suí­ti­ca de Lo­yo­la nos vie­ne co­mo acei­te a las es­pi­na­cas. En tiem­pos de no­ve­le­ría, mi­re­mos al ori­gen. No nos equi­vo­ca­re­mos. Nun­ca. Bus­que­mos los ojos que en­con­tró aquel hom­bre que vino a co­no­cer la Se­ma­na San­ta an­tes de mo­rir. Los ojos que siem­pre es­tán abier­tos. Los ojos que nun­ca duer­men en ese rincón de San Lo­ren­zo don­de ha­bi­tan la me­mo­ria y la Ver­dad. Los ojos insomnes del Gran Po­der.

Fo­to Cé­sar Ló­pez Hal­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.