LA VER­DA­DE­RA UR­GEN­CIA

ABC - Salud - - Salud - NU­RIA RA­MÍ­REZ DE CAS­TRO

Mi­ren la ima­gen de arri­ba. El mi­nis­tro de Bie­nes­tar y Sa­lud ho­lan­dés,Hu­go de Jon­ge (el úni­co pi­lo­to sin cas­co), es­pe­ra con ges­to con­tra­ria­do el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da jun­to a otros com­pe­ti­do­res que aspiran a ga­nar el cam­peo­na­to ho­lan­dés de mo­vi­li­dad con un scoo­ter adap­ta­do. El úni­co re­qui­si­to pa­ra par­ti­ci­par en es­ta ex­tra­ña ca­rre­ra es ha­ber cum­pli­do los 75 años y amar el ries­go con­tro­la­do. La fo­to mues­tra el pre­sen­te de un con­ti­nen­te eu­ro­peo aco­mo­da­do y en­ve­je­ci­do en el que ca­da vez na­cen me­nos ni­ños y el úni­co «boom» es el au­men­to de oc­to­ge­na­rios.

Es­pa­ña no es­ca­pa a es­te es­ce­na­rio. El país que ha­ce ga­la de una de las es­pe­ran­zas de vi­da más ele­va­das del mun­do de­be­ría ha­ber em­pe­za­do ha­ce años a pre­pa­rar­se pa­ra un pre­sen­te en el que to­ca ha­cer fren­te al cos­te de una so­cie­dad lon­ge­va.No ha­bla­mos so­lo de pen­sio­nes sino del pre­cio de la en­fer­me­dad. No im­por­ta cum­plir años mien­tras se man­ten­ga la de­cre- pi­tud a ra­ya y pa­ra con­se­guir­lo no bas­ta con te­ner una bue­na red de hos­pi­ta­les co­mo la que di­fru­ta­mos.

La pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des de­be ga­nar pe­so y la aten­ción sa­ni­ta­ria es­tá obli­ga­da a sa­lir pro­gre­si­va­men­te de los cen­tros sa­ni­ta­rios pa­ra acer­car­se allí don­de el pa­cien­te es­té, con la ayu­da de la te­le­me­di­ci­na y de bue­nos sis­te­mas de aten­ción do­mi­ci­lia­ria. No es so­lo una fór­mu­la que aho­rra re­cur­sos al sis­te­ma, tam­bién es la lla­ve pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de nues­tros en­fer­mos. Por eso, el ma­ne­jo de los pa­cien­tes cró­ni­cos y los cui­da­dos pa­lia­ti­vos de­be­rían es­tar en la pri­me­ra pá­gi­na de la agen­da del Go­bierno. Pe­ro la ur­gen­cia es otra. El Con­gre­so se pre­pa­ra pa­ra tra­mi­tar una ley de eu­ta­na­sia que con­vier­ta el sui­ci­dio asis­ti­do en una pres­ta­ción sa­ni­ta­ria más, sin cos­tes. La ley res­pon­de a las ne­ce­si­da­des de una po­bla­ción mí­ni­ma, aun­que no re­suel­ve la de los que se es­fuer­zan en se­guir vi­vien­do con dig­ni­dad.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.