Ha­bi­ta­ción do­ble pa­ra CUER­PO Y MEN­TE

La bús­que­da de bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal im­pul­sa el tu­ris­mo de sa­lud en Es­pa­ña. Tra­ta­mien­tos an­ti­es­trés, des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal, an­ti­ta­ba­co, re­edu­ca­ción de há­bi­tos ali­men­ti­cios… Es­pa­ña cuen­ta con una in­men­sa ofer­ta

ABC - Salud - - Salud - CHA­RO BA­RRO­SO

Es­pa­ña es el quin­to des­tino eu­ro­peo y el un­dé­ci­mo del mun­do en tu­ris­mo de sa­lud Los tu­ris­tas que bus­can tra­ta­mien­tos pre­fie­ren Ma­drid, Bar­ce­lo­na y la cos­ta me­di­te­rrá­nea Ya no son so­lo las clí­ni­cas es­pe­cia­li­za­das y los bal­nea­rios los úni­cos en ofre­cer pro­gra­mas de sa­lud y bie­nes­tar

Más de 140.000 tu­ris­tas ex­tran­je­ros y un vo­lu­men de in­gre­sos de 500 mi­llo­nes de eu­ros son la me­jor tar­je­ta de vi­si­ta del tu­ris­mo de sa­lud en nues­tro país. Un sec­tor en au­ge que se es­pe­ra al­can­ce los 200.000 tu­ris­tas sa­ni­ta­rios y los 800 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra 2019. Así lo ex­pli­ca Car­los Abe­lla, di­rec­tor ge­ren­te de Spain­ca­res, el Clús­ter de Tu­ris­mo de Sa­lud en nues­tro país, quien pun­tua­li­za que «dar ci­fras exac­tas re­sul­ta com­pli­ca­do por­que hay mu­chos fac­to­res que no se con­ta­bi­li­zan en las es­ta­dís­ti­cas, pe­ro no ca­be du­da de que el tu­ris­mo de sa­lud es­tá en au­ge. So­mos el quin­to des­tino eu­ro­peo y ocu­pa­mos la un­dé­ci­ma po­si­ción mun­dial».

Un cóc­tel vi­ta­mí­ni­co que cuen­ta con los me­jo­res ingredientes: tu­ris­mo y sa­ni­dad. «Nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio es re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial por la gran pre­pa­ra­ción de sus pro­fe­sio­na­les, por su al­ta ca­li­dad. Con­ta­mos con una sa­ni­dad de van­guar­dia a pre­cios com­pe­ti­ti­vos y en un en­torno de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. So­mos re­fe­ren­tes en do­na­ción de ór­ga­nos y tras­plan­tes, te­ne­mos un nú­me­ro muy im­por­tan­te de ro­bots Da Vin­ci…y a ello le uni­mos un sec­tor tu­rís­ti­co con la vi­si­ta de 82 mi­llo­nes de ex­tran­je­ros que nos si­túan en se­gun­da po­si­ción só­lo de­trás de Fran­cia, con una cul­tu­ra im­por­tan­tí­si­ma y un cli­ma que fa­ci­li­ta la re­cu­pe­ra­ción tras mu­chos tra­ta­mien­tos», se­ña­la Abe­lla.

Des­de Spain­ca­res se pun­tua­li­za que el tu­ris­mo de sa­lud es aquel que im­pli­ca el des­pla­za­mien­to de la per­so­na de su ciu­dad o país de ori­gen ha­cia un des­tino con la mo­ti­va­ción de re­ci­bir al­gún ti­po de tra­ta­mien­to. En él se en­glo­ba el tu­ris­mo de bie­nes­tar, pe­ro el clús­ter po­ne el acen­to en aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos don­de exis­ten equi­pos y pro­fe­sio­na­les mé­di­cos co­mo clí­ni­cas pri­va­das o bal­nea­rios.

Ma­drid, Bar­ce­lo­na y la cos­ta me­di­te­rrá­nea son los prin­ci­pa­les des­ti­nos ele­gi­dos y el 80 por cien­to de los tu­ris­tas de sa­lud pro­vie­nen de lu­ga­res que se en­cuen­tran a tres o seis ho­ras de vue­lo. Pe­ro las bon­da­des de nues­tro país no tie­nen por qué ser só­lo dis­fru­ta­das por los ex­tran­je­ros. « En Es­pa­ña em­pie­za a ha­ber una ma­yor to­ma de con­cien­cia res­pec­to a la ne­ce­si­dad de cui­dar la sa­lud y pre­ve­nir en­fer­me­da­des, mu­chas de ellas fru­to de nues­tro es­ti­lo de vi­da, del es­trés o el se­den­ta­ris­mo», re­co­no­ce Abe­lla.

Bal­nea­rios, clí­ni­cas pri­va­das, ho­te­les de lu­jo… ofre­cen tra­ta­mien­tos sa­lu­da­bles con los que re­se­tear y apos­tar por há­bi­tos más sa­lu­da­bles. Le mos­tra­mos al­gu­nos:

APREN­DER A DOR­MIR Cua­tro ho­te­les don­de lu­char con­tra el in­som­nio

Uno de cada tres es­pa­ño­les su­fre al­gu­na pa­to­lo­gía del sue­ño. La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía (SEN) ad­vier­te de que al me­nos un 10 por cien­to pre­sen­ta pro­ble­mas o tras­tor­nos cró­ni­cos o gra­ves, sien­do el in­som­nio la pa­to­lo­gía más ha­bi­tual, se­gui­do del sín­dro­me de pier­nas in­quie­tas o las ap­neas e hi­poap­neas. Dor­mir bien evi­ta pro­ble­mas co­mo ce­fa­leas, hi­per­ten­sión, dia­be­tes, so­bre­pe­so… Así que na­da co­mo to­mar­se unos días pa­ra re­cu­pe­rar el sue­ño per­di­do evi­tar el es­trés. Ya lo de­cía Ce­la: «La sies­ta es el yo­ga ibé­ri­co».

Re­lais Ter­mal ofrece la posibilidad úni­ca en Es­pa­ña de dis­fru­tar de un ba­ño en un La­go Ter­mal na­tu­ral. En Za­ra­go­za, y tras cru­zar las puer­tas de Ter­mas Pa­lla­rés en­con­tra­mos un la­go de dos hec­tá­reas de agua mi­ne­ro­me­di­ci­nal, que ma­na a 32 gra­dos, se fi­jan a 28, y se re­nue­va por com­ple­to cada 32 ho­ras. Aguas de mi­ne­ra­li­za­ción me­dia, bi­car­bo­na­ta­das, sul­fa­ta­das, cál­ci­co- mag­né­si­cas y li­ge­ra­men­te ra­dio­ac­ti­vas. « Es­ta pe­que­ña can­ti­dad de gas ra­dón pro­du­ce una sen­sa­ción de se­da­ción que ayu­da a me­jo­rar

no­ta­ble­men­te la ca­li­dad del sue­ño, por­que ac­túa so­bre el sis­te­ma neu­ro-ve­ge­ta­ti­vo», ex­pli­ca Án­ge­la Ma­tas, doctora ex­per­ta en Hi­dro­lo­gía y di­rec­to­ra mé­di­co de Re­lais Ter­mal. Su pro­gra­ma an­ti­es­trés de sie­te no­ches in­clu­ye pa­ra­fan­gos, cir­cui­to ter­mal, ma­sa­jes sub­acuá­ti­cos y se­dan­tes por 313 eu­ros por per­so­na.

En las Cal­das de Vi­lla Ter­mal, en As­tu­rias, su pro­gra­ma de «Re­cu­pe­ra­ción del sue­ño» in­clu­ye te­ra­pias ter­ma­les, die­ta bio­light, mind­ful­ness o tra­ta­mien­tos bio­ener­gé­ti­cos por 688 eu­ros por per­so­na, en él se in­clu­ye wat­su, una te­ra­pia cor­po­ral que com­bi­na la ex­pe­rien­cia re­la­jan­te acuá­ti­ca con la téc­ni­ca orien­tal del shiat­su: en el agua el te­ra­peu­ta rea­li­za un ma­sa­je y al es­tar flo­tan­do la co­lum­na ver­te­bral se ex­pan­de per­mi­tien­do al­can­zar pun­tos del cuer­po que li­be­ran la an­sie­dad y el es­trés. Tam­bién exis­te la posibilidad de que se reali­ce un ex­haus­ti­vo es­tu­dio del sue­ño con po­li­som­no­gra­fía, po­li­gra­fía res­pi­ra­to­ria y es­cá­ner de la vía su­pe­rior que os­ci­la en­tre los 2.900 y 3.400 eu­ros.

Ca­si dos ho­ras de relajación (105 mi­nu­tos) es lo que in­clu­ye el ri­tual «Sies­ta. Via­je al Ama­zo­nas» del Oc­ci­den­tal Es­te­po­na

Tha­las­so Spa por 140 eu­ros. Una ba­ñe­ra de flo­ta­ción de agua sa­la­da ri­ca en ozono, yo­do e io­nes ne­ga­ti­vos, con agua de mar que com­bi­na cro­mo­te­ra­pia, aro­ma­te­ra­pia y mu­si­co­te­ra­pia –con so­ni­dos del Ama­zo­nas- que in­flu­yen en los pun­tos ener­gé­ti­cos del cuer­po. Des­pués un ma­sa­je de 40 mi­nu­tos sin­cro­ni­za­do a cua­tro ma­nos y por úl­ti­mo 20 mi­nu­tos en una ca­ma de flo­ta­ción que vi­bra re­gu­lan­do el rit­mo car­día­co y que equi- va­le a cua­tro ho­ras de re­la­jan­te sue­ño.

DE­JAR DE FU­MAR Pro­gra­mas con­tra la adic­ción

De­jar de fu­mar pue­de re­sul­tar mu­cho me­nos es­tre­san­te si se ha­ce en una es­tan­cia es­tu­pen­da, con to­dos los cui­da­dos ne­ce­sa­rios y dis­fru­tan­do de un en­torno na­tu­ral y cul­tu­ral interesante. Eso sí, cui­da­do por­que se pue­de de­jar el ta­ba­co pe­ro ha­cer­se adic­to a es­te ti­po de vi­da.

El balneario cán­ta­bro de Liér­ga­nes es uno de los si­tios más efi­ca­ces pa­ra tra­tar afec­cio­nes del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, en­tre sus pro­gra­mas te­ra­péu­ti­cos des­ta­ca uno pa­ra per­so­nas que es­tán en fa­se de des­ha­bi­tua­ción ta­bá­qui­ca. Un in­ten­si­vo de sie­te días (223 eu­ros) que in­clu­ye con­sul­ta mé­di­ca y dos se­sio­nes dia­rias -se­gún pres­crip­ción- de pul­ve­ri­za­cio­nes, du­chas mi­cro­ni­za­das o in­ha­la­cio­nes. Tra­ta­mien­tos que frag­men­tan el agua ter­mal en mi­nús­cu­las par­tí­cu­las que al ser res­pi­ra­das pe­ne­tran y ejer­cen su ac­ción en el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, o el beneficio de la fuer­za de 16.000 li­tros por mi­nu­to del agua ter­mal bro­tan­do de una cas­ca­da que ayu­da a pre­ve­nir pro­ble­mas pul­mo­na­res. Ade­más, exis­te en él un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co pa­ra ni­ños. No muy le­jos se si­túa el balneario de

Puen­te Viesgo don­de su ofer­ta an­ti­ta­ba­co (580 eu­ros) ofrece tra­ta­mien­tos bal­neo­te­rá­pi­cos per­so­na­li­za­dos pa­ra de­jar de fu­mar: te­ra­pia res­pi­ra­to­ria, an­ti­es­trés, re­lax, ho­meo­pa­tía y se­sio­nes de au­ricu­lote­ra­pia (des- car­gas en la oreja) son la ba­se del tra­ta­mien­to.

En Cal­des de Boi Bal­nea­ri ( Lé­ri­da) a 1.500 me­tros de al­tu­ra y ro­dea­do de oxí­geno pu­ro el pro­gra­ma an­ti­ta­ba­co os­ci­la en­tre tres o cin­co días y com­bi­na ejer­ci­cios de con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, des­in­to­xi­ca­ción con aguas de be­bi­da, téc­ni­cas de relajación, ma­sa­je ayur­ve­da y va­po­res de es­tu­fas na­tu­ra­les de agua sul­fu­ra­da. Tam­bién cuen­ta con un pro­gra­ma es­pe­cial pa­ra pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos, du­ran­te y pos­te­rior al tra­ta­mien­to, así co­mo uno es­pe­cí­fi­co pa­ra mu­je­res con cáncer de ma­ma.

CO­MER SANO Y PER­DER PE­SO Die­tas gour­met pa­ra adel­ga­zar

Con la me­da­lla de ser el se­gun­do país de Eu­ro­pa con más per­so­nas con pro­ble­mas de pe­so, el 25 por cien­to de la po­bla­ción, apro­ve­char los días de des­can­so pa­ra qui­tar­se unos ki­los y re­edu­car­se en há­bi­tos ali­men­ti­cios es mu­cho más que una cues­tión es­té­ti­ca. Mu­cho me­jor in­ver­tir la ten­den­cia de adel­ga­zar en lu­gar de en­gor­dar en va­ca­cio­nes.

Una fu­sión de te­ra­pias na­tu­ra­les, nu­tri­ción sa­lu­da­ble, pre­ven­ti­va y ener­gé­ti­ca uni­do a los úl­ti­mos avan­ces en ma­te­ria de me­di­ci­na cien­tí­fi­ca es lo que ofrece SHA

Well­ness Cli­nic en Ali­can­te. Más de tres­cien­tos pro­fe­sio­na­les de cua­ren­ta na­cio-

na­li­da­des dis­tin­tas, nue­vas uni­da­des y tra­ta­mien­tos, in­clu­so ca­pa­ces de es­ti­mu­lar las cé­lu­las ce­re­bra­les me­dian­te una tec­no­lo­gía no in­va­si­va fru­to de la in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Har­vard y la NASA, se­gún ex­pli­ca el ho­tel. To­do ti­po de tra­ta­mien­tos con to­da la co­mo­di­dad y lu­jo al que aho­ra se su­man sus nue­vas re­si­den­cias de 300 o 500 me­tros cons­trui­das y de­co­ra­das ba­jo los prin­ci­pios del feng shui. Idea­les pa­ra re­la­jar­se y se­guir su pro­gra­ma de con­trol de pe­so se ba­sa en co­no­ci­mien­tos nu­tri­cio­na­les mi­le­na­rios, crea­do por Mi­chio Kus­hi, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Mun­dial de Me­di­ci­na Na­tu­ral. Pa­ra per­der unos ki­los el pro­gra­ma in­ten­si­vo «De­tox&Adel­ga­za­mien­to» de sie­te días (4.900 eu­ros) o ca­tor­ce (7.900) que in­clu­ye más de cin­cuen­ta tra­ta­mien­tos, en­tre ellos te­ra­pias na­tu­ra­les, me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va, ozo­no­te­ra­pia in­tra­ve­no­sa o hi­dro­te­ra­pia de co­lon.

« Fit and Fun » es el pro­gra­ma con­tra la obe­si­dad en me­no­res de Healthouse Las

Du­nas en Má­la­ga. Pa­ra ni­ños en­tre 10 y 17 años con so­bre­pe­so u obe­si­dad sus pi­la­res son el ejer­ci­cio, la di­ver­sión, jue­gos y una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble que con­sis­te en en­se­ñar a co­mer bien sin li­mi­tar las co­mi­das. Aná­li­sis de san­gre, de re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, de glu­co­sa, coach mo­ni­tor, ex­cur­sio­nes, de­por­tes, char­las… La du­ra­ción re­co­men­da­da es de cua­tro se­ma­nas y el cos­te de 1.000 por se­ma­na y ni­ño, si se in­clu­ye alo­ja­mien­to en las sui­tes y apar­ta­men­tos acom­pa­ña­do de los pa­dres, 1.980 por se­ma­na. Pa­ra adul­tos su pro­gra­ma « Qua­lit­yLi­festy­le» tie­ne una du­ra­ción de un año re­edu­can­do há­bi­tos ali­men­ti­cios. Co­mien­za con un pro­gra­ma de pér­di­da de pe­so de sie­te días, diez me­ses de dos no­ches con­se­cu­ti­vas, se­gui­mien­to con nu­tri­cio­nis­ta, ac­ce­so al spa y ac­ti­vi­da­des. El pre­cio pa­ra una per­so­na es de 12.000 eu­ros y ca­si 17.000 pa­ra dos per­so­nas com­par­tien­do ha­bi­ta­ción. Tam­bién en la cos­ta del Sol la Clí­ni

ca Bu­chin­ger se si­túa en­tre las más pres­ti­gio­sas del mun­do en ma­te­ria de ayuno te­ra­péu­ti­co. Ma­sa­jes, ejer­ci­cio, tra­ta­mien­tos y un ayuno pro­gre­si­vo con­tro­la­do por pro­fe­sio­na­les don­de lo re­co­men­da­ble son 21 días por unos 6.000 eu­ros si se eli­ge ha­bi­ta­ción es­tán­dar, pa­san­do por los 9.000 de la exe­cu­ti­ve a los 33.000 de la sui­te.

DES­IN­TO­XI­CA­CIÓN DI­GI­TAL Sin mó­vil ni in­ter­net

Pi­da un de­seo. Si ha pen­sa­do en no es­cu­char el tono del what­sapp, pres­cin­dir de la ta­blet, apa­gar el mó­vil, ig­no­rar el «tren­ding to­pic» del día o des­co­nec­tar por com­ple­to de in­ter­net, en­ton­ces va ca­mino de con­ver­tir­se en un di­gi­tal de­tox. Des­can­sar de la tec­no­lo­gía en un país don­de se mira has­ta 150 ve­ces al día el mó­vil a la es­pe­ra de un nue­vo men­sa­je pa­re­ce al­go com­pli­ca­do, por eso los lla­ma­dos es­ta­ble­ci­mien­tos black­ho­les (agu­je­ros tec­no­ló­gi­cos) in­ten­tan re­me­diar la si­tua­ción. Al lle­gar a re­cep­ción del Ho­tel Beach

Club Es­tre­lla del Mar de Vinc­ci Ho­te­les con el pack de «di­gi­tal de­tox» le ofre­ce­rán un interesante true­que: le so­li­ci­ta­rán la en­tre­ga de to­dos los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos ( mó­vil, mp3, ta­blet, or­de­na­dor…) y a cam­bio le da­rán un zu­mo de­pu­ra­ti­vo y un libro. Lo me­jor es no re­sis­tir­se por­que a par­tir de ahí dis­fru­ta­rá de ma­sa­je, cir­cui­to ter­mal, ac­ce­so a la pis­ci­na, al gim­na­sio y a ac­ti­vi­da­des well­ness co­mo yo­ga, pi­la­tes… y has­ta ce­na ro­mán­ti­ca a la luz de las velas si se va acom­pa­ña­do por 249 eu­ros por per­so­na. Ade­más, no hay que preo­cu­par­se de los con­tac­tos por­que pa­ra que to­do el mun­do se­pa que es­tá dis­fru­tan­do de una des­co­ne­xión di­gi­tal la ca­de­na le ha­rá lle­gar al con­tra­tar el pro­gra­ma una ima­gen pa­ra que pue­da col­gar en re­des so­cia­les y avi­sar a sus con­tac­tos: «Ce­rra­do por #De­tox » . En el Ro­yal Hi­dea­way San­cti Pe­tri de

Bar­ce­ló un cin­co es­tre­llas en la ga­di­ta­na pla­ya de la Ba­rro­sa su «De­tox and To­ning» in­clu­ye yo­ga mi­ran­do al mar, ma­sa­je, spin­ning en la azo­tea, cir­cui­to de spa y die­ta per­so­na­li­za­da y sa­lu­da­ble. To­do un pro­gra­ma de well­ness que « ayu­da a la des­co­ne­xión » , se­ña­la To­ñi Leal, di­rec­to­ra del Spa. En Mar­be­lla, El Healthouse Las Du­nas pro­po­ne dos no­ches en una sui­te su­pe­rior con vis­tas al mar sin televisión, die­ta me­di­te­rrá­nea, tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co, ac­ti­vi­da­des de nor­dic­wal­king y aquagym, pi­la­tes, yo­ga, flo­ta­rium, sau­na, ca­bi­na de sal…. por 795 eu­ros por per­so­na.

SO­LO PA­RA EM­BA­RA­ZA­DAS Es­ca­pa­das «baby­moon»

El «baby­moon » ha lle­ga­do a Es­pa­ña pa­ra que­dar­se, son cor­tas es­ca­pa­das de re­lax - a la es­pe­ra de que al­guno in­no­ve es­tan­cias de nue­ves me­ses- pa­ra dis­fru­tar de los úl­ti­mos mo­men­tos an­tes de em­bar­car­se en la ta­rea de ser ma­dre cada se­gun­do del día. Des­can­so y cui­da­dos de sa­lud en es­tan­cias que ofre­cen te­ra­pias, ma­sa­jes y cui­da­dos es­pe­cia­li­za­dos pa­ra em­ba­ra­za­das.

Al­gu­nos de los alo­ja­mien­tos de la ca­de­na Cas­ti­lla Ter­mal, co­mo el balneario de

Ol­me­do, de Bur­go de Os­ma o el de So­la­res cuen­tan con pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos ap­tos pa­ra apli­car en­tre la se­ma­na 13 y la 37. Sus aguas son in­di­ca­das pa­ra una me­nor

EN HEALTHOUSE LAS DU­NAS ENSEÑAN A NI­ÑOS DE EN­TRE 10 Y 17 AÑOS A CO­MER BIEN SIN LI­MI­TAR LAS CO­MI­DAS CON MA­SA­JES, DE­POR­TE EN CON­TAC­TO CON LA NA­TU­RA­LE­ZA Y TÉC­NI­CAS DE RELAJACIÓN SE PUE­DE CON­SE­GUIR FU­MAR EL ÚL­TI­MO CI­GA­RRI­LLO CADA VEZ SON MÁS LAS MU­JE­RES EM­BA­RA­ZA­DAS QUE SE PER­MI­TEN UNA ES­CA­PA­DA PA­RA PRE­VE­NIR ESTRÍAS Y DA­ÑOS EN EL SUELO PÉL­VI­CO

pro­duc­ción de estrías, me­jo­rar la fun­ción es­fin­te­ria­na del suelo pél­vi­co, es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas o au­men­tar la ca­pa­ci­dad res­pi­ra­to­ria que per­mi­te oxi­ge­nar me­jor al be­bé. «Fu­tu­ras ma­más» (2 ho­ras, 99 eu­ros) que in­clu­ye ex­fo­lia­ción, pa­ra­fan­go cér­vi­co-lum­bar pa­ra ali­viar do­lo­res ar­ti­cu­la­res y mus­cu­la­res. Tie­ne ade­más dre­na­je lin­fá­ti­co o ma­sa­je te­ra­péu­ti­co in­di­ca­do a par­tir del cuar­to mes de ges­ta­ción de 50 mi­nu­tos (65 eu­ros) di­se­ña­do pa­ra ali­viar el do­lor de es­pal­da, dis­mi­nuir la hin­cha­zón y cal­mar el es­trés fí­si­co y emo­cio­nal. Tra­ta­mien­tos con­tra­in­di­ca­dos si se ha te­ni­do abor­tos pre­vios o si exis­te rup­tu­ra pre­ma­tu­ra de mem­bra­nas, ame­na­za de par­to pre­tér­mino, preeclam­psia, des­pla­za­mien­to de la pla­cen­ta o em­ba­ra­zo múl­ti­ple.

Pa­ra­do­res co­mo el de Viel­ha, El Sa­ler o La Gran­ja ofer­tan la «Es­ca­pa­da baby­moon » , una no­che con tra­ta­mien­to fa­cial de 50 mi­nu­tos, ma­sa­je, spa, fru­ta na­tu­ral y sano desa­yuno buf­fet que os­ci­la en­tre los 186 y 216 eu­ros.

Tam­bién son mu­chas las pa­re­jas que bus­can ser pa­dres. Es­pa­ña con­cen­tra el 40 por cien­to de lo que se co­no­ce co­mo tu­ris­mo re­pro­duc­ti­vo se­gún da­tos de la Clí­ni­ca In­ter­na­cio­nal de Fer­ti­li­dad Pro­creaTec que pue­de pre­su­mir de te­ner una de las ma­yo­res ta­sas de éxi­to de to­da Eu­ro­pa.

Las gran­des ven­ta­jas de nues­tro país re­si­den en la ex­ce­len­cia de los pro­fe­sio­na­les, la avan­za­da tec­no­lo­gía y una le­gis­la- ción muy fa­vo­re­ce­do­ra. No obs­tan­te, aun­que exis­ten al­gu­nos pa­que­tes que au­nan tra­ta­mien­to de re­pro­duc­ción y es­tan­cias, la ma­yo­ría de los ex­per­tos coin­ci­den con la opi­nión que Car­los Abe­lla ex­pre­sa des­de Spain­ca­res que « sin co­no­cer las par­ti­cu­la­ri­da­des de cada pa­cien­te, su si­tua­ción, su edad, las pro­ba­bi­li­da­des de ges­ta­ción… Sin un es­tu­dio mé­di­co no se pue­de aven­tu­rar a la ho­ra de ofre­cer un pa­que­te en un te­ma tan se­rio co­mo es­te. Des­de nues­tra web uno pue­de in­for­mar­se de los tra­ta- mien­tos, con­tra­tar las clí­ni­cas, los ho­te­les que in­tere­san, pe­ro nun­ca se ofrece un pa­que­te tu­rís­ti­co » .

EN­VE­JE­CI­MIEN­TO SA­LU­DA­BLE Des­de bal­nea­rios a re­to­ques es­té­ti­cos

El balneario de Puen­te Viesgo par­ti­ci­pa en los Pro­gra­mas de Pro­mo­ción de En­ve­je­ci­mien­to Ac­ti­vo del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad a tra­vés del Im­ser­so. Do­ce días de alo­ja­mien­to y ma­nu­ten­ción en pen­sión com­ple­ta, pro­gra­ma so­cio cul­tu­ral y diez de tra­ta­mien­to hi­dro­ter­mal con re­co­no­ci­mien­to mé­di­co, pres­crip­ción y se­gui­mien­to. Di­ver­sos es­tu­dios han de­mos­tra­do la efi­ca­cia de sus aguas en la me­jo­ra de pro­ce­sos de la ar­tro­sis de ar­ti­cu­la­cio­nes.

Su­po­ne­mos de la be­lle­za de Dul­ci­nea por las pa­la­bras de Cer­van­tes, por ello en el balneario del mis­mo nom­bre el pro­gra­ma «Be­lle­za Cer­van­tes» pro­po­ne en­vol­tu­ra cor­po­ral y mas­ca­ri­lla fa­cial de ar­ci­lla ver­de, ma­sa­je fa­cial, se­sio­nes en la Cú­pu­la del Agua y cu­ra hi­dro­pí­ni­ca por 135 eu­ros.

El pro­gra­ma de re­ju­ve­ne­ci­mien­to de SHA in­clu­ye tra­ta­mien­tos an­ti­en­ve­je­ci­mien­tos úni­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal que com­bi­nan téc­ni­cas mi­le­na­rias orien­ta­les con las téc­ni­cas más avan­za­das de me­di­ci­na ge­né­ti­ca y pre­ven­ti­va, des­de 8.400 los sie­te días sin alo­ja­mien­to.

ABC

Spa del Ho­tel San­cti Pe­tri, en Cá­diz

Un me­nú crea­do por Mi­chio Kus­hi, en el Sha Well­ness

En Vinc­ci Es­tre­lla del Mar le cam­bia­rán el mó­vil por un zu­mo de­tox y un libro

Zo­na de ma­sa­jes y tra­ta­mien­to en Ter­mas de Pa­lla­rés

Pa­ra­do­res co­mo el de Viel­ha, El Sa­ler o La Gran­ja ofre­cen tra­ta­mien­to fa­cial, ma­sa­je, spa y fru­ta na­tu­ral pa­ra las em­ba­ra­za­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.