Sal­var vi­das a rit­mo de la MÚSICA

Pro­fe­sio­na­les de Me­di­ci­na In­ten­si­va y Ex­trahos­pi­ta­la­ria en­se­ñan a pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Fí­si­ca a usar des­fi­bri­la­do­res. Los ex­per­tos re­co­mien­dan ha­cer las com­pre­sio­nes en el pe­cho al rit­mo de «Sta­ying Ali­ve»

ABC - Salud - - Salud - AL­MU­DE­NA MARTÍNEZ-FORNÉS

Es­tán en los gran­des al­ma­ce­nes, ae­ro­puer­tos, es­ta­cio­nes, com­ple­jos de­por­ti­vos, co­le­gios y cen­tros de tra­ba­jo, en­tre otros lu­ga­res, y su mi­sión es sal­var vi­das. En Es­pa­ña unas 30.000 per­so­nas mue­ren ca­da año por pa­ra­da car­dio­res­pi­ra­to­ria (PCR), y los des­fi­bri­la­do­res po­drían evi­tar más de 4.000 fa­lle­ci­mien­tos. Con una des­car­ga eléc­tri­ca son ca­pa­ces de re­ini­ciar el co­ra­zón pa­ra­do y res­ta­ble­cer el rit­mo car­día­co. Aun­que su uso im­po­ne a la po­bla­ción ge­ne­ral, en reali­dad son muy fá­ci­les de uti­li­zar, tan sen­ci­llos que has­ta los ni­ños pue­den apren­der a usar­los. Lo im­por­tan­te es ac­tuar in­me­dia­ta­men­te an­te una PCR, por­que el mar­gen pa­ra sal­var la vi­da es de ape­nas cin­co mi­nu­tos. No hay tiem­po pa­ra du­das ni te­mo­res.

Pe­ro ¿quién pue­de uti­li­zar es­tos equi­pos? Ade­más de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, quie­nes ha­yan rea­li­za­do un cur­so de for­ma­ción y, en si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les en las que no ha­ya na­die con la for­ma­ción ne­ce­sa­ria, cual­quier per­so­na a la que el 112 le au­to­ri­ce por te­lé­fono a ha­cer­lo. Así lo es­ta­ble­ce el De­cre­to 78/17 de 12 de sep­tiem­bre de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Lo ideal es que los cur­sos pa­ra uti­li­zar un des­fi­bri­la­dor lle­guen al ma­yor nú­me­ro de per­so­nas, con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar una res­pues­ta rá­pi­da y efi­caz an­te una pa­ra­da. Por­que la ma­yo­ría de las pa­ra­das car­día­cas fue­ra del hos­pi­tal se pro­du­cen en el do­mi­ci­lio del pa­cien­te, por­que tres de ca­da cua­tro son pre­sen­cia­das por fa­mi­lia­res y por­que los tiem­pos de res­pues­ta de los ser­vi­cios de emer­gen­cia mé­di­ca ex­trahos­pi­ta­la­ria, en el me­jor de los ca­sos, no sue­len ser in­fe­rio­res a ocho o diez mi­nu­tos. Tiem­po más que su­fi­cien­te pa­ra que el pa­cien­te no so­bre­vi­va o si lo ha­ce sea con se­cue­las ce­re­bra­les gra­ves e irre­ver­si­bles, si no se ac­túa de in­me­dia­to.

Con ese fin, la Coor­di­na­ción Au­to­nó­mi­ca de Ma­drid del Plan Na­cio­nal de Re­su­ci­ta­ción Car­dio­pul­mo­nar (PNRCP) de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na In­ten­si­va Crí­ti­ca y Uni­da­des Co­ro­na­rias (SEMICYUC), ha em­pe­za­do a for­mar a pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Fí­si­ca de Ma­drid y de otras dis­ci­pli­nas de la ESO, pa­ra que ellos, a su vez, ins­tru­yan a sus alum­nos. Es­ta idea for­ma par­te del Pro­yec­to de For­ma­ción de RCP en la ESO que se pre­ten­de desa­rro­llar. El cur­so fue pre­sen­ta­do y di­ri­gi­do por los doc­to­res Ju­lián Gu­tié­rrez Ro­drí­guez, mé­di­co in­ten­si­vis­ta del Hos­pi­tal Do­ce de Octubre, y Jose Luis Gó­mez En­ci­nas, mé­di­co de emer­gen­cias del SUM­MA 112, y tu­vo lu­gar el pa­sa­do 3 de marzo en las Ins­ta­la­cio­nes del INEF de­la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid.

El ob­je­ti­vo de es­te cur­so es apor­tar los co­no­ci­mien­tos y las des­tre­zas ne­ce­sa­rios pa­ra po­der aten­der una pa­ra­da car­día­ca has­ta que lle­guen los equi­pos de emer­gen­cias. Pa­ra ello, se en­se­ña a los alum­nos a iden­ti­fi­car una si­tua­ción de pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria, a aler­tar al 112, a apli­car téc­ni­cas de re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar y a uti­li­zar un des­fi­bri­la­dor. Los des­fi­bri­la­do­res ex­pli­can me­dian­te ór­de­nes ver­ba­les lo que se de­be ha­cer: des­cu­brir el pe­cho del pa­cien­te, co­lo­car­le dos par­ches que ana­li­za­rán el rit­mo car­día­co y, en fun­ción de es­ta información, el equi­po de­ci­di­rá si se apli­ca o no una des­car­ga eléc­tri­ca, pa­ra lo que ha­brá que pre­sio­nar un bo­tón.

La des­car­ga só­lo se apli­ca­rá cuan­do sea ne­ce­sa­ria. El des­fi­bri­la­dor in­di­ca­rá que se reanu­de de nue­vo la re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar y los mé­di­cos re­co­mien­dan ha­cer las com­pre­sio­nes en el pe­cho -cien por mi­nu­to- al rit­mo de la can­ción « Sta­ying Ali­ve » , por­que mar­ca el com­pás per­fec­to, 103 BPM ( Beats per mi­nu­te) pa­ra lle­var a cabo una reanimación car­dio­pul­mo­nar ( RCP).

Fá­ci­les de usar

Aun­que su uso im­po­ne a la po­bla­ción ge­ne­ral, los des­fi­bri­la­do­res son muy fá­ci­les de uti­li­zar, in­clu­so los ni­ños pue­den apren­der a usar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.