Adiós al run­ning, lle­ga la mar­cha nór­di­ca. Ca­mi­nar con bas­to­nes es mu­cho más que una mo­da, es sa­lud sin ries­gos

En fa­mi­lia, con ami­gos o so­lo, es­ta ac­ti­vi­dad ge­ne­ra en­dor­fi­nas y be­ne­fi­cios fí­si­cos y men­ta­les al cuer­po. No obs­tan­te, es im­pres­cin­di­ble apren­der bien la téc­ni­ca pa­ra apro­ve­char to­das las ven­ta­jas. En ca­si cual­quier ciu­dad es­pa­ño­la hay «es­cue­las» pa­ra pr

ABC - Salud - - Salud - LAU­RA MARTA

El ser hu­mano pa­re­ce ha­ber per­di­do la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar del ca­mino. Po­ner un pie de­lan­te del otro es so­lo un ac­to me­cá­ni­co pa­ra lle­gar a un si­tio. Y con la ru­ti­na, es­tar pen­dien­tes del mó­vil y las pri­sas, cada vez se an­da peor. La es­pal­da, los bra­zos, las pier­nas, in­clu­so los pul­mo­nes se re­sien­ten. La mar­cha nór­di­ca se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vi­dad que busca re­cu­pe­rar el atrac­ti­vo del ca­mi­nar por pla­cer. Pe­ro tam­bién cui­dar la fi­gu­ra y re­com­po­ner un cuer­po que se va en­co­gien­do a cada pa­so. «Ca­mi­nar sa­be­mos to­dos. Son mo­vi­mien­tos que rea­li­za­mos mu­chos mi­llo­nes de ve­ces a lo lar­go de nues­tra vi­da. Po­de­mos con­ver­tir­los en al­go muy be­ne­fi­cio­so si sa­be­mos có­mo», in­di­ca José An­to­nio Sán­chez Ve­ro­na, Alfa Coach de mar­cha nór­di­ca y au­tor del libro «An­dar es sa­lud» (Edi­cio­nes Mar­tí­nez Ro­ca).

Si ha­ce unos años era una ac­ti­vi­dad es­po­rá­di­ca, más pro­pia de los paí­ses nór­di­cos y de mo­da­li­da­des co­mo el trek­king, los mar­cha­do­res es­pa­ño­les han ido ga­nan­do te­rreno en los par­ques ur­ba­nos. Ata­via­dos con sus bas­to­nes, ca­mi­nan en gru­po o en so­li­ta­rio apren­dien­do en las «es­cue­las» que exis­ten en mu­chas ciu­da­des y que han vis­to au­men­tar el nú­me­ro de alum­nos en los úl­ti­mos tiempos. «Los úl­ti­mos tres años se ha dis­pa­ra­do. No­so­tros em­pe­za­mos con 2030 per­so­nas y aho­ra so­mos unas 70. Tam­bién he­mos da­do cla­ses en la uni­ver­si­dad, con­fe­ren­cias en hos­pi­ta­les... En al­gu­nos paí­ses co­mo Ale­ma­nia se re­co­mien­da con pres­crip­ción mé­di­ca des­de el año 2000», afir­ma Juan Pe­dro Ex­pó­si­to, di­rec­tor de la Es­cue­la Nor­dic Wal­king Ma­drid.

¿ES FÁCIL APREN­DER?

«La téc­ni­ca de la mar­cha nór­di­ca es ase­qui­ble, pe­ro hay que co­no­cer­la y en­ten­der­la. Mu­cha gen­te pien­sa que es ca­mi­nar con bas­to­nes, y no es así. Si ver­da­de­ra­men­te se ha­ce bien tie­ne po­co que ver con el ca­mi­nar de to­dos los días. Re­quie­re po­ner los cin­co sen­ti­dos en el ac­to. Y con ello co­no­cer y do­mi­nar to­dos nues­tros mo­vi­mien­tos. Ade­más bus­ca­mos im­pli­car to­do nues­tro cuer­po en el em­pu­je ha­cia ade­lan­te, pa­ra ello usa­mos unos bas­to­nes muy de­ter­mi­na­dos, no va­le cua­les­quie­ra», apun­ta Sán­chez.

«Tam­po­co es trek­king, por­que no te vas su­je­tan­do en los bas­to­nes, sino que te apo­yas y ha­ces fuer­za con ellos. Lo más im­por­tan­te es que te en­se­ñen bien y lo en­tien­das. Por­que lo pri­me­ro que ha­ce­mos es reaprender a an­dar co­rrec­ta­men­te: er­gui­dos, ca­be­za bien al­ta, hom­bros re­la­ja­dos. Co­sas ló­gi­cas que no ha­ce­mos en la vi­da dia­ria. Con los bas­to­nes la pos­tu­ra es muy co­rrec­ta. Es co­mo un pi­la­tes en mo­vi­mien­to. Y du­ra pa­ra to­da la vi­da», in­clu­ye Ex­pó­si­to.

¿Y LOS BE­NE­FI­CIOS?

Son mu­chos y variados, por­que se ejer­ci­ta to­do el cuer­po y es in­clu­so más có­mo­do y fácil de apren­der que la natación. «Los po­ten­cia­les be­ne­fi­cios que nos pue­de pro­du­cir lle­ga­rán a ob­te­ner­se por com­ple­to si rea­li­za­mos la mar­cha nór­di­ca de una ma­ne­ra co­rrec­ta. Lo di­fí­cil es man­te­ner­la en el tiem­po a lo lar­go de la ca­mi­na­ta, re­quie­re de con-

cen­tra­ción. Pe­ro si he­mos si­do bien guia­dos e ins­trui­dos, per­ci­bi­re­mos que so­mos ca­pa­ces de rea­li­zar es­fuer­zos con­ti­nua­dos, cada vez más lar­gos, y so­bre­po­ner­nos a ellos. La res­pi­ra­ción se man­tie­ne có­mo­da a lo lar­go de su prác­ti­ca de­bi­do a la pos­tu­ra na­tu­ral que pro­yec­ta la ca­ja to­rá­ci­ca pa­ra ha­cer­la más efi­cien­te. Fo­men­ta nues­tro er­gui­mien­to, y con ello nues­tra pro­pia cons­cien­cia y au­to­es­ti­ma», ex­pli­ca Sán­chez.

« Mu­chos pro­ble­mas de es­pal­da vie­nen de que ca­mi­na­mos fa­tal. Si no te­ne­mos ali­nea­dos los pies nos re­per­cu­te en el res­to del cuer­po: ro­di­llas, ca­de­ras, et­cé­te­ra. Ade­más, va­mos ca­si siem­pre mi­ran­do al suelo o al mó­vil. Con la mar­cha nór­di­ca en­tre­nas to­do el cuer­po, múscu­los del tron­co in­fe­rior y del su­pe­rior: bí­ceps, trí­ceps, fe­mo­ral... que se com­pe­ne­tran. Nos es­ti­ra, im­pul­sa nues­tra mirada ha­cia arri­ba y con los bas­to­nes abri­mos el dia­frag­ma», apor­ta Ex­pó­si­to.

¿EN QUÉ SE NO­TA?

Ma­sa mus­cu­lar: «Co­mo los múscu­los de la par­te su­pe­rior del cuer­po co­la­bo­ran a im­pul­sar­nos a tra­vés de los bas­to­nes, se evi­tan las so­bre­car­gas en las ca­de­ras, ro­di­llas y to­bi­llos. Tam­bién reha­bi­li­ta­mos la fun­cio­na­li­dad de los pies. Se to­ni­fi­ca y se for­ta­le­ce prin­ci­pal­men­te el trí­ceps, ese múscu­lo que to­dos odia­mos te­ner flá­ci­do».

En cuan­to a los huesos: « Prac­ti­ca­do a cier­tas eda­des con­tri­bu­ye a pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis. Afian­za el er­gui­mien­to de la es­pal­da, ya que rea­li­za­mos el es­fuer­zo una vez que nos he­mos ase­gu­ra­do pre­via­men­te de su co­rrec­ta po­si­ción. Ac­ti­va­mos y for­ta­le­ce­mos múscu­los que par­ti­ci­pan de ma­ne­ra prin­ci­pal en la co­rrec­ción pos­tu­ral » , in­di­ca Sán­chez.

¿ES PA­RA TO­DOS?

Am­bos ex­per­tos coin­ci­den en que, pri­me­ro, hay que pa­sar por un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co. Pe­ro que, una vez com­pro­ba­do que se es ap­to pa­ra ca­mi­nar, es pa­ra to­dos. «Es im­por­tan­te que nues­tro mé­di­co nos au­to­ri­ce a su prác­ti­ca. Es­tá re­co­men­da­do pa­ra to­das aque­llas per­so­nas pa­ra las que sea ade­cua­do y re­co­men­da­ble ca­mi­nar. Y es im­por­tan­te apren­der con un buen pro­fe­sio­nal, con ex­pe­rien­cia en su en­se­ñan­za, por­que si se ha­ce bien es muy di­fí­cil pro­du­cir­se nin­gu­na le­sión. Co­mo ins­truc­tor, cada vez re­ci­bo más per­so­nas in­tere­sa­das en apren­der por­que se lo ha re­co­men­da­do su mé­di­co, su fi­sio­te­ra­peu­ta o su os­teó­pa­ta», se­ña­la Sán­chez. «Es una ac­ti­vi­dad in­clu­si­va, pa­ra to­das las eda­des, pa­ra ha­cer so­lo o en fa­mi­lia, con do­len­cias le­ves o pa­ra de­por­tis­tas de ni­vel», ase­gu­ra Ex­pó­si­to, que ya ha he­cho cur­sos con per­so­nas con cáncer de ma­ma o fi­bro­mial­gia, y es­te fin de se­ma­na tie­ne uno en Ma­drid con afec­ta­dos de es­cle­ro­sis múl­ti­ple.

«Cada uno se adap­ta a su ni­vel. Se pue­de to­mar co­mo al­go com­pe­ti­ti­vo, pe­ro mi ma­yor in­te­rés es que sea sa­lu­da­ble», con­ti­núa. « “En­gan­cha” por­que, a di­fe­ren­cia de otros de­por­tes, no re­quie­re de una pre­dis­po­si­ción fí­si­ca ni men­tal es­pe­cial. Tam­po­co ne­ce­si­ta de nin­gún pe­río­do de adap­ta­ción ni lar­gas y te­dio­sas jor­na­das de apren­di­za­je » , co­rro­bo­ra Sán­chez. Una for­ma có­mo­da y atrac­ti­va pa­ra reaprender a an­dar de una for­ma sa­na.

Se prac­ti­ca en cual­quier su­per­fi­cie, pe­ro so­bre tie­rra evi­ta los ma­yo­res im­pac­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.