Úl­ti­mos avan­ces qui­rúr­gi­cos me­jo­ran re­sul­ta­dos en ar­tro­sis de ro­di­lla

Rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción y ma­yor pre­ci­sión en ci­ru­gía de pró­te­sis de ro­di­lla

ABC - Salud - - Salud -

La os­teoar­tri­tis o ar­tro­sis de ro­di­lla es el des­gas­te y la de­ge­ne­ra­ción del car­tí­la­go en la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla. Cau­sa do­lor, in­fla­ma­ción y es la principal cau­sa de dis­mi­nu­ción de los mo­vi­mien­tos en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es una de las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes en trau­ma­to­lo­gía y se­rá uno de los prin­ci­pa­les tras­tor­nos que afec­ta­rá a la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas de­bi­do a la ma­yor lon­ge­vi­dad.

El tra­ta­mien­to de la ar­tro­sis de ro­di­lla ha me­jo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos años, por avan­ces en las ci­ru­gías de re­em­pla­zo de la ro­di­lla, nue­vos pro­to­co­los en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción, uso de te­ra­pias bio­ló­gi­cas pa­ra in­ten­tar me­jo­rar y re­tra­sar el pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo, etc.

Ac­tual­men­te hay mu­chos es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las nue­vas te­ra­pias bio­ló­gi­cas, cé­lu­las ma­dre, fac­to­res de cre­ci­mien­to, im­plan­ta­ción de con­dro­ci­tos au­tó­lo­gos ( pro­ce­di­mien­to de im­plan­te de car­tí­la­go), etc., pe­ro los re­sul­ta­dos, hoy por hoy, no per­mi­ten ase­gu­rar que en un fu­tu­ro cer­cano sus­ti­tui­rán a la ci­ru­gía de re­em­pla­zo ar­ti­cu­lar.

«Pa­ra in­ten­tar re­tra­sar la co­lo­ca­ción de la pró­te­sis en los pro­ce­sos de os­teoar­tri­tis, dis­mi­nuir el do­lor, la in­fla­ma­ción y la sin­to­ma­to­lo­gía du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po, nos apo­ya­mos en tra­ta­mien­tos no qui­rúr­gi­cos co­mo pue­den ser las in­fil­tra­cio­nes de fac­to­res pla­que­ta­rios, de es­te­roi­des, áci­do hia­lu­ró­ni­co, etc. Pe­ro, cuan­do esos tra­ta­mien­tos ya no son re­so­lu­ti­vos y el pa­cien­te pier­de ca­li­dad de vi­da por su do­lor e in­ca­pa­ci­dad fun­cio­nal, ac­tual­men­te, la úni­ca so­lu­ción efi­caz es la sus­ti­tu­ción de la ar­ti­cu­la­ción da­ña­da por una pró­te­sis » , ase­gu­ra la Dra. In­ma­cu­la­da Gó­mez Arra­yás, trau­ma­tó­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía de re­em­pla­zo ar­ti­cu­lar, ro­di­lla y ca­de­ra del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal.

Es­ta doc­to­ra es una de las ci­ru­ja­nas más ex­per­tas en pró­te­sis de ro­di­lla en Es­pa­ña con sis­te­ma de na­ve­ga­ción y pio­ne­ra en es­ta téc­ni­ca con más de 3.000 ca­sos ope­ra­dos. Apli­ca los nue­vos pro­to­co­los de re­cu­pe­ra­ción Ra­pid Re­co­very des­de ha­ce años con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos.

La ci­ru­gía de re­cons­truc­ción ar­ti­cu­lar o ar­tro­plas­tia es una de las téc­ni­cas or­to­pé­di­cas con más éxi­to en el mun­do y, en ma­nos ex­per­tas se ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos y au­men­ta la su­per­vi­ven­cia del im­plan­te (20 años aproximadamente). Pa­ra la doc­to­ra In­ma­cu­la­da Gó­mez Arra­yás, «la co­rrec­ta co­lo­ca­ción y orien­ta­ción de los im­plan­tes es muy im­por­tan­te pa­ra re­tra­sar el des­gas­te del mis­mo y ase­gu­rar su lar­ga du­ra­ción. Y no so­lo una co­rrec­ta orien­ta­ción, sino un buen ba­lan­ce de los li­ga­men­tos y par­tes blan­das de la ro­di­lla, pa­ra que, du­ran­te el re­co­rri­do en fle­xión y ex­ten­sión, el eje se man­ten­ga y las pre­sio­nes que se ejer­ce en la su­per­fi­cie del im- plante es­tén co­rrec­ta­men­te re­par­ti­das. To­do ello evi­ta un des­gas­te pre­coz y ayu­da a una me­jor di­ná­mi­ca de la nue­va ro­di­lla, con­si­guien­do más mo­vi­li­dad de for­ma pre­coz, con mu­cho me­nos do­lor».

Op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos

Exis­ten fac­to­res im­por­tan­tes pa­ra con­se­guir unos re­sul­ta­dos óp­ti­mos, uno de ellos es la ex­pe­rien­cia del ci­ru­jano en ar­tro­plas­tia de ro­di­lla. En EEUU, los pa­cien­tes pre­gun­tan al ci­ru­jano que les va a in­ter­ve­nir cuán­tas ci­ru­gías co­mo la su­ya rea­li­za ha­bi­tual­men­te al año. En Es­pa­ña, es­ta pre­gun­ta no sue­le ha­cer­se to­da­vía, y es uno de los com­po­nen­tes más im­por­tan­tes. La uti­li­za­ción de un sis­te­ma de na­ve­ga­ción que ofrez­ca la co­lo­ca­ción exac­ta de la pró­te­sis y la apli­ca­ción de los nue­vos pro­to­co­los pre, in­tra y po­so­pe­ra­to­rios pa­ra la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te, jue­gan tam­bién un pa­pel im­por­tan­te en la ob­ten­ción de me­jo­res re­sul­ta­dos funcionales.

«Con nues­tro sis­te­ma de na­ve­ga­ción qui­rúr­gi­co, ope­ra­mos las pró­te­sis de ro­di­lla con ayu­da de un or­de­na­dor que, me­dian­te sen­so­res in­fra­rro­jos co­lo­ca­dos en el fé­mur y en la ti­bia del pa­cien­te du­ran­te la ci­ru­gía, rea­li­za una eval ua­ción di­ná­mi­ca ( en ex­ten­sión y fle­xión) de la de­for­mi­dad de la pier­na y su ci­ne­má­ti­ca. Te­ne­mos información de la orien­ta­ción de ca­da cor­te óseo que rea­li­za­mos du­ran­te la ci­ru­gía y la ven­ta­ja de po­der ha­cer co­rrec­cio­nes in­tra­ope­ra­to­rias. Gra­cias a ello, tam­bién rea­li­za­mos so­lo la li­be­ra­ción de par­tes blan­das y li­ga­men­tos que ne­ce­si­ta­mos, se­gún es­ta información, que es muy va­ria­ble de unas ro­di­llas a otras. To­do ello per­mi­te co­lo­car una pró­te­sis más es­ta­ble en to­do el re­co­rri­do de ex­ten­sión a fle­xión. Con es­ta téc­ni­ca ade­más, dis­mi­nu­ye el san­gra­do po­so­pe­ra­to­rio, no re­quie­re de­jar dre­na­jes ni trans­fu­sión», ex­pli­ca Gó­mez Arra­yás.

Es muy im­por­tan­te la es­ta­bi­li­dad en una pró­te­sis de ro­di­lla. La ines­ta­bi­li­dad jun­to con la in­fec­ción son las cau­sas más fre­cuen­tes de re­cam­bio pre­coz de pró­te­sis de ro­di­lla.

Los mé­to­dos con­ven­cio­na­les preope­ra­to­rios sin es­te mé­to­do son es­tá­ti­cos: ra­dio­gra­fías, en oca­sio­nes TAC o Re­so­nan­cias pa­ra fa­bri­car plan­ti­llas de cor­te per­so­na­li­za­das. « Pe­ro nin­guno de ellos nos da información de la di­ná­mi­ca pre­via de la ro­di­lla y lo más im­por­tan­te, de la di­ná­mi­ca fi­nal tras co­lo­car los im­plan­tes » , afir­ma la Dra. Gó­mez Arra­yás.

«Por otro la­do, -con­ti­núa es­ta es­pe­cia­lis­ta-, gra­cias a la apli­ca­ción de pro­gra­mas pa­ra pa­cien­tes so­me­ti­dos a ci­ru­gía de sus­ti­tu­ción ar­ti­cu­lar de ro­di­lla co­mo el pro­to­co­lo Ra­pid Re­co­very, con­se­gui­mos op­ti­mi­zar la anal­ge­sia pre, in­tra y po­so­pe­ra­to­ria, de mo­do que el pa­cien­te ope­ra­do de pró­te­sis co­mien­za con una mo­vi­li­za­ción tem­pra­na, a las po­cas ho­ras de la in­ter­ven­ción y con un do­lor po­so­pe­ra­to­rio mí­ni­mo. A las 2448 ho­ras de la in­ter­ven­ción el pa­cien­te pue­de ir­se de al­ta hos­pi­ta­la­ria, ca­mi­nan­do con ayu­da de dos bas­to­nes y ha­bien­do ini­cia­do ya el pro­ce­so reha­bi­li­ta­dor. Al mo­vi­li­zar pron­to evi­ta­mos ad­he­ren­cias y eso be­ne­fi­cia mu­cho la fi­sio­te­ra­pia pos­te­rior».

Dra. In­ma­cu­la­da Gó­mez Arra­yás, trau­ma­tó­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía de re­em­pla­zo ar­ti­cu­lar, ro­di­lla y ca­de­ra del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal.

La ar­tro­plas­tia es hoy en día una de las in­ter­ven­cio­nes más efi­cien­tes y con­so­li­da­das pa­ra pa­to­lo­gías de ro­di­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.