Apún­te­se al Po­wer Nap

Col­cho­nes en gim­na­sios, cáp­su­las de des­can­so en el tra­ba­jo, ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel pa­ra echar una ca­be­za­di­ta, ca­fe­te­rías y lo­ca­les con ca­mas... y has­ta un ca­nal de te­le­vi­sión. La sies­ta es­tá de mo­da.

ABC - Salud - - Salud - CHA­RO BA­RRO­SO

Aho­ra que lle­gan las va­ca­cio­nes, don­de se vi­ve el día sin es­tric­tos ho­ra­rios la­bo­ra­les ni ca­rre­ras, re­sur­ge en mu­chos ho­ga­res una cos­tum­bre ca­si im­po­si­ble de po­ner en prác­ti­ca el res­to del año: la sies­ta. Esa ca­be­za­di­ta tras la co­mi­da que, le­jos de ser signo de abu­rri­mien­to o va­gue­ría, es uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes del día pa­ra re­po­ner fuer­zas y des­co­nec­tar la men­te.

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca de­ja cla­ro sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud: re­du­ce el es­trés, re­pa­ra el sis­te­ma in­mu­ne, me­jo­ra la me­mo­ria, fi­ja el apren­di­za­je, re­du­ce la pre­sión ar­te­rial, dis­mi­mu­ye pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res y has­ta ayu­da a re­du­cir el so­bre­pe­so. Un des­can­so res­tau­ra­dor que ya co­no­cían en la an­ti­gua Ro­ma, pues to­do apun­ta a que se tra­ta de una cos­tum­bre que nues­tro país im­por­tó de Ita­lia, ya que su eti­mo­lo­gía pro­vie­ne del la­tín «sex­ta» cuan­do los ro­ma­nos pa­ra­ban a co­mer y des­can­sar a la sex­ta ho­ra del día, en­tre la una de la tar­de en in­vierno y las tres de la tar­de en ve­rano.

Pu­ra ne­ce­si­dad

Pe­ro «la sies­ta no es ni una cues­tión so­cial ni una cos­tum­bre la­ti­na o me­di­te­rrá­nea, sino una ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca. Nues­tro or­ga­nis­mo su­fre un li­ge­ro au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra al me­dio­día que pro­vo­ca som­no­len­cia», pun­tua­li­za Ja­vier Al­ba­res, coor­di­na­dor del gru­po de Cro­no­bio­lo­gía de la So­cie­dad Es­pa­ño­la del Sue­ño y di­rec­tor de la Uni­dad del Sue­ño del Cen­tro Mé­di­co Tek­non, que ex­pli­ca que « la ne­ce­si­dad de una sies­ta pue­de ser un sim­ple com­ple­men­to a buen des­can­so noc­turno o es­con­der pro­ble­mas de pri­va­ción de sue­ño o pa­to­lo­gías co­mo la ap­nea, si se ne­ce­si­ta por ex­ce­so de can­san­cio y se alar­ga de­ma­sia­do».

¿La me­jor ho­ra? «De­pen­de­rá del cro­no­ti­po de ca­da per­so­na, de su rit­mo, de la ali­men­ta­ción... Hay que ha­cer­la cuan­do se sien­ta som­no­len­cia, aun­que no con­vie­ne que sea tar­día pa­ra que no afec­te por la no­che a los ci­clos nor­ma­les de sue­ño.

¿El tiem­po? «Unos 20 o 30 mi­nu­tos co­mo má­xi­mo pa­ra no en­trar en un sue­ño pro­fun­do y des­per­tar re­pa­ra­dos » , in­sis­te Al­ba­res. De mo­do que esas sies­tas « de pi­ja­ma y ori­nal» que re­la­ta­ba Ce­la, le­jos de fa­vo­re­cer el des­can­so ge­ne­ran to­do lo con­tra­rio al in­te­rrum­pir ci­clos de sue­ño. Esa es la razón por la que mu­chas per­so­nas se des­pier­tan de ellas con sen­sa­ción de des­orien­ta­ción o can­san­cio.

Y si ya he­mos da­do al tras­te con el mi­to de que la sies­ta es una cos­tum­bre « ma­de in Spain», las en­cues­tas lo ha­cen con otro ex­ten­di­do tó­pi­co: el 59,7 por cien­to de los es­pa­ño­les no la prac­ti­ca, y el res­to lo ha­ce con di­fe­ren­te fre­cuen­cia, el 17,6 por cien­to en­tre cua­tro y sie­te días por se­ma­na, el 15,8 en­tre uno y tres días, y el 7,7 con me­nor fre­cuen­cia. Unos da­tos que se des­pren­den del es­tu­dio de Ín­di­ce de Opi­nión Pú­bli­ca rea­li­za­do por la in­ves­ti­ga­do­ra so­cial Sim­ple Ló­gi­ca don­de se se­ña­la que es ma­yor el por­cen­ta­je de hom­bres que se une a es­ta cos­tum­bre, 47 por cien­to, fren­te al 35,7 de mu­je­res y que son los ma­dri­le­ños y ga­lle­gos quie­nes me­nos la prac­ti­can. Aho­ra bien, hay lu­ga­res co­mo la lo­ca­li­dad va­len­cia­na de Ador, en don­de es sa­gra­da y ca­da ve­rano se ins­tau­ra de ma­ne­ra ofi­cial.

Sies­tas tec­no­ló­gi­cas

Pe­ro la mo­da «nap» se ha ex­ten­di­do más allá de nues­tras fron­te­ras y de la sencilla cos­tum­bre de echar­se en el so­fá. En ciu­da­des co­mo Nue­va York la em­pre­sa Me­tro­naps triun­fa con sus cáp­su­las Energy Pods, que aú­nan cien­cia y des­can­so. Di­se­ña­das er­go­nó­mi­ca­men­te re­du­cen la pre­sión car­dio­vas-

ME­JO­RA EL REN­DI­MIEN­TO LA­BO­RAL Y FA­VO­RE­CE EL BUEN HU­MOR

cu­lar y re­la­jan los múscu­los, so­bre to­do de ro­di­llas y es­pal­da. Ade­más, cuen­tan con ma­sa­jes vi­bra­to­rios, so­ni­dos re­la­jan­tes y un sis­te­ma de lu­ces de cro­mo­te­ra­pia que des­pier­ta de mo­do gra­dual a la per­so­na.

Los ex­ten­sos ho­ra­rios la­bo­ra­les de nues­tro país no fa­vo­re­cen la prác­ti­ca de es­te re­po­ne­dor des­can­so. Sin em­bar­go, los ex­per­tos es­tán con­ven­ci­dos de que pue­de te­ner un lu­gar en el ac­tual sis­te­ma la­bo­ral, y al­gu­nas em­pre­sas co­mo Google, Sam­sumg o la pro­pia NASA la fo­men­tan ya que es­tá com­pro­ba­do que me­jo­ra la sa­lud y el ren­di­mien­to la­bo­ral. No obs­tan­te, «lo in­tere­san­te no es só­lo fa­vo­re­cer lu­ga­res pa­ra rea­li­zar es­te des­can­so a mi­tad del día, sino ajus­tar los ho­ra­rios la­bo­ra­les pa­ra fa­vo­re­cer un buen sue­ño por la no­che y no te­ner que po­ner el des­per­ta­dor por la ma­ña­na», pun­tua­li­za el ex­per­to de la SES.

Des­can­sar du­ran­te es­te bre­ve es­pa­cio de tiem­po es al­go que em­pie­za a po­der ha­cer­se tam­bién fue­ra de ca­sa, una ten­den­cia que ga­na adep­tos en ciu­da­des co­mo Nue­va York o ya tra­di­cio­nal en paí­ses co­mo Ja­pón. En Ma­drid, Sies­ta&Go tie­ne el ho­nor de ser el pri­mer «sies­tó­dro­mo» de Es­pa­ña. Un lo­cal don­de po­der dor­mir un ra­to tras la co­mi­da que ofre­ce ca­si una vein­te­na de ca­mas y don­de se pue­de ele­gir en­tre un es­pa­cio in­di­vi­dual o uno con li­te­ras. No hay tiem­po es­ta­ble­ci­do y el lo­cal lo po­ne to­do: an­ti­faz, sá­ba­nas de un so­lo uso, au­ri­cu­la­res, ta­po­nes... El clien­te só­lo tie­ne que ele­gir la ho­ra a la que quie­re ser des­per­ta­do. Al­gu­nos ho­te­les tam­bién se han su­ma­do a la mo­da y ofre­cen ha­bi­ta­cio­nes pa­ra des­can­sar so­lo du­ran­te esas ho­ras del me­dio­día, co­mo el ho­tel San Mi­guel de Gi­jón. Pe­ro las ideas en­torno a la sies­ta no aca­ban ahí. Siem­pre hay es­pa­cio pa­ra la ima­gi­na­ción y la in­no­va­ción, co­mo Nap­flix, la pla­ta­for­ma de vi­deos so­po­rí­fe­ros que ayu­dan a en­trar en ese mo­men­to de re­lax.

Cof­fe nap

Au­nar ca­feí­na y sue­ño pue­de pa­re­cer pa­ra­do­ja, pe­ro ca­da vez se es­tá ins­tau­ran­do más el lla­ma­do «cof­fe nap». To­mar un ca­fé jus­to an­tes de la sies­ta pa­ra que és­ta sea efec­ti­va. Al­go que han pues­to en prác­ti­ca en «Na­puc­cino», el pri­mer sies­ta ca­fé de nues­tro país que el año pa­sa­do abrió sus puer­tas en Barcelona. « La ca­feí­na im­pac­ta en nues­tro ce­re­bro de una ma­ne­ra muy so­fis­ti­ca­da. Es es­truc­tu­ral­men­te si­mi­lar a la ae­no­si­na, la mo­lé­cu­la quí­mi­ca en nues­tro ce­re­bro que cau­sa som­no­len­cia y nos ha­ce sen­tir can­sa­dos » , ex­pli­ca Ce­li­na Li­pins­ka des­de Na­puc­cino.

La con­cen­tra­ción de ade­no­si­na dis­mi­nu­ye cuan­do se to­ma una sies­ta y la ca­feí­na tar­da unos 20 o 30 mi­nu­tos en ser ab­sor­bi­da. De mo­do que al des­per­tar más des­can­sa­dos el efec­to es­ti­mu­lan­te se mul­ti­pli­ca. Y lis­tos pa­ra se­guir el día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.