Pri­me­ra con­sul­ta al gi­ne­có­lo­go: cuán­do y por qué

Dra. Con­cep­ción de Lucas Or­te­ga, gi­ne­có­lo­ga y obs­te­tra

ABC - Salud - - Salud - Dra. de Lucas Or­te­ga Hos­pi­tal Qui­rón Sa­lud Ma­drid C/ Die­go de Velázquez, & Ma­drid Tel. +&$#%EE&& www.con­cep­cion­de­lu­cas.com

Por­que na­ce­mos mu­je­res y so­mos mu­je­res has­ta el Tnal”, es­ta es la ra­zón y la idea más im­por­tan­te que de­be­mos trans­mi­tir a nues­tras ni­ñas cuan­do les ha­ble­mos de la im­por­tan­cia de la gi­ne­co­lo­gía. Es fun­da­men­tal la acep­ta­ción del pro­pio cuer­po, apren­der a cui­dar­lo y desa­rro­llar una sexualidad sa­na pa­ra con­se­guir sa­lud in­te­gral glo­bal y ca­li­dad de vi­da. Y por ello, el gi­ne­có­lo­go de­be es­tar pre­sen­te en sus vi­das. Mu­cha gen­te du­da de si exis­te o no pa­to­lo­gía gi­ne­co­ló­gi­ca en la in­fan­cia-ado­les­cen­cia y, aun­que no lo pa­rez­ca, nues­tras ni­ñas pue­den pre­sen­tar al­gu­nas al­te­ra­cio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas en eda­des bien tem­pra­nas.

El ini­cio de la pu­ber­tad y la pri­me­ra vi­si­ta al gi­ne­có­lo­go

Se de­no­mi­na pu­ber­tad a la fa­se del desa­rro­llo hu­mano en el que se al­can­za la ma­du­rez fí­si­ca y la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va. El pri­mer signo en las ni­ñas es la apa­ri­ción del bo­tón ma­ma­rio, unos me­ses des­pués sue­le au­men­tar el ve­llo pú­bi­co y pos­te­rior­men­te el axi­lar; la me­nar­quía (o pri­me­ra mens­trua­ción) se pro­du­ce en­tre 18 me­ses y 2 años des­pués del ini­cio de la pu­ber­tad. Cuan­to an­tes se tie­ne la me­nar­quía, me­nor tiem­po de cre­ci­mien­to hay y, en ge­ne­ral, me­nor ta­lla Tnal. In­de­pen­dien­te­men­te de la edad, la re­vi­sión gi­ne­co­ló­gi­ca ge­ne­ra mu­chas du­das en las mu­je­res que tie­nen que rea­li­zar­la por pri­me­ra vez. Su Tna­li­dad es la pre­ven­ción de tras­tor­nos gi- ne­co­ló­gi­cos, la co­nTr­ma­ción de que el apa­ra­to ge­ni­tal es fí­si­ca­men­te nor­mal y el ase­so­ra­mien­to. Lo úni­co re­co­men­da­ble es acu­dir sin es­tar con la re­gla.

1. His­to­ria mé­di­ca;

la to­ma de con­tac­to in­clu­ye una con­ver­sa­ción que se de­be ca­rac­te­ri­zar por el res­pe­to y com­pren­sión mu­tuos. La con­sul­ta con las ado­les­cen­tes de­be ser pri­va­da y la información pro­por­cio­na­da es com­ple­ta­men­te co­nT­den­cial, res­pe­tan­do siem­pre su intimidad.

2. Prue­bas y ex­plo­ra­cio­nes;

ex­plo­ra­ción de ma­mas, no só­lo del área ma­ma­ria, tam­bién del área por en­ci­ma de la cla­ví­cu­la y el área axi­lar. Se de­be acon­se­jar el apren­di­za­je de la au­to­ex­plo­ra­ción, así co­mo re­co­men­dar rea­li­zar­la en la pri­me­ra se­ma­na pa­sa­da la mens­trua­ción. Ins­pec­ción ge­ne­ral de la vul­va: si ya ha ha­bi­do re­la­cio­nes se­xua­les, se ha­rá to­ma pa­ra ci­to­lo­gía. Eco­gra­fía gi­ne­co­ló­gi­ca: mé

to­do de ex­plo­ra­ción com­ple­ta­men­te in­do­lo­ro que per­mi­te vi­sua­li­zar los ge­ni­ta­les in­ter­nos ( úte­ro, trom­pas y ova­rios) y la zo­na de la pel­vis in­fe­rior. Se pue­de rea­li­zar por di­fe­ren­tes vías, sien­do las más fre­cuen­tes la va­gi­nal y la ab­do­mi­nal. Ase­so­ra­mien­to an­tic o n - cep­ti­vo y va­cu­na­ción HPV; el gi­ne- có­lo­go pue­de in­for­mar so­bre los di­ver­sos mé­to­dos pa­ra pro­te­ger­se tan­to pa­ra un em­ba­ra­zo no desea­do co­mo pa­ra el con­ta­gio de cual­quier en­fer­me­dad de trans­mi­sión se­xual. Den­tro de es­to úl­ti­mo, in­clui­ría­mos al Vi­rus del Pa­pi­lo­ma Hu­mano (HPV), que no só­lo es una in­fec­ción co­mo tal, sino que es­tá im­pli­ca­do en la apa­ri­ción de le­sio­nes en el cue­llo de úte­ro, al­gu­nas di­rec­ta­men­te pre­cur­so­ras de cáncer. En cuan­to al ase­so­ra­mien­to an­ti­con­cep­ti­vo, no es que ha­ya uno “me­jor”; co­mo cual­quier otro tra­ta­mien­to, siem­pre hay que in­di­vi­dua­li­zar la elec­ción a las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les, de sa­lud, el pa­trón mens­trual, las ne­ce­si­da­des con­cre­tas, con­tem­plan­do tam­bién de cada mé­to­do sus par­ti­cu­la­res in­di­ca­cio­nes, con ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes y con­tra­in­di­ca­cio­nes. Pe­ro sí es cier­to que, en to­dos los ca­sos, yo siem­pre re­co­mien­do el lla­ma­do “do­ble mé­to­do” (pre­ser­va­ti­vo + otro mé­to­do): al mis­mo tiem­po que evi­ta­mos em­ba­ra­zos no desea­dos tam­bién lo ha­ce­mos res­pec­to a las dis­tin­tas en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual (ETS), co­mo el S.I.D.A.

3. Sexualidad y otros há­bi­tos sa­lu­da­bles;

te­ne­mos que preo­cu­par­nos por nues­tras jó­ve­nes, dar­les con­se­jos ge­ne­ra­les y me­di­das pre­ven­ti­vas re­co­men­da­bles pa­ra ellas, co­mo por ejem­plo, in­ten­tar re­tar­dar al má­xi­mo el ini­cio de las re­la­cio­nes se­xua­les y te­ner el me­nor nú­me­ro po­si­ble de pa­re­jas (la pro­mis­cui­dad o múl­ti­ples pa­re­jas se­xua­les apa­re­cen co­mo fac­to­res de ries­go pa­ra en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, ries­go de es­te­ri­li­dad co­mo con­se­cuen­cia de al­gu­nas de ellas, em­ba­ra­zos no desea­dos, ries­go de le­sio­nes en cue­llo ute­ri­no y cáncer cer­vi­cal); uti­li­zar el pre­ser­va­ti­vo en to­das las re­la­cio­nes se­xua­les y evi­tar há­bi­tos de ries­go ge­ne­ra­les, co­mo el ta­ba­co y el al­cohol y las dro­gas que, por des­in­hi­bi­ción de la per­so­na­li­dad y por con­di­cio­na­mien­to so­cial de las amis­ta­des, apa­re­cen co­mo vehícu­los que a ve­ces con­du­cen a la rea­li­za­ción de otras prác­ti­cas de ries­go re­la­cio­na­das y ya co­men­ta­das.

Pa­to­lo­gías que pue­de de­tec­tar el gi­ne­có­lo­go

En el ca­so de pro­ble­mas con­cre­tos, en las ni­ñas más pe­que­ñas po­de­mos en­con­trar in­fec­cio­nes vul­vo­va­gi­na­les (fre­cuen­tes en pa­cien­tes de me­nor edad), co­les­cen­cia la­bial (pro­pio de las ni­ñas pe­que­ñas, con­sis­te en la sol­da­du­ra anó­ma­la de los la­bios me­no­res, ce­rran­do total o par­cial­men­te la en­tra­da de la va­gi­na), pu­ber­tad precoz (cuan­do apa­re­ce an­tes de los 8 años). En las ado­les­cen­tes, las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes son los tras­tor­nos mens­trua­les (ame­no­rrea y dis­me­no­rrea), la pu­ber­tad tar­día o re­tra­sa­da, las in­fec­cio­nes ge­ni­ta­les, la pa­to­lo­gía ma­ma­ria (nó­du­los, desa­rro­llo anó­ma­lo, etc.), el abu­so se­xual, el ac­né e hir­su­tis­mo; la información y orien­ta­ción so­bre sexualidad, in­fec­cio­nes y an­ti­con­cep­ción, y las re­vi­sio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas anua­les.

La aten­ción gi­ne­co­ló­gi­ca es fun­da­men­tal, ya que mu­chas ni­ñas pue­den pre­sen­tar al­gu­nas al­te­ra­cio­nes gi­ne­co­ló­gi­cas en eda­des bien tem­pra­nas.

La Dra. de Lucas Or­te­ga esRes­pon­sa­ble de la Uni­dad de Gi­ne­co­lo­gía In­fan­to-Ju­ve­nil del Hos­pi­tal Qui­ron­sa­lud Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.