La in­mu­no­te­ra­pia con­tra el cáncer CRE­CE

Sa­ni­dad au­to­ri­za un nue­vo fár­ma­co in­mu­no­ló­gi­co pa­ra el tra­ta­mien­to del cáncer me­tas­tá­si­co de pul­món y ve­ji­ga

ABC - Salud - - Salud - J. SO­TO ME­DI­NA

Los pa­cien­tes con tu­mo­res de pul­món y ve­ji­ga en es­ta­do me­tas­tá­si­co tie­nen aho­ra más po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia gra­cias a la lle­ga­da de un nue­vo fár­ma­co in­mu­no­te­rá­pi­co, desa­rro­lla­do por la com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca Ro­che. El me­di­ca­men­to ha si­do fi­nan­cia­do por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad pa­ra aque­llos en­fer­mos so­me­ti­dos a un tra­ta­mien­to pre­vio de qui­mio­te­ra­pia en am­bos ti­pos de cáncer.

El aze­to­li­zu­mab es un an­ti­cuer­po mo­no­clo­nal cu­yo ob­je­ti­vo es re­for­zar las de­fen­sas de nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio pa­ra que com­ba­tan las cé­lu­las can­ce­ro­sas. ¿Có­mo lo con­si­gue? Se­gún ex­pli­ca el doc­tor y pre­si­den­te del Gru­po Es­pa­ñol de On­co­lo­gía Ge­ni­tou­ri­na­ria (So­gug), José Ángel Arranz, la cla­ve re­si­de en blo­quear la pro­teí­na PD- L1. « Es­ta pro­teí­na es­tá ex­pre­sa­da en al­gu­nos tu­mo­res co­mo un me­ca­nis­mo de las cé­lu­las tu­mo­ra­les pa­ra es­ca­par de la res­pues­ta de nues­tro sis­te­ma in­mu­ne. Gra­cias a es­te me­ca­nis­mo, con­si­guen ha­cer­se pa­sar co­mo una par­te más del cuer­po hu­mano». El fár­ma­co anu­la es­ta pro­teí­na y per­mi­te así que los lin­fo­ci­tos T, cé­lu­las de nues­tro sis­te­ma in­mu­ne, iden­ti­fi­quen y ata­quen co­rrec­ta­men­te a las cé­lu­las tu­mo­ra­les.

El uso de es­te fár­ma­co in­mu­no­ló­gi­co fue apro­ba­do por la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to ( EMA) en sep­tiem­bre de 2017 pa­ra am­bos tu­mo­res. Es­tá in­di­ca­do en pa­cien­tes cu­yo cáncer de pul­món no mi­cro­cí­ti­co (el sub­ti­po que re­pre­sen­ta el 85% de to­dos los ca­sos) ha pro­gre­sa­do des­pués de qui­mio­te­ra­pia, ex­pli­có la di­rec­to­ra mé­di­ca de Ro­che Es­pa­ña, An­na­rie­ta Ga­brie­le. Con in­de­pen­den­cia del ni­vel de la pro­teí- na PD- L1. Es­ta en­fer­me­dad es la pri­me­ra cau­sa de muer­te en el mun­do y la res­pon­sa­ble del fa­lle­ci­mien­to anual de más de un mi­llón de per­so­nas. A su vez, la EMA tam­bién apro­bó su uso pa­ra pa­cien­tes con cáncer de ve­ji­ga (car­ci­no­ma uro­te­lial) que han si­do so­me­ti­dos pre­via­men­te a un tra­ta­mien­to ba­sa­do en cis­pla­tino. Un fár­ma­co de qui­mio­te­ra­pia an­ti­can­ce­ro­so, con in­de­pen­den­cia tam­bién del ni­vel de la pro­teí­na PD-L1. El cáncer de ve­ji­ga es el no­veno cáncer más co­mún de to­do el mun­do y el cuar­to más fre­cuen­te en hom­bres. En Es­pa­ña se diag­nos­ti­can co­mo me­tas­tá­si­cos el 10% de los en­tre 15.000 y 20.000 nue­vos ca­sos que apa­re­cen cada año.

La de­ci­sión de la EMA se ha ba­sa­do en cua­tro en­sa­yos clí­ni­cos: dos pa­ra el cáncer de pul­món y dos en cáncer de ve­ji­ga. « En ba­se a los re­sul­ta­dos de los es­tu­dios clí­ni­cos- in­di­ca la doctora An­na­rie­ta Ga­brie­leel Te­cen­triq ha de­mos­tra­do una su­per­io- ri­dad en re­la­ción a la su­per­vi­ven­cia glo­bal tan­to en los pa­cien­tes por cáncer de ve­ji­ga y pul­món, com­pa­ra­do con los pa­cien­tes que re­ci­bie­ron qui­mio­te­ra­pia». De es­ta for­ma, la in­mu­no­te­ra­pia pue­de ca­li­fi­car­se, se­gún el doc­tor y pre­si­den­te del Gru­po Es­pa­ñol de Cáncer de Pul­món (GECP), Ma­riano Pro­ven­cio, co­mo « un nue­vo hi­to de la on­co­lo­gía mo­der­na que, en el ca­so del cáncer de pul­món, ya lo­gra su­per­vi­ven­cias en­tre un 20 y un 25% de los pa­cien­tes tra­ta­dos ha­ce dos años » .

An­tes del ate­zo­li­zu­mab, cuan­do las se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia fa­lla­ban, ape­nas exis­tían op­cio­nes vá­li­das pa­ra los pa­cien­tes con cáncer de pul­món en es­ta­do lo­cal­men­te avan­za­do o me­tas­tá­si­co. « An­te­sa­se­ve­ra el doc­tor Ma­riano Pro­ven­cio- so­lo dis­po­nía­mos de un fár­ma­co que pro­du­cía po­co más que to­xi­ci­dad. Mien­tras que el beneficio pa­ra el pa­cien­te era muy po­bre. Ofre­cía un beneficio de se­ma­nas de su­per­vi­ven­cia. El te­cen­triq ha su­pues­to un cam­bio de pa­ra­dig­ma, pe­ro so­lo un sub­gru­po de pa­cien­tes, un 30%, se be­ne­fi­cia de for­ma cla­ra » .

Res­pec­to al cáncer de ve­ji­ga, an­tes de te­cen­triq so­lo es­ta­ba dis­po­ni­ble una in­mu­no­te­ra­pia « de pri­me­ra ge­ne­ra­ción » pa­ra pa­cien­tes pre­via­men­te tra­ta­dos de qui­mio­te­ra­pia con cis­pla­tino. « Era una in­mu­no­te­ra­pia-ex­pli­ca el doc­tor José Ángel Arranz­que pro­vo­ca­ba una es­ti­mu­la­ción in­mu­ni­ta­ria glo­bal, no es­pe­cí­fi­ca del tu­mor. Se apli­ca des­de ha­ce 15 o 20 años en el cáncer de ve­ji­ga » . Más allá de es­to, el aze­to­li­zu­mab tam­bién be­ne­fi­cia a otro ti­po de pa­cien­tes: aque­llos a los que no se les pue­de tra­tar con cis­pla­tino. «No se les ad­mi­nis­tra-ex­pli­ca el doc­tor José Ángel Arranz­por­que sea es­pe­cial­men­te tó­xi­co sino por­que re­quie­re de unas cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en el pa­cien­te. Es­to es una bue­na fun­ción re­nal, una ade­cua­da fun­ción del co­ra­zón y que ca­rez­can de otras pa­to­lo­gías que pue­dan em­peo­rar­se con la ad­mi­nis­tra­ción de cis­pla­tino » .

Uso com­pa­si­vo

Sin em­bar­go, pe­se a que la EMA ha apro­ba­do su uso, aún no se ha ob­te­ni­do la fi­nan­cia­ción pa­ra es­ta in­di­ca­ción en Es­pa­ña. «To­da­vía hay -in­di­ca el doc­tor José Ángel Arranz- en­sa­yos clí­ni­cos abier­tos en lo que se si­gue in­ves­ti­gan­do. Los re­sul­ta­dos que hay has­ta aho­ra son muy pro­me­te­do­res y la EMA con­si­de­ra que son su­fi­cien­tes » . Pe­se a es­to, no es­tá prohi­bi­do su ad­mi­nis­tra­ción. «Al apro­bar­lo la EMA -ex­pli­ca el doc­tor-, su uso es le­gal. Se pue­de so­li­ci­tar me­dian­te un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo lla­ma­do uso com­pa­si­vo, pen­sa­do pa­ra cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les. El Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud ha de­ci­di­do no fi­nan­ciar­lo to­da­vía a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos de los en­sa­yos que es­tán en mar­cha » .

Ac­tual­men­te se es­tán es­tu­dian­do po­si­bles nue­vos usos de la in­mu­no­te­ra­pia en cáncer de ve­ji­ga y pul­món. Co­mo in­di­ca el doc­tor José Ángel Arranz , «el con­cep­to de in­mu­no­te­ra­pia es apli­ca­ble a prác­ti­ca­men­te to­das las eta­pas y es­ta­díos del cáncer de ve­ji­ga. Hay en­sa­yos clí­ni­cos en los que se es­tu­dia si los pa­cien­tes que pue­dan re­ci­bir cis­pla­tino , es me­jor apli­car qui­mio­te­ra­pia , in­mu­no­te­ra­pia o una com­bi­na­ción de las dos » .

Lin­fo­ci­tos ata­can las cé­lu­las tu­mo­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.