Avan­ces en el tra­ta­mien­to del glau­co­ma, el la­drón si­len­cio­so de la vis­ta

Dr. José Ma­ría Mar­tí­nez de la Ca­sa, of­tal­mó­lo­go

ABC - Salud - - Salud - Clí­ni­ca Mar­tí­nez de la Ca­sa Ma­ti­lla Ave­ni­da Me­nén­dez Pe­la­yo, =+ Ma­drid Tel. +&XX&E$3=

El

glau­co­ma es una en­fer­me­dad de ca­rác­ter cró­ni­co que afec­ta al ner­vio óp­ti­co, pro­du­cien­do un de­te­rio­ro pro­gre­si­vo que se tra­du­ce en una pér­di­da pau­la­ti­na de cam­po vi­sual. Sin el tra­ta­mien­to ade­cua­do, el glau­co­ma con­du­ce irre­me­dia­ble­men­te a la ce­gue­ra, sien­do la se­gun­da cau­sa de ce­gue­ra irre­ver­si­ble en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Sin­to­ma­to­lo­gía del glau­co­ma

Co­no­ci­do co­mo el la­drón si­len­cio­so de la vis­ta, el glau­co­ma ape­nas pro­du­ce sín­to­mas has­ta que la en­fer­me­dad se en­cuen­tra en un es­ta­do avan­za­do. Así, es im­por­tan­te un diag­nós­ti­co en su fa­se ini­cial, ya que en la ma­yo­ría de los ca­sos se con­se­gui­ría evi­tar la pér­di­da de vi­sión. Los fac­to­res de ries­go son el au­men­to de la pre­sión in­tra­ocu­lar, la mio­pía ele­va­da, la hi­per­me­tro­pía ele­va­da o los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res.

Tra­ta­mien­to del glau­co­ma

Con el tra­ta­mien­to se in­ten­ta des­cen­der la pre­sión ocu­lar con el Tn de ra­len­ti­zar la pro­gre­sión de la en­fer­me- dad, ya que el da­ño pre­sen­te en el mo­men­to del diag­nós­ti­co es irre­ver­si­ble. Por nor­ma ge­ne­ral, la fa­se ini­cial de tra­ta­mien­to con­sis­te en la apli­ca­ción de co­li­rios, con­si­guien­do en una gran par­te de los ca­sos ba­jar la pre­sión in­tra­ocu­lar y con­tro­lar la en­fer­me­dad. En el ca­so de que los co­li­rios no sean suT­cien­tes, es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a tra­ta­mien­tos con lá­ser o ci­ru­gías.

Avan­ces en el tra­ta­mien­to del glau­co­ma

En los úl­ti­mos años se han desa­rro­lla­do téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas, sien­do ci­ru­gías que pre­sen­tan me­nos com­pli­ca­cio­nes que las ci­ru­gías con­ven­cio­na­les y que re­du­cen el tiem­po de re­cu­pe­ra­ción, re­in­cor­po­rán­do­se los pa­cien­tes a la vi­da cotidiana en mu­cho me­nor tiem­po, al mar­gen de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes. Otra de las ven­ta­jas es que per­mi­te la in­ter­ven­ción en es­ta­dios in­ci­pien­tes, exis­tien­do más op­cio­nes de con­tro­lar la en­fer­me­dad a lar­go pla­zo. A su vez, es­tas téc­ni­cas pue­den com­bi­nar­se con la ci­ru­gía de la ca­ta­ra­ta, apro­ve­chan­do la in­ter­ven­ción pa­ra rea­li­zar al­gu­na de ellas.

Re­vi­sio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas pe­rió­di­cas pa­ra evi­tar el ries­go de ce­gue­ra

Pe­se a que se han lo­gra­do im­por­tan­tes avan­ces en ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, el glau­co­ma si­gue sien­do una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble, ya que los tra­ta­mien­tos van en­ca­mi­na­dos a ra­len­ti­zar la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad pa­ra evi­tar que la pér­di­da de vi­sión lle­gue a in­ter­fe­rir en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te. Y es que, de­ja­do a su evo­lu­ción na­tu­ral, el glau­co­ma con­du­ce di­rec­ta­men­te a la ce­gue­ra. Así, se an­to­ja fun­da­men­tal rea­li­zar ex­plo­ra­cio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas com­ple­tas que in­clu­yan la me­di­da de la pre­sión in­tra­ocu­lar y la ex­plo­ra­ción del fon­do del ojo. En ca­so de exis­tir sos­pe­cha de glau­co- ma, se de­be lle­var a ca­bo un exa­men del cam­po vi­sual y una ex­plo­ra­ción del ner­vio óp­ti­co a tra­vés de una to­mo­gra­fía de cohe­ren­cia óp­ti­ca ( OCT).

en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid.

El Dr. Mar­tí­nez de la Ca­sa tam­bién im­par­te cla­ses de Of­tal­mo­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.