La ci­ru­gía ideal pa­ra co­rre­gir la de­for­mi­dad es­té­ti­ca de la es­co­lio­sis man­te­nien­do la mo­vi­li­dad de la co­lum­na ver­te­bral

Dr. Prof. Je­sús Bur­gos Flo­res, trau­ma­tó­lo­go es­pe­cia­lis­ta en co­lum­na ver­te­bral

ABC - Salud - - Salud -

Cuan­do

la co­lum­na ver­te­bral no es­tá rec­ta, si no que pre­sen­ta una cur­va ha­cia los la­dos, nos en­con­tra­mos fren­te a un ca­so de es­co­lio­sis. En una ra­dio­gra­fía de una per­so­na con es­ta pa­to­lo­gía la co­lum­na ver­te­bral se pa­re­ce más a una “C” o una “S” que a una lí­nea rec­ta; es­to ha­ce que la cin­tu­ra y/o los hom­bros de la per­so­na pa­rez­can de­sigua­les. El ti­po más fre­cuen­te de es­co­lio­sis son las idio­pá­ti­cas (80% de los ca­sos), que quie­re de­cir que no tie­nen una cau­sa de­ter­mi­na­da. Es el que se pre­sen­ta en ado­les­cen­tes. Asi­mis­mo, hay en­fer­me­da­des que pue­den cau­sar es­ta pa­to­lo­gía, co­mo las mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas de la co­lum­na ver­te­bral, los pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos o las al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas.

Tra­tar la es­co­lio­sis man­te­nien­do la mo­vi­li­dad de la co­lum­na

Ge­ne­ral­men­te, en ni­ños, las cur­vas ma­yo­res de 25 gra­dos re­quie­ren tra­ta­mien­to me­dian­te cor­sé, que tie­ne la fun­ción de evi­tar que au­men­ten. Cuan­do son más gra­ves de­ben tra­tar­se con ci­ru­gía pa­ra co­rre­gir la de­for­mi­dad es­té­ti­ca y evi­tar las con­se­cuen­cias que afec­tan a la ca­li­dad de vi­da. La in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca co­rri­ge la es­co­lio­sis Tjan­do la co­lum­na en la par­te que es­tá cur­va­da; es­to pro­du­ce pér­di­da de mo­vi­li­dad, que im­pli­ca con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra el res­to de la co­lum­na que no que­da Tja. Ade­más, se de­jan im­plan­tes me­tá­li­cos de por vi­da en el in­te­rior del or­ga­nis­mo. A lar­go pla­zo, la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que de­ja Tja una par­te im­por­tan­te de la co­lum­na ver­te­bral so­bre­car­ga los seg­men­tos mó­vi­les, y es­tos mu­chas ve­ces no es­tán ho­ri­zon­ta­les y re­sul­tan inade­cua­dos pa­ra so­por­tar las car­gas del pe­so cor­po­ral, así co­mo los mo­vi­mien­tos con­ti­nuos de la co­lum­na. La ci­ru­gía ideal en pa­cien­tes que no han ter­mi­na­do el cre­ci­mien­to es la co­rrec­ción. Se tra­ta del mé­to­do qui­rúr­gi­co que usa­mos ya que co­rri­ge com­ple­ta­men­te la de­for­mi­dad es­té­ti­ca re­du­cien­do las com­pli­ca­cio­nes a lar­go pla­zo pa­ra el pa­cien­te, pues uti­li­za el me­nor nú­me­ro de im­plan­tes me­tá­li- cos po­si­bles. De es­ta for­ma, ade­más de pre­ser­var la mo­vi­li­dad de la co­lum­na evi­ta­mos las com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das de de­jar rí­gi­da una par­te im­por­tan­te de la mis­ma.

Pro­ble­mas que pue­de cau­sar la es­co­lio­sis

! Do­lor de es­pal­da y en miem­bros in­fe­rio­res, es­pe­cial­men­te en los ca­sos se­ve­ros que a lar­go pla­zo dan lu­gar a ar­tro­sis de la co­lum­na ver­te­bral y com­pre­sión de los ner­vios que sa­len de las vér­te­bras ha­cia las ex­tre­mi­da­des.

! A ve­ces, aun­que con me­nos fre­cuen­cia, pro­vo­ca com­pre­sio­nes de la mé­du­la es­pi­nal.

! Im­por­tan­tes pro­ble­mas es­té­ti­cos, co­mo asi­me­tría del tron­co y de la cin­tu­ra, y gi­ba cos­tal (con­ve­xi­dad de la es­pal­da pro­du­ci­da por la in­cur­va­ción exa­ge­ra­da de la co­lum­na); to­do ello pue­de re­sul­tar an­gus­tian­te pa­ra el pa­cien­te y sus fa­mi­lia­res. ! Dis­mi­nu­ción de la fun­ción pul­mo­nar res­pi­ra­to­ria, que pue­de te­ner con­se­cuen­cias vi­ta­les pa­ra el pa­cien­te, in­clu­so acor­tan­do su vi­da. Las es­co­lio­sis con­ti­núan au­men­tan­do a lo lar­go de to­da la vi­da, agra­van­do las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas men­cio­na­das más arri­ba.

La ci­ru­gía ideal es la que co­rri­ge com­ple­ta­men­te la de­for­mi­dad y man­tie­ne la mo­vi­li­dad de to­da la co­lum­na ver­te­bral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.